Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

domingo, 31 de julio de 2011

CAPITULO 16

EPOV

Descubrimiento



 No hermosa, gracias a ti por aparecer en vida - contesté con sinceridad esa era mi verdad.

Sin poder creermelo aun subi a mi auto y sali anonadado. Estaba en la luna. Podía sentir su aroma impregnado en mi nariz, en mi ropa en mis manos, dios era exquisita. Sonrei ante mi actuar. La habia dejado escapar teniendola alli encima de mi algo me dijo que no era lo correcto; Bella se merecia otra clase de trato y yo en este momento estaba dispuesto a darselo. 




Ella tan hermosa, sencible, tan... aww me traia como loco. Nunca crei sentir todas estas emociones por una mujer y estaba feliz de que fuese ella la que me provocara estos sentimientos.


 ¿ Sentimientos? 


Aun quedadba un largo camino para descubrirlo pero ibamos a ir despacio. Ella en su intento de controlar la exicitacion del momento me lo habia pedido y por primera vez en mi vida accedí ante tal petición. Valia la pena hacer este sacrifcio por tan bella criatura. Sabia que la recompensa seria mucho mayor.

Llegué a casa y me deje caer frente al gran plama. Puse una pelicula de no se que mierda se trataba y plante mis ojos en las imagenes que transcurrian mientras dejaba volar mi mente.


Ella estaba tan o mas deseosa de mi y eso era lo que yo tanto deseaba, su cuerpo me lo habia dejado en claro cuando la tuve encima de mi.. 
Podía escuchar su voz ronca excitadisima decirme:


-Vamos despacio, ¿quieres? - con ese precioso sonrojo que me llevaba el alma con el.


Logre reírme a carcajadas de mi mismo. Cualquiera diría que estaba loco pero es que ni yo mismo podía crermelo todavía. Se sentía tan bien. Tan real. Un escozor en mi pecho provocado por un calorcito extraño me tomo por sorpresa. Seria esto lo que yo pensaba...


¡No!


 ¡No puede ser a mi no!


¡No ahora!


¡No cuando estoy tan cerca de lograr mis sueños!


¿Pero acaso seria tan grave involucrarme por primera vez con alguien?


¿Tan malo seria dejarme llevar por esta sensación para nada desagradable que me recorría el cuerpo?


Ufff. 


Tome mis cabellos entre mis manos, tirando fuertemente de ellos tal y como ella lo había hecho hace unas horas. 


Esto se me estaba yendo de las manos. Podía percibir como mi escondido e insensible corazón se aceleraba con solo recordar lo cerca que habíamos estado, mi piel se erizaba con sus besos, sus caricias fueron el regalo mas grande para mi corazón y sus labios ¡Dios! amaba esos labios carnosos, dulces, suaves, tiernos, delicados aww... ¿amaba?


Sacudi mi cabeza varias veces, esto era una completa locura pero... ¿acaso yo mismo no era mas que un loco? me pregunté a mi mismo.


Mis dedos tamborrillaban en el cuero negro del gran sofá , me sentía nervioso descubrir estas cosas me dejaban fuera de juego, y yo no estaba acostumbrado. Nunca pensé pasar por esto. 


¡Santa Madre! 


Y ahora ¿que? ¿que era lo correcto en estos casos? 


El sexo no era una buena opción hacia semanas que ya no conseguía un puto orgasmo sin pensar en ella. Bufe. Y... ¿si fuese a su casa ahora? bueno a mi casa después de todo. Las dudas me envargaban. ¿Qué le diría?


 ¡¡Hayyy!! 


Necesitaba distracción encima Jas ni siquiera había llegado...




La puerta se abrió de pronto y mi amigo entro dejándome casi ciego al ver de la sonrisa que traía consigo.


¡Maldito suertudo!




- ¡Edward! - grito de pronto - ¡Estoy enamorado amigo! ¡Puedes creértelo!


