Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

lunes, 22 de agosto de 2011

♥ de HIELO cap 22


*Bella*


El vuelo duró menos de lo que esperaba. Llegué a la ciudad y me tomé un taxi hacia casa, bueno algún día lo fue...

El frío quemaba mi piel el abrigo que traje apenas sí lograba hacer que mi sangre corriera por mis venas en vez de congelarse. La ciudad estaba a obscuras aún, unas horas más y el cielo se vería completamente.

La casa estaba casi desierta Angela mi ama de llaves se encontraba allí. La sorpresa lleno su rostro al verme.

-¡Señorita Isabella por dios pase!
Mi rostro recorrío la estancia y la tristeza salió a flote.


- Angela prepara mi cuarto por favor quiero dormir - dije tomando un vaso mientras lo llenaba con whisky, tragué el líquido ambarino y quemó mi garganta.


- Su cuarto está listo, como siempre señorita - contestó.


- Gracias, no me molestes por favor - acote subiendo las escaleras de madera. Pulcramente limpias.


Llegar a mi cuarto me costó demasiado más que otras veces más que otros años, me dije.


Este año había otro motivo que me desgarraba el pecho.
Rechase de palmo cualquier tipo de pensamiento relacionado y me hundí en el gran lecho que dominaba el lugar. El clima por está época era delicioso pero mí cuerpo tiritaba de frío lo cubrí con el edredón grueso y deje que las lágrimas corrieran por mi rostro. El dolor hizo su aparición en mi, arrebatando todo a su paso. Mi cuerpo convulsiono retorciendose. Está vez era tan diferente a otras. Mi presencia en Vancouver cinco días antes de lo habitual era de extrañar incluso Angela se vio tan sorprendida al verme aquí.


Debía alejarme, escapar no soportaría provocarle más daño Edward, él me amaba siceramente y yo... Estaba vacía. Seca. Mi vida siempre sería así. No podía amar a nadie nunca quise hacerlo pero con él era diferente y aunque tratase de engañarme él sería por siempre el amor de mi vida. Un imposible. Jamás lo volvería a ver. No tenía absolutamente nada para ofrecerle. El quería más y yo... simplemente no podía darselo.

Esa noche lloré por mi cobardía lloré por Edward y también lloré por mis padres. Por su amor incondicional, su cariño y su dedicación hacia mi.


Un fuerte dolor inesperado me atravesó el cuerpo y las nauseas hicieron su aparición, el maldito whisky me dije fue un error beber con él estómago vacío. Pero me equivoqué los vómitos no cesaron, como pude me arrastra hasta la puerta y llamé a Angela. El dolor era cada vez más fuerte y mi cuerpo se retorcía desesperadamente, las manos me temblaban y el frío devoraba mi cuerpo, pude sentir cierta humedad en mis muslos a la ves que convulsionaba de tal manera que mis gritos se oyeron rápidamente y uno de mis empleados mas antiguos el señor Banner llegó corriendo a mi auxilio.


- No hay tiempo debemos llevarla a la clinica urgente, esta perdiendo sangre ¡Por dios! - gritó Banner y eso fue todo lo que escuche.


Cuchillos afilados atravesaban el vientre, los calambres aumentaban a medida que mi cuerpo se sumergía en la mas profunda de las obscuridades.


- Señorita Swan, Señorita Swan reaccione por favor – decia una voz muy extraña a mi lado.


Mis parpados me pesaban, pareciese que un camión me hubiese atropellado.
Intente de todas las formas posibles recordar lo que había sucedido. Pero nada, mi mente se negaba a hilar siquiera un pensamiento coherente.

-Isabella por favor habré los ojos sé que me esta escuchando, soy Alec – contestó y mi cerebro salió disparado nuevamente.


¿Alec? ¿que rayos hacia él a mi lado?


Obligué a mis ojos a abrirse y lo pudé ver a mi lado. Su rostro era muy hermoso parecía un ángel.


- Alec, ¿que pasó? – dije mirando a mi alrededor, estaba en un cuarto totalmente desconocido de paredes blancas, la cama era dura y desnivelada tenia barras a los costados, unos tubos traslucidos se enroscaban en mis manos y debajo de mi nariz había otro pegado en mi rostro. Dos enormes tubos con suero de un liquido amarillento corría alrededor de las intravenosas de mis brazos.


-Pues llegué ayer aquí a traer un paquete que tu misma dejaste encargado y me encontré que estabas aquí. Tu empleada me lo dijo.


- No recuerdo nada de lo que paso. ¿Ayer dijiste? ¿que día es hoy?



- Estamos a trece de Septiembre Isabella – comentó él y mi rostro se empalideció el indicador del holter al que estaba conectada comenzó a moverse incontrolada mente. Las lagrimas comenzaron a correr por mi rostro nuevamente y el mundo entero se me derrumbó.

- Tranquilízate Isabella, no veo cual es el problema de que hoy sea trece de Septiembre acoso es un día de fiesta o que – preguntó y mi odio se vio reflejado en mi rostro pareceria que disfrutaba viendome asi, pero... era imposible nadie sabia nada de mi pasado al menos eso es lo que yo creía hasta ahora.


-Será mejor que se retire, la paciente esta un poco alterada – comento una enfermera que entraba en ese momento.


-Esta bien, pero volveré quiero comentarte unos detalles acerca de tu encargo. Espero que te mejores por mi parte estaré en un hotel aqui cerca. – dijo al tiempo que salia del cuarto mirando furioso a la enfermera, mi salvadora.


