Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

sábado, 28 de mayo de 2011

CAPITULO 7

Cambios

BPOV

Desperte cuando escuche que alguien se movia a mi lado, el corazón me dio un vuelco, el panico se apodero completamente de mi; me quede quieta estrujando mi oido a mas no poder pero no se oyó nada, no me atrevi a abrir los ojos el miedo era superior sabia que debia abrirlos era tan cobarde...
Trate de recordar algo de la noche anterior y nada, mi cerebro estaba en blanco impidiendo que cualquier pensamiento se filtrara, no aguante mas y me arriesgue, abri un ojo solo un poco, pude ver que aun llevaba el vestido azul que Alice me habia regalado para mi cumpleaños, suspire aliviada cuando mi mente se desbloqueo y me dejo ver cual era la realidad, Alice se habia quedado dormida a mi lado, mis musculos se relajaron al instante, mis pulmones se hincharon de tanto oxigeno que aspire. Me disguste conmigo misma por ser tan tonta, sabia que no tenia nada que temer pero aun asi siempre iba a estar alerta, me incorpore y no habia ni rastro de mi amiga se habia ido a su cuarto, era un verdadero alivio el que no me haya visto asi, de seguro se sentiria muy mal por mi reacción.
Me desvesti y fui directo al baño, lo necesitaba urgente, el agua caia sobre mi cuerpo lentamente, empeze a rememorar lo sucedido la noche anterior. ¡Que infantil habia sido al hiur como lo hice!, solo ahora me daba cuenta, si tan solo supiera su nombre...; mi mente sonreia ante su recuerdo, era tan hermoso, alto y fuerte, sus musculos sobresalian por sobre la camisa blanca que llevaba arremangada hasta los codos, su pecho tan firme y su vientre plano, suspire al recordar el peso de su cuerpo sobre el mio, su cabello era castaño dorado lo llevaba despeinado y quedaba tan sexi, su rostro nunca podria olvidarlo tan perfecto, simetrico de ojos color esmeralda brillantes su boca era mi perdicion una sonrisa malevola y divertida la recorria y crei morir, me apoye junto a la pared de la ducha, las piernas largas fuertes se veían ajustadas al Jeans negro que tenia puesto, sus manos grandes y palidas tenia dedos de pianista largos delgados perfecto, me envolvi en una toalla y mire mi rostro en el espejo ni yo me reconocia hacia unos minutos creia morir cuando senti a alguien moverse a mi lado y ahora estoy tan exitada que mi vientre y un poco mas abajo tambien suplican por tan solo una caricia de aquel extraño.
Pfff, cerre los ojos y me deje llevar senti mi cuerpo desfallecer, mi sangre corria a una velocidad inimaginada mis manos recorrieron mi cuerpo en plan de reconocimiento soñaba con que era él quien l hacia, era una nebulosa de placer, en la que mis manos tomaron vida propia y se apoderaron de mi cuerpo totalmente, ahogue un grito cuando de pronto mi celular empezo a sonar desesperadamente.
Salí a toda prisa y lo tome, era Emily, que extraño habiamos quedado en que yo la llamria para consertar una sesion de necesitarla.
-Hola Emily, ¿sucede algo?- pregunte mas calmada, mi vos todavia estaba exitada al igual que mi cuerpo no me podía creer que  había estado a punto de masturbarme pensando en él, esto estaba fuera de todo control me sonreí por mis pensamientos tan locos.
-Hola Bella, calmate nada malo sucede, solo que mañana voy a estar por Seattle y queria saber si me acompañarias a almorzar dile tambien a Alice hace mucho que no la veo- decía entusiasmada
-Claro, que alegria dime ¿donde y a que hora?-
Arreglamos en un Restaurant de comida china y nos despedimos contentas las dos.
Emily habia sido de gran ayuda en mi antigua vida, y lo seguia siendo, al igual que Alice la consideraba una amiga. Ella me habia tratado desde el dia siguiente en el cual me desperte del estado de shock que me encontraba, Charlie me habia obligado a asistir pero viendo que no lograria sacarme de casa ella comenzo a venir y ya no pude negarme.
Cuando la vi quede helada, era preciosa, joven de piel cobriza y su cabello largo liso y negro le quedaba espectacular, pero el lado derecho de su rostro estaba surcado por cicatrices, era un sacrilegio a tanta belleza, su voz era tranquila y segura, al ver mi asombro me conto que habia tenido un accidente de pequeña, un perro la habia atacado y ese era el resultado.
En ese instante se gano mi cariño, y hoy casi dos años despues la adoraba.
En la sala encontre a mi amiga y le conte lo de Emily, se puso muy contenta pero se disculpo de no poder asistir ya que al dia siguiente veria a sus hermanos tambien.
-Bella- dijo un tanto rara-solo queria decirte que les dije a mis hermanos que no vengan al departamento, al menos sin avisar antes- la mire confusa.
-Sabes que no tienes que hacer eso Alice, se que tengo un problema pero ese no es el modo de proseder, debo enfrentarme a los hombres aunque me cueste.- le conteste un tanto insegura de mis palabras, pero yo sabia que debia ser asi, ya era hora de cambiar.
-Es que no quiero que hagas algo si o estas segura, ademas ya tendremos tiempo para que los conozcas- dijo encendiendo el plasma y colocando una pelicula en el dvd., -ahora es tiempo de relajarnos y sacaba a la luz un gran tazón de pochoclos que tenia escondido al lado del sofa, ella era asi la mejor y la mas comprensiva de todas era mi hermana mas que mi amiga.
Pasamos todo el dia mirando peliculas, riendonos emocionandonos y llorando juantas. Por la tarde hicimos un poco de gimnacia aerobica , para bajar los pochoclos mi amiga decia que se sentia inflada de tanto comer y que tenia miedo de salir volando como un globo e incluso explotar, me descostille de risa ella tenia un cuerpo perfecto.
El clima estaba pesimo afuera y yo que creia que solo en Forks hacia frio ja que absurdo.
Al cabo de dos horas intensas me fui a duchar, estaba exausta Alice era insaciable cuando se proponia quemar grasas, picotee algo en la cocina y cai rendida en la cama.
Mis sueños giraron en torno a él nuevamente aunque no tan eroticos como los que tenia despierta.
La mañana del lunes amanecio clara y luminosa con un poco de viento y una temperatura que rondaba los diez grados nada mal comparado al frio de la noche anterior.
Mi amiga me llevo hasta el Restaurant donde veria a Emily y se fue al encuentro con sus hermanos, estaba ansiosa por verlos.
El lugar era agradable con colores neutros que revestian las paredes y almohadones de colores por doquier le daba un aspecto mas juvenil.
Emily estaba sentada junto a un gran ventanal, parecia feliz estaba relajada y vestia ropa informal lo que me llamo la atencion siempre la habia visto de trajesito en cambio hoy parecia mas joven y hasta ilucionada esa era la palabra.
Sus ojos brillaron en cuanto me vio acercarme, me abrazo y no reimos juntas hacia más de 20 dias que no la vei, en mi ultima sesion ella me habia dado el alta temporalmente aunque yo sabia que eso no era cierto solo lo hizo para dejar tranquilo a mi padre de lo contrario no me hubiese permitido venir a Seattle, tampoco la habia visto para mi graduacion porque estaba en Washington ese dia en una convesion.
Pedimos arroz chaufa y pollo al sillao a ella le encantaba ese menu siempre que podia lo comía.
Hablamos de todo, me pregunto como me habia incorporado a mi nueva vida a lo que conteste con la verdad  le conte todo de la fiesta de él y de mi reaccion; se quedo pasmada no lo podia creer, me dijo que eso era muy buena señal y sin mas nada me solto que tal vez había encontrado mi alma gemela, jajaja otra con eso cuento pero... no habia otra explicasion nunca habia podido estar a mas de dos metros de un hombre que no fuera mi padre y el se me habia caido ensima y nada solo fuego fue lo que senti huyy aun siento que sigue quemando pero no se lo digo no quiero que se burle de mi.
-Y tu, ¿me vas a contar que te tiene tan feliz?- dije sacandome la soga de mi cuello
-Me caso, Bella- la abrase, mientras lloraba de felicidad por ella se lo merecia hacia tiempo que salia con Sam un chico de la reserva La Push el la hacia muy feliz.
-Te felicito amiga te lo mereces mis saludos a Sam, debe estar que no cabe de tanta felicidad.
Seguimos platicando hasta que su celular sono y me dijo que debia irse nos saludamos y prometi ayudarla con su boda aun no tenia fecha pero seria pronto porque Sam no soportaba vivir sin ella.
Me tome un taxi y llegue a casa, Alice aun no venia parecía que su almuerzo habia sido bueno, comense a dar vueltas sin saber que hacer y escogi unas de mis tantas novelas de Jane Austen y me tire en la cama a leerla no se en que momento me quede dormida, ni tampoco que eran esos horrorosos gritos que escuchaba, solo se que Alice me abrazaba fuerte y me pedía que me calmara el dolor empezó finalmente hizo acto de presencia, era algo atroz sentí que me ahogaba la angustia no me dejaba y lo único que podía hacer era llorar y gritar me acurrucaba y me abrazaba las costillas para sujetármelas, las pesadillas habían vuelto y con mas fuerzas que antes pero solo aparecía James algo en él me causaba escalofríos, estaba furioso y quería vengarse me sonreía con suficiencia y esa fue la gota que derramo el vaso o mas bien fue lo que ocasiono que reaccionara y pudiera apreciar a mi amiga consolándome; me obligue a calmarme y cuando fui capaz le pedí perdón  ella sabia que tenia pesadillas pero esta era la primera vez que las presenciaba y me dolió aun mas ver en sus ojos tanto dolor.
Sin embargo, como la pesadilla había algo que también habia cambiado en mi, a pesar de que la negación me embargara sentí que podría sobrevivir, estaba alerta, sentía el sufrimiento y también ese vacío horroroso que había en mi pecho pero podía soportalo, siempre iba a vivir con el dentro de mi, por mas que quisiera nunca iba a pode cambiar las cosas, no es que el dolor se halla  debilitado solo que con el tiempo parecía que me hubiese fortalecido lo suficiente para soportarlo.
Me incorpore y sonreí a mi amiga que aun estaba a mi lado sufriendo tanto como yo.
-Creo que ya paso- le dije aun mas convencida, ella pareció notar mi cambio de actitud y salto sobre mi para abrazarme.
Hablamos de todo lo que pudimos le conté lo de Emily y chillo para poder ser ella la que organizara la fiesta ya estaba planeando todo en su cabesita loca, también me contó que había sido muy emotivo ver a sus hermanos y que Emmett hasta lloro al verla y que su otro era hermano Edward, el mas joven iba a tener que dar clases en nuestra Universidad así que probablemente yo lo tendría como profesor,  yo no quería conocerlo mas aun sabiendo tantas cosas en su contra como las que había escuchado a lo largo de mi amistad con su hermana pero por alguna extraña razón me afecto demasiado y lo único que fui capaz de articular fue...
-Sera bueno conocerlo al fin-
                                                 

