Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

sábado, 28 de mayo de 2011

CAPITULO 7

Cambios

BPOV

Desperte cuando escuche que alguien se movia a mi lado, el corazón me dio un vuelco, el panico se apodero completamente de mi; me quede quieta estrujando mi oido a mas no poder pero no se oyó nada, no me atrevi a abrir los ojos el miedo era superior sabia que debia abrirlos era tan cobarde...
Trate de recordar algo de la noche anterior y nada, mi cerebro estaba en blanco impidiendo que cualquier pensamiento se filtrara, no aguante mas y me arriesgue, abri un ojo solo un poco, pude ver que aun llevaba el vestido azul que Alice me habia regalado para mi cumpleaños, suspire aliviada cuando mi mente se desbloqueo y me dejo ver cual era la realidad, Alice se habia quedado dormida a mi lado, mis musculos se relajaron al instante, mis pulmones se hincharon de tanto oxigeno que aspire. Me disguste conmigo misma por ser tan tonta, sabia que no tenia nada que temer pero aun asi siempre iba a estar alerta, me incorpore y no habia ni rastro de mi amiga se habia ido a su cuarto, era un verdadero alivio el que no me haya visto asi, de seguro se sentiria muy mal por mi reacción.
Me desvesti y fui directo al baño, lo necesitaba urgente, el agua caia sobre mi cuerpo lentamente, empeze a rememorar lo sucedido la noche anterior. ¡Que infantil habia sido al hiur como lo hice!, solo ahora me daba cuenta, si tan solo supiera su nombre...; mi mente sonreia ante su recuerdo, era tan hermoso, alto y fuerte, sus musculos sobresalian por sobre la camisa blanca que llevaba arremangada hasta los codos, su pecho tan firme y su vientre plano, suspire al recordar el peso de su cuerpo sobre el mio, su cabello era castaño dorado lo llevaba despeinado y quedaba tan sexi, su rostro nunca podria olvidarlo tan perfecto, simetrico de ojos color esmeralda brillantes su boca era mi perdicion una sonrisa malevola y divertida la recorria y crei morir, me apoye junto a la pared de la ducha, las piernas largas fuertes se veían ajustadas al Jeans negro que tenia puesto, sus manos grandes y palidas tenia dedos de pianista largos delgados perfecto, me envolvi en una toalla y mire mi rostro en el espejo ni yo me reconocia hacia unos minutos creia morir cuando senti a alguien moverse a mi lado y ahora estoy tan exitada que mi vientre y un poco mas abajo tambien suplican por tan solo una caricia de aquel extraño.
Pfff, cerre los ojos y me deje llevar senti mi cuerpo desfallecer, mi sangre corria a una velocidad inimaginada mis manos recorrieron mi cuerpo en plan de reconocimiento soñaba con que era él quien l hacia, era una nebulosa de placer, en la que mis manos tomaron vida propia y se apoderaron de mi cuerpo totalmente, ahogue un grito cuando de pronto mi celular empezo a sonar desesperadamente.
Salí a toda prisa y lo tome, era Emily, que extraño habiamos quedado en que yo la llamria para consertar una sesion de necesitarla.
-Hola Emily, ¿sucede algo?- pregunte mas calmada, mi vos todavia estaba exitada al igual que mi cuerpo no me podía creer que  había estado a punto de masturbarme pensando en él, esto estaba fuera de todo control me sonreí por mis pensamientos tan locos.
-Hola Bella, calmate nada malo sucede, solo que mañana voy a estar por Seattle y queria saber si me acompañarias a almorzar dile tambien a Alice hace mucho que no la veo- decía entusiasmada
-Claro, que alegria dime ¿donde y a que hora?-
Arreglamos en un Restaurant de comida china y nos despedimos contentas las dos.