Recordé que su cita era mi hermana y mi cara no pudo demostrar mayor entusiasmo.


- ¡Le pedí que fuese mi novia y acepto! - decía mientras se quitaba la chaqueta, la doblaba perfectamente y la dejaba encima de una silla.


- Me parece grandioso Jas... - repuse usando mi todo mi auto control con él




- ¿Grandioso? ¡No! ¡Es lo mejor que me pudo pasar amigo ella es... fantástica, es hermosa, es...




- No quiero saber nada que no sepa Jas, ante todo Alice es mi hermana ¿lo olvidas? - pregunte con un atisbo de burla en mi vos, la cara de mi amigo se descompuso de tal forma que una carcajada salio por mis labios disparada.


- Edward yo.. yo - tartamudeaba


- Sabes una cosa creo que a pesar de todo no es tan malo, veras... te he visto suspirar por ella durante todo este tiempo y... hasta pareces otro después de todo creo que... realmente estas enamorado de mi hermana - le solté dándole un abraso, Jasper aun estaba estático en su lugar pero al sentir mis brazos se relajo.


- ¡Rayos! La verdad que no lo sabia, pero... tu sabes que la amo y que nunca le haría daño.


- Lo se, lo se pero... Emmett aun no lo sabe creo que tendrías que hablar con el ni bien puedas - comente sin evitar reírme al ver su semblante cambiar rápidamente.


- Creo que... debo sentarme - dejo caer su cuerpo en el sofá frente al cual estaba yo sentado. - ¿como lo sabias? - pregunto


- Alice también tenia una cita por eso no pudo asistir y escuche cuando Rose comento algo de una fiesta, solo ate cabos ya sabes - dije divertido Jasper era super melodramático era genial verlo así.


- Después de todo conocí al pequeño diablillo de la familia ¿no? - sonrió conmigo


- ¡Que joyita! - reí




- ¿Y a ti como te fue con su amiga? Me imagino que la pusiste en su lugar - dijo mirándome fijo


Suspire largamente al recordarla nuevamente. Jas sabia todo de nada servia decirle babosadas.


- Ella es...- esto era denigrante pero... -  la chica de la fiesta amigo, mi alumna Isabella Swan, o "Bella" como quieras decirle - conteste sonrojado


- ¿¡Que!? ¡es una broma no!


- No al parecer ambas fueron ese día y zas... - golpee mi mano en el cuero del sofá


- Estamos perdidos Edward - respondió Jasper y tan solo asentí con la cabeza. Sabia que era verdad lo que decia, desde el primer dia en que la vi lo supe solo que me negué a verlo.






Esa noche caí rendido en la cama después de soñar con Bella una y otra vez desperté muy animado.


Hoy la vería. Mi primera clase era la de ella. Me di una ducha rápida y me vestí, solo con unos jeans negros, una remera obscura, apenas si peine mis cabellos cuando salia de mi habitación.


- Veo que estas muy animado... cuñado - dijo Jasper y lo mire raro


- Hoy la voy a ver y tal vez la invite a salir mas tarde - repuse con tono osco no me gustaba que me dijera cuñado.


- Pues.. suerte con eso solo recuerda que nadie mas puede saberlo ¿sabes lo que pasaría si alguien descubriera que sales con una alumna? - dijo


- Lo mismo que te pasaría a ti si supieran que estas saliendo con Alice - conteste animadamente - ademas yo no estoy saliendo con Bella, aun...




Llegue al instituto y me entretuve en la sala de profesores, al parecer el centro estudiantil estaba funcionando de maravillas y unos tantos proyectos se estaban tejiendo allí.


- Profesor Cullen ¿esta usted de acuerdo en dirigir los proyectos del alumnado de primer año? - pregunto


- Claro que si, señorita Cope estaría encantado de poder acompañarlos.


- Hay querido, siempre tan amable - respondió sonrojandose y salí de allí apenas sentí en timbre de mi hora


¿Que pasaría ahora?


