Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

sábado, 24 de septiembre de 2011

TRAICION AL ♥ CAP 22



*Bella*

La tenue luz de la mañana hizo que poco a poco mis adoloridos musculos se movieran solo un poco en la cama logrando despertarme por completo. La felicidad habitaba en mi pecho sacandome mas de un suspiro. Estaba tan contenta que sino fuese por el gran cansancio que aun tenia me pondria a bailar aqui mismo.


Edward.


Mi amor.


¿Como estaria él?


¿Ya habria despertado?


.Se me antojaba llamarlo decirle lo mucho que lo amaba y lo bien que me sentia despues de haber sido suya el dia de ayer y parte de la madrugada de hoy. El sexo telefonico habia sido una de las experiencias mas excitantes que vivi en mi corta vida. Sonrei al recordar el orgasmo que me saco el aliento. Solo Edward podia encerderme con el sonido de su vos llevarme a la cima mas alta y hacerme caer en picada de puro placer, de puro amor...


- Al parecer ha sido una noche reparadora cariño - susurro Jacob a mi lado y mi cuerpo instintivamente se tenso.


¡Estupida!


No me habia percatado de su precencia en la cama cuando desperté; estaba tan embelesada recordando al amor de mi vida que apenas si repare en la precencia de mi marido junto a mi en la misma cama.


Busque fuerzas de donde no tenia y al fin pude hablar:


- La verdad es que si Jake, al parecer mi primer dia de trabajo me dejo agotada - dije odiandome por mentir. Oculte mi rostro bajo las sabanas sabia que él podia leer mi mentira con solo mirarme.


- Pues... sabes que no es necesario que vuelvas ... ¿no es asi? - su abrazo me tomo por sorpresa y mi cuerpo convulsino rechanzadolo.


- No. Jacob. Adoro lo que hago y no pienso dejar de hacerlo - conteste separandome de él con todas las fuerzas que mi cuerpo fue capas de hacer apeas se me movi unos centimentros.


- Bella... amor... ven aqui aun es temprano mi vida que tal si tu y yo.. - su mano toco el pantalon de mi pijama y puedo jurar que un insulto salio de su boca


- Cariño es tarde hoy tengo un dia largo asi que mejor me dejas y me ducho ¿vale? - conteste con aplomo.


- Lo que quieras ... pero ya llevamos mas de diez dias sin hacer el amor y estoy que ardo esta noche no te salvas cariño- me detuve al instante junto al umbral de la puerta del baño al escuchar sus palabras. Trague saliva e ingrese dejando que mis manos reposaran sobre el frio mármol de la encimera del mismo. Mi rostro tenia un color palido transparente casi verdusco a causa del miedo de la repulsion de ser tocada por mi marido el espejo me torturaba aun mas.


Respira Bella. Vamos no puede ser tan malo....


¡Carajo!


¡Si que Lo es!


Imaginar las manos de Jake recorriendo mi cuerpo solo me transtornaba aun mas el pensamiento... tranquila respira...


El agua me descontracturo lo suficiente como para tomar valor y salir envuelta en un bata de algodon a hurtadillas entre en el vestidor sin exito aparente, mi marido estaba buscando su ropa vestido tan solo con una toalla blanca alrededor de las caderas. Mi corazón bombeo desesperado gritando auxilio a los cuatro vientos. Tenía que salir de alli. Tenia que correr y esconderme de él. Pero... mis piernas estaban enterradas sobre la alfombra negandose a reaccionar.


Jake se dio cuenta de mi presecia y sonrio maleficamente al verme asi.


Sus piernas acortaron la distancia que nos separaba y sus brazos me envolvieron el cuerpo. Su olor a madera y a menta me nublaba la vista era tan sofocante al igual que el calor que emanaba su cuerpo parecia que tenia fiebre y que en cualquier momento se prenderia fuego. Recien ahi supe darme cuenta de la diferencia entre ambos mi cuerpo solo lo habia buscado a el como refugio como un lugar en cual descargar mis penas, mis miedos pero ahora que habia descubierto el verdadero amor solo queria salir corriendo de su lado y terminar en brazos de Edward.


- Tu perfume es exquisito... - su boca busco mi cuello. Estaba temblando y mi marido se dio cuenta. - Bella ¿estas temblando amor?


- Si... es que tengo mucho frio disculpame deseo vestirme debe ser aun el efecto de la gripe cariño.. - no titubie esta ves y el chasquido de los dientes de Jacob se sintieron desde el otro lado de la habitaion donde se estaba cambiando.


Suspire.


Me habia salvado de una grande...


Pero...


¿Hasta cuando soportaria esto?


Jacob no era el marido insaciable que yo deseaba pero... al menos una vez a la semana me tocaba y ya era tiempo...


¡Ayudame Dios...!


Trate de concentrarme en vestirme rápido no valla a ser que Jake se arrepintiese a ultima hora.


Una preciosa falda azul marino con una blusa blanca con bolados en el frente ambos de Channel me quedaron pefectas.. unos zapatos divinos de tacon de 12cm blancos junto la cartera a tono de Prada y listo. Mi cabello quedo perfectamente alineado una vez que logre desenredarlo. Pefume y ya. Sonrei ante la imagen que el espejo se digno en devolverme muy diferente a la de media hora atras.


Desayune en completa armonia. Jacob haba salido segun Kebi tras una llamada y eso me dio tiempo a recomponerme del mal trago pasado arriba. Tenia que pensar bien que iba a ser con Jacob... el no era ningun tonto y si segui rechazandolo sabria que habia otro motivo... pero ¿como?


Hablaría con Edward. Si. Era lo mejor mire mi reloj pulsera a penas eran las ocho de la mañana. Decidi arriesgarme y pulse su numero en mi movil.


Despues de dos tonos atendio mi hombre...


- Hola amor como estas...?- mi ritmo cardiaco comenzo a elevarse.


- Hola amor, aqui extrañandote...- quise acultarr el temblor en mi vos pero al parecer fue inutil...


- ¿Estas bien Bella?


- Si... - menti - pero estaré mejor en cuanto nos veamos...


- Princesa estare pensando todo el dia en ti


- Igual yo Edward... te amo


- Yo tambien amo cariño... nos vemos a la tarde si...


- Se me haran eternaslas horas sin tu compañia


- Creeme que se de lo que me hablas.. te amo - y colgo.


Bueno ahora si mis sensores de autoestima estaban elevados gracias a él.


Ya en la oficina una pila de carpetas descansaban sobre el escritorio casi me da un ataque cuando las vi pero deduje que Angela solo las dejo alli para que les hechara un vistazo. Eran fururas familias a las cuales evaluariamos si darle o no la adopcion de varios de los pequeños.


- Disculpa Bella - agrego Mike mientras pasaba sin ser invitado despues de varias horas de estar sumida entre los papeles.


-Hola Mike, dime ¿que deseas? - umm mal pregunta su rostro se puso bordo


- Bella... - carraspeo - mira el caso de Renata esta casi listo y me preguntaba si tu... ¿si quieres venir conmigo a visitar la familia?


- ¡Oh! Claro, me esperas y termino con esto dije señalando un informe y el asintio.


Fuimos en mi auto corria mucho mas y ya eran mas de las dos de la tarde pronto Edward llegaría y no queria perder un minuto sin él.
La pareja que nos resibio me cayo bien al instante él era un hombre muy joven pero no por eso dejaba de ser imponente y elegante a la ves se llamaba Charles, ella era una joven muy bonita su nombre era Makenna y me lleno de ternura apenas la vi. Habia tanto entusiasmo en sus miradas a la ves que miedo.


- Por nuestra parte estan aptos para la adopción - dijo Mike a mi lado sonriente


- ¡Oh! Gracias!! No saben lo feliz que nos hace la noticia - la muchacha abrazo a su marido y ambos lloraron juntos


- En los proximos días resiviran noticias y de seguro antes de la semana entrante podrán tener a Renata a su lado - dije satisfecha por mi trabajo.


Cuando regresabamos no podía dejar de sonreir era tan gratificante hacer el bien y aun mas ayudar a personas ellos.


- Es grandioso verdad, hacer algo por ellos y por la pequeña...


- Si que lo es estoy tan feliz...


- Me alegra que seas tu quien ocupe este puesto Bella - ¡oh no! esa vos..


- Gracias estoy muy contenta con mi trabajo


- Nos hiciste mucha falta


- Eres muy amable Mike pero Edward fue quien hizo todo por mi asi que las felicitaciones son para él...


