Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

sábado, 20 de agosto de 2011

TRAICION AL ♥ cap 11


 *Edward*


Sin saber bien que hacer maneje hasta mi departamento. Estaba en las nubes o en la luna diría mi madre. Mis palabras resonaron en mi cabeza:

- No me disculperé por esto Bella porque me gustas y mucho, se que tu eres casada y no me importa -


Definitivamente estaba loco de remate pero no era lo que preocupaba ya no tenia nada que perder solo que ganar y era a ella. A Bella.
Senti miedo de que se asustara, de que me rechazara aunque el brillo de sus ojos me dijo lo contrario no podia agarrarme de eso. Ella era una mujer casada ¡la mujer de mi jefe!. El perro más inmundo que alguna vez halla conocido. Aww... odiaba a Black con todas mis fuerzas y eso era un motivo más que importante para alejarla de él.


Tenia que concentrarme en la cena de esta noche. Mi erección me sorprendió al pensar que la vería nuevamente y solo faltaban un par de horas.


Me di una ducha relajante, trate de no imaginarme nada raro, sabia que podia sucumbir a las cientas de imagenes que me rondaban en la cabeza. Y el solo hecho de tenerla cerca me dejaba como loco.


Me vestí con mi traje negro de Armani camisa blanca y corbata era fastidioso tener que usarla pero sonrei al pensar lo que ella podria hacer con mi corbata. Definitivamente estaba soñando con algo que no pasaría.


Al llegar a la mansión me detuve tan solo unos momentos para observarla. Y pensar que allí dentro esta el amor de mi vida me dije encaminandome hacia la entrada.


Subi las escaleras de la entrada con rápidez estaba ansioso por verla. Mi corazón palpitaba desbocado.


Antes de lo que pude imaginar mis ojos se encontraron con los suyos y eso fue todo. Su rostro era el mejor regalo que haya podido tener, ¡A la mierda! ¡La quiero para mi! . Sus mejillas me regalaron ese sonrojo tan exquisito trague en seco. A la ves que una mi sonrisa perversa asomo en mi rostro.


- Buenas noches Bella - dije suavemente acercandome


- Bienvenido Edward - contesto sonriendo


¡Rayos!


Estaba más duro que una piedra. Tan solo con escucharla.


- Parece ser que el destino nos quiere ver juntos querida - comente posando mi mano en su mejilla la cual se enrojeció al instante. Supe que ella también lo quería.


- Mmm será mejor que pases los demás están en el salón - contestó mordiéndose el labio y todo mi control se fue a la mierda.


- Luces increíble esta noche. Pefecta -repuse acercandome a su cuello derramando todo mi aliento allí. Su vestido negro se le pegaba tanto al cuerpo que quise sacárselo con los dientes.


- Gracias - trato de alejarse pero la aprisioné con mi cuerpo.


- Bella, tan solo quiero que sepas que lo que te dije hoy es verdad recuerdalo.


Cuando entramos en el salón el perro venía acompañado de su gato fino por detrás gruñí instintivamente sabía perfectamente lo que estaban haciendo esos dos.

¡Es que no tenía ni cinco de vergüenza!
El comedor estaba preparado y todo estuvo más que delicioso mis ojos no pararon de mirarla ni un solo instante podia percibir cierto nerviosismo pero aun así no deje de mirarla. Note que ella apenas si probo bocado y que no se sirvió mas que verduras. Así que era vegetariana. Me encanto saber algo más de mi ángel.


- Como sabrán, esta noche tiene un motivo muy especial quiero que todos conozcan a Edward Cullen el nuevo abogado genio de la empresa - dijo mi jefe de pronto y lo odie aun más por hacerme desviar la vista de su mujer. "Por ahora".


- Gracias, realmente ha sido un honor estar en su casa señor Black -dije sin más


- ¡Oh! por favor no seas tan modesto, el contrato con los irlandeses esta listo ¿pueden creerlo?, a cualquier otro le hubiese llevado mas de dos semanas y tu lo hiciste en que dos días esto es para festejar. Mi amor este hombre es brillante - dijo besándola alli frente a mi y me dolió como la puta madre. Ese chucho inmundo quería mostrarse frente a todos como el esposo abnegado.


Brindamos más de una vez. Luego Paul y Black me invitaron a pasar a la sala y los seguí con cierta reticencia. Vi a la perra de Jacob ir detrás de Bella y supe que la muy cinica tramaba algo, su mirada no me fue indiferente en toda la noche; tenia que pisar con mucho cuidado cualquier error con ella me costaria a mi Bella.


Al cabo de unos momentos Balck pidió llamar a Heydi y ahi vi mi oportunidad, me disculpe y salí en busca del baño pero apenas puse un pie fuera de la sala me conduje hacia la terrraza sin saber bien porque pero lo que yo hubiese hecho en esta situación.


