Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

miércoles, 6 de julio de 2011

♥ de HIELO cap 3









*Edward*


La voz de la sobrecargo me despertó:

- Pasajeros con destino a Seattle, por favor Abrochansé el Cinturón de Seguridad estamos próximo a descender.


- Al fin hermanito, creí que te habías desmayado - bufo Alice a mi lado - Has dormido absolutamente todo el viaje.


- Lo siento es que no había pegado un ojo en dos días estaba milido, dilculpame.


- Sé perfectamente lo que pasó, no debes disculparte más bien cuentáme sobre este nuevo club nocturno que vas a inagurar esta noche.- dijo Alice tratando de evadir el maldito tema.


- Breaking Dawn. Es sencillamente fenomenal. Solo lo he visto por fotografías ¿sabes?. Confío plenamente en Jasper mi asesor.Solo espero que colmen las expectativas de quienes vallan esta noche.


- Pues no te aseguro nada Edward sé que es muy importante para tí pero... 


- Sí, si tu bendita amiga ¿verdad?


- Para que te lo niego hace más dos meses que no la veo y la he extrañado como loca somos como hermanas y aunque no lo diga sé que me necesita.


- Esta bien, sabes que seran bien recibidas si deciden ir.


- Ok. Reservame un lugar en el vip ¿quieres? por si acaso.


Alice miraba atentamente a su hermano lo había hecho durante todo el viaje desde Italia. Edward era muy sencible siempre lo había sido pero algo en él había cambiado.Se había roto.
No sabía bien explicar qué era solo deseaba que su hermano encontrara pronto su felicidad en manos de una mujer que lo merezca realmente.


La extrañó muchisimo cuando la llamó para que informarle que se iba con ella a Seattle definivamente. Ella no quizó preguntar en aquel momento. Luego él le había contado todo con detalles. Aún echaba chispas por los ojos por esa perra, siempre lo habiá sido pero él nunca la escuchó.



Ya en su casa Edward se limitó a hacer un par de llamadas pendientes y a descansar. Esta noche sería muy importante. Le pediría Jasper que se convierta en su socio. Era un hombre honarable y con valores la clase de persona que él buscaba a su alrededor.

Sólo que esta vez se había equivocado al elegir a la persona que lo acompañaría de por vida. 

Tomó un buen trago de whisky y se recostó sobre el diván. Dejó que sus recuerdos lo envargaran una vez más. esta sería la última.

Tan solo ayer creyó ser el hombre más feliz del mundo pronto a casarse y formar su ansiada familia pero no todo huvo de estrepearse.


Flash Back


- ¿Te gustaron las rosas que te envié, querida? - pregunté por teléfono

- Si querido muy bonitas pero... sabes lo que pienso de las flores, se marchitan y ya no sirven para nada. En cambio una joya, un reloj perduran amor.- insistió Tanya


- Sí lo sé pero es que la semana pasada te regalé uno amor; sé que te encantan pero esta vez no he tenido tiempo estoy a mil querida.


- Solo espero que me lleves a cenar esta noche. 


- Sabes que te amo ¿verdad?; como también sabes que esta noche me va a ser imposible querida - dije un tanto triste - Debo reunirme con Jasper a ultimar detalles acerca de la inaguracion del nuevo club nocturno, ha viajado especialmente ha traerme todos los documentos no puedo fallarle.


- Esta bien Edward lo que tu digas ya sé que es más importante ese bendito club que yo... 


- No me lo hagas más dificíl, sabés que no es así, pero es una nueva inaguracion y debes comprender que al no estar yo presente debo dejar todo listo recuerda que será mañana y no queda tiempo. Ademas pronto seras mi esposa cariño, y eso es decir demaciado ¿no te parece? - musité


- Sí, si esta bien querido, has todo lo que tengas que hacer, mañana nos vemos chao... - corto


Tanya era así. No soportaba la idea de ser remplazada por nadie ni por nada. La adoraba, era hermosa cuando se enojaba me encantaba complaserla. Tomé nota mental de un nuevo collar de diamantes que había visto en Tiffany, ella adoraba los diamantes y sería un hermoso regalo de bodas.


