Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

viernes, 26 de agosto de 2011

♥ de HIELO cap 23

*Edward*


Salí de su casa como alma que lleva el diablo. Mi auto rugió cuando presioné el acelerador en punto muerto y el humo salio por los neumáticos que chirriaban en el asfalto.
No quería pensar no ¡debía pensar!. Estaba absolutamente fuera de si.


¡Maldita!, ¡Maldita! y ¡mil veces maldita mujer!


¡Perversa!


¡Engañadora!


¡Mentirosa! y muchos improperios mas salían por mi boca en ese momento.


Golpee el volante con mis manos, hasta dejarlas doloridas. Hundí la cabeza entre mis brazos aparcando el auto al lado de la carretera. Un dolor profundo me atravesó el pecho y las lagrimas salieron derramadas por mi ojos bañandome el rostro.



¡Isabella! ¿por que diablos tuve que enamorarme de ti? me repetía una y otra vez, ¡diablos! Ella se negaba a decir la verdad. Me mentía. Estaba seguro que lo hacia, ella me amaba. Estaba tan seguro de ello como que me llamó Edward Cullen.


Pero si... me amaba.

¿por que me hacia esto? 

¿qué me ocultaba? 

Traté de calmarme. Me llevó más de media hora lograrlo. Debía volver. Ella me necesitaba y yo sería su esclavo si es que asi lo quería. Poco a poco mi amor lograría derretir ese hielo que inundaba su corazón. Con ese pensamiento di media vuelta y regrese a suplicarle si era necesario que me perdonara.


La casa estaba iluminada completamente. Aparqué mi auto delante de la puerta principal y bajé. Busque mis llaves y abrí la puerta, no había nadie de seguro Bella estaría en el cuarto. Salí disparado hacia arriba corriendo por las escaleras pero cuando llegué y abrí no había nadie allí. No estaba. La busqué por cada rincón y nada. Un auto ilumino la estancia de la sala en donde me encontraba mirando el hermoso piano que ella me habia obsequiado esta mañana. Caminé hacia la puerta y Liam me sorprendió bajando del Mercedez negro de Bella.


- ¿Donde esta Bella? - pregunté molesto.


- Disculpe señor Cullen, no estoy autorizado para darle ese tipo de información - contesto


- Mas te vale que me digas en donde esta Liam, tu sabes que la amo y ella es lo mas importante en mi vida por favor ¡dimelo! - supliqué.


- Lo siento, señor la señorita me obligó no revelar su paradero y asi será. - contestó duro.


- ¡Solo dime si esta bien, por favor! - rogué


- Lo estará, de seguro tarde mas que otras veces pero ella se repondrá. - musito y me quedé helado ante tales palabras.


Salí de allí tirandole las llaves en la cara a Liam. Mi auto me asfixiaba el aire faltaba dentro de mis pulmones;llegué a mi apartamento dejandome caer en el sofá de la sala.


" Lo estará, de seguro tarde mas que otras veces pero ella se repondrá."- habia dicho el imbécil de Liam, ¿acaso ella estaría...? ¡Sí! ella estaba con otro en este momento, ¿como puede hacerme esto? Yo la amaba y ... y ¡ Maldición!


Mis puños se encontraron con la pared y no dudaron en golpearla repetida veces, un llanto ahogado salia por mi pecho y caí de rodillas con las manos ensangrentadas. Tomé una botella de whisky y bebi de ella sin piedad, en pocos minutos estaba vacia a mi lado y caí en el piso hundiendome en un mar de lagrimas. Llorando por ella.


Las luces que se filtraban por la ventana me despertaron provocando un fuerte y no por eso menos agudo dolor de cabeza intente pararme apoyando mi mano en la alfombra pero un grito de dolor salio disparado por mi garganta y caí sin mas. Mire mis manos y estaban a la miseria, todas rotas y de seguro tendría mas de una quebradura. Llegué al baño luego de varios intentos y sumergi mi cuerpo en el agua caliente. Dejando que mis músculos agarrotados se estiraran y volvieran a la normalidad. La cabeza me punzaba, tomé unas cuantas pastillas para la resaca que Alice habia insistido en comprar y me las zampe sin asco. Vestí mi cuerpo desnudo con apenas unos jeans gastados Levi's 305 Sta-Prest, una Camisa gris de manga larga, de TopMan, Jersey gris oscuroy mis Zapatillas negras de cordones, de Fred Perry. Sonreí al mirarme al espejo. Ella diría "Mi chico malo". Dolio darme cuenta de que ella ocupaba mi vida por compleo. La extrañaba a horrores. Que estúpido fui en decirle esas cosas anoche, ella estaría aterrorizada por mis palabras.


Camino a la empresa pasé por la clinica y me recetaron unas pastillas para el dolor, estaba esguinzado dijo un doctor no muy amable y me regaño por ser tan tonto de golpear la pared - la proxima vez muchacho golpea algo que valga la pena- acotó y provoco que mi risa saliera.


Ya en mi auto cambie mi rumbo hacia Swan Corporation. Tenia que aclarar esta situación, Bella era lo mas importante en mi vida. Ella lo sabia pero su corazón permanecía cerrado para mi. La convencería de seguir así como estabamos hasta que ella este segura y ahi si nos casaríamos.


Jessica estaba muy de pierna cruzada sentada sobre el escritorio teléfono al oido apenas me vio su cara se descompuso. Se incorporó con rápidez y me obsequio una sonrisa boba.


- Buenos dias, señor Cullen - se anticipo al saludo


- Buenos dias, ¿Isabella se encuentra? - pregunte desviando la vista de aquella tonta mujer.


