Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

martes, 30 de agosto de 2011

TRAICION AL ♥ cap 15

*Edward*


Mi hermana me miraba con ojos como platos. A pesar de que su asombro no era tal; su mirada me mandaba miles de mensajes secretos que la verdad con la alegría que tenia en este momento no podía interpretar absolutamente nada.


Bella habia despertado y eso mas que suficiente para que mi mundo empesase a girar nuevamente.


- Edward... - la vos de Alice me despejo las neuronas de un solo plumazo.


- ¿Qué sucede Alice?


- Pues como veras no me parece ilógico que te hayas enamorado de Bella la verdad es que me encanta la idea - decía mientras daba unos pequeños brinquitos en el sofá - se que mi amiga se merece un hombre como tu a su lado y no me preguntes el porque - me corto lenvantando su mano a mi rostro.


- Pero... me estas diciendo que me vas a ayudar...


- ¡No! eso no, solo te daré una manita ya sabes como es mi estilo, necesitare la ayuda de Rose - saco su móvil y disco a una velocidad inhumana - Rose si Bella esta bien, no todavía no he ido a verla, si mañana ire pero sabes que te parece si nos la llevamos a un spa por dos días, claro, ok yo se lo digo vale. También te quiero luego te lo explico, chao..- corto sin mas yo la miraba completamente en shock


- ¿Qué es eso que te la llevas? - pregunte un tanto molesto estaba muriendo por verla y dos días me parecían una tortura.


- Dos días mas paciencia. Antes que nada te quiero advertir que no va a hacer nada fácil. Bella es casada como bien sabes y aunque se que ella no lo ama siente un cariño demasiado grande por Jake y eso es lo que le nubla la mirada. No se si ella te corresponde eso lo comprobare en estos días por lo pronto te pido paciencia y deja todo en mis manos


- Pero...


- Nada de peros como que me llamo Alice Cullen que Bella deja a ese chucho - dijo furiosa


- Pero... ¿no es tu amigo también? - pregunte por lo que sabia Alice se llevaba muy bien con Black


- Edward... hay muchas cosas obscuras detrás de Jacob - mi cara se descompuso y el recuerdo de las zorras en su oficina me hizo reaccionar apretando los dientes fuertemente. - veo que ya te has dado cuenta y es de gran ayuda pero Bella no sabe nada de esto, Jasper me lo conto apenas lo supo pero nunca me atreví a contarle nada como veras Jacob Black es su ídolo y contra eso no hay nada hermano.

Las palabras de mi hermana hicieron mecha en mi corazón.


¿Y si Bella en verdad amaba a ese chucho?


¿ Si ella no quería saber mas nada conmigo?


¡No!


Eso no podía soportarlo debía sopesar todas las posibilidades y si. Mi hermana tenia razón era complicado pero no imposible.


- Otra cosita más que me olvidaba decirte - repuso al lado de la puerta no se en que momento se habia levantado de mi lado. - Si Bella accede a contarme lo que siente por ti, ¿estas dispuesto a todo? - pregunto con una sonrisa traviesa en los labios.


- Haria cualquier cosa por estar a su lado Alice - conteste firmemente


- Eso era lo que queria escuchar. Nos vemos dentro de ... dos días si... llevare a Bella a un Spa en Port Angeles asi que tendrás que esperar unos días mas para verla prometo traerla renovada - su sonrisa abarco su cara y se despidió con la mano antes de cerrar la puerta tras si.


Camine hacia mi cama y me tumbe boca abajo.


¿A que se refería mi hermana si estaba dispuesto a todo con Bella?


De seguro nada bueno había tras sus palabras pero... ya estaba jugado por ella asi que ¿que mas podia perder? ¿mi alma? absurdo la había perdido desde el primer dia que tome casos de gente corrupta e inescrupulosa.


El sueño me venció lentamente y esa noche dormí como un bebe.


Ya en la oficina el día transcurrío sin ninguna novedad, por suerte Black no me mando a llamar asi que trabaje todo el día en mi oficina, termine un par de contratos y solo faltaba que su asistente Heidy los firmara. Camine por los pasillos buscando con la mirada alguien que me librara de hacer esto pero nadie acudió en mi ayuda.


Golpee la puerta que estaba frente a mi y una vos melosa con un tinte de seducción me invito a pasar.
Heidy estaba sentada tras su escritorio con la mirada perdida en el monitor de su computador; al verme sus ojos relampaguearon y me frustro mucho tal reacción en ella, no quería que se embobara conmigo, no era mi tipo de mujer ademas estaba en la lista de amantes de mi jefe menudo contratiempo.


- Disculpa que te moleste pero es necesario que firmes estos contratos, creo mi secretaria no llegara hasta mañana asi que por lo pronto sere yo quien ande haciendo los recados.


- ¡Edward! Pasa por favor, no es ninguna molestia siéntate quieres tomar algo le pedire a Leah que nos traiga algo


- No gracias - repuse extendieno los contratos.


