Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

viernes, 5 de agosto de 2011

♥ de HIELO cap 17


*Bella*


Sin poder creermelo todavía ese lunes llegué a la oficina más feliz que nunca. Edward se había marchado esa mañana hacía su casa. No me anime a decirle que buscara su ropa. Era demaciado pronto aún. Pero... es que sin proponermelo ya lo extrañaba.


¡Qué diablos! tenia que concentrame hoy sería un día bastante agitado.


- Mmm por lo que veo no fue a la única que le ha ido bien este finde ¿verdad?- preguntó Rosalie con el rostro desvordando felicidad.


- No es asunto tuyo, pero si me fue exquisitamente bien para que sepas. ¿y a tí querida, que tal Emmett resultó ser el ogro que pensabas?- pregunté sacandome la soga del cuello ya habría tiempo para esto. Esa era la única parte que no me gustaba de nuestro trato. Edward se había empecinado en no ceder respecto a esto de hacer publicó nuestro ¿? como llamarlo idilio sexual; mmm por lo menos tenía un nombre.


- Para que te cuento Isabella - dijo Rose sentandose y acercando un hermoso anillo de oro 18 kilates con un bello diamante talla princesa engarzado con rubies en los laterales. Una pieza exquisita. Especial para ella. Definitivamente Emmett Cullen sabía como conquistar a una mujer.


- Es una joya realmente hermosa Rosalie, te felicito de verdad amiga - dije levantandome de mi trono para abrazarla.


- ¡Nos casamos en un mes! - dijo eufórica


- ¿Qué? ¡Tan pronto!


- Es que mi osito no quiere esperar más. 


- Pues felicitaciones nuevamente amiga. Me dejas sin habla.


- Creo que será boda doble - agregó y la miré extrañada ¿a quien se refería? yo nunca dije que me casaría.


- ¿Por qué lo dices Rose?


- Mmm será mejor que ella misma te lo diga - contestó y presinó el boton del intercomunicador. - Jessica dile a Alice que pase -


- En seguida señorita Hale. - contestó mi secretaría.


- ¿Alice? - grité 


El diablo en persona se hizo presente y corrió a estrechar mis brazos.


- Creo que estoy perdida, me puedes explicar que es lo que dice Rosalie por favor.


- Amiga es cierto - dijo Alice algo avergonzada bajando un poco su rostro - me caso con Jasper. Isabella.


- ¿Como que te casas y quién demonios es Jasper? - pregunté totalmente desorientada


- Es el amigo de Edward ¿lo recuerdas? lo conocimos en Breaking Dawn el viernes


- Pero sí apenas sí lo conoces Alice ¿ Estas segura?


- Ambos nos enamoramos amiga como decirte ... Fue algo increíble nos miramos y eso fue todo amiga supe que era el.


- ¡Oh amiga estoy muy contenta ! Siento mi reacción sólo es que me tomaste por sorpresa nunca iba a imaginar que algo así pudiese pasar. Ahora quiero que me cuentes exactamente como fue y con detalles


- Será mejor que yo valla a trabajar chicas, mi jefa es bastante molesta cuando no le obedecen - decía Rosalie al tiempo que salía de mi oficina. - riendo de mi expresión.


- Te escucho


- Bueno ni bien salimos del vip Jasper me llevo a su oficina sin hablarme nos sentamos nos miramos y ahí le solté lo que sentí


- ¿Que le dijiste?