- Claro.. Edrward... - note cierta envidia en su vos pero no le hice caso alguno no queria empezar una disputa ahora ademas que nadie debia saber acerca de nuestra relacion.



Mike camino a mi lado hasta dejarme en la puerta de mi oficina.


- Me alegra tenerte como compañera Bella... - ¡Rayos! otra ves ese tono de vos cargado de ... deseo...


- Si me disculpas tengo que trabajar gracias por todo


- Bella... espera - dijo tomando mi brazo y la puerta detras de mi se abrio de golpe.


El rostro de Edward enfrento el de Mike quien me solto al instante. Pude ver en sus ojos fuego y temble por eso.


- ¿Pasa algo? - pregunto y podia jurar que estab tras la puerta escuchando todo


- No. Mike ya se iba - dije adentrandome en la ofina y perdiendome entre los papeles


- ¡Claro! Hola Edward yo ya me iba, Bella cuando quieras - contesto Mike y quise romperla la cara.


La puerta se cerró y con ella el pistillo de la llave dio dos vueltas.


No me atreví a mirarle a la cara. Sabia que estaba furioso eran mas de las cuatro ya.
Lo senti caminar hasta posicionarse a mi lado.


- Asi que... ¿cuando quieras...? - pregunto dejando que su escensia a lilas me llenara las fosas nasales.


- Edward.. yo...


- Shhh. No digas nada Bella tengo una promesa que cumplir - dijo levantandome de la silla y separando alguno papeles sobre el escritorio dejandome sentada alli.


Sus piernas separaron las mias a la ves que su manos bajaban hasta mis muslos levantando la falda. Cada roce de sus dedos tan largos y perfectos me enloquecia, la humedad si situo en mi centro y Edward se dio cuenta cuando puso su mano en mis braguitas.


- Estas tan mojada... tan lista...cariño


La tela de la braguita se rompio y salio volando dejandome desnuda alli abajo.
Su boca apenas si mordio mis labios unos segundos y se instalo en mi sexo lamiendo todo a su paso.


- ¡Demonios! Aww Edward... - arquie mi espalda buscando que su lengua se enterrara aun mas dentro de mi


Sus manos abrieron mi blusa bajando a toda velocidad mi sosten dejando descubiertas mis tetas erectas para él.


Un gruñido sordo retumbo en su garganta y tuvo que dejar mi sexo para meter un pecho en su boca. La sensacion era tan profunda tan rotorcidamente lujuriosa y peligrosa que crei correrme alli mismo.


- Espera.. bebe aun falta esto - dijo tocandose el bulto enorme de entre sus piernas


- Edward... amor


- ¿Que quieres Bella? - pregunto divertido y con la vos tan ronca como la mia.


- Te quiero a ti... - conteste pero al parecer no fue suficiente ya que no se movio a no ser para cambiar su boca al otro seno


- Ya me tienes amor... ¿que mas quieres? - maldito bastardo estaba jugando conmigo.


La perra lasciva salio de mi cuerpo y conteste justo al lado de su oido:


- Quiero que me metas tu enorme polla rápido y duro y me des sin lastima hasta vaciar tu rico semen en mi amor mio...


Note como su cuerpo convulsiono y apenas si vi cuando bajo sus pantalones y me penetro de una sola estocada.


- Bella... aqui me tienes amor - empujaba sin reparos cada vez mas fuerte. Me sujete desde sus hombros para no caer y enrede mis piernas en sus caderas dejandome llevar por el vaiven de nuestras caderas. El calor era cada vez mas intenso mas torturador. Edward no podia evitar que sus jadeos se sintiensen y supe que al igual que yo estaba a punto.
Dos estocadas más y un rugido sordo salio por su pecho llenadome al extasis profundo.
Su semen me quemo completamente estaba tan espeso que una vez que nos separamos luego de varios seciones de besos tuve que limpiarme mas de una ves.


Mi sonrojo era inevitable cuando él me quito un trozo de servilleta de la mano y fue el quien me limpio el coño empapado con sus jugos.


- Dejame hacerlo mi amor...- sus ojos brillaban de emocion - ahora dime algo que es eso que queria darte Newton


Rei a carcajadas y él solo espero a que terminara de reir para meter dos dedos dentro de mi vagina haciendome retorcer ante el contacto intimo.


- Edward... no .. lo se... pero te juro que yo.. - aww ¡tres dedos! aun tenia conmigo la humedad anterior mezcla de semen mezcla de mis propios jugos Edward no parecio notarlo o si lo hizo fue adrede y saco sus dedos y con la humedad recorrio el camino libre hasta mi ano jugando con mis jugos y sonriendo picaramente.


- Mmm me encantaria tenerte por aqui princesa - decia masajeando mi culito con cariño


Jadee ante tal acto era el paraiso. Pero él las quito de inmediato y me bajo la falda sin previo aviso.


- Alguien viene - dijo y me tire al piso arregaldo todo el despiole que habia encima del escritorio.


Edward abrio la puerta con el tiempo justo de sentarse y fue cuando dos golpes detras llegaron


- Adelante dijimos los dos al unisono.


La figura de Emmett apareció tras la misma.


- Buenas tardes chicos -


- Hola Emm - contesto Edward nervioso supuse que estaba acomodando su ereccion dentro de sus pantalones.


- Hola ¿como estas Emmett? - pregunte desviando mi mirada de su hermano.


- Bien gracias aqui pasando a invitarlos a ir a festejar la finalizacion de la obra del nuevo edificio de la Fundacion - dijo animadamente


- ¿Ya? - pegunté contenta


- Si asi es acaban de terminar este sabado es la fiesta de inaguracion queda de mas decirte Bella que estas invitada junto a Jacob - dijo mirando a Edward en ese momento


- Y tu... ¿Puedes traer atu chica tambien? - dijo riendo y el rostro de Edward se descompuso al igual que el mio.


- ¿De que hablas Emm? - pegunto molesto mi amado.


- Mmm mejor despues si, ahora estoy llegando tarde mi osita me necesita - dijo antes de salir


- ¿Bella? - llamo


- Si..


- Se me olvidaba Rose te esta esperando en la sala de conferencias


- Ok - sali de alli a toda prisa y me parecio ver una sonrisa malvada de Emmett detras de mi


- Amiga hasta que al fin das la cara - decia Rosalie abrazandome


- Hola es que he estado muy ocupada recien ayer me reincopore - conteste


- Lo se, pero queria saber si vas a venir este sabado a la inaguracion - pregunto muy contenta


- Claro que ire Rose no me la perderia por nada del mundo - agregue


- Ok te espero...


- Nos vemos Rose aun tengo trabajo atrasado - dije saliendo de alli


- Bella... - me llamo - Te ves muy linda amiga se nota que estas feliz de verdad


- Gracias Rose en serio estoy muy feliz - conteste sonriendo


Al llegar nuevamente a mi lugar de trabajo me encontre con Edward riendo a carcajadas


- ¿Que es tan gracioso amor mio? - pregunte contenta


- Esto - dijo levantando un trozo de tela blanca de encaje en sus manos mis mejillas explotaron poniendose moradas. Mis braguitas. Una mano bajo hasta mi bajo vientre y recien ahi me di cuanta de que no las llevaba puestas.


- Edward... - dije y él me abrazo ambos reimos juntos un buen rato


- Me diras ¿que queria decirte Emmett? - pregunte divertida


- Creo que... no .. es mejor asi no quiero que sufras una convulsion espontanea - contesto mientras besaba mi boca con todo el amor del mundo.



PROMESAS SON PROMESAS SEGUN MI ED.... JAJJAJA CREO QUE MEREZCO UN COMENTARIO NO????

TRAICION AL ♥ cap 21

*Edward*


Entramos juntos a la cochera era necesario ocultar el auto de mi Bella ya estábamos cometiendo demasiadas locuras y no quería exponerla más. Era demasiado importante para mi no me podía dar el lujo de perderla ahora que era mía. Si Mía. Sólo mía. Una punzada de dolor me recorrió el pecho al pensarla en brazos de eso chucho que tiene por marido. De eso no habíamos hablado sabia que para ella iba a ser muy difícil rehuirle a su marido, pero... ¡Demonios! era inconcebible pensar en eso justo ahora que la tenia junto a mi.