Ella parecio pensarselo un poco y los tomo con mala gana - asi que ¿tienes novia? - pregunto desclocandome por completo.

Piensa Cullen. Piensa. Mejos ir a lo seguro. Ademas pensaba arreglar ese temita pronto.


- Si ¿por que lo preguntas? - comente haciendome el idiota


- Ahh no no es por nada solo curiosidad, ¿es de aquí de Seattle? - sus preguntas me estaba molestando


- Si es de aquí, ¿estan todos? - desvié la atención señalando los papeles que ella me entregaba


- Mmm creo que si, bueno te felicito por tu novia debe de ser bonita para estar a tu lado, digo creo que te conformes con una mujer cualquiera - dijo su comentario era tan ácido como ella misma.


- Tienes razón en algo Heidy - conteste firmemente sin dejar de mirarla a los ojos mientras salia de alli - No me conformo con cualquiera. - cerre la puerta con un leve golpe y camine con una sonrisa enorme en mis labios. Esa mujer era mas peligrosa que la misma Irina Denali. Pero solita se había cabado la tumba.


Recogí mi maletín y salí camino a la Fundación. El hecho de que Bella no estuviera presente no significaba que yo no siguiese yendo. Mi madre se puso tan contenta cuando me encontró en el despacho ese lunes después de que ella se enfermara que no pude negarme a no ir el resto de la semana. Aunque había algo mas detras de todo esto. Bella. Su recuerdo estaba tan vívido allí, tan presente era mi refugio, mi lugar seguro. Su olor aun podía percibirse en el ambiente y al entrar mi cuerpo reaccionaba ante su droga.


Dos días. Bueno un día y medio. Cada ves menos. Me dije.


Mi padre entro en la oficina y su semblante me decía que nada bueno se venia.


- Edward hijo ¿tienes un momento para mi? - pregunto sentandose


- Claro padre ¿dime que deseas?


- Veras hijo... quiero hablarte de Bella - trague en seco mi respiración se agito y mis manos se cerraron en dos puños inmediatamente


- ¿Dime que esta bien? - pregunte de al instante, mi mente trataba de tejer miles de posibilidades diferentes pero no lograba a pensar nada en concreto.


- ¡Oh! claro que lo esta, calmate por favor Bella esta perfectamente en un spa con Alice y Rose pero... tu ya lo sabias - no fue una pregunta fue una afirmacion y solo asentí con la cabeza.


- Padre dime que es lo que deseas por favor ve al grano sabes que no me gustan los rodeos - afirme aun mas mi vos.


- Pues creo saber cual fue la causa de la supuesta enfermedad de Bella - decia mirandome directo a los ojos.


- No te entiendo


- Tu


Sentí mi corazón detenerse para volver a bombear con mas fuerza aun


- ¿Que rayos estas diciendo? - explote frente a mipadre.


- Tranquilo hijo, se que es dificil de entender es por eso que he venido a contártelo, nadie mas que Bella y yo lo sabemos y es de suma importancia que tu lo sepas ahora. Se que estas muy interesado en ella, no intentes negarlo Edward te conozco y es la primera vez que te veo así.


- Me enamore de ella - conteste confirmando sus sospechas.


- No sabes cuanto me alegra que sea así hijo, Bella es como una hija para mi, desde que la conozco ha sido siempre la misma niña dulce y cariñosa, después de la muerte de Charlie y Renée ella sufrió mucho y solo encontro su apoyo en Jacob, él a pesar de todo la ama con locura y aunque no me guste su forma de amar ella parecía ser feliz hasta ahora...


- Sigo sin comprender ¿que tengo que ver yo con su enfermedad?


- Bella posee la capacidad de cerrar su mente ante una situación de estres traumatica, un dolor profundo o cualquier otra cosa que su mente crea ser perjudicial para su salud mental, es un don maravilloso pero tiene sus pros y sus contras esta vez a demorado mucho mas en despertar- mi padre me miraba con los ojos brillando de emoción ante lo que decía, yo no podía ni siquiera creer lo que estaba pasando - y ahi vienes tu...


- ¿Dices que yo soy el culpable de su estado de inconciencia?


- Exactamente, hijo, no... no lo tomes a mal, Bella esta pasando por una situación extrema ella misma me lo ha dado a entender y solo pudo reaccionar de esa forma, no quiero darte falsas iluciones hijo pero... creo que ella siente algo también por ti


Y eso fue mas que sufiente, cai derrumbado sobre el escritorio, mi frente descansaba sobre la madera y mis ojos estaban desefocados.


- Edward... debes de tener paciencia y dejar que ella decida hijo...


- Paciencia... ¡si! ¿como si fuese tan facil? La amo padre y no soporto que ese chucho la tenga en sus brazos, no soporto saber que la engaña una y otra ves y no poder hacer nada para remediarlo. - mi vos iba en aumento a la ves que mis latidos. - ¿Y que hago si ella no me elige a mi?