miércoles, 25 de mayo de 2011

CAPITULO 6

Sueños


EPOV


Pase la mañana sin nada que hacer el tedio era algo a lo que no me podía acostumbrar, odiaba los domingos y mucho mas aun sintiéndome así, era una sensación rara una mezcla de emociones que no lograba identificar.
Trate de concentrarme y empezar a preparar mis clases, aun faltaban dos semanas pero era mejor dejar todo organizado, en eso estaba cuando me encontré pensando par de enormes ojos marrones, de color chocolate, en medio de un rostro pálido, con forma de corazón. 
Conocía ese rostro claro que lo conocería asi estuviese en las mismísimas sombras, era el rostro de ella, de la chica de la fiesta, sacudí mi cabeza a ver si así mis pensamientos se disipaban pero fue imposible, seguían ahi cada vez mas arraigados a mi mente; tenia que hacer algo o enloquecería. 
Disidí salir a correr hacia días que no lo hacia y eso tendría mi mente ocupada, me cambie mis Jeans por unos joggins deportivos y mi camiseta por una sudadera que usaba para correr, una campera de algodon, me calse mis zapatillas preferidas y salí.
El clima estaba algo frio el dia de hoy por lo que subi mas aun el cierre de mi campera y aumente la velocidad, era gratificante sentir como mis pulmones se esforsaban cada vez para conseguir oxigeno, hacia un año que habia dejado de fumar cuando me di cuenta que no podia correr lo sufiente, ahora todo volvia a la normalidad, siempre habia sido bueno para correr pero nunca quise inscribirme en ningun equipo lo mio era otra cosa, mi padre siempre lo supo, me decia que tenia una habilidad innata gracias a el me sumergí en mundo de las finanzas y mercados que me fascino, lo único que deseaba ansiosa mente era trabajar en nuestra empresa no es que no lo hiciera porque hacia años que trabajaba como asesor de mi hermano Emmett pero yo quería formar parte de la misma con mis propios conocimientos sabia que podía hacerlo y desde luego muchas de las ideas que hoy hacían de Cullen Company ser lo que es habían sido mías, estaba orgulloso de eso al que mi padre.
Me disgutaba era saber que tendria que esperar un año para poder lograr mi sueño, esa estupida norma que habian implementado en la Universidad me ponia furioso, como sino hubiese sido poco, despues de pasar tres años en Economía y unos mas para la licenciatura ahora debía otorgar un año de mi valiosa carrera a la Institución, solo así obtendria mis acreditaciones para poder trabajar donde quisiese; mi padre me había dicho que no era necesario hacerlo pero yo sabia que sin esas malditas acreditaciones nunca seria reconocido por mi trabajo en ningún lado, ademas Jas también debia hacerlas eso me reconfortaba un poco.
Obserbe el cielo cada ves mas obscuro y emprendi la vuelta, llevaba cerca de dos horas corriendo y el clima estaba empeorando.
Jas estaba sentado frente a su ordenador, ni siquiera me vio cuando entre, me di una ducha rápida y fui a la sala.
-Acaba de llamar Em, dijo que no podía comunicarse contigo que seguro te olvidaste el celular aquí- decía sin mirarme siquiera estaba absorto con su tarea.
-A si, creo que lo deje en mi habitación, ¿sabes que quería?-
-Si, dijo que Alice ya esta aquí, y que lo llamaras para acordar almorzar juntos mañana- me contesto
-Gracias, ahora mismo lo llamo- di media vuelta y fui a la cocina a tomarme un jugo.
Marque el numero de Emmett y contesto en el segundo timbrazo. 
-Hey hermano, acabo de llegar y Jas me contó las buenas nuevas- 
 - ¿y que me dices te nos unes mañana? nos juntaremos aquí en casa de Rose, hace tiempo que vemos a Alice y estoy ansioso por poder abrazarla- decía super entusiasmado, yo también adoraba a mi hermanita a pesar de que me había sacado como rata por tirante de mi propia casa por esa bendita amiga, lo que me recordó preguntar...
 - ¿Sabes si Alice va sola mañana?, porque tengo entendido de que esta viviendo con una amiga- le dije con un tono un poco áspero no tenia ganas de conocer a la intrusa que me hecho de mi casa.
-Eso mismo le pregunte, y me contesto que si, pero me dijo que si alguno de nosotros quería ir a visitarla que la llamáramos primero, párese ser que a su amiga no le agradan las visitas- decía Em un poco confundido.
-Esta bien sabemos como es nuestra hermana de exagerada pero por las dudas no rompamos sus reglas, mañana te veo entonces salúdame a Rose- le dije mientras cortaba.
Esto si que estaba raro, ¿por qué mi hermana no quería que fuésemos a visitarla sin antes avisar?, ¿quién era esa amiga suya que hacia que Alice cambiara todo por ella?, me sorprendía que le hiciera caso debía quererla mucho de seguro.
-Algún dia me vas a tener que presentar a tu hermana Edward, o acaso es casualidad que siempre que vino yo estaba de viaje?- me pregunto Jas por lo que le lance una almohada por la cabeza.
-Sabes que si no la conoces no es por mi culpa querido amigo, tu eras el que siempre has estado viajando para las vacaciones mientras ella viene a visitarme, ademas apenas tiene 18 años Jas y no me  gustaría ver la cara de Em si te escucha- ambos nos reimos, Jas parecia mas distendido al parecer se estaba olvidando de su chica fácilmente aunque yo.. todavía la tenia presente hasta para respirar, estupideces, me dije y me fui a mi cuarto.
Una vez allí me deje atrapar por su recuerdo, su hermosa piel de seda, su rostro tan perfecto, su cabello tan largo como me gustaba, su cuerpo tan frágil, tan pequeño y tan hermoso, lleno de suaves curvas en las que podía perderme fácilmente, su vos era algo que me costaba recordar pero tenia un timbre suave y penetrante,  su olor a fresa  era tan dulce para mi, hacia que mi boca se hiciese agua solo de recordarla y después estaba ese suave rubor que adquirieron sus mejilla,  ah...  eso mas que suficiente para mi, saber que por alguna extraña razón sea por rabia, timidez, curiosidad, vergüenza o algo mas ella se había ruborizado para mi, era un punto para mi autoestima, cerré los ojos y divague con ella junto a mi, nuestros cuerpos entrelazados formando uno solo, besar sus labios carnosos y dulces, mis manos en su piel recorriendo todo su cuerpo conociendolo centímetro por centímetro reclamándolo como mio, su aroma llegando hasta las ultimas de mis terminaciones nerviosas penetrándome hasta el alma y ahí estaba yo sumergido en mis sueños cuando sentí un fuerte golpe en mi cabeza y reaccione, estaba en el piso me habia caído de la cama, solo había sido un sueño un dulce sueño y la verdad corrió por mis venas  y me abrasó el pecho hasta consumir cualquier impulso, la quería aun sin saber ni siquiera quien era, la quería para mi  solamente para mi y no descansaría hasta tenerla en mis brazos aunque sea una sola vez eso bastaría para calmar mis ansias, recorde al tipo que se le hacerco y que luego se fue con ella, lo odiaba sabia que debía poseerla por completo, solo después podría seguir con mi vida, antes no.





