Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

domingo, 24 de julio de 2011

CAPITULO 15

BPOV


Celos


El camino a casa de Alice me pareció un simple trámite. Mi cabeza estaba en una nebulosa. Aun no podía creer lo lanzada que había sido. Era totalmente inadmisible mi actuar con Edwad. Sencillamente inimaginable.


Había estado a punto de hacerlo alli mismo en el sofa con él. Sin importarme siquiera la precencia de su familia. Sin importarme absolutamente nada.
Nunca en mi vida crei poder animarme a tanto con un hombre. Edward desataba en mi miles de sensaciones inexplicable pero sumamente deliciosas. Mi rubor se encendia con tales pensamientos. Mi cuerpo revivia en sus manos. Jamas crei que algo asi me pasaría. Mi aberracion o fobia o cualquier otro termino que definia mi situacion con los hombres no se aplicaba con él. Mi piel añoraba tanto su contacto tanto como mis labios sus besos.


Emily saltaría de la emoción si lo supiese. Recordé que debería llamarla por la mañana.


Alice no estaba aun en casa. Por lo que me fui directo a darme un baño. Solo el agua podia relajar mis musculos doloridos de tanta exitacion.


¿Como haria para contarle lo ocurrido con Edward a mi amiga?


No. No lo haria seria mi unico secreto para con ella. Pero era eso posible...


El estomago rugió de pronto y me recorde que con tanto nervio apenas si habia provado bocado, fui hasta la cocina y me dispuse a cocinar unos raviolis con setas.
Al cabo de una hora senti la puerta abrirse y mi amiga hizo acto de presencia. Podía imaginar una sonrisa triunfal en su rostro. De seguro su encuentro habia sido casi tan perfecto como lo mio con su hermano


- ¿Lo mio?-  No tenia nombre para esto, sabia bien que para el era olo un simple desafio mas, una aventura para su larga lista de amantes, pero...


¿Podría yo soportar tal cosa?


No.


 Nunca lo haria. Mi corazon estaba expuesto y servido en bandeja para él. Tan solo devberia mantener la calma ser mas .... paciente


¿Como si fuese posible? Bufe de pura frustración.


Distancia.


Esa era la respuesta. Pero distancia para con su cuerpo no de él.


Alice cerró la puerta.  Sus pasos eran livianos apenas perceptibles la oí caer derrumbada en el sofá de la sala y me asome por la puerta de la cocina.


- Creo que ese almuerzo estuvo más que bien - dije y su carita se encontró con la mía una sonrisa apareció en sus labios.


- Amiga!! - grito corriendo hasta estrecharse en mis brazos- estoy feliz feliz super feliz!! -


- Espero detalles Alice - dije usando la misma técnica que ella para conmigo.


- Oh! Sí claro Jasper es fabuloso lo amo con el alma, es un caballero te va a encantar


- Cuéntame como sucedió todo estoy pérdida.


- Bueno iba caminando muy relajadamente por el pasillo de la universidad y él apareció delante de mi ¿sabias es profesor como Edward? - me miro un segundo y desidio continuar- apenas me vio me reconoció y me invitó a almorzar y yo accedi encantada.


Su relato era cada vez más a prisa tuve que enfocar muy bien mi atención para no perderme nada.


- Termine mi clase y el estaba esperándome afuera salimos de la mano y fuimos a comer a un restaurar de comida china apenas sí probamos bocado, agradeceria que me convidaras con un poco estoy fámelica - señalo el plato que estaba sirviéndome- ; nos pasamos hablando de nosotros- sus mejillas pronto se colorearon de un leve rubor rosa supe que había algo más - que bueno que has cocinado estoy muriendo de hambre -

Sacó un plato de la alacena y se sirvió una porción para nada pequeña de ravilis con setas. Colocó su banco junto al mío y ambas empezamos a comer silenciosamente.

- Alice ¿algo mas que desees contarme? - Pregunté haciendo uso de mi mejor sonrisa para darle valor


- Nos besamos, hay!! fue tan tierno, tan delicado como vivir un sueño ¡¡uff creí volar amiga no puedo creerlo aún!!!


Sus palabras me conmovieron. Alice al fin había encontrado a su media naranja y yo... 


Mi beso fue una explosión ni parecido al de ella pude darme cuenta del gran abismo que nos separaba a Edward y a mi. Al fin la cordura volvía a mi cuerpo.


- Eso es... Grandioso te felicito amiga te lo mereces estoy tan contenta por tí- nos abrazamos y ambas saltamos de la alegría.


- Hay algo más... somos novios!! - gritó


- ¿Qué? Tan rápido así sin más - estaba sorprendida tomé un sorvo de agua la garganta me ardía a horrores.


- Sí así nos amamos fue amor a primera vista como el tuyo con Edward.

Mi rostro se ensombreció. y mis ojos se anegaron de lagrimas dispuestas a salir en cualquier momento; tomé el valor suficiente y me las tragué.