- Que me hizo esperarlo mucho tiempo, el bajo su cabeza como buen caballero y dijo "Lo siento señorita" y ya nos besamos el me pidió ser su esposa y acepté nada más, fuimos juntos a casa de mis padres y le comunicamos nuestra decisión sólo falta decirle a Edward pero no he podido comunicarme con el ¿podrías avísarle tú amiga? - Me soltó y quedé de una pieza al escucharla


- No se a que te refieres Alice- repusé inquieta


- Creí que tenían una reunión está tarde - aclaró pero aún así no podía dejarlo pasar


- Creo que esas atribuciones no me corresponden igualmente - contesté empleando mi tono más duro


Ella me miro y una carcajada se le salió por los labios


- Conmigo no es necesario que te hagas la desentendida ok se perfectamente que Edward es Anthony lo he sabido desde el primer día pero no quise presionarte por la reacción que te produjo aquel encuentro pero ahora te veo radiante y sólo el amor te puede tener así amiga - 


- Veo que aún no entiendes mi filosofía de vida amiga, y sí tienes razón estoy con tú hermano pero no tenemos nada más que sexo entiendes, somos amantes y ya.


- Hay Isabella cuando vas a compendrer que estas jugando con fuego y está vez te apuesto lo que quieras que te quemaras Edward no es como los muñecos con los que estas acostumbrada a jugar él te dará hasta el alma amiga y sólo espero que no juegues con eso. - dijo cortante


- No es mi intención jugar con él Alice, me gusta demaciado no lo niego y hasta acepté mantener "nuestro idilio" a la luz del día como el me lo pidió así que no te asombres sí nos ves por ahí es sólo eso y el acepto mis condiciones también amantes sin derecho a nada más.


- Pues luego no digas que no te avisé Edward es de sentimientos profundos y aunque tú trates de esquivar el bulto te pido que no lo lastimes por favor


- Me olvidaba que soy un ser despreciable pero está bien, no no te disculpes - le dije al ver que intento hablar - me merezco todo eso y más, años de libertina me preceden; aunque te vuelvo a aclarar que por mi parte no es más que sexo como se lo dije a el. Espero que por la suya también no quiero tener que deshacerme de tú hermano tan rápido - contesté algo frustrada tenía que cambiar de tema ugente. - dejemos esto y dime en que te puedo ayudar con los casamientos - reí por lo cómico de todo esto mis dos únicas amigas se casaban mientras yo sólo las vería a lo lejos jamás me casaría nunca.


Su rostro tomó vida propia y el diabillo se convirtió en un torbellino de diseño, colores, texturas en un santíamen sacó un variedad impresionantes de folletos y demás con todo lo referido al casamiento.



Jacob entró en mi oficina acompañado de un joven extraño. Era de altura media un poquito másalto que yo, cabello de un castaño muy obscuro, ojos penetrantes tan obscutos y profundos como su cabello, tez palida y rostro de ensueño. Era hermoso pero un tanto misterioso.


- Isabella déjame presentarte a nuestro nuevo gerente general en todo lo que respecta a las joyerias. Su nombre es Alec Vulturis y es la persona más capacitada que pude encontrar para este puesto - dijo Jacob


Lo miré un tanto extrañada su apellido me sonaba pero aún no sabía de donde. Siempre había preferido a mujeres en esos puestos dudaba del gusto de un hombre para tal tarea, pero Jake era mi hombre de más confianza y nunca haría nada queme perjudicase.


- Al fin nos conocemos señorita Swan - respondó el joven al tiempo que besaba mi mano, ¡besaba mi mano! esto era inconnsebible. Su voz era suave cautivadora pero la fuerza de su mirada era lo que más me torturaba.


- Lo mismo digo Vulturis, espero que este a la altura de las circunstancias. Antes que nada devo aclarle que tengo linea directa con todolo referido a mis joyerias y en las cuales tengo acciones; cualquier tranferencia, cualquier detalle por mínimo que e resulte deve informarme de inmediato. ¿Entendió?


- Estoy de acuerdo con usted, será un placer trabajar en su compañia - musitó.


- Isabella. Alex trabajará desde Londrés si así lo deseas - explicó Jake mirando no tan amigablemente a su nuevo compañero.


- No. Jacob he decidido mantener todo lo refente a esto aquí en Seattle de esta forma sabre exactamente lo que sucede. - corté


- Pues bien si me disculpan, devbo instalarme en mi oficina. Nuevamente un placer señorita Swan - dijo besando nuevamente mi mano.