Mis instintos no me fallaron, ahí fue cuando la vi. Sus ojos estaban cerrados deje que los mios la observaron detenidamente, su respiración era normal, su rostro estaba tan relajado disfrutaba de la brisa congela que chocaba con su rostro, se podría decir que estaba dormida de no ser porque en este momento la veia de pie a mi lado. Mire con detenimiento su cuerpo. No se me había pasado por alto su vestido era fabuloso, su cintura se veía mas pequeña aun y su espalda lucia tan blanca, tan suave tan... mi cuerpo convulsiono sin mas y me acerque solo un poco para que notara mi precencia alli.
Mi andar a pesar de ser suave la despertó de su ensueño y sus ojos se encontraron con los mios dándome esa punzada en el pecho tan particular que solo ella provocaba en mi. Me sorprendió no ver en ellos ningún tipo de espanto.


- ¿Llevas mucho aqui? -preguntó sin apartar sus ojos cafés de los míos.


- Lo sufiente para deleitarme contigo. - respondí con vos ronca cargada de deseo.


Me acerque lentamente sabia perfectamente que ella no se alejaria de mi, sus ojos brillaban de anticipación y yo solo queria... darme todo el placer posible. Pase mis brazos detrás de su espalda y la recorrí con mis dedos estaba helada pero el simple contacto la encendió y mi miembro festejo ante tal reacción.


La envolví con mi cuerpo quería que me sintiera que supiera todas las emociones que ella despertaba en mi, la queria tener cerca de mi cuerpo fundirla con el mio hasta lograr ser uno solo para siempre. Mi erección choco con su cuerpo y hasta pude sentir el liquido pre seminal asomar por mi polla.
Ella reacciono pegándose aun mas dejando que su hermoso trasero se deleitara con mi miembro enfurecido, me miraba directo a los ojos queriendo gravar en su retina tal momento de lujuria, de pasion.


Me detuve en sus labios y los bese sin siquiera pedir permiso mi boca invadió la suya que para mi satisfacción respondió enseguida ante mi contacto. La abrase aun mas mientras mis manos la recorrían con desesperación, era una sensación totalmente descontrolada y lo mejor de todo era que ella no se resistía al contrario acompañaba mis movimientos. Tome uno de sus pechos entre mi manos los sentí extremadamente sencibles,¡santo dios! miles de imagenes me asaltaron al sentirlos entre mis manos Podria follarle los pechos aww. Para. Me dije ahora no en otro momento. Reí ante mis propias perversiones.


Mi otra mano recordó cual era su camino y se deslizo por el enorme tajo de su vestido buscando su braguita al tocar el encaje lo senti húmedo empapado para mi... mi polla se pegó aun mas en su trasero queria penetrarla alli mismo pero... no tenia tiempo ademas esto no era lo que tenia planeado para la primera vez con Bella.


- Bella, tu aroma me enloquece. Por favor dejame tenerte esta noche - susurré en su oido mientras lo lamia sensualmente.


- Edward... - dijo y su voz me enloqueció introduje dos dedos en su sexo y ella arqueo aun mas la espalda, se sentia tan caliente tan estrecha dios daría mi vida por tenerla dentro. Mis caderas la siguieron cuando ella comenzó el vaivén de mis manos. Mis ojos se cerraron institntivamente y me deje llevar sintiendo su trasero envuelto en mi pene.

¡Me estaba masturbando contra su trasero!


¡Mierda!


¡Se sentia tan putamente perfecto!


Una de sus manos me sorprendió cuando apreto mi pene con rudeza sacandome un gemido pero continuamos ella me masturbaba con su mano con su culo y yo la metia mis dedos . Mi boca busco mas contacto y no dude en atacar su cuello por un momento quse morderla, dejarle una marca allí en esa preciosa garganta pero era imposible ya mas adelante le haría todo y mas. De esto no me quedaba duda. Pude sentir las paredes de su vagina tensarse y ahi no mas la giré, quise penetrarla alli mismo pero no tenia condón.


¡Maldito estúpido!


Bese sus labios devorándolos con urgencia. Al ver lo deseosa que estaba no dude en bajar mi boca allí abajo y darle el placer que le faltaba con mi lengua, con mis dientes atrape mas de una ves su clítoris haciéndola gemir en silencio. Sus manos tiraban de mi cabello haciendo que mi verga enloquecida tiritase enfebrecida. Hundí mi lengua en lo mas profundo de su coño y Bella se corrió tan rápidamente que sus jugos fueron un deleite para mi, supe que sería adicto a ellos. Una extraña sensación se apoderó de mi cuerpo al notar que estaba tan o mas mojado que ella, no recuerdo cuando paso solo se que sus espasmos me dejaron ciego por unos minutos y ya. Era la sensación mas excitante que nunca haya vivido.



Me incorporé rápidamente con una sonrisa en mis labios y la bese con ternura con amor.


- Edward yo... - dijo de pronto y pense lo peor


- Shhh no digas nada, eres exquisita Bella. Ambos lo deseabamos y ... no pude resistirme querida - susurré besando sus mejillas las sentía calientes de seguro estaba tan roja como un tomate. La ame mas por eso.