- Estas equivocada Alice lo mío con tú hermano va en una sola dirección y desgraciadamente no es de su lado en la que viene amiga. - dije completamente seria


- Mierda!! - dijo soltando el tenedor


- ¿Qué sucede?


- Con todo lo de Jasper me olvidé de preguntarte que pasó en tú almuerzo - decía señalandome con el dedo


¡Rayos! Era imposible engañar a Alice. Trate de ser lo menos especifica posible


- Pues muy bien la comida estuvo deliciosa tú hermano Emmett es muy cariñoso Y Rosalie maravillosa en cuanto a Edward se sorprendió de verme pero luego me trató muy bien, no me puedo quejar - repuse él había sido de mas cálido conmigo pero eso no se lo diría.


Sus ojos se pusieron blancos y sacudio la cabeza algo me decía que el duende venía nuevamente al ataque y super recargado metí un raviol en mi boca precipitadamente.


- Isabella Marie Sawn sí tú crees que yo soy tonta estas equivocada así que más te vale que me digas exactamente lo que pasó ¡¡sino... !! - chilló


- Sino ¿que?- pregunté me encantaba verla furiosa.


 Pues... - pensó unos instantes y me estremecí pensando en la represalia-  te obligare a pasar un día completo en un spa masajes, depilacion, limpieza de cutis, manicuria pedicuria maquillaje etc todo lo que te puedas imaginar Bella y mas estate segura que Rosalie estará encantada de seguirme el juego -


¡¡Santo dios!! Está mujer sí que podía ser terriblemente peligrosa cuando se lo proponía. 


Todas mis artimañas para con ella no servirían de nada. Debía confesar.


- Esta bien. fue mucho mas que eso.


- ¡Oh! ¡Si! lo sabia... cuentame!! - pegaba pequeños brinquitos a mi lado


- Nos besamos. - dije avergonzada.


- Mmm ¡lo sabia lo sabia!¿y que tal fue? - preguntó y mi cara parecía a punto de explotar.


- Fue... hermoso - fue exitante internamente lo fue.


- ¡Hay amiga que emoción! pero... no te avergüences Bella yo también me bese con Jasper es obvio.


- Alice literalmente nos devoramos en en el sofá de Rosalie, es vergonzoso.


- ¡¡Wooow!! lo dices en serio y en que quedaron - sus preguntas cada vez me inquietaban mas


- En nada. Le dije que me gustaba que quería ir despacio y el acepto. - de mala gana pero lo hizo


- Mmm veo que esto es mucho mas interesante que lo mio con Jas


Una luz se encendió en mi cabeza.


- Por cierto Jasper es amigo intimo de Edward y de Emmett ¿lo sabias?


Su rostro demostró que ese pequeño detalle no estaba en sus planes pero rapidamente volvio a su tonalidad normal.


- Vaya.- suspiro - Parece que todo esta relacionada con todo. ¡Es maravilloso! Eso significa que podremos visitarnos asidua mente sin levantar sospechas.


- Alice espero que no sea lo que estoy pensando - repuse un tanto divertida por la situación


- Si Bella, pasaremos muy seguido por allí así que será una buena excusa para que tu puedas acercarte a mi hermanito y yo controlo a mi Jas, es demaciado guapo para dejarlo sin custidia - sonreia abiertamente


- Eres peligrosa amiga. Compadezco a Jasper.


Nos abrazamos y reímos juntas.


Esa noche me deje envolver por mis recuerdos y me dispuse a luchar por Edward, mi vida habia sido muy bonita hasta aquel fatídico episodio pero sentía las fuerzas para luchar por el amor.


Al llegar a la Universidad los nervios me devoraron hoy tendría clase con él. Lo vería en la primera hora.
Jacob estaba esperándome en la entrada a clase. Algo raro en él. Su rostro no demostraba emoción alguna y me envaré ante tal acción.


- Hola  - saludé y apenas si se percató de mi presencia - ¿Sucede algo Jake?


- Hola Bella.  No no es nada solo es que me gustaría saber si pensaste mi oferta de trabajar conmigo en la empresa aunque sea medio tiempo por la tarde ya sabes, mi padre me esta acosando para que consiga a una nueva asistente y creo que eres la indicada - repuso


Así que era eso. Hasta ahora no lo había pensado seriamente, pero... recordando las palabras de Edward me dispuse a decidirme de inmediato, apenas si sabia en que rumbo giraría mi vida y el dinero era necesario si es que quería conseguir pronto un departamento para independizarme.


- Seria grandioso acepto trabajar para ti o para tu padre Jake, gracias eres un gran amigo - lo abrase sin darme cuenta y al soltarlo vi su cara de asombro.


- Eso fue genial Bella - respondió emocionado.


Yo estaba todabia atónita, nunca me imagine poder abrazar a un hombre con tanta facilidad aparte de ... cada vez me resultaba más fácil peo esto no estaba en mis planes.