La tome entre mis brazos cuando el ascensor se abrió y me dirigí hasta mi casa abrí la gran puerta y la invite a pasar a mi hogar. Ella se veía un tanto nerviosa pero no incomoda verla aquí dentro de mi casa solo me confirmaba lo equivocado que había estado durante años creyendo tener todo. Verla allí parada frente a mi supe que Bella pertenecía aquí a mi lado.


- Está es mi humilde morada Bella- de dije besándola en los labios la emoción era tan fuerte que podía tener un paro cardiaco ahora mismo.


- Hermoso lugar Edward - dijo mirando cada rincón de mi casa quería chillar como una niña estaba feliz Bella camino hasta situarse al lado de mi equipo de audio pasando sus manos por los lomos de las tapas de los cd, algo le llamo la atención y sonrío al parecer había mas cosas que nos unían.


- Que deseas hacer princesa - repuse muy cerca su oído la sentí estremecerse - tal vez quieras comer algo... - musite aunque el único plato que quería era a ella servida en bandeja de plata solo para mi!!

Bella me miro y un brillo cegador en sus ojos me confirmo que ambos estábamos sintonizados en la misma frecuencia era increíble hasta el mas mínimo detalle nos unía. Algo cambio de pronto en ella note como si una ráfaga de timidez la abrasara era como si mi pequeña tuviese miedo de no suficiente para mi. ¡Que locura! ¡Bella era todo lo que mi corazón necesitaba! ¡Es más yo me sentía poca cosa a su lado…!


Me dedique a besar su rostro yendo por su frente apartando un mechón rebelde de su cara colocándolo detrás de su oreja eje que mis labios la envolvieran mi aliento chocaba de lleno en su cara la respiración de mi amada
Incremento su ritmo haciendo eco con el mío.


- Al parecer los dos tenemos el mismo concepto de comida mi amor - musite levantándola en mis brazos mi pequeña se sorprendió era tan liviana, tan sube como un pluma la idea de tenerla mojada llena de espuma me nublo la mente y fui directamente hasta mi cuarto de baño la baje cuando llegamos frente a mi enorme jacuzzi, por primera vez agradecía el hecho de haberle hecho caso a mi hermana en poner uno tan grande.

La desvestí con rapidez mi necesidad era exuberante su piel blanca como la nieve quedo a la par que la MIA ya que no demore ni dos minutos en sacarme mi fastidiosa ropa. Busque con mis ojos esa mirada que me derribaba el alma y la invite a que me acompañara.
El agua estaba deliciosa Bella disfrutaba de la calidez de la misma.


- Déjame que te lavé - pidió con vos ronca y la deje hacer. Mi cuerpo se endurecía cada vez mas con su contacto sus manitas me lavaban la espalda con suavidad los gruñidos de placer salían disparados por mi garganta era irresistible de pronto el contacto de sus pechos me atravesó la columna mandando miles de señales a todo mi cuerpo, un calor abrupto me traspaso completamente y no dude ni un segundo en tomarla en mis brazos, deje que mi boca se ocupara de su cuello absorbiendo su aroma hasta intoxicarme con él, sus senos estaban erectos disponibles para mi lengua mordía sus enrojecidos pezones y los chupe sin tregua era delicioso verla retorcerse en mis brazos suplicar hasta el cansancio por mas y yo se lo aria. ¡Oh! I claro que le daría todo y más. Mi mano viajo hasta su vagina metiendo dos dedos dentro de ella los cuales entraron rápidamente estaba tan sensible allí tan estrecha me encantaba disfrutar al verla. Su cara era todo un poema. Sus piernas me envolvieron las caderas depositando su trasero encima de mi sufrida erección comenzó a removerse encima Mio. Aww era desesperante saber que su culo estaba tan cerca de mi polla pero no hoy no seria mas adelante tal vez si ella lo deseaba la penetraría por atrás ahora quería disfrutar de su coño hirviendo en mis dedos.

Bella tomo mi cabello y tiro fuertemente de él haciéndome perder la poca cordura que quedaba en mi cuerpo, me abalance a sus pechos chapándolos hasta el cansancio argumentando que no había mejor manera de lavarlos que no fuese con mi boca ella chillo al sentir mi explicación y ambos continuamos con nuestro juego sexual.

La sorpresa fue cuando sentí su mano aventurarse hasta mi miembro amarrándolo con firmeza y metiéndolo en sus manantiales sin ningún tipo de preámbulos ¡Aww! Jodidamente estrecha… gruñí al sentirla tan caliente y la muy traviesa me apretó la polla con sus paredes haciéndome ver estrellas comencé a moverme de prisa el agua caía por todos lados la espuma apenas le rodaba las caderas envolviéndola como u manto era tan puramente sexi .


¡Rayos!


¡Santo cielo!


Bella metió mi dedo en la pequeña estancia antes de coño y comenzó a torturarme haciendo círculos miles de descargas me llegaron era aww… exquisito.. tan … placentero …y … increíble que la llene completamente con mi semen haciéndola gritar como loca al venirse su orgasmo tan cerca del mío. Podía verla retorcerse


Minutos después la sentí dormida encima Mio, dentro de mi. Me levante con suavidad poniendo mayor esfuerzo en no despertarla estaba agotada. La acosté en mi cama y una lágrima cayó por mi mejilla al verla dormir allí a mi lado. La abrase con amor sosteniendo su rostro en mi pecho al cabo de unas horas Bella despertó pude sentir la tensión en sus músculos ella estaba desorientada.


- Shhh. Tranquila cariño aun es temprano por lo que se la cena iba a durar hasta tarde - susurre para infundirle confianza


- Tienes razón rara vez vuelve antes del amanecer – o sumida en sus pensamientos, me moría por contarle todo pero no seria propio de un caballero hacerlo. Esperaría. Su estomago chillo y note el calor de sus mejillas en mi pecho.


- Creo que tienes hambre mi vida, espérame un segundo se que algo debe haber en mi cocina – corrí hasta mi cocina y gracias a dios aun quedaba pan lactal, pollo y verduras ¡¡perfecto!! Recordé que mi amada era vegetariana un dato que no se me había pasado durante la cena en su casa llene dos vasos con gaseosa.


- He notado que eres vegetariana mi amor – comente a ver su cara de extrañeza frente al sándwich


- Gracias – confeso mandándose un buen bocado de pan con verduras


Comimos mirándonos y sonriendo como dos idiotas. Éramos dos chiquillos viviendo una aventura de amor.


- Te veo y aun no me lo creo Bella, es un sueño tenerte aquí y ahora conmigo me gustaría tenerte para siempre mi amor- dije sintiendo como mi corazón me pinchaba de dolor al saber que nada sería tan rápido y tan fácil como soñábamos.

- Lo bueno de todo esto es que para mi también lo es, digo lo del sueño aun no puedo creerlo Edward tu eres mi vida – dijo y mis ojos obtuvieron la luz que segundos antes se había apagado. Si Bella me amaba yo podría esperar hasta el final de mis días por ella.


Lo siguiente fue amor puro, en la cama nos entregamos como nunca sin apuros, sin tapujos, sin miedos, solo éramos Edward Y Bella. Luego vino el desenfreno cuando la vi levantarse para ir al baño desnuda mostrándome
su precioso culo no me pude resistir y la seguí cuando ella salio la tome allí mismo contra la puerta haciéndola gritar mi nombre más de una vez. La muy sinvergüenza no paro de hacerme vibrar con sus caricias justo en la entrada de mi ano. Aww ¡Rayos! Me tenia donde quería…. No deje de lamer su sexo era gratificante tenerla así abierta para mi sentir como sollozaba por su liberación que mas de una vez la hice correrse en mi boca, sus jugos eran solos míos y quería vaciarla completamente.


- No quiero títulos Bella para mi tu eres mi mujer mi amante mi novia mi todo – dije besándola castamente antes de dejarla en la esquina de su casa.

- Yo tampoco los deseo al menos por ahora mi amor, tratare de solucionar las cosas pero dame tiempo por favor... – me suplico y vi la duda en ellos pero trate de no hacerme mala sangre.


Siempre estaré aquí para ti, se que apenas si nos conocemos pero te demostrare que no solo soy bueno en la cama mi amor ya veras – dije dejándola allí mientras volvía a mi casa. No podía creérmelo todavía. Bella era mi todo y yo… sin ella no existía. La duda en sus ojos me demostraron que aun no estaba segura de emprender una nueva vida conmigo, apenas si nos conocíamos era cierto pero yo le Daría todo mi amor incluso mí vida s fuese necesario para que ella dejara a ese maldito bastardo.