- Me temo que no, señor ella no esta - repuso


Aun no había llegado, trate de calmar mis nervios y prosegui

- Esta bien Jessica la esperaré en su oficina - dije caminando hacia su oficina.


- Es que... ella no va a venir señor Cullen - dijo y me gire sorprendido


- ¿No vendrá? Hoy es la reunión previa a la inaguracion del nuevo edificio - dije buscando excusas.


- Si lo se pero el señor Black será el encargado de esta reunión.


- ¿Jacob?, ¿esta él en su oficina?


- Si hace unos minutos llegó - contesto nerviosa


- De acuerdo hablaré con él. - dije dando media vuelta en busca de ese chucho. El debería saber en donde estaba mi amada. Apreté mis puños, iba dispuesto a todo.


Jacob estaba enfrascado en una conversación para nada agradable por telefono.
- Mas te vale Vultuti entregar ese paquete sano y salvo de lo contrario considerate despedido - decia a la vez que colgaba el tubo con fuerza.


No esperé ni un segundo y entre de prisa.


- Me puedes decir ¿donde rayos esta Bella? - pregunté completamente sacado.


- Heyy... ¿no eres tu su novio? - repuso divertido y mis nervios se enervaron.


- Mira Black solo dime donde esta y listo...


- Ya te botó ¿no? - decia sonriente - Ella es así Cullen, nada la entretiene por demasiado tiempo. Te juro que pensé que contigo era serio fuiste record en su lista de amantes más que yo y eso mucho decir, te felicito pero al parecer ya se aburrio de ti - escupio y supe que ese hombre estaba mas que despechado.


- Deja de decir babosadas quieres y solo dime donde puedo encontrarla - musite haciendo uso de toda mi fuerza de voluntad realmente quería partirle la cara a este perro.


- Pues... No tengo la menor idea, de seguro ya ni siquiera esta en Seattle asi que tendrás que resignarte Cullen como yo lo hice - agregó y eso fue mas que suficiente.


Salté sobre él y lo golpee con todas mis fuerza, haciéndole caso al doctor que me vendo la mano por la mañana. Caímos al piso rodando golpeandonos como animales, Jessica llamo a seguridad para que nos separaran pero ni asi lo solté. Estaba seguro que él sabía donde estaba y no me lo decía.


Nuevamente en la clínica, me curaron las heridas esta vez tenía fractura de mano y dedos derechos ¡genial! antes de irme me pase por la habitación en la cual el quedo internado, lo mire y me sonreí para mi mismo, al menos su estado era peor que el mio; tenia que quedarse unos días en observación, le habia roto su bonita cara de perro sarnoso...


- ¿Me dirás donde esta? - pregunte desde el umbral de la puerta


- Vete al diablo maldito, tu no la mereces sanguijuela. - contestó posando su mano en el rostro sus ojos parecia compotas en este momento.


Este era el quinto día que no sabia nada de ella. Esta noche debería abrir Breaking Dawn pero ya no tenia ganas de nada. Jasper y Alice llegaban por la mañana y ansiaba que se ocuparan de todo. Mi único objetivo era ella.
Liam me habia negado por cuarta vez en la semana decirme donde podía hallarla. Se veía muy tranquilo y eso hacia que me tranquilizara un poco nada más, ella debería estar bien. Pero ... ¿donde? y... ¿con quien?


El boliche abrió sus puertas esa noche y me encerré en la oficina de Jasper, no quería estar ahí, no lo soportaba, la simple presencia en este lugar me traía miles de recuerdos de ella.


No había dado ninguna señal de vida. La extrañaba con el alma, sentía que me estaba muriendo poco a poco de tanta agonia. Mi vida era una noche sin luna, muy negra mis ojos estaban ciegos la luz que lo guiaba había desaparecido de golpe, dejando en sumido en la obscuridad.


Debía encontrarla decirle lo mucho que la amaba lo mucho que deseaba abrazarla besarla, hacerla 
mía. 

¡Dios!

Cada segundo sin ella hacía que mi corazón disminuyera sus latidos. La opresión en mi pecho no disminuía al contrario era cada vez mayor, las lagrimas no cesaban de caer por mis ojos.


Bebí más de la cuenta esa noche después de llamarla al movil por mas de un millón de veces y dejar otro millón de mensajes de voz al cual nunca contesto.


La figura de una mujer se plantó frente a mis ojos y la luz volvió a mi vida, la cabeza me dolia y apenas podía divisar quien era, Isabella ella estaba ahí conmigo había vuelto.


- Amor mio volviste - dije abrazando a esa mujer que me besaba el cuello con pasión y acariciaba mi rostro desesperadamente.


- Hazme el amor Edward, no sabes cuanto te he extrañado - dijo y no pude recocer su vos ya que la inconciencia se apodero de mi. Unos brazos fuertes me levantaron y arrastraron mi cuerpo la voz de esa mujer fue lo unico que escuche antes de perder el conocimiento.


- Alec, lo tengo en mis manos como te prometí cariño



HUYYY CHICAS POBRE ED!!! ¿QUIEN SERA ESA MUJER????

ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO EL PRÓXIMO SERA MAS LARGO Y TAMBIEN SERA *EPOV* Y AGREGARE UN *Alec* PARA QUE SEPAN DE QUE VIENE LA MANO.

GRACIAS A TODAS POR SUS COMENTARIOS!!

*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

sabia que alec tenia algo que ver con las joyas y todo eso,estoy mas segura que nunca.
pero rodeas todo de un misterio y me dejas con ganas de mas.
muchos besos linda,me ha encantado,te adoro!