Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

lunes, 11 de julio de 2011

♥ de HIELO cap 5




*Edward*


Me quedé tieso. Simplemte la observé deurante su suave y sensual andar. Se ubicó dentro de un increible Bentley y se fue sin siquiera mirar hacia atrás.


Pasé mis manos por mis enloquesidos cabellos y sonreí. Era la mujer más hermosa e increiblemente sexi que haya visto en toda mi vida.


¡Oh Rayos! pero también la más frívola, inpasible y zorra de todas.


Dolía enormemente llamarla así pero no cabía otro calificativo para su proceder frente a un hombre totalmente desconocido.


Su única diferencia con Tanya era el dinero. Con solo mirarla la clase y el estilo sobresalían. De seguro sería una niña mimada o la esposa de algún millonario viejo y decrépito que la dejaba divertirse o más bien del que ella escapaba para darse satisfacción con cuerpos jóvenes como el mío. 


Apreté con furía elvolante de mi Volvo y salí a todo velocidad de allí.


Había sido un tonto. Me lo repreocharía por siempre. Jamás en toda mi existencia, llegué tan lejos con nadie sin conocerla primero.


Isabella - susurré para mis adentros.


Devería mantenerla a mil kilometros de distancia. Era la clase de mujer que no piensa dos veces en acostarse con cualquier hombre que se lo proponga sin pensar jamás en las consecuencias de dicho acto.

Ella había dicho claramente :

- Lo de anoche pasó y listo fue maravilloso ambos lo disfrutamos pero... creo que eso fue todo ¿no? -y no sé porque sus palabras fueron como un puñal en mi pecho.


Apenas noté que había llegado a mi hogar. Teclié el codigo de seguridad y me hundí en el diván de la sala.


Su recuerdo era aún más nitido aquí. 


La garganta me quemaba, el exeso de whisky tenía sus secuelas. Sonreí, de no ser por eso nunca me hubiese atrevido a tanto.


¡Ya basta! de lamentaciones , gritó una voz dentro de mí, ambos lo disfrutamos y sí... sus gritos estaban grabados en mi mente, su cuerpo deliciosamente dulce perfecto, el sabor de sus pechos llenos y la miel que saborié de su carne me torturaba exquisitamente.


Como un león enjaulado fuí directamente al cuarto y me tendí en la cama deshecha aspiré su aroma embriagador; él mismo desató mis bajos instintos y solo me deje arrastrar por el torrente de pasión.


La había poseido lentamente, ese no era mi estilo pero debía adorarla como la diosa que es. En ese momento vi en sus enormes ojos color chocalete cierta extrañeza ante mi acto pero no me importó. Yo quería ser suave, disfrutarla, empalagarme con su cuerpo y de sus besos deliciosos, profundos y llenos de entrega.


Mi piel hervía ante su contacto pero aún así quisé retrasar mi placer para satisfacerla a ella. Era un joya la más fina de todas y debía tratarla con delicadeza, con deseo sí, pero tambien con cariño y suavidad. Y yo sabía como hacerlo.


La sentí gozar más de una vez y eso fue lo que me impulsó a poseerla, sus caricias desgarraban mi poca fuerza de voluntad y fue ahí cuando sucumbí en aquel hermoso cuerpo.


Esta había sido la desición más estupida y maravillosa de toda mi vida. Era conciente de que su recuerdo me atormentaría más allá de lo imaginado. Había marcado a fuego cada centimetro de la piel en que ella me besó. Si que me besó y como. Una erección se formuló en mi entrepierna y supe que al igual que yo esa parte de mi cuerpo reconocía el deseo y el placer cuando quería.


Tendría que ser capaz de alejar cualquier sentimiento relaciona con ella, ¿sentimiento? estaba dibagando.


Apenas si fue una sola noche. Bufé. Pero valió por todas y por cada una que pasé con Tanya y más.


Isabella nunca se preocupó or mi condición económica. Solo se dejó arrastrar por el placer nada más. Tampoco tuvo opción a pensar. Estaba tan o más borracha que yo. Pero... creó que de no haberlo estado ella igualmente habría terminado conmigo.


Y otra vez llegaba al punto de que era una chica fácil, accesible, toda una zorra con categoría pero zorra al fin.


Aunque agradecía el hecho de haber sido yo y no esos dejenerados que la acosaban en la pista.


¡Maldición! ¡yo era peor que ellos!. No, no espera ella fue la que accedió a acostarse contigo así fue - decia la voz en mi cabeza que cada vez me parecía más molesta. Debería estar enloqueciendo.


No habría explicacion para su comportamiento ni para el mío.


Nunca más se podría llegar a repetir este hecho desenfrenado y lujurioso de anoche.


Pero... ¿Por qué le dije que me llamaba Anthony? Era mi segundo nombre pero nunca me agradó demaciado. ¿Es qué guardaba la ilución de volver a poseerla? ¿Acaso mi mente retorcida planeaba un encuentro futuro? - me pregunté descolocado.


Pase mis manos por mi cabello, en un acto de desesperación.

No, me dije lo había hecho para no delatar mi verdadera identidad. Puesto que era una noche en la que posiblemente pasará lo que pasó lo último que deseaba era quedar expuesto de esta forma. Además en la tarjeta de bienvenida que se les entregaba en la entrada del boliiche estaba mi nombre escrito. Hubiese sido fatal que ella supiera que era yo el dueño del lugar. Totalmente reprochable e inadmisible.