Llegar a mi apartamento fue muy duro. La soledad me oprimía el pecho, solo su aroma en mi cama me recordaba que había sido real, que ella había estado aquí junto a mi.


Cambie mi ropa y me acosté desnudo era necesario que su olor se colara en cada rincón de mi piel para no volverme loco. Mi celular sonó y mi sonrisa se disparo cuando vi quien era.


- Solo quería decirte que las horas sin ti son una tortura mi amor – dijo mi amada.


- Lo se cariño pero sabes ¿cual es lo mejor de todo esto? – dije divertido mi sexo palpitaba al sentir su vos estaba como loco.


- Explícate por favor... – sonó confundida sonreí por lo bajo.


- Lo mejor es que mañana cuando te encuentre en la oficina no dudare en echar cerrojo y hacerte el amor como nunca bebe no sabes cuanto te deseo... – dije haciendo a la imagen en mi cabeza aww dios era devastador…


- Edward... – sentí su vos cargada de deseo al igual que la mía y me impuse a darle placer por teléfono y por que no a mi también…


- Shhh. Déjate llevar cariño pon tus dedos donde me gusta... allí abajo tócate para mi hazlo por favor – dije bajando mi mano a mi polla enloquecida – bien ahora muévete despacito, toca tus pechos como si fuesen mis dientes quien estuviesen allí mi vida – no pude evitar que un gemido escapara por mis labios mientras mi mano se movía frenéticamente


- Edward... toca tus testículos para mi bebe, si mas rápido libera tu polla y masajea esas enormes pelotas que tienes awww –dijo mi perra lasciva mi perra lasciva y obedecí ante mi dueña las sensación fue extenuante mi otra mano no paraba de moverse mientras que la otra apretaba mis pelotas ¡Ya hazlo! Gritaba mi vos interior – ¡¡rápido dámelo todo!! – grito Bella y mi semen se libero bañándome completamente

- Bella amor... siiiii awww!!! ¡rayos! - me enderece y vi las colchas tiradas en el suelo camine como pude hasta el baño para lavarme - Eres preciosa te amo Bella recuérdalo esta noche bebe – dije mandándole un beso.


- Yo también te amo, Edward mas de lo que te puedes imaginar hasta mañana mi cielo – repuse cortando la comunicación.


Abrí el grifo y me di una ducha rápida esta todo pegoteado reí de lo lindo mientras me cambiaba y buscaba un bóxer limpio. La cama estaba en total desorden pero ni me moleste en cambiar las sabanas mi semen no las había alcanzado y agradecía internamente por eso. Me tape y su aroma me llego a las fosas nasales estaba en el cielo y mi ángel pronto estaría junto a mi… paciencia Edward me dije antes de caer en un sueño profundo.



jueves, 22 de septiembre de 2011

TRAICIÓN AL ♥ CAP 20


*Bella*

Llegamos juntos a un hermoso edificio de más de diez pisos Edward me hizo señas para que lo siguiera con mi auto hasta la cochera hasta ese instante no me había dado cuenta que mi auto no debía ser visto sonrei al notar que Edward pensaba en todo. Él mi cuidaba y eso significaba lo mucho que yo le importaba.
Salimos del ascensor abrazados besandonos sin ningún tipo de tapujos al llegar frente a uná puerta de madera Edward sacó las llaves de su bolsillo y abrió mientras me invitaba a pasar a mi primero.


Todo parecía tan normal para ambos es como sí en algún lugar en algún momento de nuestra existencia hubiésemos estado juntos sea en está vida o alguna otra.


- Está es mi humilde morada Bella- repuso besandome en lo labios con un casto beso


- Hermoso lugar Edward - dije a la vez que recorría el sitio con la mirada. El departamento estaba decorado elegantemente tenía una sala amplia en donde resaltaba un enorme sofá en el centro con un plasma inmenso al frente el equipo de sonido estaba ubicado al extremo derecho de la pared junto a una gran biblioteca repleta de libros de todos los tamaños y debajo de está se hallaba la colección más numerosa que mis ojos hallan visto de cd's me acerqué pasando mis dedos por las tapas de cada uno de los mismos era un lujo clásicos de todo tipo la música clásica dominaba ka mayor parte de su repertorio visualice el cd de Debussy y sonrei al parecer estamos mas sintonizados de lo que suponiamos.


- Que deseas hacer princesa - dijo muy cerca de mi oido y me estremecí - tal vez quieras comer algo...


Me gire para encontrarme con ese mar de esmeraldas que me quitaban el sueño y mis ojos brillaron ante su oferta aunque mis intenciones de comer variaban rotundamente de cualquier menu, yo lo queria a él, queria devorarmelo a Edward. Pero no me atrevia a decirselo con palabras era como si de pronto la timidez se apoderara de mis sentidos me quede alli en sus brazos tan disminuida tan poca cosa ante semejante dios griego.


Edward percibio mi cambio y se dedico a besar mi rostro llendo por mi frente apartando un mechon de mi cara colocandoleo detras de mi oreja, su boca siguio explorando mi rostro dejando la calidez de sus labios por donde fuese que pasara; senti como se incrementaba su respiracion a la ves que mi loco corazón dio comienzo a un sonoro concierto.


- Al parecer los dos tenemos el mismo concepto de comida mi amor - musito y no lo vi venir sus manos viajaron por detras de mis rodillas y me levanto en brazos al parecer se le hacia habitual cargarme para mi era la gloria, cruzamos un pasillo llegando al fin un cuarto precioso decorado en tonos azul y blancos la gran cama dominaba la estancia imponiendose pidiendo a gritos ser usada.


Pero otra vez me sorprendio y el camino no finalizo alli llegamos a un cuarto de baño y ahi si me bajo. Sus manos me despojaron del vestido era una muñequita en sus brazos Edward apenas demoro un poco mas en quitarse la suya y mirandome a los ojos imnotizandome me invito a acompañarlo al jacuzzi lo cual no dude.


El agua estaba exquisita trate de contener las ganas locas de llorar que tenia estaba feliz esto era todo y mas. Era Edward el responsable de tal acto, de tal entraga.


- Dejame que te labe - pedi con vos ronca al ver como la espuma de las aceites acariciaban su torso desnudo. Solo asintio y se dejo hacer, trate de concentrarme en mi trabajo pero no fue suficiente su piel pedia por mas y con cada frote podia sentirlo gruñir Edward estaba de espaldas a mi fui muy ozada y deje que mis senos le tocaran la espalda esa fue una sabia desicion él se giro y me envolvio con sus brazos, sus labios me torturaban el cuello, los pechos aww!! era demaciado dos dedos se introdujeron en mi centro jadeando como loca me deje llevar por el hasta estar encima suyo montandolo la friccion de mi trasero lo ponia jodidamente loco.


Sonrei tirando de su cabello humedo por el agua sus manos lavaron mis senos pero mas fue su boca la que estuvo en su lugar decia que era mejor labarlos con su propia saliva y yo no pude revatirselo. Podia sentir el calor venirse cada ves mas rapido. Fue entonces cuando tome todas la fuerza que tenía y deje que mi mano emvolviera su miembro erecto y a punto de estallar enterrandolo completamente en mi sexo Edward gruño cuando lo aprete con mis paredes exigiendole que se moviera mas rápido. Sus arremetidas salpicaban agua por todos lados pero eso no era suficiente yo queria mas, necesitaba mas de el. Pense bien en lo que estaba a punto de hacer y desidi que Edward me complementaba sus ojos brillaban de lujuia reflejando los mios tambien, mi dedo se situo tan cerca de su coño y lo masajee insistentemente haciendo circulos su mirada fue fuegompuro lava derretida. Edward se dejo llevar por la locura que nos rodeaba y fue ahi cuando lo senti estrellarse en mi interior vaciarse hasta no dejar ni una gota de su semen fuera de mi.. Ell orgasmo me desarmo y cai sobre su pecho jadeando y retorciendome como una vibora desesperada.


Desperte envuelta en un par de brazos firmes y musculosos me asute cuando vi él reloj y ya eran mas de las diez de la noche.


- Shhh. Tranquila cariño aun es temprano por lo que se la cena iva a durar hasta tarde - susurro en mi oido.