- Fue.. maravilloso pero... creo que tu no pudiste gozar - contestó y la mire sin poder creermelo. Ella se preocupaba por mi placer. Era mas de lo que había soñado.


- ¡Oh! Si claro que goce cariño, no te preocupes -comente tomando su mano y posandola en mi bulto aun firme. Ella percibió la humedad en mi pantalón y sonrió - sera mejor que me valla a despedir cariño todos creen que estoy en el baño - dije tocandola con mis dedos - pero... no podia irme sin demostrarte lo mucho que te necesito Bella. - sabia que ella captaría mis palabras y la vi rendida ante mi.


Busque sus labios y los bese con mayor apremio aun, sus manitas tiraron de mi saco logrando que mi polla creciera nuevamente. ¡Era insaciable!


- Edward esto fue un error... - mi corazón se detuvo - ... pero debo decirte que me encanto - su vos produjo tantas emociones como el significado de sus palabras tan solo sonreí.


- Eres sencillamente adorable gracias por dejarme demostrarte lo mucho que te deseo Bella - comente saliendo de allí seguido por ella, la vi estirarse la ropa en el vestíbulo y tan solo la acaricie.


- Estas deliciosa con ese sonrojo - repuse antes de entrar en el salon


- ¿Querida donde estabas? - preguntó el marido abrasándola, mis celos salieron a flote otra ves. - ¡Estas helada! - repuso y tuve que ocultar una sonrisa, tal ves por fuera lo estuviera pero por dentro, pase mi lengua por los labios disfrutando del sabor de su sexo aun en mi boca.


- Estaba en la terraza, disculpame pero me sentía un poco mareada. Camino hacia aquí me encontre con el señor Cullen estaba perdido. - dijo avergonzada. Pobre mi angel; sabia que ella no era como las demás zorras.


- Es que esta casa es enorme, espero que haya encontrado el baño - comento Black a sus anchas.


- Claro que lo encontré, ahora si me disculpan debo retirarme ha sido una velada exquisita, déjeme felicitar a su mujer señor Black todo ha estado maravilloso - dije y al verla vi sus mejillas a punto de explotar.


- Muchas Gracias - contesto


Sali de allí con el mundo en mis manos, o mejor dicho con Bella en mis manos. Su aroma me estaba enloqueciendo, su fragancia estaba por todo mi cuerpo y era exquicitamente sexi como ella. Caí en la cama y me dormi al instante con una puta sonrisa en los labios. Cada vez mas cerca me dije.


Era domingo por la tarde y aun no sabia nada de Bella había intentado persuadir a mi hermana para que averiguara algo de Bella pero la muy descarada me pregunto cual era el motivo y yo no pude decirle la verdad. Entonces asi me quede sin respuestas de ningún tipo. Eran casi las diez de la noche cuando me levantaba para irme a mi departamento. La casa de mis padres era reconfortante pero ansiaba perderme entre mis sabanas y soñar con mi Bella enredada conmigo allí.


- Hijo ¿te vas? - preguntó mi madre desde el descanso de la escalera.


- Si, madre creo que mañana será un largo día y... recuerda que por la tarde tengo que ir a la Fundación.


- Lo se, pero... es que te ves tan extraño estos dias - comento y tan solo sonreí.


Mi madre me conocía como nadie. Estaba sumido en mis propios pensamientos, desde que la vi supe que sería mia, algo en mi pecho me decia que Bella algun dia sería solo para mi pero... estos dos días me estaban matando, la distancia era algo con lo cual no había contado y dolía como la puta madre. Pensar siquiera que ella estaría en brazos de ese perro me sacaba hasta el sueño, la noche pasada apenas logre pegar un ojo solo saber que mañana la vería por la tarde me relajaba.


- Estoy bien madre solo un poco cansado, últimamente no he podido dormir bien.


-¿Alguna chica por ahi? - la voz de mi padre me sorprendió pero no conteste él me conocia y sabría interpretar mi silencio.


- Nos vemos mañana - di un fuerte abrazo a mi padre y cuando estaba por besar a mi madre el celular sonó.


- Hola Jacob, ¿que sucede? - preguntó mi padre y mis pies hecharon raíces allí mismo. - En seguida estoy por ahi tranquilo - dijo mi padre y cortó.


- ¿Que sucede? - preguntamos al unisono con mi madre, mis manos temblaban esperando lo peor.


- Bella, algo ha pasado debo ir a su casa a verla - dijo mi padre y mi corazón se detuvo al instante.



GRACIAS A TODAS POR SUS COMENTARIOS EN ESPECIAL A CULLEN UNA GRAN AMIGA QUE HOY ESTA DE CUMPLEAÑOS BUENO DE FESTEJOS MEJOR DICHO!!

LAS QUIERO MUCHO Y AGRADEZCO LAS FUERZAS QUE ME DAN!!!

*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

oh amiga,estuvo fabuloso,increible,ardiente.
edward la ama muchisimo,seguro que se preocupara muchisimo por su salud.
eres sensacional amiga,tienes un talento enorme.
ahora a esperar el siguiente:(
no olvides que te adoro y te quiero montones!