Emily habia sido de gran ayuda en mi antigua vida, y lo seguia siendo, al igual que Alice la consideraba una amiga. Ella me habia tratado desde el dia siguiente en el cual me desperte del estado de shock que me encontraba, Charlie me habia obligado a asistir pero viendo que no lograria sacarme de casa ella comenzo a venir y ya no pude negarme.
Cuando la vi quede helada, era preciosa, joven de piel cobriza y su cabello largo liso y negro le quedaba espectacular, pero el lado derecho de su rostro estaba surcado por cicatrices, era un sacrilegio a tanta belleza, su voz era tranquila y segura, al ver mi asombro me conto que habia tenido un accidente de pequeña, un perro la habia atacado y ese era el resultado.
En ese instante se gano mi cariño, y hoy casi dos años despues la adoraba.
En la sala encontre a mi amiga y le conte lo de Emily, se puso muy contenta pero se disculpo de no poder asistir ya que al dia siguiente veria a sus hermanos tambien.
-Bella- dijo un tanto rara-solo queria decirte que les dije a mis hermanos que no vengan al departamento, al menos sin avisar antes- la mire confusa.
-Sabes que no tienes que hacer eso Alice, se que tengo un problema pero ese no es el modo de proseder, debo enfrentarme a los hombres aunque me cueste.- le conteste un tanto insegura de mis palabras, pero yo sabia que debia ser asi, ya era hora de cambiar.
-Es que no quiero que hagas algo si o estas segura, ademas ya tendremos tiempo para que los conozcas- dijo encendiendo el plasma y colocando una pelicula en el dvd., -ahora es tiempo de relajarnos y sacaba a la luz un gran tazón de pochoclos que tenia escondido al lado del sofa, ella era asi la mejor y la mas comprensiva de todas era mi hermana mas que mi amiga.
Pasamos todo el dia mirando peliculas, riendonos emocionandonos y llorando juantas. Por la tarde hicimos un poco de gimnacia aerobica , para bajar los pochoclos mi amiga decia que se sentia inflada de tanto comer y que tenia miedo de salir volando como un globo e incluso explotar, me descostille de risa ella tenia un cuerpo perfecto.
El clima estaba pesimo afuera y yo que creia que solo en Forks hacia frio ja que absurdo.
Al cabo de dos horas intensas me fui a duchar, estaba exausta Alice era insaciable cuando se proponia quemar grasas, picotee algo en la cocina y cai rendida en la cama.
Mis sueños giraron en torno a él nuevamente aunque no tan eroticos como los que tenia despierta.
La mañana del lunes amanecio clara y luminosa con un poco de viento y una temperatura que rondaba los diez grados nada mal comparado al frio de la noche anterior.
Mi amiga me llevo hasta el Restaurant donde veria a Emily y se fue al encuentro con sus hermanos, estaba ansiosa por verlos.
El lugar era agradable con colores neutros que revestian las paredes y almohadones de colores por doquier le daba un aspecto mas juvenil.
Emily estaba sentada junto a un gran ventanal, parecia feliz estaba relajada y vestia ropa informal lo que me llamo la atencion siempre la habia visto de trajesito en cambio hoy parecia mas joven y hasta ilucionada esa era la palabra.
Sus ojos brillaron en cuanto me vio acercarme, me abrazo y no reimos juntas hacia más de 20 dias que no la vei, en mi ultima sesion ella me habia dado el alta temporalmente aunque yo sabia que eso no era cierto solo lo hizo para dejar tranquilo a mi padre de lo contrario no me hubiese permitido venir a Seattle, tampoco la habia visto para mi graduacion porque estaba en Washington ese dia en una convesion.
Pedimos arroz chaufa y pollo al sillao a ella le encantaba ese menu siempre que podia lo comía.