- Tienes razon rara vez vuelve antes del amanecer - comente recordando todas las veces que Jacob se ausentaba hasta tan tarde nunca me habia cuestionado el motivo de tal demora pero ya no me importaba ahora queria estar con mi hombre y ser feliz a su lado el tiempo que nos quedaba.


Un sonido sordo nos llego a ambos y me ruborise al instante.


- Creo que tienes hambre mi vida, esperame un segundo se que algo debe haber en mi cocina - salio dejandome alli pero solo el fueron un par de minutos Edward llego con una enorme bandeja con dos inmensos sanwichs de polllo y verduras y dos vasos de gaseosa. Lo mire extrañada.


- He notado que eres vegetariana mi amor - dijo sonriendo de lado y mi pulso se acelero todo era tan perecto en él.


- Gracias - susurre engullendo el delicioso sanwich de pepino, lechuga y tomate.


Comimos mirandonos y sonriendo como dos idiotas


- Te veo y aun no me lo creo Bella, es un sueño tenerte aqui y ahora conmigo me gustaria tenerte para siempre mi amor- vi como sus ojos se obscurecieron de pronto, Edward tambien sabia que nada de todo esto iba a ser facil.


- Lo bueno de todo esto es que para mi tambien lo es, digo lo del sueño aun no puedo creerlo Edward tu eres mi vida - dije mirandolo con amor con deseo con todo lo qe mi corazon sentia.


Hicmos el amor dos veces mas una en la cama y la otra contra la puerta del baño al parecer mis caricias alli cerca de su coño lo volvian loco y me pedia mas y mas, quise decirle que yo apenas sabia lo que hacia pero no me atrevi Edward lamio mi sexo muchas veces decia que queria recordar mi sabor durante toda la noche y solo evite que mi mejillas traidoras explotaran de tanta verguenza.


- No quiero titulos Bella para mi tu eres mi mujer mi amante mi novia mi todo - dijo antes de darme el último beso en los labios robandome el aliento.


- Yo tampoco los deseo al menos por ahora mi amor, tratare de solucionar las cosas pero dame tiempo por favor... - rogue sabia que estaba mal, debia pedirle el divorsio urgente pero es que apenas si conocia a Edward.. ¡Maldicion! Era tan putamente cobarde...


- Siempre estare aqui para ti, se que apenas si nos conocemos pero te demostrare que no solo soy bueno en la cama mi amor ya veras - sonrio y dio media vuelta girando sobre sus talones se subio a su precioso Volvo y condujo camino hasta su casa.


Al entrar nadie estaba para recibirme lo cual agradeci eran mas de las dos de la mañana y entre en puntillas, me habia sacado lo tacos camine descalza corriendo a traves de las escaleras, moriria si Jake hubiese regresado pero gracias a dios Edward tenia razon, la cena era demaciado larga y solo me cambie el vestido la ropa interor y me puse un pijama de pantalos de razo y camisa a juego no queria dejar ni un centimetro de piel a la vista de mi marido.


Sonrei ante la perspectiva de verlo mañana en la oficina se me hacian tan largas las horas, me levante de la cama y corri hasta mi bolso excitada saque mi celular y marque su numero Edward atendio al instante.


- Solo queria decirte que las horas sin ti son una tortura mi amor - musite


- Lo se cariño pero sabes ¿cual es lo mejor de todo esto? - pregunto y me desconcerto.


¿Donde estaria lo bueno en separarnos?


- Explicate por favor...


- Lo mejor es que mañana cuando te encuentre en la oficina no dudare en hechar cerrojo y hacerte el amor como nunca bebe no sabes cuanto te deseo...


¡Madre santa!


¡La humedad me sorprendio en mis muslos!


¡Era una completa y exquisita locura!


- Edward...


- Shhh. Dejate llevar cariño pon tus dedos donde me gusta... alli abajo tocate para mi hazlo por favor - su voz ronca se confundia con mi agiada respiracion. Yo solo obedecia- asi bien ahora muevete despacito toca tus pechos despacio como si fuesen mis dientes quien estuviesen alli mi vida.


Edward gemia conmigo me di cuenta que el estaba tan excitado como yo.


- Edward... toca tus testiculos para mi bebe, si mas rápido libera tu polla y masajea esas enormes pelotas que tienes awww - mis dedos estaban hirviendo no podria soportar más.. - ya... vente para mi ... rápido damelo todo!!


- Bella amor... siiiii awww!!! ¡rayos! - exclamo y sonrei cuando pude enderezarme estaba toda mojada, deberia ducharme otra ves - Eres preciosa te amo Bella recuerdalo esta noche bebe - dijo mandome un beso


- Yo tambien te amo, Edward mas de lo que te puedes imaginar hasta mañana mi cielo - dije mientras cortaba la comunicacion y me disponia a ducharme.


Me bañe rápidamente no queria que mi marido llegara y me encontrase en esas andanzas busque ropa interior para nada sexi y mi pijama de nuevo. Recoste mi cabeza sonriente sobre la almohada, feliz, abarrotada de tanta alegria. Me dormi soñando con el mañana soñanado con estar con Edward para siempre... sin prisas sin apuros solo él y yo nadie más...


AQUI LES DEJO OTRO CAP USTEDES ME DIRAN QUE TAL LES PARECIO Y SI MEREZCO UN COMENTARIO!!!

GRACIAS A TODAS!!!♥♥♥

miércoles, 21 de septiembre de 2011

♥ de HIELO EPILOGO


*Bella*


El sabor de sus besos era absolutamente arrebatador, la miel de sus labios me derretía, su cuerpo palpitaba contra el mio, jadeaba de anticiapcion sabia lo que se venia, y yo no podia resistirme a hacerlo.


Bajé lentamente mordiendo su cuerpo victorino, hermoso. Era un hombre fuerte como a mi me gustaban, su respiracion se hacia más entrecortada a medida que mi boca bajaba lentamente por su vientre dejando un largo camino húmedo de saliva con mi lengua.


Desabroché el pantalon, haciendo que poco a poco perdiera la razón, su polla estaba que explotaba pero no le daría el gusto, no aun. El era mi amante y como tal debería esperar a ver que desicion tomaba yo.


Su pantalón apenas se movió cuando desabroche la pretina, quedo trabado en sus muslos generosos y firmes.


¡Dios este si que era un hombre! me repetía una y otra vez.


La perra lasciva no me dejaba pensar en otra cosa, que en satisfacer sus deseos más obscuros de él que luego serían los mios.


Sus manos jalaban mi cabello con fuerza provocando que el dolor sea solo un pequeño detalle más, la excitacion era tan fuerte que no lo dude y bañe con mi aliente su pene. Él se contrajo al sentir mi aliento alla abajo, inclinando su cuerpo aun más acercando su miembro a mi cara, lo excivia para mi. Era por eso que me gustaba era un descarado. No le importaba nada en este momento debia de estar trabajando y no aqui etabamos encerrados en el baño de mi oficina arriesgando ser descubiertos en cualquier momento.


- Por favor, metelo en tu boca - pidio y obedecí siempre me gustaba complacer a mis amantes y este sin duda el mejorcito de todos.


Lami la base de su mienbro con mi lengua, recorrí centimentro a centimentro su enorme polla que se movia compulsivamente embestiendome una y otra vez sin piedad. Aprete aun más mi agarre chupe haciendo presion con mis labios y el liquido presimanal ya podia sentirse dentro de mi, su gusto salado era algo que solo con Edward descubri y ahora lo practicaba con él, con mi amante.


La puerta del baño se abrio de pronto y unos tacos se sintiron al entrar saque mi bca de donde estaba y espere con el corazon latiendo a mil por horas, ¡Rayos! justo ahora no podian descubrirnos.
Él gruñó ante mi retirada pero lo complaci con mi mano masajeando su polla de arriba hacia abajo.


- ¿Bella? ¿Estas aqui? - la vos de Rosalie me enervó pero no deje de dezlizar mi mano por su pene.
Sus ojos brillaban de puro placer.


- Si .. si Rose aqui estoy es que no me siento muy bien eso es todo - dije aclarando mi vos lo más que pude


- ¿Sucede algo? - preguntó inquieta.


- No. No solo son las nauseas tu ya sabes... Pero ¿que deseabas? - pregunté restandole importancia él me miro con una sonrisa en los ojos era muy buena mentirosa, en estos últimos meses habia perfeccionado muy bien el arte de mentir.


- ¡Oh! si son realmentes molestas por lo menos yo las superé ya - decia podía imaginarla abrazando su gran vientre abultado de 7 meses ya.