- Si pretenden hacer novio en el pasillo será mejor que se vayan este no es lugar para eso - respondió una vos extremadamente familiar. Edward estaba de pie con el rostro mas duro, mas frio y mas inescrutable que jamas haya visto. - Señorita Swan creo que me ha escuchado ¿no es asi? - me penetro con la mirada habia un brillo extraño en sus ojos que se habian obscurecidos hasta parecer negros. la tensión se respiraba en el aire, Jacob emitió un gruñido a mi lado.


- Disculpe profesor - dije totalmente avergonzada entrando de prisa y sentandome en mi banco con las mejillas quemandome de la vergüenza.


Jacob no dijo nada pero su mirada para con Edward no me gustó ni un poquito.


Edward dio su clase como siempre fue intensa apenas si me miró, me ignoraba y su indiferencia me dolia mas que cualquier cosa. Pero.. ¿que le pasaba conmigo? ¿acaso estaba celoso? No. No. Eso era imposible Eward Cullen celoso de Jacob mi amigo. Estupideses me dije internamente.


La clase terminó, sentí como Jake removió su silla a mi lado.


- Este tipo cada vez es mas odioso - dijo refiriéndose a Edward.


- ¿Vas a la cafeteria? - pregunte desviando el tema.


- ¿Si deseas algo?


- Mm yo iré al baño pero podrías comprarme unas donas por favor - pedi


- Claro, te espero allí. - la sonrisa adornaba  la cara.


Caminé lentamente hacia la puerta, sentí su brazo cerrarse en el mio esto se le estaba haciendo costumbre. Me giré y el choque con sus ojos me quemó.


- Veo que no pierdes el tiempo, querida Bella - dijo en un tono detestable.


- ¿Que?


- ¡Vamos! te vi abrazada con ese chucho y ahora te quieres hacer la inocente conmigo por favor... - su vos cortaba como la mas afilada navaja


- Tu.. tu ¿me reclamas a mi? con que autoridad por favor, Jake es mi amigo y le estaba agradeciendo por darme un trabajo.
 ¡Por dios! ¡como puedes imaginar que él me gusta si tu sabes que yo te quiero a ti! - le grité en la cara sin darme cuenta que estaba en evidencia con él. Le habia desnudado mi alma, mi corazón ya no me quedaba nada.


Sus labios se encontraron con los mios tan presipitadamente que pensé que era un sueño. Edward movia su lengua dentro mi boca con urgencia, con desesperación su afán me dejo aniquilada, sin respuestas. Enredé mis manos en su cabello tirando de él. Sus labios eran dulces, hasta ese momento no me di cuenta de lo mucho que lo habia extrañado. Este hombre sacaba lo peor de mi.


Sus manos apretaron mi cintura extrechandola a su cuerpo. Sentí su ereccion palpitando en mi vientre. Un gemido escapó de mi boca y el me apreto más a su cuerpo. Sus brazos me abrazaban apremio, con rudeza. Con urgencia.


- Eres mía Bella, solo mía... - decía al tiempo que me levantaba la polera con suavidad.


- No. No. ¡Edward estas loco! - chillé y me separé de él.


- ¿Qué sucede? - preguntó desorientado por mi reaccion.


- ¿Qué que sucede? acaso no te das cuenta lo que estas haciendo. Estamos en el aula. ¡Por Dios!. Además déjame decirte que yo no tengo dueño.


Edward apretó levemente el puente de su nariz y luego al fin habló.
- Eso lo discuteremos luego, estoy llegando tarde a mi proxima clase - respondió juntando todas sus cosas del escritorio.


Mis ojos lo miraban como si fuese solo una ilusión.


- Nos vemos luego querida, y recuerda... eres mía a mal que te pese. - dijo dandome un sueve y casto beso en los labios aun enrojecidos.


Mis ojos lo siguieron hasta que desapareció por la puerta.


¡Maldición! 


Me quedé helada ante tales palabras.


No había duda que el me deseaba pero... su reacción no era otra que un ataque de... ¡celos! 


Edward estaba celoso de Jacob. Miles de mariposas en mi vientre se agitaron inconscientemente.


La realidad me abofeteo sin darme cuenta.
Todo me parecía irreal. No había razón que él me celara. Yo apenas significaba una aventura para él. Nunca me consideraría demasiado buena como para quererme. Mi felicidad se esfumo tan rápido como vino. Salí del aula más convencida que nunca. Edward Cullen solo me quería como una más una del montón y yo no estaba dispuesta para serlo. Ni ahora ni nunca.





2 comentarios:

cullen dijo...

nooooooooooo
no puedes dejarme asi hasta el domingo!
quiero mas!
necesito mas!
por favor,publica otro.(ojitos de suplica)
hace falta decir que me encanto?

yeye saldarriaga dijo...

Por dios, no es posible no podre soportar hasta el domingo, apiadate de nosotras *-* POfavor sube otro capitulo pronto.....