lunes, 23 de mayo de 2011

CAPITULO 5

Reacciones

BOPV

Tenia miedo, mucho miedo nunca había ido a una fiesta de estas en mi vida no después de lo que sucedió ese día;  claro que la fiesta de graduación no cuenta porque estuve el tiempo suficiente para resivir mi diploma y saludar a mis compañeras de curso. Alice se había sacrificado por mi, ella accedió a estar conmigo en vez de quedarse en la fiesta, pero me llevo a Port Ángeles de compras al siguiente día como castigo.
Lo único que deseaba era que mi nervios no me fallaran y terminara colapsando en mitad de la fiesta debia, respirar, tranquila Bella  nada malo va a pasarte, ademas estará Jacob y es muy agradable parecia un chico serio, no tenia novia aunque no le faltasen oportunidades me habia contado su hermana Leah, decia que el esperaba el amor de su vida, y que solo se dedicaba a trabajar con su padre en una Financiera.este año al igual que nosotras empezaria la Universidad y estudiaria lo mismo que yo así seria bueno ver un rostro conocido.
-Estas bien Bella, te noto algo pensativa- me decía Alice mientras encendía el auto.
-Si, solo estaba pensando en nuestras clases- dije era pésima para mentir y mi amiga lo sabia pero esta vez lo dejo pasar.
-Todavía faltan dos semanas, Bella no te preocupes eres un genio y no creo que tengas ningún problema-dijo saliendo a toda velocidad hacia el otro extremo de la ciudad.
Las construcciones eran modernas, y majestuosas de seguro que estábamos en un barrio privado o algo asi.
-¿Sabes de quien es la casa en donde se realiza la fiesta?- le pregunte a Alice
-Por lo que se, es de un amigo de Jacob que acaba de terminar y le pareció buena idea organizar algo para los nuevos que ingresamos este año, habrá mucha gente Bella sera genial.
Aparcamos a un costado de la calle, y bajamos entramos.
-A disfrutar- dijo mi amiga mientras me arrastraba hacia dentro no se como lo hacia tenia tanta fuerza.
 No podía creer lo que veia estaba realmente lleno de gente Alice tenia razon, por algún extraño motivo me senti mejor, había mucha concurrencia femenina y eso me aliviaba ya que nadie me prestaría demaciada atención como para acercarseme.
Recorri el lugar con la mirada, era bastante amplio y estaba muy buen distribuido, tenia una barra en el extremo izquierdo de la sala se nota que habia quitado los mueble a proposito. Pude apreciar que habia un pasillo de seguro seria para ir al baño, tome nota mental de ello por si necesitaba una via de escape en cualquier momento.
Mi amiga se sentia como pez en el agua, y al cabo de unos segundos veni con Jake a su lado y con Leah su hermana, al menos habia alguien mas al que conocia.
-Hola Bella, estas preciosa- me dijo Jacob mientras depositabe un suave beso en mi mejilla, mi cerebro me decia que devia alejarlo pero en sus ojos no habia maldad solo admiracion y tal ves alegria? si eso era estaba feliz de verme.
-Hola Jake, tu tambien luces bien-le dije esto era cierto estaba guapisimo tenia una aspecto atletico era alto, delgado pero sus musculos destacaban y ese color cobrizo de su piel lo hacia parecer mas atractivo aun, llevaba unos jeans gastados una camiseta negra y una chaqueta negra tambien que le sentaba perfecta sacudi mi cabeza estaba dejandome llevar por las hormonas y eso no era nada bueno yo no podia, estaba sucia y me sentia como tal. deje mi escrutinio y salude a su hermana.
La fiesta transcurrio y la estaba pasando genial Jacob parecia sincero, acepte bailar con el y ese fue mi error la musica era electronica y no necesitabatener contacto pero al cabo de un tiempo cambio y se volvio mas suave no lo pense y segui bailando pero cuando sus manos pusieron contacto con mi piel mi mente rechazo el contacto y sali disparada no sabia que hacer y recorde el pasillo y fui directo.
En segundos Alice  estaba a mi lado consololandome yo estaba en estado de shock pero aun asi le pedí fuera pedirle disculpas a Jacob, el no tenia la culpa la loca era yo, salio refunfuñando pero me recordo que cuando yo quisiera nos iríamos.
Me recoste sobre la pared y comense a respirar lentamente como me enseño mi Psicoanalista en eso estaba cuando senti un golpe y luego vi que estaba en el piso y que había alguien encima de mi, sabia que era un hombre por el peso y porque apestaba a whisky pero no podia moverme aunque hubiese querido mi mente me llevo al pasado y ahi estaba yo nuevamente en esa maldita cabaña y con James sobre mi,aprete los puños con fuerza, cuando un suave aroma una mezcla de miel, lilas y sol metrajo de vuelta, senti que mi cuerpo volvia tener reaccion y era porque ese hombre ya no estaba sobre mi respire profundamente y él estiro su mano ofreciendomela para levantarme, la rechaze y me levante ese aroma me estaba perturvando por lo que sali a toda velocidad debia encontrar a Alice tenia que salir de alli.
Pero cuando creia que estaba libre una mano me sugeto con fuerza y me hizo girar en su direccion miles de descargas electricas me atravesaron el cuerpo y la mente, era algo totalmente diferente a lo que antes habia sentido cuando Jacob me toco; mis ojos enfocaron al responsable de esto y mi corazon se derritio cuando lo vio jadee y luche contra mi vocabulario porque incapaz de encontrar los terminos apropiados.
Tenia una belleza inhumana y devastadora su piel era tan nivea un mas que yo, blanca como la cal, su cabello era castaño dorado y lo llevaba despeinado sus facciones eran rectas, perfectas simetricas, su boca era suave   a la vista me pregunto como se sentiria, por dios que estoy pensando, sus ojos eran verdes intenso tenian un brillo extraño era mas alto que yo, su cuerpo era perfecto.
Su vos de ensueño me trajo a la realidad, me estaba pidiendo disculpas  me ruborise al instante y un fuego recorría mi cuerpo.
 ¿qué me estaba pasando?, no estaba capacitada para reaccionar, asi que le dije -sino ubieses estado borracho me hubieras visto- me gire y me fui nose como encontre voluntad para esto mi cuerpo entero se negaba a cooperar.
Llegue hasta donde estaba el grupo de chicos de primer año por lo que me habian dicho y empese a buscar a Alice con la mirada, Jacob se me acerco y me dijo que ella habia salido a tomar aire se ofrecio a acompañarme y acepte, debia salir de alli antes de sufrir un colapso.
Cuando llegue a la calle vi que mi amiga me hacia señas, me despedi de Jake con la mano y fui a su encuentro.
Una vez dentro del coche, volvi a sentirme segura. Alice estaba extraña pero yo no estaba para interrogatorios esa noche.
Llegamos y Alice bajo en silencio, me estaba asustando ella nunca se comportaba asi, no aguante y le pregunte - Te sucede algo amiga- ella me miro un tanto confundida y despues de  unos segundos me contesto asi sin mas- no, no es nada solo creo que me enamore Bella- dijo y me sonrió.