- Suerte por ti amiga - dije con sorna tratando de que se fuera y me dejase terminar con idilio en paz.


-Por cierto sabes si Edward se fue, es que Jacob lo presisa para preguntarles algunos detalles de un nuevo contrato.


La simple mension de su nombre me hizo estremecer, mi amante se percato de mi reacción y acaricio mi rostro con ternura como lo haria mi marido tal vez.


- Si Rose salío hace mas de media hora, debía ir por Jasper a ver una nueva sede para otro club, tu ya sabes...


- Esta bien, Bella cualquier cosa me avisas estoy en mi despacho.


- Claro - repuse suspirando por que al fin se fue.


- Seguimos... - dijo mi querido amante mirandome con esos ojitos que me desarmaban.


Esta vez no fui suave podía ver la urgencia que él tenía de mi y yo ¿que decir? estaba como loca, sabia que estaba mal lo que hacia era una mujer casada con un hermoso hijo de tres años y una princesa en camino, bueno al menos yo crei que seria mujer apenas tenia tres meses de embarazo.



Flash Back


- Respira profundo mi cielo, vamos una... dos... tres... ¡Puja! ¡Puja! asi es mi cielo, vas muy bien - decia Edward en mi oido dandome fuerzas pero es que apenas si las tenia.

Los medicos se miraron entre si y el panico se apoderó de mi. ¿algo malo ocurria con mi bebe? ¡No!. ¡No!. Me dije y seguí las intrucciones mi marido que tomaba mi mano con fuerza.


- ¡Vamos, Amor tu pedes solo un poco más si! - su rostro estaba bañado en sudor


- ¡Ahhh......!! No puedo Edwad no puedo - gritaba con todas la fuerzas que me quedaban el dolor cada vez se hacía más terrible y no crerí poder soportarlo más.


- ¡Puja!, ¡Puja! Cariño tu puedes te amo mi amor hazlo por nuestro bebe por mi solo una vez más.


Sus plabras hicieron mecha en mi corazón y empuje con fuerza algo se movio dentro de mi y el llanto de un bebe lleno mis oidos. El cansancio me abrumaba pero aun asi las ansias por conocer a mi hijo era superiores a cualquier cosa.


Edward acerco nuestro bebe y su sonrisa era el mejor de los regalos. Pude ver que era mi Edward en miniatura una copia pefecta de su padre que se erguia de orgullo ante todos.


- Edward Anthony Cullen Junior - dije con una sonrisa en mis labios.

Fin Flash Back



-¡Oh! si asi asi, eres una perra Isabella me encanta awww!! - su vos era cada vez mas entracortada y ronca a causa del estado de éxtasis que vivia.


- ¡No! - grite- ¡Detente! Esto esta mal y lo sabes... - él me miro con sus ojos suplicantes y a pesar de todo me rendí a sus encantos.


Siempre sería asi a pesar de estar casada con el hombre más espectacular del mundo la zorra habitaba en mi y no podía desarrigarla de mi cuerpo.


Me levanté de golpe soltando su pene a punto de estallar. Me giró dejando mi espalda contra su cuerpo, contra su ereccion descomunal. Sus manos subieron con fuerza la falda estrecha que llevaba haciendome maldecir por mi eleccion al ponermela.. Su miembro se abrio paso entre mis piernas apenas abiertas por la incomodidad en la que estabamos. El baño era pequeño, nuestros cuerpos entraban apretados y los movimientos eran de lo más presionados lo que aumentaba la penetración.


Metió de una solo estocada su pene en mi sexo que estaba empapado para él, ni siquiera se molestó en quitarme la braguita que llevaba puesta haciendo que el roce su polla con el encaje fuese una friccion exquisitamente dolorosa pero placentera a la vez.


- Asi, asi te gusta... - decia en mi oido moviendose como un poseso.


- Si.. Si más ..más... - pedía mi estado era de inconciencia estaba segura de que si alguien entraba en este momento todo terminaria para mi pues no pensaba soltarlo.


Su miembro me quemaba como un hierro caliente empujado hacia delante con indescriptibles esfuerzos, no podía penetrarme más. Mis manantiales se abrieron y ayudaron a sustentar sus movimientos rápidos y profundos;
las exhalaciones de él entraron en mi bajo vientre y embriagaron mis ansiosos sentidos.


Su cuerpo se estremeció de golpe supe que el final estaba cerca queria alargarlo mas pero el deseo era superior, su mano se drigio a mi sexo acariciandolo aun más de golpe un dedo se sumergió tambien allí junto con su pene que no me dava tregua la sensacion era terrible, dolorosa pero... de lo más excitante que había hecho en toda mi vida.


Me penetraba con su dedo y con se polla ambos se movían descontroladamente mientras yo pegaba mis caderas a él.
Un calor tibio se fue apoderando de mi cuerpo el lo percibio y saco su dedo dejandome vacia por unos segndos para luego arremeter con mayor fieresa su estampida.

El fuego se hizo insoportable y ambos estallamos a la vez.


Sentí que se endurecía y agrandaba más aún. El hizo una breve pausa, como si quisiera reunir todas sus energías en un
único esfuerzo, y entonces me entregó aquello por lo que yo estaba ardiendo; me estrechó el cuerpo contra el suyo y, con su enorme polla enterrada hasta el fondo en mi interior, sentí que me llenaba con torrentes de esperma.


Los espasmos hacían que mis piernas fueran gelatina ante tal acto de pasion y desenfreno. Él me sujeto hasta que recobre la compustura.


Ninguno dijo nada más las palabras sobraban. Suavemente se retiro de mi. Bajé mi falda tratando de parecer indiferente mientras estuviese de espaldas lo haria, no podría verle la cara no ahora, la verguenza me mataría.


La primera en salir del baño fui yo arreglando mi pelo fente al espejo. Miles de miedos me llenaron en ese momento. ¿Qué le diria ahora? De seguro se vurlariá de mí por mi arrevato pero es que... no podía negar lo que era.


Ingresé en mi oficina revolví unos papeles y saqué mi cartera de su lugar, estaba lista para irme a casa mi marido esperaba por mi.


Su cuerpo me seguía de cerca podía sentir el calor que emanaba detras de mi, temía mirarlo a los ojos. ¡Dios! estaba loca por él pero...


- No digas nada Isabella, no digas nada - respondió él ante mi pregunta inexistente. - Se qué lo disfrutaste y eso me basta.


Podía decirle miles de cosas en este momento pero era mejor callar demaciado me habia arriesgado hoy.


Inflé mis pulmones con la mayor cantidad de oxigeno posible y relaje mis músculos adoloridos por la posicion incómoda.


Giré mi cuerpo instintivamente ya no podía retener aquel momento.


Sus hermosas orbes color esmeraldas me iluminaron la cara y una carcajada salió disparada por mi garganta.


- Creo que esto no es para risas Isabella. - dijo burlon.


- Pues para mi lo es, Edward tan solo miraté pareces un joven llenó de culpas y quien deberia tenerlas tendría que ser yo amor... - dije besando la comisura de sus labios. - estamos teniendo sexo en medio de esta oficina y sabes bien que muchas personas pasan por aqui a diario, esta vez por suerte fue solo Rosalie pero... te imaginas la cara de Jacob si nos encuentra - reía escandalosamente las lagrimas afloraban en mis ojos de tanta felicidad. - nos encantaba jugar de esta manera mucho más en mi oficina, el disfrutaba haciendose pasar por mi amante mientras yo me recreaba culpas falsas por mi amado marido. Eramos unos pervertidos sin remedio.


- Eres una desvergonzada, mi pequeña golfa te amo- susurró besando mis labios con suavidad. - solo espero que mi princesa Renesme no tenga tu caracter ¡por dios! - hizo una cara de impresión.


- Mmm lo dudo querido mi principe lo tiene, haz visto como piropea a la pequeña Marie, Jasper se pone de los pelos cuando lo encuentra en su cuna mirandola embobado, tendrás que enseñarle que es su primita nada más...
Ambos reimos al unisono.


- Y pensar - dijo Edward - que cuando te conocí creí que eras una mujer con el Corazón de Hielo cariño - sus labios se encontaban en mi cuello lamiendo la cadena de mi collar favorito, el corazón de zafiro.


Mis pezones instintivamente se endurecerieron de excitación.