¿Que le diría?


Esperaba que Bella no se haya arrepentido de querer algo mas conmigo porque estaría muerto. 
No me dije. Ella me desea al igual que yo.
Camine apresuradamente había el aula donde estaban los de Economía.


Me quedé estático cuando observe a la parejita feliz abrasarse, ¡No! ¡Ella lo abrazaba! El parecía emocionado como si no se lo pudiera creer. Así sin mas, descaramente ¡delante de mi!


Apreté mi mandíbula lo mas que pude, al ver que Black la tomaba por la espalda... ¡Mi espalda!
Mis puños estaba dispuestos a golpear hasta la muerte  a este chiquillo desgraciado. la furia me recorría el cuerpo como fuego, mis ojos estaban nublados, veía todo rojo, quería saltar sobre él y desgarrarlo allí mismo, desarmarlo a patadas por atreverse a tocar lo que es mio.


Al cabo de unos interminables minutos Bella lo soltó y note que su espalda se tensaba de pronto, tal vez se había percatado de mi presencia allí. Mejor.


El chucho le sonreía como bobo y dijo algo cerca de su rostro y eso me saco. No iba a permitir que la besara delante de mi ¡Eso no!




- Si pretenden hacer novio en el pasillo será mejor que se vayan este no es lugar para eso - respondí con todo el odio que mi corazón podia albergar - Señorita Swan creo que me ha escuchado ¿no es asi? - la mire fijamente queriendo devorarla con mi mirada decirle que era mía solo mía y nadie nunca la tendría. El mocoso se envaro y eso me causo gracia quería ver que tan machito era conmigo.

- Disculpe profesor - dijo roja como un tomate sabia que estaba en falta y eso me alegró, salio disparada hacia su asiento y el perro la siguió detrás


Las manos me temblaban continuamente, quería arrancarle la cabeza a ese estúpido, pero no era el momento ya me las cobraría. Reí ante esto y me dedique a dar mi clase, trate de no mirarla sabia que esos ojos eran mi perdición, si la mirase tan solo una ves no habría retorno. ¿Es que acaso lo hay? pregunto una vos en mi mente.


Fui exigente, tenia que desquitarme la rabia y me concentre en dar lo mejor de mi. Cada minuto que pasaba tenia que debatirme en si mirarla o no. Pero mi orgullo fue mayor y no la mire.


 No se merecía ni siquiera eso.


 Era una ingrata. 


Maldita sea la hora en que apareció en mi vida para descontrolarla. 


¡Maldito sea el día en que mis ojos se posaron en los suyos! 


¡Rayos!


 Me estaba crispando otra vez.


 La clase dio su fin con el sonido del timbre y todos comenzaron a salir.
Apenas si levante la vista y vi que el chucho se me escapaba ya me las cobraría todas Black me dije y ahí fue cuando la vi. Salia apresuradamente camino a la puerta, estaba hermosa, apenas si había reparado en su vestimenta, el jeans le ceñía las caderas marcando su generoso trasero con el,. Mmm mi erección se endureció al instante y me delato.


Tome su brazo y la gire hacia mi. No se me escaparía esta vez. Sus ojos me golpearon haciéndome temblar de excitación, ¡Santo cielo! estaba mas que loco por ella.


- Veo que no pierdes el tiempo, querida Bella - dije usando mi lengua afilada

- ¿Que? - pregunto escéptica haciendose la inocente y eso me saco aun mas

- ¡Vamos! te vi abrazada con ese chucho y ahora te quieres hacer la inocente conmigo por favor... - quise dañarla con mi comentario tal y como ella me lo había hecho a mi.

- Tu.. tu ¿me reclamas a mi? con que autoridad por favor, Jake es mi amigo y le estaba agradeciendo por darme un trabajo. - decía -
 ¡Por dios! ¡como puedes imaginar que él me gusta si tu sabes que yo te quiero a ti! - gritó de pronto dejando su verdad al descubierto, mi corazón dio un salto de alegría y me deje llevar. Busque sus labios desesperadamente, me fundí en ellos, mi lengua se deslizaba con fiereza, con urgencia. 