Esa noche acabó antes de lo pensado. Estaba feliz la inaguración iba a ser todo un éxito. Jasper era increible la eficiencia en persona. Nunca dude en ponerlo al frente de este proyecto y ahora mucho menos. Debería proponerle ser mi socio pues él había puesto mayor empeño en esto que yo. 


Era temprano apenas las once y media de la noche, por lo que no la llame decidí darle una sorpresa a mi amada.


Faltaba tan sólo un mes para el casamiento y me parecía una eternidad. Soñaba verme casado y formar una familia con esta bella mujer, ella argumentaba que por ahora no quería tener hijos, pues arruinarían su figura yo apenas decía nada, despues cambíaria. Me rié ante este pensamiento mientras salía del asensor y tecleaba el código de seguridad de piso de Tanya, bueno era mió aún se lo había regalado en su aniversario de un año de novios. Para entonces ella vivía con sus padres no eran humildes pero tampoco podían darse el lujo de derrochar dinero, ella había insistido en tener su propio lugar y él accedió simplemente a su petisión.


Abrió la puerta y la cerró silenciosamente, de seguro estaría dormida.
Mientras aflojaba su camisa le dieron ganas de tomar un whisky pero no encontró la botella, que raro él mismo la había traido hacia qué, dos días si acaso. De seguro su novia la habia cambiado de lugar.


Escuchó voces y se alarmó. Estas no eran horas para visitas ni mucho menos. Se acercó con sigilo al cuarto y captó una leve carcajada de su mujer.


Un sonido poco familiar rompió el silencio y una voz masculina dijo:


- Tienes que robarle los códigos de su cuenta bancaria, querida eres muy astuta y sé que lo lograrás aún tienes tiempo falta un mes para la boda.


- Pues mirame llevo más de un año con él y nada, he revisado cada rincón de su maldita casa, su oficina y hasta lo he drogado infinidad de veces pero el muy bastardo no me dice nada, Demetri estoy harta de fingir.- bufó Tanya


El corazón le dió un vuelco, el pulso se le detuvo en aquel instante no podía creer lo que estaba escuchando.


Entreé en la habitación sin golpear. No era necesario ya.


Y el mundo se acabó en aquel instabnte, Tanya estaba totalmente desnuda entregada en los brazos de ese tipo. El entraba y salía de ese hermoso cuerpo que un día creí mío. La vista se me nubló en el momento en que ella ahogó un grito de placer por otro de terror al verme allí parado.


Salí a toda prisa de aquel lugar, me sentía hastiado,las nauseas me venían continuamente y creí vomitar allí mismo.


Tanya corrió hasta mí lado y se prendió de mi brazo como una garrapata, la sacudí sin ningun esfuerzo dejandola tirada en el piso.


- Creo que no necesitas saber que esto se acabó - dije con el corazón destrozado de tanto dolor.


- No, no tú no puedes dejarme así. Solo fue una aventura cariño, perdóname. Yo, yo... no sabía lo que hacía te amo demaciado no me dejes - lloraba y se arrastraba por el piso tironeándo de mis pies.


- Levántate no hagas más espectaculos por favor. Me das lástima y ... asco - repusé duro.


- El único que me da lástima aquí eres tú, maldito. Te odio te aborresco. Solo quiero tu dinero y nada más - gritó ella.


- Eso lo pude comprova demaciado tarde querida, tienes cuarenta y ocho horas para desalojar el departamento de lo contario te sacará la policia - contesté sin piedad saliendo de ese maldito lugar.


Fin Flash Back


La lagrimas corrían por mi rostro y me deje arratar por ellas.

¿Cómo había sido tan ciego? Ella siepre demostró mayor interés por el dinero que por mí.

Siempre había así. Con cada regalo que él le llevaba tenían exquisitas noches de pasión, pero cuando él llegaba con las manos vacias nada. Se excusaba con que tenía dolor de cabeza. tarde se percató de su estrategia.


A pesar de todo lo malo una parte de su cuerpo y no sabía bien cuál, se sentía en paz. Eso no podía ser así. Él amaba a Tanya o más bien lo creyó durante todo este tiempo, ella era hermosa, coqueta, y cariñosa a veces. siempre había sido Edward el que la tocaba, la besaba, la acariciaba. Ella simplemente lo hacía cuando quería pedirle algo nada más.


Pasé mis manos por mi cabello y me dijo que ya era suficiente. Solo se lamentaba él echó de haber perdido tanto tiempo con ella. 