- Jacob ¿de donde rayos sacaste a este tipo?- le pregunté.


- Pues verás estaba dentro de la lista de contactos imortantes que dejó Makkena, al parecer era su asesor allá, ¿no lo conocias? 


- No. Pero le doy mi voto de confianza solo por ser amigo de Makenna. Gracias por ocuparte de esto. - dije y el me dedicó una hermosa sonrisa.


- Sabes que eres la persona más importante para mi. ¿verdad?. Te quiero mucho Isabella y solo pretendó ayudarte, no permitiré que nadie te haga daño..


- Lo sé yo también te quiero Jake.


El me dió un fuerte abrazo como los que me deba cuando eramos niños. 


- ¡Woow!, disculpen creo que llegamos en mal momento. - anunció Emmett desde la puerta junto a la figura de Edward.

Nos separamos al instante. Pero la mirada de Edward parecía fulminarme y ni que hablar de Jacob. ¿Qué rayos le pasaba a aquel tipo? ¿Con que derecho se atrevía a mirarme de esta forma?


- Disculpen la intromicion Isabella, es que Rose me dijo que estabas sola. - decia Emmett disculpandose.


- Esta bién Emmett no pasa nada; empezamos - dije.


La reunión trascurrió en un clima denso, la tension era palpable entre Edward y yo; Jacob pareció percibir algo y el muy máldito no se movió de mi lado en todo momento.


Al finalizar, Emmett salió del brazo de Rosalie. Jacob se disculpó de mala gana alegando que tenía que ir a ver como estaba Alex y Edward salía sin decir nada.


Antes de llegar a la puerta lo sueté del brazo con todas mis fuerzas.


- Edward ¿me puedes explicar que demonios te pasa?


Me miró sin decir nada. En sus ojos había fuego. Parecían más obscuros en ellos refulgía el deseo y también la más dura de las amenazas. Su mandibula esta tan tensa como el resto de su cuerpo.


- ¿Necesitas explicacion Bella? - preguntó con la voz más dura que jamás le había sentido.


- ¿De qué rayos hablas?


- Te lo advertí. Bella. Te quiero para mi exclusivamente, de igual forma en la que tu me lo pides a mi. ¡Que facil te olvidas de las cosas!


- ¡Por favor si me tienes aquí!. A tu lado ¿qué pretendes de mí?. - pregunté angustiada y furiosa por aquella situación.


No lo ví venir.


Edward me levantó en el aire entre sus brazos, cerrando la puerta tras si. Me llevó directamente hacia el amplio escritorio y me sentó sin un ápice de suavidad. Levantó mi falda de Burberry plisada estilo escoces no tan corta como otras veces y sin más me ví embuelta en sus besos. Tironeó de mi braguita y esta cedió sin ningún esfuerzo terminando rota y a metros de nuestra ubicación. Había urgencia y necesidad en su toque, deseo… Metí mis manos en su espeso y suave cabello y tiré de él, escuchandolo gemir.


Me besó profundamente, sujetándome la cara con sus manos, metiendo la lengua despacio, dulce y a la vez exigente.
Bajó su cara lentamente, lamiendo mi cuello mojando mi collar de diamantes haciendolo parecer más frio y duro aún mordiendo mis pezones a traves de la buza de seda, estaban duros y erectos para él.

Me humedecí al instante.
Mi respiración era irregular y entrecortada, notaba como la lujuria corría veloz por mi cuerpo y la anticipación me consumía. Edward se posicionó entre mis piernas abiertas, desabrochó con dedos veloces los primeros botones de su pantalón. Recorrió con sus manos mi cuerpo parandosee en mi sexo donde abrió los labios con sus dedos. 


