Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

martes, 12 de julio de 2011

♥ de HIELO cap 6







ANTES DE LEERLO SI PUEDEN PONGAN DE FONDO EL TEMA DE CLINT MANSELL – LUX AETERNA LAS TRANSPORATRA A OTRA DIMENSION Y SOLO ASI COMPRENDERAN ESTE CAP. EL TEMA ESTA EN MIXPOD

*Bella*


Salí de allí como el diablo me llevó. Una extraña sensación de Déjà vu me recorrió el cuerpo.


Locuras me dije nadie nunca me podrá devolver la felicidad que un día tuve y me fue robada.


La casa estaba vacía y sola y una mezcla de sentimientos encontrados me atrapó allí indefensa, vulnerable y sola.


Completamente sola.


Un mar de lágrimas se agolparon por mi rostro y los dejes correr. No tuve la fuerza para controlarlas. No quería. Mi vida era una mierda. La mierda que yo misma me dediqué en crear desde aquel fatídico día, en que todo acabó.


Miles de recuerdos pasaron por mis ojos una y otra vez; los recuerdos a los que me venia negando desde siempre estaban ahí tan firmemente arraigados y tan presentes que me deje envolver por ellos. Un dolor agudo me dejo sin respiración y solo atiné a dejarme caer bajo la gran bañera repleta de espuma. Me sumergí lentamente desenfocada de cualquier realidad que estuviese sucediendo a mí alrededor. Mi cuerpo inerte cayo en el agua y algunas gotas se dispersaron por el suelo. Apenas importo; estaba en estado de shock. 


Lentamente pude visualizar en penumbras mi bata al lado del la bañera. Me envolví en ella y salí del agua totalmente helada. El tiempo había pasado sin que apenas lograse registrarlo, una oleada de angustia se retorció en mi pecho y nuevamente la tristeza me embargó pero ya no como antes, ya lo peor había pasado al menos eso creía yo.


Me tumbe en mi lecho; hoy me parecía mas grande mas frío mas vacío que nunca.


Las lagrimas se me secaron en la piel dejándome la sensación de tirantez en la misma sin ganas me acerque al tocador y empecé mi rutina diaria un ritual que llevaba haciendo algo mas de seis años. Mi madre siempre me había dicho - hija debes hidratar tu piel, mas aquí en Forks el clima la daña. Una sonrisa sin ganas se dibujo en mi rostro. Mire en el inmenso espejo frente a mi y no había ni un ápice de esa felicidad en mis ojos. 

Busque mi ropa mas cómoda y no por eso debía de ser informal.

Elegí un jeans Gucci Logo on Back elástizado y una Camiseta de mangas largas cierre con botones detalles fruncidos en la parte delantera de color blanco de Ralf Lauren y un acto de rebeldía busque unas chatitas de Dolce y Gabbana en tonos blancos y negros y para completar un Bolso correas dobles a juego con las chatitas.


Peine mi largo cabello y lo sujeté en una coleta. No estaba de ánimos para llevarlo suelto. Apenas si coloque brillo en mis labios y añadí como un toque extra un simple collar Tiffany Swing con diamantes y platino, nada ostentoso comparado a lo que yo estaba acostumbrada a usar diariamente. 


Elegí mi auto más como un acto de rebeldía que por conciencia, el Mercedez Benz descapotable; era tarde ya pero el clima estaba fantástico afuera y eso me sirvió para despejar de mi mente toda clase de malos recuerdos. Solo una idea estaba allí firme y por más que quise no logré desecharla.


No quería detenerme ni siquiera a pensar en cual había sido el detonante de todo esto, lo cierto era que sabía perfectamente a quién se debía este acto de locura y desesperación que viví esta misma tarde. Puse el altavoz en el celular y solo ordené la llamada.


Hacía más de ¿qué? ocho meses sí tal vez más que no veía a esta persona, me hacía mal su encuentro era dañino para mi salud y mucho más para mi vida, la última vez prometí no regresar, y ahí estaba nuevamente suplicando por su encuentro.


Nunca nadie respondió. Siempre había sido. Yo tan solo marcaba su numero y ya.


Llegué mucho antes de lo que siempre había tardado. Eso denotaba la desesperación que había en mí.


La puerta se abrió antes de que golpeara y entre sin mirar atrás. Ya no podía, era necesario pasar nuevamente por esta tortura para así borrar las huellas de mi pasado y de mi maldito presente.