Mientras se bañaba reconoció que no era amor lo que había sentido por Tanya, de lo contrario no tendría siquiera ánimos para salir. Ella lo había engatusado con su hermosura, con sus caprichos haciendole creer que lo amaba y él había caído como el más idiota de todos.


Una gran desilución ocupaba en el fondo de su pecho el lugar en el que alguna vez creyó que había amor, nada más. 


Su móvíl sonó mientras saliá de la ducha, era Jasper, para decirle que lo estaban esperando en la disco. 


Se enfundó en unos jeans negros y eligió una camisa blanca de Hermes y sus zapatillas Adidas. No peino su cabello nunca lo hacía. sonrió ante la imagen que le devolvía el espejo y una idea loca cruzó por su cabeza en aquel momento.

Esta era su noche. La disfrutaría al máximo. Tal vez conocía a alguien esta noche y... ¡No! se dijo furioso nada de sentimentalismos por hoy, debes ser como cualquier otro hombre.


Aparcó su hermoso Volvo plateado en la acera y se dejo envolver por el clima de fiesta que se vivia en elclub. Relamente era maginifico, amplio y estaba abarrotado de gente. 


Su amigo lo saludó y lo invitó a tomar unos tragos a los Edward no se negó.


- ¿Estas bien? - preguntó Jasper preocupado


- Sí. Perfectamente. Esta noche será para gozar amigo haré todo lo que nunca me anime a hacer y más.- le contesté sonriendo a carcajadas.


La musica estaba saturando mis oídos pero no me importó, desde la barra observaba todo lo que pasaba en la pista de baile.

En ese momento fué cuando la vi.

Era el angel más hermoso que jamás alla visto. Vestía un breve vestido color plata que apenas le cubría los muslos, bailana desenfrenadamente era sensual y lo sabía. Sus ojos estaban cerrados y un tipo enorme la manoseaba mientras que varios la comían con la mirada; ella se percató de ello y le dio un pellizcón.

Reí ante eso, no parecía agradarle esa clase de tratos en la pista.


Me fui acercando instintavamente como un puma a su presa, tal vez era el efecto del alcohol, pero aun asi no podía detenerme.


Su rostro era palido sus facciones perfectas, de cabello largo y sedoso su cuerpo era un deleite.


Observé que el tipo a su lado se alejó un poco de ella y ahí fue cuando ví mi oportunidad. Ella quedó parada allí en medio de la pista. Estaba tan a más borracha que yo. Pero no me importó. Se tambaleó y la agarré en mis brazos reclamandola como mía.


Su piel quemaba en la mía. El aroma de su cuerpo me embriagaba y sus labios increiblemente tentadores me invitaron a besarlos. No lo pensé y la besé.


Desenfrenadamente, lamí el jugo de su boca adentrándome en ella con mi lengua estaba enloquecido, la envolví en mis brazos y la saqué de allí. 


Fuimos directamente al vip, la recosté en el diván y ella abrió sus ojos lentamente como si no quisiera despertar de este sueño.


Algó en mí dio un vuelco cuando me ví reflejado en aquellos ojos color chocolate, profundos, embriagadores.

Se quedó helada, durante unos segundos. No pude evitar mirarla con reproche, ¿cómo era posible que una chica tan hermosa fuese tan descarada de bailar así frente a todos?. Sacudí aquellos pensamientos de mi mente esta noche yo era el cazador y ella mi presa.

Me regaló la más sincera sonrisa que haya visto jamás. La tomé entre mis brazos y ella solo asintió con la cabeza cuando le pregunté suavemente al oído:

- ¿Nos vamos de aquí?




CONTINUARA.....


HUYYY PROBRE EDWARD TODO LO QUE TUVO QUE VIVIR CON ESA ZORRA DE TANYA PERO YA FUE, VEREMOS QUE ES LO QUE PASA A PARTIR DE AHORA!!!


GRACIAS Y CARIÑOS !!!


*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

ME DEJAS CONTINUAMENTE CON GANAS DE MAS,ESTA HISTORIA ME TIENE REALMENTE ENGANCHADA!
YA QUIERO SABER QUE TAL SE LO PASAN ESOS DOS.JAJA
SALUDOS GUAPA