¡Mierda! Como la había extrañado. Era adicto a sus labios, a su sabor, a su cuerpo. Ella enredó sus manos en mi pelo provocandome un gruñido en mi garganta. Llegué a su cintura y la apreté aun mas hacia mi. Mi monumental erección agradecio la fricción de nuestros cuerpos. La abrase con locura quería fundirla en mi cuerpo, estrecharla y no dejarla ir nunca de mi lado. Bella gimió y la quise mas todavía.


- Eres mía Bella, solo mía... - dije buscando mas contacto con su piel  levante su polera suavemente 

- No. No. ¡Edward estas loco! - chilló separándose de mi. La distancia me dolió mas que cualquier otra cosa.

- ¿Qué sucede? - pregunté

- ¿Qué que sucede? acaso no te das cuenta lo que estas haciendo. Estamos en el aula. ¡Por Dios!. Además déjame decirte que yo no tengo dueño.- dijo y la angustia desapareció de mi pecho. Ella tenia razón otra ves estaba metiendo la pata y hasta el fondo.


¡Maldito inconsciente! me grité.

Mi mano apretó el puente de mi nariz instintivamente estaba cabreado, recordaba sus ultimas palabras eso me sacaba de quicio, pero... ahora no me dije.

- Eso lo discuteremos luego, estoy llegando tarde a mi proxima clase - respondí juntando todas mis cosas del escritorio.
Bella me observaba como ida y supe que mis palabras le pesaron también.

- Nos vemos luego querida, y recuerda... eres mía a mal que te pese. - dije acercándome para dejarle un casto beso en los labios.

Salí de ali dejándola sumida en un mar de confusión. 


Era lo justo ella también me tenia así como loco.


Al llegar a mi próxima clase todavía no había nadie así que aproveche para pensar en lo ocurrido.


Si me quedaban dudas esta mañana después de esto estaba mas que claro.


Estaba putamente celoso de ese chucho y de cualquier otro que se atreviera a tocarla.


 ¡Celoso!


¡Mierda! 


Patee el cesto de basura situado al costado de la puerta y lo levante al instante.


La había cagado.


Todo por mis impulsos.


Me sentía como el idiota mas grande del mundo.


Bella se reiría de mi seguramente. Pero eso no era lo importante. Lo mas grave de todo esto es que sin saber como ni porque estaba estúpidamente enamorado de ese chiquilla insolente que se atrevía a decirme que ella no tenia dueño.


Una carcajada salio precipitadamente de mi garganta. 


- Hay Bella ... no sabes lo que haz hecho con mi corazón - suspire lentamente dejando escapar todo el aire de mis pulmones quedándome toalmente vació de oxigeno buscando tal vez hacer desaparecer todo esto de mi pecho.
Cundo no pude mas inspire y mi corazón latió enfurecido con mas fuera que antes.


¡Rayos! Me dije definitivamente. Edward Cullen.




¡Estas acabado!




3 comentarios:

yeye saldarriaga dijo...

Wow, magnufica, genial, estremadamente buenisima, es una maravilla, amiga deberias dedicarte a esto por completo lo haces excelente!!!! Quiero mas por favor!!!!!!! (Ojitos de suplica)

Axavenus dijo...

Me gusto mucho tu cap... genial ese conflicto de Edward, y me fascina celoso.

Sigue que quiero mucho más amiga, lo haces genial...

Besos

Axavenus

cullen dijo...

edward esta celoso,casi se lo llevan los demonios!
me encanto amiga,y que bien que apareces,te extrañaba.
no me agradezcas nada,me preocupo porque eres mi amiga,y si necesitas hablar estoy aqui.
muchos besos linda.