Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

viernes, 15 de julio de 2011

♥ de HIELO cap 9


*Bella*

Con los muscúlos adoloridos, por la intensa actividad física me arrastré hasta el cuatro de baño y deje que el agua tibia hiciera su trabajo.

Definitivamente alejarme del gimnasio por una semana no había sido una buena opcion. Sin lugar a dudas.

Puse mayor empeño en mi apariencia, hoy sería un día lleno de logros. Firmaría el contrato con Cullen Company Y trabajaríamos juntos por los siguientes tres meses si la obra iba rapida.

Aún no tenía claro que es lo que expondriamos allí. De seguro Cralisle despejaría mis dudas auque hacía tiempo que tenía ganas de meterme en la industria automotriz, no me animaba a dar el paso. Este sería un buen punto para plantearle a mi querido socio.

El papá de Alice junto con su mamá Esme eran personas integras y de muy buen corazón. Me habían acojido como de su famila desde el primer día y aunque ultimamente no me pasaba seguido por su casa no dudaría en hacerlo de ahora en más.


Inspeccioné en mi gran closet y encontré algo acorde a mi estado de animo una hermoso y delicado vestido de saten color fuscia que no necesitaba sostén por lo que solo elegí una minúscula braguita de encaje a tono. Hoy no me fijaría en el alto de mis zapatos por lo que elegí unos zapatos de piel color plata con un tacón que superaba los 14 cm. Me hacía verme esbelta y sexí. El vestido apenas me cubría los muslos y eso era decir demaciado. Pero no me importó yo era un alma libre y nadie que me viera podría decir que era vulgar atravida sí.


Maquillé mi rostro con un poco de carmin y me rocie con poco de mi esencia de fresas nada más,fui directamente hacia mi santuario. 

Mi caja fuerte. Nunca estaba cerrada pues solo yo estaba en mi penthouse y Emily mi ama de llaves vivia en el piso de al lado. Era de suma confianza. pero el dinero no era mi problema ni nunca lo había sido lo que mas amaba eran las joyas.


No andube con reparos y escogi un collar de diamantes y de gran porte junto con los pendientes y un hermoso anillo de oro blanco y piedras preciosas en tono fuscias. 
Estaba esplendida el bolso color plata a tono con los zapatos y por ultimo las llaves de mi más preciado tesoro Aston Martin V12 Vanquish Plateado, un modelo exquisito para una mujer de mi categoría. No solía usarlo con frecuencia pero hoy era un día especial. Lo presentía.


Llegué a la ofina y por primera vez en mi vida Rosalie no me dió un discurso sobre los miles de dolares que llevaba encima. Me extrañó profundamente de seguro ya lo había asimilado.

- Aqui tienes los contartos, querida ya los revisé anoche y creo que hay tres de los cinco que merecen de la aprovación de Jake cuando vuelva. Por mi parte creo que son exelentes.


Rosalie me miro y apenas si me hablo.


- ¿Sucede algo Rose? - pregunté no era habitual que estubiera tan callada.


- Es que he recibido una llamada de Carlisle y se discupó por no poder asistir esta mañana. Dijo que luego te lo explicaría.


Bufé desepcionada. 

Estaba tan contenta por este nuevo proyecto, era raro la vez que algo conseguía despertar mi fascinación. Tendría que hablar con él para saber que ha sucedido.


- Esta bien, no hay problema Rosalie continuamos con mi agenda ¿vale? - conteste


- Isabella, no te he dichoque nadie vendría de Cullen Company solo me referí Carlisle. Sus hijos vendrán en su lugar asi que en quinse minutos los tendremos rondando por aquí- dijo molesta.


- ¿Sus hijos? De seguro Emmett pero Alice me parece extraño ella se ocupa de las Relaciones publicas al igual que el diseño y demás. Debe ser Edward el joven que llegó de Italia ¿por qué estás tan molesta? - pregunté divertida al verle la cara


- Pues por lo que sé ese tipo Emmett Cullen tiene muy mala reputación con las mujeres dicen que es un mujeriego y hasta baboso te asegura Isabella que si sobrepasa lo fajo y no me importará nada más.