Yo ardía en deseos de gozar y ser gozada otra vez eramos insaciables, queria ser arrasada otra vez por este espectacular hombre, cuyos instintos bajos y brutales me proporcionaban tanto placer sentí que apretaba su cuerpo caliente contra mis nalgas, su aliento me quemaba el cuello, su pene estaba erecto para mi siempre ya se arrojaba entre mis piernas, buscando en vano una entrada.

- Lo soy cariño, lo soy solo que... aww - sus dedos pellizcaban mi pezón dejandome fuera de juego nuevamente - solo que tu logras derretirme amor... - dije mientras Edward me llevaba nuevamente a nuestro nuevo lugar de encuentro.


- Creo que tu baño me gusta demaciado señora Cullen - mientras me cargaba en sus brasos

- Tenemos todo el tiempo del mundo para provarlo querido - le recordé.

- Por siempre y para siempre jamás.

- Eso me suena a gloria - musité. Mientras continuamos apurando con alegría esa pequeña pero perfecta fracción de nuestra eternidad.


FIN!!!!


ESTE SI ES EL FINAL ESPERO QUE LO HAYAN GOZADO TAMBIEN JEJEJE NO PODIA DESPEDIRME SIN UN POCO DE INTRIGA Y DE ACCION DE LO CONTRARIO DEJARIA DE SER YO.

MIL GRACIAS A TODAS POR SU APOYO INCONDICIONAL CADA CAP ME DEJAN EL CORAZON REBOZANDO DE FELICIDAD ROCIO TU ME DISTE EL TOQUE ME FALTABA, CULLEN MI FIEL AMIGA SIN TI NADA HUBIESE RESULTADO!!


*Rina*

martes, 20 de septiembre de 2011


Este regalo viene del blog de http://rincondefanfics.blogspot.com de mi amiga Cullen a ella le fue concedido y me lo paso gracias linda es muy tierno!!



¿Tus aficciones?

-Leer

- Soñar

- Escribir

-Dormir

-Escuchar música

- Consumir pelis de todo tipo

- Cuidar de mi amor



¿Algun sueño que hayas cumplido?

- Conocer al amor de mi vida

- Ser tolerante; me costo lo se pero al fin lo logre!!!

- Y al igual que tu amiga encontré la amistad al fin a pesar de la distancia se que hay alguien que esta cuidando de mi.



¿Tu color favorito?

- El rojo

¿Cantantes/grupos favoritos?

- Katy Perry, Ricardo Arjona, Camila, Sin Banderas



¿Comida favorita?

- Ñoquis



Recomienda libro/saga

-Saga Crepusculo Sthepenie Meyer

- Saga del jardin de Nora Roberts
- Albun de Familia Danielle Stells



Recomienda pelicula

-Todas las de Crepusculo

-Pearl Harbor

-Casablanca

-Hombre en llamas

- El Exorcista

- Ufff tantas....



Nominaciones para llevarse el tes:

- Vampir

- Dulce Cautiva


Y a todas las que deseen ponerlo en su blog!!!









domingo, 18 de septiembre de 2011

TRAICION AL ♥ cap 19


 *Edward*


Estacioné el auto en un sitio seguro debajo de un gran árbol no quería arriesgarme a que nos vieran en otro momento me hubiese importado un rábano pero Bella era casada y a mal que me pese su reputación me importaba.
Mire a mi alrededor el lugar estaba desierto tal y como lo recordaba la vegetación era intensa pero había un sendero que dejaba paso para que nos pudiésemos mover con total libertad. A lo lejos se sentía el ruido del agua correr el lago estaba detrás de nosotros pero lo más hermoso de todo después de Bella era el Crepúsculo que apenas estaba dando comienzo a nuestras espaldas. Una mezcla de rojos intensos naranjas obscuros y negros asomaban en al horizonte era definitivamente la mejor hora para los amantes.


Baje del auto tratando de demostrar la calma que no tenía Bella estacionó tan solo a unos cuatro metros de donde yo estaba.
Caminó lentamente buscando el equilibrio que no tenía se notaba que estaba tan o mas nerviosa que yo, recién ahora repare en los tacos que llevaba puesto y quise correr y cargarla sobre mis brazos para que nada malo le pasara el suelo era un tanto desparejo. Mis ojos la devoraron era tan preciosa el sonrojo de sus mejillas hacia que todo mi ser se estremeciera. Un sueño. Eso era la única explicación que mi loca cabeza pensaba , estar con ella aquí y ahora era lo mejor que me había pasado.


Mi pulso rompió batalla cuando la tuve a escasos pasos de mi llenandome los pulmones con su aroma a fresas.


¡Santa Madre de Dios!


La sangre de mis venas corría a una velocidad impensada llegando a cada resquicio de mi cuerpo reviviendolo.


Busque en mi cuerdas vocales la fuerza suficiente como para que me saliera una oración.


- Se que no es buen lugar pero... es lo único que se ocurrió cuando estaba en la carretera - dije avergonzado hubiese querido llevarla algún palacio digno de tal princesa pero lo que no teníamos era tiempo.


- Es perfecto Edward además aquí nadie podrá molestarnos - contestó y no evite que mi sonrisa lasciva saliera dibujada por medio de mis labios ella estaba dispuesta a todo y lo mejor de todo es que yo le daría todo y más.


El silencio hizo acto de presencia y ninguno se atrevió a romperlo. Bella respiraba agitada mi pequeña... le costaba tanto estar aquí pero en sus ojos veía determinación y era mas que suficiente para mi loco corazón, el movimiento de subida y bajada de su pecho me distrajo la boca se me seco al instante al observar esa parte de su cuerpo tan perfecta y generosa.


- He pensado mucho en lo que me dijiste el otro día Edward - habló - Pensaras que soy una cualquiera o millones de cosas mas pero es que la verdad ya no puedo seguir resistiendo me -su vos apenas era un leve tono cuando termino pero no fue eso lo que mas me emociono ya que sus palabras eran la señal que yo había estado esperando Bella me amaba estaba seguro de ello pero lo que no me dejo disfrutar del momento fueron las otras palabras ¿Una cualquiera? ¡ni en sueños podría pensar así de mi amor! ¡Rayos! ¡Ella se sentía despreciable podía verlo en su mirada! Quería abrazarla decirle que ya nada malo le pasaría que yo siempre la protegería y nunca nadie podría hacerle daño, mi amor curaría todas sus heridas que aunque ahora no existían pronto seria muchas...


- Bella... yo.. - concentre mi cabeza al menos para lograr decir algo coherente


Ella levanto la mano pidiendome que callase. Me frustre.


- Edward lamento todo esto yo... - dijo dando media vuelta ¡No! ¿que estaba haciendo? ¡Se iba! tome su brazo girándola e imponiéndole un beso en sus maravillosos labios demostrándole el amor que habitaba ene mi corazón.


- Como te decía Bella jamas he pensado ni pensare que eres una cualquiera cariño - acariciaba el rostro- para mi lo eres todo y no te imaginas la felicidad que me has dado al decirme todo esto. - quería girarla en brazos chillar de alegría pero no era el momento.


- Yo pensé que tu.. que no .. que no querías estar conmigo - sollozo en mis brazos y pensé morir al verla tan indefensa tan disminuida frente a mi.


- ¡Oh! Pequeña tu eres mi vida, eres mi todo jamás podría alejarme de ti, solo tu puedes hacer eso


- Sabes que mi vida es muy complicada Edward yo.. no puedo... yo... - ¡Cielos! ella sufría por mi, por no poder darme todo lo que yo no le había pedido hasta ahora.


- Shh calla... lo importante es que estemos juntos cariño, ya ya cálmate por favor no resisto verte así bebe - podía sentir como sus músculos se relajaron lentamente


- Te prometo.. -no la deje hablar la besé desesperado enredando mi lengua a la suya.


- Nada de promesas hoy solo quiero hechos - dije ronco de tanta excitación la deseaba como nunca había deseado a nadie la quería para mi y hoy la tendría su abrazo me confirmo que mis sentimientos no solo eran correspondidos sino que también anhelaba mi cuerpo junto al suyo.
Mis manos la recorrían con locura, ya no quedaba un poco de humanidad en mi cuerpo al contrario era un ser desconocido ni yo mismo creía estar viviendo tantas cosas al mismo tiempo, era irreal era aww sus besos me quemaban, su sabor era exquisito había extrañado tanto el sabor de sus labios la miel que habitaba en ellos.