Tomó mis manos entre las suyas y perdí cualquier posibilidad de arrepentirme. 


James me atrajo hacia él y aferró mi cuerpo al suyo sin dudarlo.

- Sabía que volverías. Te lo dije. Me dirás ¿qué fue esta vez? ¿Qué yo sepa no es tu cumpleaños cariño? - preguntó mientras me dejaba en el sofá sentada y caminaba hacia la mesa.


- No. Sabes que no es mi estilo. - respondí fría dura como un témpano de hielo.


- Esta bien. ¿Lo de siempre? - preguntó a lo que solo negué con la cabeza - ¿Cómo lo quieres esta vez?- volvió a preguntar.

- Disuélvela en alcohol, whisky por favor - dije apenas con un hilo de voz que me quedaba.


Esto era lo peor de mí. No era adicta. Me lo había confirmado mi terapeuta. Sólo consumía cuando la situación me desbordaba como en estos casos, en los que necesitaba un 'viaje' porque se experimenta una sensación de traslación a otro lugar-espacio-tiempo. Una verdadera locura lo sabía era algo que en mi vida hubiese probado de no ser por James.

Flash Back

- Creo que será mejor que nos vallamos Bella - decía Alice muy enojada porque su pareja no había venido esta noche.


James me abrazaba y me besaba contra la barra de aquel boliche. Yo estaba demasiado mareada en aquel momento para decir nada apenas le lance las llaves de mi auto a mi amiga y ella se fue. James me llevó hasta su auto para luego bajarme en su casa, la actual.


Las pocas luces que me quedaban parecían distantes, lejanas y ahí me perdí.


El me drogó una y otra vez por dos días seguidos me tuvo tirada en su cama haciendo uso y desuso de mi cuerpo a su antojo. Cuando creyó que era suficiente dejó que mi cuerpo volviera a la normalidad, si acaso podría después de semejante experiencia.


Fin Flash Back



Su objetivo era hacerme adicta a su mercancía pero no lo logró, hacía más de tres años que lo conocía pero esta era la tercera vez que volvía y no era la fecha para hacerlo, como bien había dicho no era mi cumpleaños ni nada parecido, pero era muy similar la sensación, de tristeza de perdida y sobre todo era esta maldita sensación de felicidad desbordando todo a su paso, era ilógico. Emociones encontradas tan diferentes y tan parecidas en esencia.


Nunca lo denuncié por lo que me hizo pero tampoco le agradecí el hecho de que me violara repetidas veces en nuestro primer encuentro. Ahora el sabía las reglas nada de dosis extra, ni sexo o todo acabaría para él. Nunca creyó que yo tenía tanto poder me confesó aquella vez cuando reaccioné. Aunque de haberlo sabido igual se me hubiese acercado pero en otros términos.

Juraba estar enamorado de mí. Desde aquella vez. Pero de ser verdad su amor era enfermizo y yo lo sabía. Aún así allí estaba nuevamente en sus garras. 


El whisky quemó en mi garganta.

Vi a James levantarme suavemente del sofá para llevarme a la cama, en donde me dejaría hasta que el efecto varias horas después se disipara.


- Quiero que me hagas tuya - dije simulando la emoción que esto no me provocaba, él era hermoso pero nada más.


Ahora me haría suya y con eso borraría cualquier recuerdo que mi cuerpo se negara a olvidar, solo así podía dejar todo atrás.


- Amor sé que siempre vuelves a mí y así será. No te niegues más. Me perteneces y eso es lo único que importa. - lo escuche decir para luego sumergirme entre las sombras del infierno.



CONTINUARA.........


CHICAS LAS PALABRAS SOBRAN EN ESTE CAPITULO ..... UFF LLORE COMO LOCA AL ESCRIBIRLO SI DE ALGO LES SIRVE SE LOS CUENTO. 
ELLA SE NIEGA PROFUNDAMENTE A DESCUBRIR EL AMOR Y TRAE CONSIGO ERRORES MILLONES DE ELLOS, MUY PRONTO LO SABRAN!!!

LAS QUIERO GRACIAS Y CARIÑOS ................NO ME ODIEN!!!


*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

amiga,yo tambien llore con este capi.
no entiendo porque bella se niega a amar y que la amen.ojala que pronto edward derrumbe sus barreras