Tuve que sujetar mi estomago con las manos, para contener la carcajada que salió de mis labios. Ella sonrio también. 


- Rosalie Hale, ¿desde cuando te preocupas por la fama de nuestro asociados, querida? que sepa yo no ningun trigo limpio querida. Además Emmtt es encantador y no me mires así. Nunca me acosté con él ni lo pienso hacer. 


- Ok. Si tu lo dices igual voy a estar alerta.


La sala de conferencias estaba lista. El material estaba sobre la mesa y mis nervios eran aun mayores ahora, no sabia interpretar esta reaccion. Me detuve frente al gran ventanal que ocupaba la mayor parte del decorado. Los transeuntes caminaban lentamente, los autos continuaban su marcha todo me parecía tan lejano ajeno a mí.


Oi voces provenientes de la puerta y Jessica los hizo pasar. Un hombre más enorme del que recordaba me abrazó sin dejarme oportunidad de nada más. Parecía un oso.


- Querida, un placer como siempre. Luces hermosa - repuso


- Emmett, querido tiempo sin verte. Estas enorme. - dije y el lanzó una carcajada.


- Pues déjame presentarte a mi hermano - dijo haciendose a un lado - Edward Cullen - confesó.


El tiempo se detuvo en ese instante. Dos hermosas esmeraldas me atraparon. Mi boca se secó al instante, una sed y no cualquier sed me sorprendió. era él. Anthony. Edward. Como diablos fuese. Era él. Hemano de Alice. ¡Por dios! Mas insoportablemente guapo que antes. Si eso era posible. Vestido de traje negro de Armani y camisa blanca haciendo contraste con su piel pálida lo convertía en una belleza totalmente irreal. Su cabello de color cobre totalmente despeinado lo hacia increiblemnete sexi lo que hizo que mi pequeña braguita se humedeciera al instante. ¡Rayos! ete hombre teniá un efecto debastador en mí. 


Puse mi mejor cara de poker cuando el tomo mi mano entre las suyas y las besó. Aww!! su contacto quemó mi piel aun despues de soltarme sentiá un escozor en ella. Me obligué a pronunciar mi nombre.


- Un gusto Edward - dije enfatisando mucho más en su nombre - Isabella Swan - repusé más acalorada que nunca.


- El gusto es mío Isabella- respondió si inmutarse siquiera.

Pareciera que no me recordaba lo cual hizo que la furia hirviera en mi. Años de practica lograron que sellara cualqueir tipo de reacción. Deje que la crueldad fluyera por mis venas, la frialdad se apoderó de mi cuerpo y una vez hecho esto si pude continuar.


- Querida, devo darte personalmente las disculpas de papá - dijo Emmett - A partir de ahora seremos nosotros dos quienes estaremos al mando de la empresa - musito


- Me parece bien, Emm ¿Paso algo a Carlisle? - pregunté


- No. solo que ha decidido retirarse un tiempo. Se irá de viaje la semana proxima con mamá.


- Estupendo. Me alegro por ellos. - contesté apartando la mirada de ese angel endemoniado que me miraba con los ojos más fríos que he visto en mi vida. - empezamos.- dije y ambos asintieron.


El torvellino Rosalie hizo su entrada y vi claramente la llamarada en los ojos de Emmett al verla. Rose se ¿ruborizo? Era eso posible. Simule mi sonrisa y deje a Rose esplayarse sobre el proyecto interfiriendo rara vez. Emm apenas si acotó algo estaba embobado con mi asistente. En cambio Anthony, Edward como demonios fuese sí interrmpio varias veces anexando diiferentes estrategias.

Parecía incomo aquí frente a mi y ese era mi objetivo. Disminuirlo. Aplastarlo. Este era mi territorio y si queria pertenecer siquiera a este proyecto debería pagar derecho de píso.