- Bella es una mujer inteligente y es por eso que te he contado todo quiero que estes a su lado cuando la mascara de Jacob se caiga a pedazos frente a todos, pero tienes que prometerme que tu no le diras nada acuérdate que el que sufre siempre el mensajero en estos casos


- Me pides mucho padre


- No tanto como saber que con eso podras tenerla contigo para siempre hijo, sabes que apruebo tu relación con ella y es mas cuenta conmigo para lo que desees pero... trata de no pasar los limites hijo; tu corazón esta en riesgo. - sin mas salio de mi oficina dejandome aun mas confundido.


¿Es que mi familia se había complotado para enloquecerme aun mas?


¿Limites?


Demasiado tarde.


En cuanto a ... Mi corazón...


¡Ja!


Ya ni siquiera era mio...


Emmett fue a buscarme junto con Jasper esa tarde para salir a tomar un par de cervezas como en lo viejos tiempos, después de unas seis los tres cantábamos abrasados y nos reiamos de todo.
Les conte lo que me pasaba con Bella y ambos me apoyaron diciendo que si quería una ayudita no habia problema en sacar del medio a Black ninguno lo soportaba. Era conocido por sus famosas orgías durante su adolescencia y mas aun estando casado. Un dato que mi mente reservo aun con varios grados de alcohol en la cabeza.


La mañana me sorprendió con un ruido espantoso junto a mi oreja. Abrí los ojos con cierta dificultad, sentía un hacha clavada en medio de la cabeza me alejaria rotundamente de la cerveza por tiempo indeterminado. Emmett. Sus ronquidos eran tan potentes que despertarían hasta un muerto. Le pegue una patada y me libre de su abraso. Al bajar de la cama me choque con algo y caí pegándome un fuerte golpe en la cabeza

¡Auch!


Encendí las luces y vi un bulto enredado con un edredón que se había caído de la cama. Jasper. Por lo visto a todos nos haba ido mal esa noche.


Recordaba como Emmett habia cantado la canción de popeye a la vez que mostraba sus brazos a todos los presentes del bar, Jasper y yo nos partimos de la risa y después de eso vinieron las confesiones y las lagrimas de Jas diciendo que extrañaba tanto a Alice que sino lo dejaba dormir en casa moriria de soledad.


Reí ante tales recuerdos y deje que el agua de la ducha me despejara la mente.


Prepare café para los tres encendí mi aparato de audio dandole el máximo de volumen.


Jasper pego un salto a la ves que corría en direccion al baño al cabo de unos minutos aparecia bañado y con una resaca como para diez mil.


- Por lo que se ve no soy el único cuñado - repuse alcanzandole un frasco de pastillas de las cuales saco un puñado y se lo mando sin asco. Apagando la música al instante.


- Si Alice me ve asi me mata


- Antes de que sea Alice será yo quien lo haga si no me convidas con esas pastillas para la resaca ahora - bufo Emmett sentándose a mi lado.


- Creo que nos pasamos de la raya anoche - repuse


- Pues lo diras por ti supongo yo me siento de maravillas - decia Emmett mientras se desperezaba

- ¡Oh! Claro recuerdo que te veis grandioso al mostrar tus biscep frente a todos mientras cantabas popeye el marino soy- comente haciendo que la cara de mi hermano se pusiese roja mientras nos reíamos con Jasper a pata suelta.


- Ríanse no mas - contesto el aludido rascandose la panza


- La verdad que envidio tu capacidad para ingerir alcohol Em, yo estoy que me parto al medio - confesaba Jasper agarrandose la cabeza entre las manos tenia los ojos enrojecidos.


- Eso les pasa por no comer nada antes, yo me saboree una buena pizza


- Lo tendre en cuenta la próxima ves que decida emborracharme hasta el olvido - repuse poniendome el saco. - Me voy ustedes ¿que?


- ¿Me llevas?


- A mi también


- De acuerdo vamos


Los deje en la puerta del bar y cada uno camino hacia su auto abandonado allí desde esta madrugada.


- Nos vemos mañana chicos - me despedí de ellos mientras aceleraba mas estaba llegando retrasado pero no me importo... lo importante era que el día pasase pronto y que Bella llegara.


- ¿Mala noche? - pregunto Paul pasando a mi lado en el pasillo


- Sinceramente muy mala - conteste


- Vamos Cullen ¿problemas con mujeres?


- Lo de siempre pero ya todo esta arreglado - corte no me gustaba dar detalles de mi vida privada a ningun desconocido.



Trate de concentrarme en lo que hacia pero nada me quitaba la emoción que sentía en el pecho. Hoy llegaría.


Mi celular sonó y vi que era un msj de texto.


Alice.


"Estamos camino a casa todo esta perfectamente"


El aire se desplazo por mis pulmones llenándolos de oxigeno, de vida.


Concentre mi mente en el contrato que debía terminar y sonreí dichoso .


No se podía negar que Alice Cullen conseguía siempre lo que quería.



1 comentario:

cullen dijo...

omg.en serio debo esperar hasta el sabado para poder leer otro cap?
no es justo!
yo quiero otro!
amiga siempre me dejas deseando mas