**************************​**************************​**************************​*********************


El almuerzo con Emmett y Jasper transcurria sin ningun problema por lo menos por ahora.


Jasper no paró de hablar del éxito arrollador que habíamos tenido anoche en Breaking Dawn.

- Odio las reuniones de última hora - bufaba Emmett - sino fuese porque era para cerrar un contrato que papá ha tramitado durante dos meses ni loco me pierdo la inaguración del boliche.


- Esta bién Emm, podrás ir todas las veces que lo desees- mascullé.


- Lo sé, lo sé hermanito es que... ¡anoche era tu primer noche de soltero despues de qué un año y tanto no! - dijo


- Pues para que veas no era como para festejar ¿o si? - dije un tanto molesto no quería recordar el tiempo perdido con esa maldita.


- Para que veas si era para festejar, lamento no haber estado para hacer estragos en las mujeres - reía descaradamente 


- Por lo que sé no necesitó de tu ayuda Emm - repusó Jasper - ¿No es así Edward?, supe por los de seguridad que saliste en muy bien acompañado.


Me atraganté con un trozo de torta de chocolate.


Maldicion me habían visto, idotas, soplones. Esto si que era vergonsozo. Oculté mi rostro lo más que pude pero fue inutíl.

- ¿Cómo estuvo eso hermanito? ¿Es qué no me piensas contar nada? Ahh veo que por tu cara que fue delicioso.- preguntaba Emm


- ¡Basta! - grité - fue tan solo eso y ya pasó, estaba borracho bueno ambos estabamos tomados y me dije ¿por qué no? y listo pasó - repetía parte de sus palabras de esta mañana, para Isabella habiá sido así y para mi sería mejor también pensar así. Lo creía.


- Wooow!! Esto si que es para festejar ¡Champán por favor! - gritó Emm al mozo.


- Ciertamente no estoy para nada orgulloso de mi comportamiento chicos, saben lo que pienso y no fue para nada correcto lo que hice - repusé aun avergonzado.


- Edward amigo. Todos alguna vez descarrilamos y eres humano y hombre más aún, porque no nos cuentas de la chica ¿es bonita? - decia Jasper sorviendo un trago de su copa recién llenada por el mozo con el maldito champán.


- La más hermosa que he conocido en mi vida - confesé


- Guay, hermano eso sí que fue impactante y ¿la seguirás viendo?


- No. Ambos quedamos en que fue solo eso, solo una noche - repuse menos convencido que nunca.


- Ufff, eso si que fue un golpe bajo amigo, pero no te preocupes ya conocerás a otras y verás que no todas son iguales.


- Lo sé, Jasper pero en este momento no estoy en condiciones de iniciar una relación con nadie.


- Eso no quita que la encuentres nuevamente en la disco o en otro lugar ¿verdad? - preguntó Emm haciendo que mis iluciones desbordaran incontrolablemente.


- No he pensado en ello - mentí - Pero si se me llega a dar no les niego que dejaré de lado mis estúpidas normas para tenerla nuevamente - me sorprendí de mis propias palabras una vez dichas era inútil taparme la boca.

Ambos me miraron y lanzaron carcajadas al unisono.


- Hay hermano sé que tu eres un hombre de principios fuerte. Siempre lo haz sido pero la zorra de Tanya ha dejado una cicatriz muy grande en ti y es hora de que te des cuenta de que hay muchos tipos de mujeres, solo espero que esta vez sepas mirar con buenos ojos antes de involucrarte con nadie. ¿Entiendes? - terminaba Emmett con el discurso más largo y más serio que le habiá oido decir en su vida.


- Estoy de acuerdo con Emm, Edward disfruta de todo; las mujeres son lo más hermoso que existe en la tierra - sonrío Jasper.


- Creo que tienen razón, chicos lo intentaré, solo que es dificíl dejar veintiocho años de normas y de un plan de familia modelo. - contesté un tanto desperanzado.


Nada de esto era correcto y lo sabía perfectamente.


Pero existía la pequeña posibilidad de volver a verla, solo a ella, nadie más y no la dejaría pasar.
Ellos no comprendián lo que mis desiciones futuras conllevaban. Caería nuevamente en las redes de una mujer sin corazón, sin escrúpulos pero el deseo era mayor que cualquier emboscada que mi moral trazara en el camino.


Esa noche de sábado acudí nuevamente a Breaking Dawn; me mantube sobrio y bien alerta. Sólo que ella no fue esta vez y eso me hizo desearla con mayor intensidad. Algo en mí me decía que tendría que ser pasiente y esperar.

Isabella volvería y sería mía una vez más.





CONTINUARA......



LALALALA QUE TUL!! JAJAJAJA EDWARD ES TODO UN HOMBRE DIOS COMO LO AMO!!!

COMENTEN Y GRACIAS A TODAS CARIÑOS!!!


*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

amiga,tus escritos son una deliciosa tortura.
siempre me dejas con ganas de mas,acabo de leer el capi y ya ansio el siguiente.
espero que cuando vuelva ya este publicado para poder disfrutarlo.
mucho besos