Caí desplomada en el sofa de la sala y la mire fijamente ella nunca me había dicho algo como esto, tenia que pensar detenidamente que iva a contestarle.
-Me estas diciendo que te enamoraste de alguien esta noche Alice-
-Si Bella, yo tampoco me lo podía creer pero sucedió, el es perfecto amiga lo supe cuando me miro tuve que salir a tomar aire porque creí que me iba a desmayar, ya siento que lo amo amiga decía mientras se tapaba el rostro con las manos.
No reaccione al instante, pero cuando lo hice la abrase fuerte y le dije -te felicito amiga tu te mereces toda la felicidad del mundo, solo que ahora necesito que me cuentes TODO-
Sonrió y comenzó su relato, me dijo que era alto de cabello color miel al igual que sus ojos, musculoso y muy bien parecido. sentí un extraño alivio cuando me confirmo lo de los ojos no es que no me agradaba la idea de que Alice hubiese encontrado el amor a primera vista solo era bueno saber que las dos nos fijamos en chicos diferentes, un gran alivio.
También supo por Jake que se llamaba Jasper y que si tenia suerte seria su profesor, pero que no tenia ni idea si tenia novia.
La deje terminar, y pense si seria bueno contarle y le conte en definitiva, ella era como mi hermana.
-Yo tambien conoci, a alguien esta noche- le solte y me miro extrañada
- ¿Como que conosiste a alguien? si estubiste casi toda la noche con Jake, o me vas a decir que es el? y que por eso te escapaste-
-NO!, no es el, fue despues de que me encontraste en el pasillo- le comente y sus ojos se desenfocaron
-Hoo! y como te sentiste porque al parecer yo no soy la unica que salio media aturdida de esa fiesta- me dijo
-No lo se, lo unico que se que yo estaba ahi porque cuando Jake me abrazo para bailar lento, pense que me iba a morir, me fui a esconderme alli y zas este tipo me choca y se me cae encima, cuando me incorpore y trate de escapar me tomo de la mano y me giro y ahi lo vi es el ser mas perfecto que halla visto- me ardia la garganta de hablar tan rapido pero continue, - me pidió disculpas pero estaba tan aturdida que lo insulte y sali corriendo hasta que encontre a Jacob y te fui a buscar.
_¿Qué lo insultaste?-
-Si le dije que si no hubiese estado tan borracho de seguro me ubiese visto, pero es que apestaba a whisky amiga y yo no sabia que decir- baje la mirada y ella me abrazo tal y como lo habia hecho con ella minutos atras.
-Hay amiga creo que somo dos las enamoradas esta noche- me solto de golpe.
Mi boca se me seco al instante y empese a sudar como loca, mi amiga estaba equivocada yo enamorarme de ese tipo, no eso no podia ser, primero muerta a demas yo nunca iba a poder amar a alguien, estaba sucia, me cuerpo y mi mente nunca se habia recuperado despues de esa noche, y ahora esto no.
Me levante y empese a caminar como gato enjaulado, como era posible que yo me enamorara asi como asi, ademas ni lo conocia, no sabia nada de el solo que perfecto y que le gustaba tomar whisky por lo que pude oler. Alice se levanto del sofa y me dijo - el hecho de que no quieras reconocer lo que te pasa no significa que no lo sientas- un clic  se activo en mei cabeza y cai en la cuenta de lo que me decia.
- Lo se Alice, una parte de mi sabe que es asi porque cuando el me toco no senti repulsion como con Jake, fue algo nuevo difrente embriagador pero no por eso me deja de asustar- le dije
- Y quien te ha dicho a ti que yo no estoy asustada, para mi tambien es nuevo todo esto Bella, solo que trato de seguir adelante y no pensar en las consecuencias-
-Creo que tienes razón, debo aceptar que es la primera vez que me pasa algo así, no niego que no me gusto pero de ahí a estar enamorada es un paso muy largo Alice, se que el destino me puso en ese lugar y en el momento indicado lo podrías llamar así, pero quiero recordarlo como un lindo sueño si quieres- ni yo me creí lo que estaba diciendo.
-Un sueño ja, que estupidez estas diciendo, estuviste ahi Bella, lo viste y lo sentiste y ahora me dices que fue un sueño, me desesperas cuando te comportas tan irónicamente, se que para ti no es fácil asumir que te pasa algo con ese tipo quien quiera que sea pero yo estoy muy contenta por ti sabes ,es la primera vez que te veo con ese brillo de felicidad en los ojos y ni pienses que te voy a dejar que vuelvas a tu depresión de siempre- me dijo totalmente enfurecida.
Me quede pasmada ella nunca me había hablado de esa manera, nunca pensé que le molestara tanto mi depresión  siempre creí que yo finjia demasiado bien mis estados de animo pero ahora esto,
- siento mucho tener que ser una carga para ti, ¡¡¡ y sí si quiero seguir en esta depresión ni tu ni nadie tiene derecho a obligarme a nada!!!- salí corriendo a mi cuarto, las lagrimas caían como ríos sobre mis mejillas, nunca imagine que era una carga tan pesada para Alice, caí en la cama y llore como nunca antes.
Alice se sentó a mi lado y me abrazo, note que también lloraba.
-¿Quien te ha dicho a ti que eres un carga para mi?- me dijo, -es que no entiendes nada amiga, te quiero demasiado Bella y te visto sufrir por mas de un año por lo que sucedió esa noche pero quiero que sepas que ya es tiempo de continuar con tu vida, acabas de cumplir 18 años amiga y tienes toda la vida por delante no la desaproveches sufriendo por esos mal nacidos que no se merecen ni una lagrima tuya-
Sabia que ella tenia razón, ya era tiempo de cambiar pero aun así me negaba a estar con alguien siquiera a tener amigos, mi Psicoanalista Emily me había dicho lo mismo en la ultima sesión y aun así tenia miedo, miedo a no poder amar ni ser amada nunca, miedo a no poder estar físicamente con alguien por mi repulsión, miedo a quedarme sola, pero sobre todo tenia miedo de mi misma esta noche había conocido reacciones que ni yo misma conocía de mi cuerpo nuevas sensaciones que me dejaron abrumada y todo giraba en torno a ese rostro sin nombre.
-Siento mucho, haberte dicho eso amiga, te adoro y eres lo único que tengo; se que si no quieres perdonarme esta bien no me enojare contigo pero si por esto pierdo tu amistad no podría soportarlo- le dije con el corazón estrujado completamente.
-Isabella Marie Swan no hay nada que nada perdonarte perdóname tu a mi por ser tan metida y atosigadora, se que no es mi vida y que tu corazón todavia esta muy débil, solo espero que sigas adelante nada mas-
-Hay Alice creo que tienes razón, ya fue suficiente de sufrir ahora solo necesito tiempo para empezar a vivir mi nueva vida.
Ella me sonrió y dijo -tomate todo el tiempo del mundo, pero no cierres tu corazón porque ahora sabes que en el existe el amor-me abrazo y se recostó a mi lado.
Nos dormimos casi instantáneamente, y esa fue la primera noche que no tuve pesadillas y también fue la primera noche que soñé con ese rostro sin nombre.