Su mirada era intensa posesiva lujuriosa.
Yo temblaba de anticipación, absorta en la fuerza de sus brazos, en sus facciones tensas, en sus manos veloces y expertas que encendían mi cuerpo y mi alma. Respiraba con fuerza por la nariz con los dientes firmemente cerrados.


- Tendré que demostrarte que eres solo para mi, Isabella - empleó mi nombre completó logrando exitarme mucho más.


Me penetró con un potente y fluido movimiento de su cadera contra mi sexo.
Arqueé la espalda como respuesta al placer.


Comenzó a moverse dentro y fuera, imponiendo un ritmo constante y fuerte. Enrosqué las piernas en su cadera para afianzarme, para atraparlo y empujarlo más cerca de mí, más adentro... ¡Oh…! De nuevo la sensación de pertenencia, mi cuerpo reconociendo al suyo, el placer, la entrega, el alma volcada... ¡que rayos me haciá este maldito hombre!
Mi cuerpo se abandonaba a sus embestidas, su calor, su respiración errática, saliendo de sus labios en ráfagas cortas y fuertes sobre mi cara, su aliento cálido y dulce aturdiéndome, sus ojos clavados en los míos…


Jadeaba, luchaba, por apretar mis piernas alrededor suyo, por retenerlo.


Estaba muy, muy cerca, el hormigueo en mi interior, la corriente eléctrica estaba comenzando a formarse muy profundamente en mi vientre, las paredes de mi vagina comenzaron a latir alrededor de él, atrapándolo.


-Eres mía Bella solo mía ¿entiendes?. – Gruñó a través de sus dientes cerrados. Esas palabras desataron el deseo que asoló mi cuerpo, mis piernas se tensaron, mi sexo convulsionó alrededor de su dura polla que seguía castigándome sin descanso, sentí mi orgasmo enloquecedor.

Edward incrementó el ritmo mientras que mis paredes vaginales todavía convulsionaban violentamente, prolongando el placer hasta hacerlo casi doloroso. Con una última brutal embestida, alcanzó su orgasmo, soltando un rugido casi animal, y dejándose caer sobre mi cuerpo con todo el peso del suyo.

Nos abrazamos jadeando, temblando por el placer y nos besamos con fuerza, con toda la boca, labios, dientes, lengua, aliento, con ganas y hambre.

¡Dios mío! 

¡Jamás me cansaría de él! No me gustaba las cosas que decia pero aun asi quise hacerme la desentendida; yo quería disfrutar el momento, con él, solo con él.


- Creo que entiendo perfectamente querido, de que me hablabas... - susurré en su oido provocando que el de un tirón se hundiera en mí adredé.


Mi espalda se convulsionoó al igual que mi vientre y clavé mis tacos en sus nalgas.


- Auch!!! - dijo soltandomé no sin antes darme un largo y extensó beso en los labios.


Salimos juntos de la mano de la oficina y varias cabezas se giraron al vernos. No me importó estaba completamente saciada y increiblemente feliz. 


Alec Vulturis estaba en la entrada junto a una joven a la que no identifiqué. Nos saludo con un movimiento de cabeza y nos fuimos en el Volvo de Edward.


- Tengo que pedirte algo - dije rogando para que aceptará. 


- Me miró extrañado pero luego contestó.


- Pidemé lo que quieras y lo tendrás - dijo repitiendo las mismas palabras que yo habia empleado al ofrecerle el trato.


- Quiero que te mudes a mi casa - le solté de golpe sin siquiera saber el porqué de aquella petición.





CONTINUARA.....


HUYY NUEVOS PERSONAJES APARECEN EN ESTA HISTORIA, Y QUE CASTIGO POR DIOS!!! QUIERO UNO ASI!!!

GRACIAS Y CARIÑOS!!

*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

wooo
le pidio que viviera con ella,edward va a estar feliz!
y ese alec me da mala espina,no se porque me da que anda involucrado en el robo de las jollas.
me a encantado,sigue asi guapa.
besos