- Disculpe señorita, el joven dijo que era pariente suyo y quedo en avisarme en cuanto usted despertara pero parece que se olvido – musito la mujer que estaba a mi lado secando mis lagrimas con sus manos. Era muy bonita y amable me recordo a mi madre.


Trague saliva y al fin hable:


- ¿Me podría decir que fue lo que ocurrió? – pegunté con la voz un poco mas repuesta me sentia débil los ojos me pesaban pero no quera dormirme nuevamente sin saber por que estaba en un hospital.

- Señorita Swan – hablo un hombre joven y alto desde el umbral de la puerta – veo que a despertado déjeme presentarme soy el Doctor Felix Deveron y fui quien la atendió la mañana en la que llegó.


- Mucho gusto doctor, pero que fue lo que me paso.


- Antes que nada quiero comunicarle que llegó con una fuerte hemorragia y con una temperatura extremadamente alta. Ha sufrido un aborto espontaneo debido a una gran carga nerviosa que usted ha tenido en ese momento.


- ¿Un aborto? ¡Dios! Estaba enbarazada... – un grito ahogado se desprendió de mi pecho y el doctor hubo de abrazarme fuerte para calmarme –


- ¡Espere por favor! ¡Tranquilisese! – decia el pero yo no podia evitar sentir el dolor que cruzaba por mi pecho, el sentimiento de perdida aumentaba cada vez mas, ahora ya no tenia nada por lo que vivir no habría nada por lo que luchar... ¡Dios! Edward....


-¡Señorita Swan esta usted embarazada aun! - grito el medico a mi lado mientras me zamarreaba para que reaccionara.

- Pero.. pero usted dijo... - conteste con hilo de voz apenas audible.


- Yo dije que sufrió un aborto espontaneo si, asi fue pero lo detuvimos a tiempo señorita Swan, logramos retener el embrión a salvo gracias a la rapidez en la que llegó a la clínica. Su bebe esta a salvo.


- Mi bebe, mi bebe ¡dios doctor gracias! – mi prendí de sus brazos en aquel instante pude ver una luz al final del camino después de todo.


- No me lo agradezca, es mi trabajo. Pero debo decirle que tendrá que mantener reposo al menos todo lo que dure el embarazo tiene ya ocho semanas es un milagro él haberlo salvado siendo tan pequeño pero parece ser que es usted una mujer fuerte.


- Yo no lo soy mi hijo lo es doctor, gracias –


-Deberá alimentarse bien esta usted un poco anémica y sin lugar a dudas sufre una terrible depresión señorita Swan, deberá ver a algun especialista para esto no es bueno después de lo que le paso tendrá que controlar más sus emociones, pero siempre desde su hogar ya que no esta capacitada para andar aun. Mañana mismo podrá irse de aqui y si usted lo desea yo la visitaré semanalmente para constatar su estado.


- Creo que ... es lo mejor ¿no es asi doctor?, mi bebe estará orgullosa de mi se lo prometo.


Salieron juntos el doctor Felix asi quiso que lo llamara y Maggie la enfermera.


No podía creerlo, estaba embarazada. Tendría un bebe. Un hermoso bebe. Y lo mejor del mundo era que su padre era Edward Cullen. ¡Tendría que decirselo! Pero... ¿si él no quería saber mas nada de mi?, ¿si el ya no me amaba como me dijo?...

La duda me embargo pero decidí dejarla de lado. Mañana cuando estuviese instalada en casa lo llamaría para que viniese yo no podía viajar bajo ningún punto de vista me lo habia dejado bien en claro el doctor.


Recordé nuevamente la fecha en la que me encontraba hoy era mi cumpleaños pero tambien... mis ojos brotaron lagrimas pero de emoción, la vida quiso arrebatarme todo lo que mas amaba un día como hoy seis años atrás y ahora me regala una vida, la vida de mi hijo.
Sonreí. 

La felicidad volvía a mi cuerpo y a pesar de que el dolor aún hacia mecha en mi, algo también habia cambiado, a pesar de que el sufrimiento de los recuerdos me embargaban sentí que podría sobrevivir, estaría alerta, sentía el dolor por la perdida de mis padres y también ese vacío horroroso de ansias de justicia que habitaba en mi pecho pero podía soportalo, siempre iba a vivir con el dentro de mi, por mas que quisiera nunca podría cambiar las cosas, no es que el dolor se halla debilitado solo que con el tiempo parecía que me hubiese fortalecido lo suficiente para soportarlo. Ahora podría seguir lo haría por mi hijo y por Edward el hombre al cual amaba.

Los ojos me pasaban nuevamente y supe que el calmante proporcionado por Maggie hacía efecto me sumergí en el sueño poco a poco por primera vez en mi vida ya no había obscuridad las tinieblas parecian disiparse y una luz hermosa me alumbraba el camino.



HUYYY QUE SUSTO NOS DIO BELLA, LES JURO QUE TAMBIEN LLORE ESCRIBIENDO CHICAS LAS QUIERO A TODAS SON MIS MI FUENTE INSPIRACION!!
EL PROXIMO SERA (EPOV) ASI QUE NO SABRAN QUE SUCEDE HASTA EL VIERNES
GRACIAS Y CARIÑOS ♥♥♥

*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

oh,estuvo invreible amiga.
pero que sus to me dio bella,pensaba que perdia al bebe.sabia que estaba embarazada!
y ese alec antes no me daba buena espina,ahora estoy completamente segura de que no es trigo limpio.
creo que esta relacionado con la muerte de los padres de bella.
estoy deseando saber mas,¿como reaccionara edward ante lo de ser papa?
ya quiero leer!