Un nuevo arquitecto entró se llamaba Miky Newton, apenas si lo habiá visto pero me parecio guapo de cabello rubio peinado con gel y rostro aniñado. Tendría no más de veinticinco años y su cuerpo estaba bien proporcionado por lo que pude ver. Sin querer me encontré comparandolo con el pedazo de hombre que teniá al lado. No habiá punto de comparación. Él era el ser más hermoso que haya visto y yo si que conocía muchos hombres.


Me percaté que su mirada ya no era del todo evasiva como al principio; se debía sin dudas al hecho de Newton no paraba de sonreirme y yo a él, no teniá remedio era una descarada; pero en este momento lo hacia para darle celos a él, aunque no sabía el ¿por que?


Edward había decidido llamarlo así ; me miraba con recelo se acercó más a mi posicion cuando Emmett y Rosalie estaban enfrascados en una conversación de los más animada. Mientras que el arquitecto observaba los planos con mayor interes.


- Asi que ¿Anthony? - dije descaradamente mordiendome el labio queria provocarlo.


- Es mi segundo nombre, no te mentí. - repusó con los ojos clavados en mi boca.


- Devo felicitarte por Breaking Dawn es maravilloso, se lo comenté a Alice ayer.


- Si, me lo dijo. Por algo en particular lo dices. - dijo pasandose las manos por ese hermoso cabello.


Maldicion era yo quien queria seducirla no el a mi.


- ¿Debería? - pregunté inocente


- Mmm. No lo sé. Solo espero que puedas seguir disfrutando del club siempre que quieras... lo sucedido no tiene porque interferir en lo demás ¿no crees? - dijo era una mladita contraoferta y yo no eraninguna estúpida para no darme cuenta de ello. 


- Claro. Tal vez valla. - contesté evasiva era hora de ser yo, Iabella Swan la perra mas perra de todas decian algunas revistas de chimentos. Y lo era.


- Pues entonces hasta el viernes, querida Isabella. - dijo besando la comisura de mis labios allí enfrente de todos y saliendo de la sala junto a su hermano Emmett y Newton.


Me quedé allí clavada, pasmada jamás creí que ese tipo se atrevería a tanto. Definitivamente este no era el mojigato que su hermano describió. Tal vez había cambiado de parecer con respesto a su moral y a lo demás. Ja yo misma lo compravariá. A pesar de ser quien era para mi no cambiaba en nada. Era él quien había abierto el juego no yo. Tan solo debería esperar, ser paciente ese cuerpo me insitaba más que cualqueir otro y no lo dejaría escapar tan facilmente.


Cuando reaccioné Rosalie estab sentada junto a mi callada y en otro planeta.


- ¿Sigues pensando lo mismo de Emmett Cullen? - pregunté divertida


- ¡Que hombre, Isabella!, me invito a cenar esta noche y accedi, ¿no esta mal? asi de rapido - dijo llena de dudas


- Claro que no. Vi como te miraba y no era solo deseo querida, ahí huvo amor a primera vista ¿que me dices? - musité


- ¿Dios tu tambien lo notaste, verdad. Es maravilloso nunca me sentí asi con nadie.- Estoy feliz - decia mientras me abrazaba. - Pero por lo que note Edward no te fue indiferente ¿verdad?


Me ruborise inconcientemente. Ella tambien se habiá fijado en mi reacción. Estaba frita.


- Es que lo conocí el viernes en la disco y me quedé sorprendida al saber quien era ahora, nada más.- dije lo mas convencida posible.


- Me imagino que no...


- Rosalie Hale, no te aproveches de mi buen humor ¿vale?. Hoy fue un día lleno de logros.




CONTINUARA........


AL FIN CHICAS JAJAJA DISCULPEN LA DEMORA!!!


LAS QUIERO CARIÑOS!!! Y GRACIASSSSSS!!!



*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

me tienes atrapada con esta historia,estoy realmente enganchada!quiero mas!