Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

viernes, 20 de mayo de 2011

DESTELLOS DE AMOR cap 1

Un paso adelante


BPOV

Sentí que ya no podía aguantar mas en la cama, me levante todavía era temprano, tenia tiempo para una ducha bien caliente, algo que me reconfortara.tenia los músculos agarrotados no era un buen síntoma de seguro mis pesadillas seguían haciendo de las suyas. aunque no lograba recordar de que iban de seguro el cansancio fue mucho mas poderoso que la misma pesadilla y la venció. Sabia que era gracias al intenso ejercicio que había realizado antes de dormir, una sesión completa de gimnasia aerobica junto con unos tantos abdominales que ya ni los contaba.Nunca me gusto hacer gimnasia pero a partir de tres años atrás, hacia todos los días sin falta hasta casi desfallecer en la cama, me quedaba fuerza para ducharme y ponerme el pijama si acaso ya que a veces solo amanecía con mi ropa interior.
Sentí la temperatura era demasiado baja hoy y salí corriendo a la ducha.
 No he podido acostumbrarme al clima de Forks continuamente cubierto de nubes y lluvia, definitivamente nunca me podría acostumbrar a vivir en Forks.
Añoraba Phoenix, el sol, el calor, el cielo azul y sobre todo extrañaba profundamente a mi madre, hacia mas de tres meses que no la veía seguramente estaría muy ocupada con su nueva pareja Phil.
definitivamente hoy iba a ser un día como otros tantos que he vivido, lo unico bueno es que mañana seria mi ultimo día de Instituto; tres años y medio hacia que vivía aquí y lo mejor que me paso fue conocer a mi amiga Alice dos  años atrás.
Recuerdo que llegue ese día al Instituto y fui directamente hacia mi clase de trigonometria a llegar vi que mi asiento estaba ocupado por un chica, genial por fin alguien con quien poder conversar. Al sentarme  vi que se giro hacia mi y me dijo -Hola soy Alice Cullen y tu eres?- Isabella Swan, pero dime Bella- dije; desde ese momento supe que seriamos amigas.
Me contó que venia de Seattle, pero que su padre acepto un trabajo en es hospital de Forks y por eso ella estaba ahi, que tenia dos hermanos que estaban en la Universidad y que su madre trabajaba de diseñadora de
interiores.
Desde que conozco a Alice mi vida cambio por completo, gracias a ella mi vida encontró un rumbo que no era el de la obscuridad en la cual vivía antes de conocerla. Sentía que no todo era tan malo después de todo.
 Me lave en cabello cuidadosamente con mi Shampoo de fresas, estaba demaciado largo pero Alice me había dicho que me quedaba estupendo y yo confío en su criterio mas que en el mio. Mientras me vestía preste demasiada atención a mis piernas, se veían largas y esbeltas al igual que mi cuerpo se había desarrollado increíblemente aun no lo podía creer el ejercicio hacia milagros, no es que fuese hermosa pero si bonita, mi piel contrastaba con cualquier prenda que eligiera era blanca como el marfil y aunque pasara horas en Phoenix al sol jamas logre mas que una leve luminosidad extra, me decidí por unos jeans gastados que le daban cierta forma a mi curvas, mi blusa azul favorita y mi chaqueta. Me di una ultima mirada al espejo note que Alice tenia razón nuevamente mi pelo caí como una cascada hasta mi cintura se vería bonito de haber mas luz solar.
Desayune algo rápido unos cereales que no alcance a terminar y salí en viejo chevy hacia el Instituto. El día paso tal y como lo sospeche, prácticamente no tuvimos clases todos estaban tan absortos en la fiesta de fin de graduación que me dolia la cabeza de solo pensar que tendria que asistir obligada por mi padre ya que este seria el ultimo año que me vería, ya que dentro de dos semanas partiría con Alice hacia la universidad de Seattle donde forjaría mi futuro en Administración de Empresas mientras que Alice lo haría en Relaciones Publicas, definitivamente era muy buena en eso.

Gracias a dios los días pasaron y con ellos los recuerdos de mi vieja vida, mañana partiríamos a Seattle y estaba ansiosa por conocer ese lugar ademas por irme de Forks, lo sentía por Charlie mi padre sabia que me extrañaría como yo, el era lo único que me ataba a Forks,  pero se que quedaría en buenas manos, últimamente lo veía seguido con Sue una mujer que vivía en La Push a 25 kilómetros de aquí, había ido hace muchos años allí a las playas con mis padres cuando aun estaban casados pero mi memoria no llega tan lejos.
Me sentía extremadamente nerviosa, sabia lo que quería, se me daban bien los números, estaba capacitada para sobrellevar lo que viniera y  aun así sentia una opresión en el pecho que me decía que mi vida cambiaría por completo.
La noche transcurrió y con ellas mi pesadillas de siempre ¿es que nunca las superaría?, lo peor de todo es que algo había cambiado y no lograba saber que era.
Me levante apurada y comense a revisar la maleta no queria olvidar nada, me di un baño rapido y me vesti con mas empeño que el de costumbre este día seria memorable.
Baje a desayunar y mi padre me esperaba, era raro verlo de mañana ya que el salia siempre cuando yo dormía era el jefe de policía. desayunamos en silencio, vi que estaba mas nervioso que lo habitual y hasta un tanto angustiado, era lógico yo sentía lo mismo aunque tenia motivos de sobra para irme y el mas que nadie lo sabia.
Alice llego en su increíble Porsche y supe que había llegado el momento,  abrase a Charlie fuertemente.
-Hija cuídate mucho sabes que siempre podrás contar con tu padre y vuelve cuando puedas te quiero- comense a llorar y no supe que decir mas que -Gracias papa yo también te quiero y te extrañare- Alice me arrastro literalmente hacia el auto, aun no se como lo hizo siendo mas pequeña que yo; una vez dentro del auto  y viendo como todo quedaba atrás pude disfrutar del paisaje.
-Bella amiga se que a partir de ahora seras feliz, ya veras te va encantar el departamento mi madre lo re decoro pensando en nosotras y lo mejor de todo es que tenemos el centro comercial a dos cuadras lo puedes creer-
-Gracias Alice de verdad... no se que hubiese sido de mi vida de no haberte conocido te quiero demasiado amiga- la mire y vi que una lagrima corrió por su mejilla.
-sabes que te quiero como una hermana y que lo que mas deseo es verte feliz, ahora animo y alegría que una vida nueva comienza- dijo mientras apretaba el pie en el acelerador estaba deseando llegar al igual que yo  dejar todo atrás.

3 comentarios:

Axavenus dijo...

Rina...
es muy lindo tu blog.... me gusta mucho, estoy leyendo tu historia para que podamos compartir...
Tienes muucho que contar...

Cariños

Axavenus

yeye saldarriaga dijo...

Definitivamente me encanta esta muy hermosa la historia gracias por compartirla con nosotras!!!!!

cullen dijo...

Conocera a Edward en Seattel?
Se enamoraran?
que ganas de saber,voy a por mas!