domingo, 22 de mayo de 2011

CAPITULO 4

Visiones

EPOV


Sencillamente deliciosa Tanya si que sabia como conformarme, no niego que sea una zorra pero en este momento lo necesitaba. Estábamos en el sofá besandonos como locos, el whisky me había proporcionado un calor extra y me saque mi chaqueta estaba que ardía, en cualquier momento tendría que salir de aquí mis pantalones me estaban delatando pero me sentía demaciado cómodo, ademas no hacia ni dos horas que estaba y era una fiesta en mi honor.
Emmett se había ido no soportaba la idea de mentirle a Rose o mas bien seria que tenia miedo a las consecuencias, ridículo.
-Edward nos estamos viendo hermano- me había dicho y salio pitando de allí.
Por su parte Jas estaba con Carmen una chica de cabello obscuro, alta y delgada hermosa pero era amiga de Tanya y por mas que quisiera tenerla no podría. bailaban muy juntitos de seguro no faltaría mucho para que me hiciera señas y nos iríamos los cuatro al depa.
Había llegado mucha gente recién ahora lo notaba ya que Tanya me dio un respiro y fue al baño; la mayoría de mis compañeros, chicos de segundo y otro tanto que no conocía. Había una enorme variedad de chicas rubias, morenas, pelirrojas las registre mentalmente para un futuro no muy lejano.
Note que Tanya regresaba con otra vaso de whisky había perdido la cuanta de cuantos llevaba no es que no tomase pero esta noche no podía parar tenia una sensación rara algo así como un presentimiento, hay Edward me dije mas vale que te dejes de pensar tonterías y consentrate en la belleza que tienes al lado.
-Quieres bailar preciosa- le dije a Tanya mientras esta me rosaba con disimulo mis partes intimas al levantarse del sofá, maldita zorra me estaba provocando, me las pagaría.
Bailamos varios temas, y Jas me hizo señas para que lo acompañara al baño, que raro nunca me habia interrumpido cuando estaba con alguien.
Me excuse finjiendo que me sentia mareado y lo acompañe.
Cuando llegue estaba apollado contra la pared, nervioso y algo confundido.
-¿Que sucede Jas?- le dije nunca lo habia visto tan transtornado y me estaba asustando.
-Es ella, Edward estoy completamente seguro de que es ella- me dijo aun mas perturbado
-¿Ella quien? explicate porque no te entiendo, Carmen te hizo algo?- no me imaginaba que podria ser
-NO.. Carmen no ella no significa nada para mi y lo sabes, es esta joven que acaba de llegar-
-Jas no se que es lo que te sucede pero me estas asustando- la cabeza me daba vueltas y las palabras me costaban,maldito whisky.
-Es que no comprendes Edward ME ENAMORE!!!- dijo casi gritando me tambalee y por suerte estaba la pared, que que?
-¡Qué te enamoraste Jas! no digas tonterias tu eres un perro como yo solo nos divertimos hermano el amor no figura en nuestra lista- le dije riendome
-Eso pensaba yo hasta que la vi, te juro que no voy a para hasta tenerla conmigo hermano- y salio desidido a buscar a la misteriosa chica.
Estaba confundido el alcohol no me dejaba procesar bien la informacion que estaba reciviendo, nunca habia visto asi a mi amigo y hacia años que lo conocia, habia sido mi compañero de juerga desde que Emmett me abandono para estar con Rosalie, Jas era la unica persona que me conocia tal cual soy el sabia que mi vida no era tan perfecta como yo les hacia creer a todos y ahora esto, tenia que haber un error esperaba que todo fuese a causa del alcohol, tenia que salir de alli, buscar a Tanya y darme un buen revolcon mañana seria otro dia mejor, lo espero.
Sali rapido del baño un poco atontado y tambaleandome no vi que habia alguien en el pasillo porque estaba muy obscuro y me cai sobre esta persona, un aroma embriagador  a fresas se apodero de mis sentidos,  empece a maldecir y me levate con dificultad, vi que era una joven la que estaba en el suelo y le ofrecí mi mano era lo mínimo que podía hacer ya que había sido  yo el culpable.
-No gracias contesto- fue muy cortante sentir que estaba muy irritada y eso me enfureció, se incorporo lentamente revisando cada detalle de su vestido me dio la espalda y salio pitando.
Al salir hacia la luz la tome de la muñeca y la gire hacia mi, sentí una descarga eléctrica en todo el cuerpo.
 Tal ves fue el exceso de alcohol, o la confesión de Jasper pero mis piernas me fallaban, sino lograba recuperarme me caería frente a esta chica, por Dios era el ser mas hermoso que mis ojos hayan visto, su figura era espectacular era delgada y tenia suaves cuervas que estaba deseando acariciar, piernas largas esbeltas blancas como la nieve,cintura era tan pequeña y marcada, sus senos tenían el tamaño justo de mis manos, el cabello castaño y largo caía como una cascada  sobre su espalda en ondas mantuve las ganas de acariciarlo, su rostro de ensueño tan pálido como el mio y tan perfecto , su boca era carnosa y me invitaba a besarla, unos enormes ojos color chocolate me miraban con una expresión extraña hasta parecía hostil y asustada lo que me hizo volver a la realidad.
 -Solo quería disculparme- le dije y creo que mi vos salio quebrada.
Me miro un instante y un rubor intenso se apodero de sus mejillas por dios como si fuera poco eso era una invitación para mi?, mi mano se movió en su dirección pero ella fue mas rápida y solo contesto
 - Si no estuvieses tan borracho me hubieras visto- se giro y se fue así sin mas.
Me quede pasmado viendo como se deslizaba hacia un grupo de chicos en el otro extremo de la sala, el vestido se adhería como una segunda piel era un crimen verla y ese color le quedaba espectacular, sin saber porque me irrite mucho, vi que uno se le acerco y le dijo algo en el oído ella bajo la mirada y asintió suavemente vi que se iba con el, maldita zorra se va con el primero que encuentra, cerré mis puños y me fui directo hasta la barra me pedí un whisky doble y me lo tome de un seco, así segui con tequila, vodka y nose cuantas cosas mas, lo único que se es que Tanya se me acerco y le pedí que me dejara en paz, no estaba de humor de seguro así seria un pésimo amante ademas, no veía ni a un metro de mis pies.

Escuchaba sonidos a mi alrededor, pero no lograba despertar mi cabeza estallaba en mil pedazos, abrí los ojos lentamente y mil agujas se me clavaron en la retina, como pude llegue al baño y vomite hasta el apellido, me mire al espejo y un cadáver se vería mucho mejor que yo, tenia unas ojeras violetas bajo mis ojos que eran tan rojos como la sangre, un color pálido casi olivacio dominaba mi rostro, abrí el botiquín y me tome 4 pastillas juntas para la resaca esperaba ansioso que dieran resultado.
Definitivamente nunca mas me acercaría al whisky, ni a cualquier bebida blanca existente en la faz de la tierra, me duche con agua bien caliente, sentía un frió desgarrador por mis huesos.
Mientras me cambiaba Jas golpeo la puerta y entro tras mi aprobasion,
-Hasta que despiertas- dijo, -pensé que tendría que llamar a la funebrera parecías un muerto-, lo mire contrariado que horas serian? tome mi reloj y vi que eran las diez de la noche del día siguiente a la fiesta, genial había dormido casi un día completo, no lo podía creer.
Salí directamente hasta la cocina y lo primero que busque en el refrigerador fue una botella con agua la bebo completa y saque otra, cuando iba por la mitad Jas me dijo - me puedes  explicar que fue lo que te paso, nunca en los años que te conozco te he  visto así Edward, parecía que el mundo se fuese acabar por la forma en que bebías estabas totalmente desquiciado hermano-
Trate de recordar que era eso que Jas decía que había pasado pero solo eran tinieblas en mi mente tan agobiada, solo sabia que tomaba y que no podía parar hasta que recordé, era ELLA, la chica del pasillo, la del vestido azul, del cuerpo perfecto, de los ojos mas hermosos y profundos en los que haya mirado, si la misma que se fue con ese chucho de la fiesta, maldita sea hubiese preferido que fuese solo una visión de mi imaginación.
Una punzada recorrió mi pecho de solo recordarla, un escalofrió me cruzo por el cuerpo y con ello una sensación de soledad, que me pasaba, estaría enfermo?
-No se que quieres escuchar, no tengo nada que decir- le conteste y me fui nuevamente a mi cuarto necesitaba dormir.
Cuando me desperté eran las siete de la mañana era domingo y mi estomago rugió pidiendo alimento hacia casi dos días que no probaba bocado, estaba famélico, fui a la cocina y me prepare un sándwich con todo lo que encontré, tome un vaso de leche y me fui a la sala me senté en el sofá y prendí el plasma; no prestaba demasiada atención me recosté y me dormite hasta que sentí a Jasper en la cocina.
Trate de romper el hielo y fui a conversar con el, la noche anterior no había sido muy amable y necesitaba con urgencia poner mi cerebro en funcionamiento, ya tendría tiempo para pensar en lo ocurrido.
Jasper me contó, todo sobre su chica, no dude en preguntarle si estaba realmente seguro de lo que me había dicho a lo que respondió con una afirmación irrevocable.
Una extraña reacción de celos me abrumo por lo que me interese mas en la joven que había flechado a mi amigo, -¿ y dime Jas como es?- le dije no quería llevarme una mala sorpresa.
-Es perfecta Edward, el ser mas hermoso que haya existido- me contesto y suspiro, puse los ojos en blanco.
-No me refería a eso amigo, sino a como es físicamente, había muchas chicas tal vez se de quien me hablas- le dije disfrazando mi mejor cara de poker.
-Es pequeña, de tez blanca como la nieve, cabello negro corto y muy simpática- dijo ruborizándose
Un alivio contenido salio de mi cuerpo y volvía a respirar, -y sabes algo de ella observe que anoche había mucha gente desconocida en la fiesta y eso no es normal- ahí venia mi anzuelo a ver si podía pescar algo mas.
-Por lo que se acaba de llegar, y vive con una amiga  fue lo que me contó Alec ya que su amigo Jacob Black la conoce a ambas-
-Bien por ti amigo espero que tengas suerte y la puedas ver nuevamente- dije soñando con ver a mi chica también  por dios mi chica dije realmente estaba enfermo tendría que ver al psiquiatra urgente, estaba divagando.
- claro que la veré, olvide decir que estudiara en la misma Universidad que nosotros por lo que si todo va bien sera mi alumna espero- decía mientras una sonrisa se cruzaba por sus labios estaba feliz y eso me hacia sentirme un miserable por envidiarlo tanto.