Hablamos de todo, me pregunto como me habia incorporado a mi nueva vida a lo que conteste con la verdad  le conte todo de la fiesta de él y de mi reaccion; se quedo pasmada no lo podia creer, me dijo que eso era muy buena señal y sin mas nada me solto que tal vez había encontrado mi alma gemela, jajaja otra con eso cuento pero... no habia otra explicasion nunca habia podido estar a mas de dos metros de un hombre que no fuera mi padre y el se me habia caido ensima y nada solo fuego fue lo que senti huyy aun siento que sigue quemando pero no se lo digo no quiero que se burle de mi.
-Y tu, ¿me vas a contar que te tiene tan feliz?- dije sacandome la soga de mi cuello
-Me caso, Bella- la abrase, mientras lloraba de felicidad por ella se lo merecia hacia tiempo que salia con Sam un chico de la reserva La Push el la hacia muy feliz.
-Te felicito amiga te lo mereces mis saludos a Sam, debe estar que no cabe de tanta felicidad.
Seguimos platicando hasta que su celular sono y me dijo que debia irse nos saludamos y prometi ayudarla con su boda aun no tenia fecha pero seria pronto porque Sam no soportaba vivir sin ella.
Me tome un taxi y llegue a casa, Alice aun no venia parecía que su almuerzo habia sido bueno, comense a dar vueltas sin saber que hacer y escogi unas de mis tantas novelas de Jane Austen y me tire en la cama a leerla no se en que momento me quede dormida, ni tampoco que eran esos horrorosos gritos que escuchaba, solo se que Alice me abrazaba fuerte y me pedía que me calmara el dolor empezó finalmente hizo acto de presencia, era algo atroz sentí que me ahogaba la angustia no me dejaba y lo único que podía hacer era llorar y gritar me acurrucaba y me abrazaba las costillas para sujetármelas, las pesadillas habían vuelto y con mas fuerzas que antes pero solo aparecía James algo en él me causaba escalofríos, estaba furioso y quería vengarse me sonreía con suficiencia y esa fue la gota que derramo el vaso o mas bien fue lo que ocasiono que reaccionara y pudiera apreciar a mi amiga consolándome; me obligue a calmarme y cuando fui capaz le pedí perdón  ella sabia que tenia pesadillas pero esta era la primera vez que las presenciaba y me dolió aun mas ver en sus ojos tanto dolor.
Sin embargo, como la pesadilla había algo que también habia cambiado en mi, a pesar de que la negación me embargara sentí que podría sobrevivir, estaba alerta, sentía el sufrimiento y también ese vacío horroroso que había en mi pecho pero podía soportalo, siempre iba a vivir con el dentro de mi, por mas que quisiera nunca iba a pode cambiar las cosas, no es que el dolor se halla  debilitado solo que con el tiempo parecía que me hubiese fortalecido lo suficiente para soportarlo.
Me incorpore y sonreí a mi amiga que aun estaba a mi lado sufriendo tanto como yo.
-Creo que ya paso- le dije aun mas convencida, ella pareció notar mi cambio de actitud y salto sobre mi para abrazarme.
Hablamos de todo lo que pudimos le conté lo de Emily y chillo para poder ser ella la que organizara la fiesta ya estaba planeando todo en su cabesita loca, también me contó que había sido muy emotivo ver a sus hermanos y que Emmett hasta lloro al verla y que su otro era hermano Edward, el mas joven iba a tener que dar clases en nuestra Universidad así que probablemente yo lo tendría como profesor,  yo no quería conocerlo mas aun sabiendo tantas cosas en su contra como las que había escuchado a lo largo de mi amistad con su hermana pero por alguna extraña razón me afecto demasiado y lo único que fui capaz de articular fue...
-Sera bueno conocerlo al fin-
                                                 

2 comentarios:

Rina dijo...

Se que es hay mucho dolor de por medio pero las cosas se van a poner mejor prontito espero que les guste y quiero sus comentarios porfi me hacen mucho bien

cullen dijo...

pobre bella,sufre mucho
espero que pronto todo mejore.
ya tengo ganas de su encuentro con edward