sábado, 21 de mayo de 2011

CAPITULO 3

Seattle


BPOV


Los kilometros parecian volar bajo las ruedas del Porsche de Alice, un par de horas hacia que habiamos salido de Forks realmente Alice conducia como una loca, pero no estaba de humor para peleas, me relaje mientras miraba por la ventanilla el paisaje era nuevo para mi el cielo paracia mas azul de lo que lo recordaba y el sol mas calido. Cuaánto más me alejara de casa mas relajada me sentia.
Entrando por la autopista pude observar el movimiento de la ciudad, era temprano todavia llegariamos justo para almorzar.
Alice me miraba de reojo y hacia comentarios sobre lo lindo que habia quedado el departamento y de la millones de tiendas a las que visitariamos, tendria que buscarme un tabajo pronto si no queria que mis ahorros caducar antes de fin de mes. Charlie se habia ofrecido a pagar la cuota de la Universidad argumentando que era su obligacion como padre.
Seattle era hermoso, era segunda vez que venia la primera fue cuando vine a inscribirme para la Unervisidad.
Llegamos al departamento de Alice, bueno mas bien de sus hermanos, no los conocia personalmente pero sabia casi con detalle su vida privada; ella los adoraba Emmett el mayor tenia 27 años era Licenciado en Marketing trabajaba en Cullen Company, la empresa de la familia de Alice; tenia novia o mejor dicho pareja porque vivian juntos ella se llama Rosalie y por lo que se es muy hermosa.
El otro hermano de Alice el menor se llama Edward, tiene 24 años y acaba de terminar la facultad, es Licenciado en Economia, es muy soberbio, irritable y un mujeriego de primera segun su hermana, seria bueno no tener que encontrarmelo muy seguido porque se habia mudado a peticion de Esme su mamá.
El lugar era enorme sino me quedo corta, después de un pequeño recibidor, se abría un gran salón con inmensos ventanales, era más grande que mi casa entera. Una zona de estar con un sofá blanco y una mesita delante, un gigantesco televisor colgaba de la pared de enfrente, debajo, una enorme y moderna chimenea, en el otro extremo una mesa de comedor redonda con seis sillas, todas las tapicerías de suaves tonos blancos, el suelo estaba cubierto de alfombras también en tonos blancos y beige, muebles de maderas oscuras como el suelo, obras de arte de todo tipo colgaban de las paredes… definitivamente Esme si que sabe hacer su trabajo. La cocina sencillamente era fantástica el sueño de cualquier chica a la que le gustara cocinar y esa era yo estaba decorada en tonos blancos y negros, equipada con toda clase de artefactos de las mas ultima tecnología de seguro pasaría mucho tiempo ahí.
Entramos en el que seria mi dormitorio, una enorme cama de madera oscura dominaba el espacio, vestida de blanco, solo tenía cabecero, una mesilla de noche a cada lado con lámparas, junto a la cama una cómoda butaca también blanca, las paredes estaban pintadas de un azul cielo hermoso había  un mueble con cajones y sobre él un gran espejo y otra lámpara. Al lado de este mueble, una puerta que daba a un vestidor, donde toda mi ropa sólo ocuparía una pequeña parte…En la pared que quedaba en la habitación, otra puerta daba al baño completo, también enorme, todo de mármol beige, a la derecha lavabos sobre una encimera del mismo mármol y un gigantesco espejo, a la izquierda los sanitarios, al fondo una bañera de hidromasaje, y una ducha. Estaba abrumada, todo lo que tenía que ver con los Cullen era grande, lujoso y avasallador. No lograba entender qué hacía yo allí. Alice estaba en silencio desde que empezamos el "tour", pero no me quitaba los ojos de encima, atenta a todas mis reacciones.
Una lagrima cayo por mi mejilla y luego otra, -te gusta, de lo contrario podemos cambiar lo que desees- dijo Alice media asustada, la mire y la abrase con todas mis fuerzas - es perfecta- le dije no tenia mas palabras mi mente no lograba registrar tantas emociones juntas, esto era mucho mas de lo que nunca espere los sentimientos se arremolinaban en esta habitación, sentí que este era mi lugar en el mundo en el que podría ser completamente feliz.
Alice me sonrió y se fue a su cuarto a comenzar de organizar su placar era enorme le llevaría días guardar tanta ropa, aun no comprendo esa manía que tiene por la ropa no es que yo fuese una desinteresa del tema me gustaba verme bien pero Alice era de otro planeta.
Ordene todo lo que pude en tiempo récord y salí a la sala donde vi que mi amiga estaba en la puerta atendiendo al delivery, genial pizza.
Nos sentamos frente al gran plasma y nos dedicamos a comer y a reírnos de cualquier cosa podría jurar que nada opacaria mi felicidad.
Recogimos todo y note que mi amiga estaba medio nerviosa y entusiasmada a la vez la mire fijamente sabia que se traía algo en manos
-Bella, recuerdas a Jacob- me dijo
-Claro Alice ¿el chico que conocimos en Port Ángeles hace 1 mes no es así?- le dije me había agradado mucho Jake, lo conocimos mientras comprábamos nuestros vestido el estaba con su hermana Leah en la misma tarea y parecía aburrido hasta que se unió en la excursión, pero no podía permitirme estar cerca de un hombre, no lo soportaba.
Flash Back
-Papá se que es tarde pero tengo que ir al supermercado mañana no tendré ni para hacerte el desayuno- le decía a mi padre que estaba mirando un partido de baloncesto en la televisión, se me había pasado la hora estudiando y cuando me di cuenta baje a toda prisa para hacer la cena y zas no había nada mas que pescado en el refrigerador, no es que no me gustara solo que tampoco tenia cereales, leche ni una solo manzana y eso era imperdonable.
-Esta bien Bella ve pero ten cuidado y apresúrate- me dio un beso en la mejilla y volvió a su trono.
Salí encapuchada por el frió que hacia y me subí a mi viejo chevy, llegue hasta el super y compre todo lo necesario para una semana de camino a casa vi que había obscurecido se me había pasado el tiempo demasiado rápido.
Faltando poco para llegar escuche una explosión y por poco casi pierdo el control del chevy logre aparcarlo en la vanquina y baje ¡¡genial!! el neumatico falleció y ahora  tendría que caminar hasta a casa y pedirle a Charlie que viniera en el auto y me remolcara.
Subí mi chaqueta hasta arriba y espese a caminar hacia mucho frió esa noche hasta que unos faros me alcanzaron, me gire y vi que se trataba de dos jóvenes del Instituto los reconocí eran de tercer año lo sabia por mi amiga Jessica ella había sido novia de uno de Eric el mas desgarbado, el otro era alto y tenia un rostro muy bonito, llevaba el cabello atado en una coleta se llamaba James y era muy amable.
Se detuvieron y me preguntaron si deseaba ayuda no supe que responder había algo que me hacia desconfiar, insistieron diciendo que no eran horas para andar solo y que el jefe de policía no les perdonaría si algo malo me sucedía.
Me decide y subí al auto sin saber que yo sola iba hacia mi perdición, note que estaban algo bebidos, se reían  
continuamente y miraban de reojo por el retrovisor hacia mi asiento de atrás.
- Esta bien dejen me aqui yo camino, no quisiera tener que desviarlos-les dije cada vez mas nerviosa.
-No te preocupes preciosa nada malo te pasara- y aceleraron girando en sentido contrario a mi casa.
Comen se a gritar y a llorar para que se detuvieran y me dejaran en paz pero no lo hacían el mas desgarbado se tiro hacia el asiento de atrás y me tapo la boca mientras que el otro giraba y se detenía junto a una cabaña abandonada al lado del bosque  terror lleno por completo mis sentidos.
Me sacaron entre los dos y me tiraron en el piso sucio de la cabaña, Eric salio y me dejo sola con James, este se me acerco y empezó a golpearme a patadas en el estomago, en las piernas y con los puños me pegaba en el rostro creí que moriría, hasta que oí mis prendas rasgarse de un tirón y sentí a este monstruo manoseándome, mordiendome todo el cuerpo, tal vez fuese el destino o cualquier otra cosa pero toque con mis manos algo duro, para recia pesado y lo tome. El maldito estaba bajándose los pantalones cuando lo golpee con toda la fuerza que tenia en la cabeza, vi que cayo sobre un costado inconsciente. Llore por mi suerte y porque ya no tendría mas fuerzas para luchar contra el otro que estaba afuera, me arrastre como pude hasta la puerta y la abrí solo un poco, no había nadie de seguro el otro estaría esperando su turno en el auto.
Salí gateando hasta el costado de la cabaña y divise que el bosque estaba cerca, tome valor y me arrastre despacio ya no podía mas, cuando llegue caí rodando en una sanja y le pedí a dios morir, en mi cuerpo ya no   quedaban mas fuerzas, mi rostro sangraba y mis piernas no me respondían, un pinchazo muy agudo en el costado y el aire se escapaba de mis pulmones, mi mente no colaboraba  poco a poco fui desfalleciendo en las tinieblas.
-Bella, Bella hija despierta por favor- decía mi padre pero yo no podía abrir los ojos, mi cerebro se negaba a  obedecer me, tal ves seria un acto reflejo para protegerse.
-Ella va a recuperarse Charlie sus heridas están curadas, las costillas soldaron perfectamente solo nos queda saber si su cerebro no sufrió daño por los golpes- decía una vos que no conocía pero que me transmitía paz y seguridad.
-Lo se doctor es que ya no soporto verla así, van casi cuatro meses que esta en esta cama y aun no despierta-
¿qué? cuatro meses debería haber un error, heridas, costillas soldadas que era todo eso?
-ya veras que pronto se despertara debes tener paciencia su cerebro debe estar procesando lo que sucedió y aun no es tiempo eso es todo, ademas sabes bien que deberá asistir a una terapia cuando reaccione en estos casos es imprescindible- decía esa vos; mi mente buscaba y buscaba y no lograba registrar daño alguno.
¿que había sucedido? solo se que sentía mi cuerpo normal o casi normal, mis ojos pesaban una tonelada  y mis labios permanecían hermeticamente cerrados y por esfuerzos que hiciera nada, frustran te me agotaba de solo intentarlo.
-¿sabes algo de esos malditos?- le pregunto el doctor a mi padre
-si-
- Eric fue demorado pero por faltas de pruebas lo tuvimos que dejar ir en cambio el otro hijo de perra mal nacido se comprobo que la piel que tenia Bella en sus uñas eran de él pero salio libre cuando su papa pago la fianza sin pestañear, es indignan te saber que están sueltos y que no podre proteger a mi hija de esos bastardos- decía mi padre mientras sentí el ruido de una puerta cerrarse.
En ese momento mi cerebro hizo un clic y recordé todo y mas, la angustia por llegar a casa, la desesperación por escapar, el dolor, los golpes, la boca de ese mal nacido en mi cuerpo, sus dientes, el olor de la sangre en mi rostro, el corazón me salio disparado al procesar lo que me había pasado y pegue un grito desgarrador, abrí los ojos de golpe y las lagrimas corrían como ríos por mis mejillas mientras mi padre me abrazaba y decía que todo iba a estar bien.
Fin Flash Back

-Es que le avise que llegaríamos hoy y me acaba de llamar para invitarnos a una fiesta que hacen para festejar que se resivieron- dijo Alice mientras me rogaba con la mirada ir.
-Si tu quieres puedes ir yo estoy cansada y creo que me recostare un rato- le dije tratando de parecer convincente.
-Bella Swan, si tu no me acompañas yo no iré sola y lo sabes ademas hace mucho que no nos divertimos y se que juntas nada malo nos pasara- decía enfurecida mientras caminaba por la sala como un gato enjaulado.
Trate de poner mi mejor cara de poker para que no me descubriera, sabia que era una batalla perdida, Alice era así un torbellino de emociones cuando algo se le cruzaba en la mente.
Pensé que tal vez no seria mala idea volver a ver a Jake  mientras controlara cierta distancia no habrías problemas ademas mi amiga estaría alli, la mire y le respondí - ¿Como puede ser que alguien de tu tamaño sea tan irritable?, me sonrió y se lanzo a mis brazos en un abrazo sincero.
-Te adoro amiga sos la mejor, se que te hará bien salir un rato- me decía mientras corría como loca hacia su habitación y me arrastraba con ella, definitivamente iba a ser una larga noche...
Dos horas mas tardes estábamos listas para salir, Alice se veía preciosa en su vestido de llamativo de satén negro con cortes geométricos que dejaba al aire grandes triángulos de su nívea piel, su cabello corto y rebelde de un negro intenso estaba peinado con puntas hacia cualquier dirección llevaba unos zapatos de vértigo altísimos
Por mi parte llevaba un vestido de Gaza Azul eléctrico que se amoldaba perfectamente a mi figura parecía un segunda piel, me llegaba hasta la rodilla peo tenia un tajo muy sugestivo que venia hasta la mitad de mi muslo debería tener cuidado con eso, mi cabello caía como una cascada en mi espalda Alice lo peino en suaves ondas y parecía mucho mas hermoso, me maquille suavemente los labios en un tono rosa y delinee mis ojos de negro, me subí en mis zapatos azules como el vestido y altísimos como los de mi amiga, me mire en espejo una vez mas y no podía creer que era yo la misma mujer que se veía, parecía tan hermosa, segura de si misma y por dentro... bueno basta me dije se lo debía a mi amiga y salí en busca de Alice esta noche no podía permitirme estar triste.



viernes, 20 de mayo de 2011

CAPITULO 2

La Fiesta

EPOV

-Sabes que odio las fiestas si Rosalie no va conmigo hermano- murmuraba Emmett sobre el auricular del teléfono de seguro ella estaría rondando cerca.
-Vamos Em sabes que si tu no vas yo no iré ademas fuiste tu el que me insistió para ir- no es que necesitase mucho todos sabían que me encantaban las fiestas mas si había mujeres con las cuales podría entretenerme y pasar el rato.
-Lo se Edward solo que si Rose se entera me deja, NO peor me mata, ademas le puedes decir a Jasper que te acompañe yo me voy a quedar en el depa mirando una peli o un partido- me dijo
-Bueno esta bien le voy a decir a Jasper el de seguro no es tan mojigato como tu hermanito- sabia como provocar a Emmett- ademas sabes que nunca le diríamos nada a Rosalie sobre esto- a ver como salia de esta.
-Ufff, mmmm no lo se, bueno esta bien pero si Rose se entera te culpo a ti y a Jasper diré que me llevaron engañado y contra mi propia voluntad entendiste- murmuro Em bien bajito que casi no logre escucharlo.
-Ok asumo mi responsabilidad ahora lleva a Rosalie al aeropuerto y te espero en el depa de Jasper no me falles porque de lo contrario diré la verdad aunque no hallas ido mentiré entendiste Em- espere su comentario pero nada solo sentí el tubo cuando corto y caí sobre el sofá descotillandome de la risa. Emmett no tenia remedio era un títere en manos de Rosalie la mas bruja de todas y no lo digo por nada que no sea cierto ella es así.
No logro entender esa obsesion que tienen los hombres por estar con una sola mujer pudiendo disfrutar de varias a la vez, definitivamente eso no era para mi.
Cuando se conocieron hace tres años atrás en la Universidad nunca pensé que su relación fuese a durar ya que mi hermano siempre fue un mujeriego empedernido de ahí mi fama de casanova la saque de él.
recuerdo que yo estaba en primer año en Economía junto con Jasper, mientras que Em estaba en tercero en Marketing y Rosalie en segundo en Gestión Administrativa; estábamos en una juerga de esas que no sabes ni donde estas al otro día cuando despiertas cuando Emmett vio a Rose y quedo fulminado ella por su parte se hizo la irresistible todo lo que duro el año hasta que acepto ser su novia, no es que ella fuese fea entiendo a mi hermano porque Rose una mujer muy hermosa, rubia de tez blanca, ojos verdes gatunos, figura esbelta y un rostro por el cual matarían mas de uno, aunque tiene un carácter de los mil demonios que no soporto.
No niego que sentí envidia cuando los vi juntos pero no por ella sino por Emmett, sentí que me había traicionado el era mi ídolo y ahí esta rendido a los pies de esa arpía, pero con el tiempo debo decir que ella a cambiado poco pero cambio.
Hoy viven juntos en el depa de ella y yo me quede en el de Jasper hacia dos meses que estaba aquí y no es que no me gustara ya que era un duplex enorme, teníamos de todo y lo mejor eran las fiestas privadas que hacíamos con Jas y mis amigas pero había momentos en los que añoraba volver a mi depa pero claro Alise se graduó y volvía Seattle a vivir y con una amiga como sino fuese poco culpa de esa maldita amiga yo tuve que mudarme ya que mi depa tenia solo dos habitaciones y a mamá se le antojo que tenia que decorarlas para las niñas, estaba furioso el día que vino.

Flash Back
-Edward hijo se que es difícil lo que voy a pedir pero viendo que tu estas solo en este lugar y pasas casi todo el día en la Universidad o en la casa de Jasper quería pedirte de favor que le prestaras el departamento a tu hermana- dijo mi madre.
-Claro mamá no hay problema dile a Alice que aquí tiene lugar ahora que Em esta viviendo con Rosalie queda una habitación asi que lugar es lo que sobra- dije entusiasmado ya que Alice era mi hermanita preferida la extrañaba hacia casi un año que no la veía y yo la quería demasiado.
Vi que mamá me miraba un tanto inquieta y me lo soltó de golpe - es que ella no viene sola viene con una amiga y ya le dije que tenían donde vivir, lo siento hijo creí que no te ibas a molestar ademas tu ya terminas tu carrera- dijo algo nerviosa al ver mi expresión que de seguro no era una de sus favoritas en este momento.
Sentí que estaban echando de mi propia casa, me estaban invadiendo, por culpa de esa usurpadora tendría que irme sin mas a pedir refugio en lo de Jas no es que no me agradara la idea pero no era justo.
 ¿quien era esa amiga que Alice no quería dejar sola ni a sol ni a sombra?
¿acaso era mas importante que yo, hasta el punto que mi madre me pedía que me retirara silenciosamente de propio hogar sin decir mas nada? 
Mis puños se cerraron de impotencia pero al ver a mi madre tuve que calmarme y aceptar todo fuese porque la pequeña Alice y su querida amiga.
-Claro mamá no te preocupes ademas sera bueno estar en casa de Jasper a terminamos unos trabajos pendientes.
-Sabia que lo entenderías Edward, tu hermana va a estar muy contenta, tengo tantas cosas que hacer cambiar el color de las paredes, los muebles la ropa de cama, mmm crees que a la amiga de Alice le gustara el que era tu cuarto por lo que se le encanta el azul y me ahorraría tiempo en las paredes ya que son azules no?- me pregunto mi madre perfecto encima se quedaba con mi cuarto esto era un fastidio...
Fin Flash Back

-¿Piensas que a las chicas les gustara esta camisa?- me decía Jasper desde el baño, me gire y asentí con la cabeza; siempre tan inseguro con la ropa pero bien tendría que ponerme en campaña y me fui directamente hacia mi habitación.
Esta noche seria especial festejaríamos el habernos graduado por fin terminamos, ahora solo quedaba aceptar las vacantes que nos fueron otorgadas en nuestra misma Universidad era fantástico saber que trabajaríamos en el mismo lugar donde nos resivimos solo que nos tocaría hacer pasantias en primer año para que asi por fin nos dieran las acreditaciones correspondientes, no es que no estuviera preparado pero me gustaba mas la idea de dar clases en años superiores donde el nivel académico era superior; ademas solo seria este año porque ni bien terminara me haria cargo junto con Emmett de nuestra Empresa familiar, pero en fin nadie obtenía trabajo así como así, me reconfortaba saber que me fue otorgado el lugar por ser el mejor promedio seguido por Jasper, y no por ser uno de los dueños de la Empresa mas importante de la ciudad Cullen Company.
Salimos justo cuando Emmett aparcaba su auto en el garaje y nos fuimos en el de Jasper era un hermoso Mercedez negro irresistible para las chicas.
Emmett estaba muy molesto diciendo que si rose se enteraba lo mataba, había ido a llevarla al aeropuerto pues tenia una reunion de trabajo mañana a primera hora en Jacksonville.
Llegamos estaba lleno y eso era buena señal, recorrí con la mirada el lugar había mucha concurrencia femenina me anime un poco mas, no se que me pasaba pero sentía que estaba de mas excitado necesitaba un trago con urgencia, fui a la barra y me pedí un whisky sin hielo un poco fuerte para mi gusto pero me sentaría bien.
Definitivamente Alec si que sabe dar una fiesta, había para todos los gustos y colores vi que una rubia con rizos me miraba era preciosa, la conocía o si era Tanya estaba en segundo año de Marketing, había disfrutado de varias noches con ella y no me desagradaba la idea de pasar una mas.
Se me acerco moviendo su esbelta figura vestía un vestido gris perla de satén lo que hacia resaltar su curvas, mirándome con esos ojos celestes diabolicos, tome de un trago lo que quedaba del whisky y la abrase después de todo no iba a ser tan mala noche como creía...

DESTELLOS DE AMOR cap 1

Un paso adelante


BPOV

Sentí que ya no podía aguantar mas en la cama, me levante todavía era temprano, tenia tiempo para una ducha bien caliente, algo que me reconfortara.tenia los músculos agarrotados no era un buen síntoma de seguro mis pesadillas seguían haciendo de las suyas. aunque no lograba recordar de que iban de seguro el cansancio fue mucho mas poderoso que la misma pesadilla y la venció. Sabia que era gracias al intenso ejercicio que había realizado antes de dormir, una sesión completa de gimnasia aerobica junto con unos tantos abdominales que ya ni los contaba.Nunca me gusto hacer gimnasia pero a partir de tres años atrás, hacia todos los días sin falta hasta casi desfallecer en la cama, me quedaba fuerza para ducharme y ponerme el pijama si acaso ya que a veces solo amanecía con mi ropa interior.
Sentí la temperatura era demasiado baja hoy y salí corriendo a la ducha.
 No he podido acostumbrarme al clima de Forks continuamente cubierto de nubes y lluvia, definitivamente nunca me podría acostumbrar a vivir en Forks.
Añoraba Phoenix, el sol, el calor, el cielo azul y sobre todo extrañaba profundamente a mi madre, hacia mas de tres meses que no la veía seguramente estaría muy ocupada con su nueva pareja Phil.
definitivamente hoy iba a ser un día como otros tantos que he vivido, lo unico bueno es que mañana seria mi ultimo día de Instituto; tres años y medio hacia que vivía aquí y lo mejor que me paso fue conocer a mi amiga Alice dos  años atrás.
Recuerdo que llegue ese día al Instituto y fui directamente hacia mi clase de trigonometria a llegar vi que mi asiento estaba ocupado por un chica, genial por fin alguien con quien poder conversar. Al sentarme  vi que se giro hacia mi y me dijo -Hola soy Alice Cullen y tu eres?- Isabella Swan, pero dime Bella- dije; desde ese momento supe que seriamos amigas.
Me contó que venia de Seattle, pero que su padre acepto un trabajo en es hospital de Forks y por eso ella estaba ahi, que tenia dos hermanos que estaban en la Universidad y que su madre trabajaba de diseñadora de
interiores.
Desde que conozco a Alice mi vida cambio por completo, gracias a ella mi vida encontró un rumbo que no era el de la obscuridad en la cual vivía antes de conocerla. Sentía que no todo era tan malo después de todo.
 Me lave en cabello cuidadosamente con mi Shampoo de fresas, estaba demaciado largo pero Alice me había dicho que me quedaba estupendo y yo confío en su criterio mas que en el mio. Mientras me vestía preste demasiada atención a mis piernas, se veían largas y esbeltas al igual que mi cuerpo se había desarrollado increíblemente aun no lo podía creer el ejercicio hacia milagros, no es que fuese hermosa pero si bonita, mi piel contrastaba con cualquier prenda que eligiera era blanca como el marfil y aunque pasara horas en Phoenix al sol jamas logre mas que una leve luminosidad extra, me decidí por unos jeans gastados que le daban cierta forma a mi curvas, mi blusa azul favorita y mi chaqueta. Me di una ultima mirada al espejo note que Alice tenia razón nuevamente mi pelo caí como una cascada hasta mi cintura se vería bonito de haber mas luz solar.
Desayune algo rápido unos cereales que no alcance a terminar y salí en viejo chevy hacia el Instituto. El día paso tal y como lo sospeche, prácticamente no tuvimos clases todos estaban tan absortos en la fiesta de fin de graduación que me dolia la cabeza de solo pensar que tendria que asistir obligada por mi padre ya que este seria el ultimo año que me vería, ya que dentro de dos semanas partiría con Alice hacia la universidad de Seattle donde forjaría mi futuro en Administración de Empresas mientras que Alice lo haría en Relaciones Publicas, definitivamente era muy buena en eso.

Gracias a dios los días pasaron y con ellos los recuerdos de mi vieja vida, mañana partiríamos a Seattle y estaba ansiosa por conocer ese lugar ademas por irme de Forks, lo sentía por Charlie mi padre sabia que me extrañaría como yo, el era lo único que me ataba a Forks,  pero se que quedaría en buenas manos, últimamente lo veía seguido con Sue una mujer que vivía en La Push a 25 kilómetros de aquí, había ido hace muchos años allí a las playas con mis padres cuando aun estaban casados pero mi memoria no llega tan lejos.
Me sentía extremadamente nerviosa, sabia lo que quería, se me daban bien los números, estaba capacitada para sobrellevar lo que viniera y  aun así sentia una opresión en el pecho que me decía que mi vida cambiaría por completo.
La noche transcurrió y con ellas mi pesadillas de siempre ¿es que nunca las superaría?, lo peor de todo es que algo había cambiado y no lograba saber que era.
Me levante apurada y comense a revisar la maleta no queria olvidar nada, me di un baño rapido y me vesti con mas empeño que el de costumbre este día seria memorable.
Baje a desayunar y mi padre me esperaba, era raro verlo de mañana ya que el salia siempre cuando yo dormía era el jefe de policía. desayunamos en silencio, vi que estaba mas nervioso que lo habitual y hasta un tanto angustiado, era lógico yo sentía lo mismo aunque tenia motivos de sobra para irme y el mas que nadie lo sabia.
Alice llego en su increíble Porsche y supe que había llegado el momento,  abrase a Charlie fuertemente.
-Hija cuídate mucho sabes que siempre podrás contar con tu padre y vuelve cuando puedas te quiero- comense a llorar y no supe que decir mas que -Gracias papa yo también te quiero y te extrañare- Alice me arrastro literalmente hacia el auto, aun no se como lo hizo siendo mas pequeña que yo; una vez dentro del auto  y viendo como todo quedaba atrás pude disfrutar del paisaje.
-Bella amiga se que a partir de ahora seras feliz, ya veras te va encantar el departamento mi madre lo re decoro pensando en nosotras y lo mejor de todo es que tenemos el centro comercial a dos cuadras lo puedes creer-
-Gracias Alice de verdad... no se que hubiese sido de mi vida de no haberte conocido te quiero demasiado amiga- la mire y vi que una lagrima corrió por su mejilla.
-sabes que te quiero como una hermana y que lo que mas deseo es verte feliz, ahora animo y alegría que una vida nueva comienza- dijo mientras apretaba el pie en el acelerador estaba deseando llegar al igual que yo  dejar todo atrás.