Deje su boca tratando de convencerme que ya la tendría luego y baje por su cuello color crema tan suave y delicado podría morir allí mismo, Bella se retorcía y la sentí estremecerse cuando mi boca se quedo estacionada en el hueco detrás de su oreja. Cuando nada podía ser mejor sentí sus manitas recorrerme los brazos acariciándome con desesperación con necesidad. Libere mi cuerpo sacándome la chaqueta y deje que ella siguiera tocándome era la sensación mas hermosa que había sentido en mi vida, Bella se estaba entregando en cuerpo y alma y yo estaba en sus manos completamente dispuesto a que ella hiciese conmigo lo que le plazca. Ya no había vuelta atrás. Nunca la hubo desde el minuto que nos conocimos sabíamos que estábamos destinados mutuamente.
Su trasero me dio la bienvenida cuando deje que mis manos lo envolvieran no pude evitar apoyarla con mi erección haciéndola sentir como me tenia. Esta vez iba a tenerla conmigo como dios manda.
Escuche como un ronroneo salio de su boca muy cerca de mi oído y mi poca paciencia llego a su fin la levante en el aire tomándola por el trasero y la deje sentada en el capot de mi Volvo la idea perversa cruzo por mi mente en aquel instante y me deje llevar por mis lujuriosos pensamientos.


Si vergüenza era palpable en el aire y en sus mejillas rojo furioso que me calentaban el alma.


- Espero que estés cómoda quiero hacerte el amor bajo el crepúsculo - dije apenas consiente de mi vos


Bella solo me miro y mis labios viajaron por su cuerpo lamiéndolo tratando de fundirme en su piel, de marcar mi nombre y todo mi amor en ella.


Vi cuando sus ojos miraron el bulto inminente en mi pantalón y sonreí para ella.


Baje por el excitante escote que dejaba ver su vestido y llegue a sus senos perdiéndome en ellos, baje el bretel de su vestido dejando descubierto en su totalidad esos dos regalos de la naturaleza, el encaje que los rodeaba hizo que mi polla palpitara con fuerza, los pellizqué con ganas por encima del corpiño sabia que ella estaba como loca me gustaba llevarla al limite. Vi como ella pedía por más y mi mano no dudo en perderse bajo la falda del vestido y llegar a un trocito de tela debajo de la misma tironee de ella sintiendo el leve chasquido de la tela romperse y ya estaba libre para mi.


Me dedique a explorar ese sitio que hacia casi diez días no tenia bajo las yemas de mis dedos y sentí su humedad a penas toque con mis dedos expertos sus labios vaginales, busque el botón rosado justo adentran dome lo justo para enloquecerla más, Bella arqueo su espalda la muy golosa quería mas pero yo quería verla gozar con mis manos. Su mirada me dijo que ya no quería mas rodeos y solo quise hacerla enojar un poquito más. Mi boca fue bajando mordiendo el precioso satén que la cubría parcialmente hasta finalmente detenerme en su coño húmedo y jugoso para mi. LA lamí completamente sintiendo los espasmos que mi lengua le producía Bella apenas si podía controlar lo que le pasaba hasta que al fin sentí su sabor en mis labios y me lo trague todo era mio de nadie mas quería sentirlo en mi interior y recordarlo para siempre.


Un suspiro salio de mi garganta y ya no quise controlar nada más, mi lengua subió por sus piernas percibiendo su piel erizada ante mi contacto. Bella levanto las caderas y ese fue mi fin me zambullí en medio de su piernas, su sexo apenas se inmuto cuando pose la punta de mi polla en él pero luego la sentí removerse con mi tamaño. No podía quejarme estaba dotado magníficamente y era de mas decir que venia de familia.


Mi amada se inclino hacia a mi invitándome llenarla con mi miembro y así fue lo lleve de a poco hasta invadirla completamente con mi pene. la sensacion de calor que mi llego era absolutamente encantadora, a pesar de ser estrecha ella me complementaba hasta en el sexo era grandioso. sus piernas me sorprendieron  rodeándome la cintura y eso dejo que mis movimientos fueran fluidos y continuos a la vez que la penetración era más intensa mas completa.
Mis estocadas eran seguidas por sus suaves pero firmes movimientos me estaba volviendo loco su cabello caía en una cascada sobre el capot del volvo resaltando su belleza sus pechos saltaban con cada arremetida y ella genia a la par mía ¡Rayos! ¡aguanta! me grite internamente estaba a punto caramelo.
Use mis manos para concentrarme en otra cosa ¡Oh! si sus pechos me dije y los acaricie besando su vientre buscaba la calma que no tenia en ese momento quería esperarla sabia que estaba mas que cerca las paredes de su vagina cada vez me apretaban mas y me era casi imposible aguantarme pero mi Bella se lo merecía.
Sus tacos no me daban tregua los podía sentir clavan dome la espalda y era aww... maravilloso..


Nuestras caras se tocaron, nuestras lenguas se retorcían juntas, nuestros alientos iban y venían en un largo desborde de placer, cerré los ojos en un éxtasis convulsivo. Nuestros cuerpos estaban firmemente unidos, la comunión era tal que sentí hasta el último espasmo. Caí sobre ella cuando no pude aguantar una milésima de segundo más era demasiado para mi, su ser se confundió con el mío. Mi miembro empujaba como un poseso queriendo llegar mas adentro mas y mas... hasta que sentí su calor venirse y lo deje ir. Mi semen salio rápidamente agrediendo su liberación  bañando las carnes de mi mujer sellando nuestro amor. Ambos llegamos juntos a la cima del mundo y bajamos abrazados sudorosos felices, enamorados, y hambrientos otra ves.


No quería soltarla era muy pronto para mi pero un clic me hizo recordar la fiesta de la noche y ¿por que no? me dije sonriendo cuando la liberaba. La cara de Bella no tenía precio cuando vio mi polla salir desde su interior no pude evitar reír era mi niña. la ternura me invadió y me disidí a decirle la verdad de mi corazón.


- Te amo Bella


Sus ojitos se llenaron de lágrimas.


- Yo también te amo Edward - dijo y la abrase con apremio ella era mi todo. El tiempo se detuvo pero sentí la frescura de su piel y note que la hora se había ido volando. La ayude a bajar y ella se mordió el labio como queriendo gravarse la imagen vivida en su retina.


- Te prometo que disfrutaremos de cada rincón de este auto como así también de cada sitio en el cual nos amemos mi amor - dije en su oído y se sonroje cuando la abrase. Note como su animo caía de apoco ella estaba extrañándome ya sin siquiera separarse de mi pero yo le tenia una sorpresa.


- Edward...


- Ahora iras a tu auto, llamaras a tu marido y le dirás que estas en casa de Alice que te invito a comer y listo - comente y me miro confusa.


- Jacob tiene una cena esta noche - orgía seria mejor - es por eso que estoy tan seguro que no vendrá hasta muy tarde


Ella sonrió regalándome una vez mas el brillo en sus ojos y la vi correr hacia sus auto. apenas pude teclear el numero de Alice.


- Hermana necesito un favor - dije cortante


- Lo que quieras Edward


- Si llama Jacob Bella cenara contigo esta noche - dije


- ¡Por Dios! - chillo - No me digas...


- Después. Gracias nos vemos - y le corté ya tendría tiempo para interrogatorios.


- Listo - chillo en mis brazos nuevamente


- Ok pequeña ahora me seguirás ya hable con Alice y esta al tanto de todo - vi que frunció el ceño y lo suavice pasando su mano por él - sabes que ella sabe todo amor no hay de que preocuparse


- Es que me es difícil ventilar lo nuestro - contesto avergonzada y no era para menos.


- Pues sabes que nadie mas debe saberlo por ahora estamos bien con Alice -repuse queriendo infundirle confianza


- Y con Carlisle - dijo y solo asentí con la cabeza mi padre era un hueso duro de roer debía tratar de hablar con él cuanto antes.


- Bueno ahora sigue me - repuse besándola con pasión y amor


- ¿A donde vamos? - estaba emocionada su carita irradiaba felicidad


- A mi casa - le solté y la lleve al auto para que no dijese nada no había lugar en el mundo mas seguro que ese y quería compartirlo con mi mujer.


Sonreí y ella soltó una carcajada que me robo el aliento.


Puse mayor empeño esta ves al manejar no quería que sufriéramos un accidente de transito en el camino por lo que demoramos un par de minutos mas en llegar.
Mi corazón saltaba de alegría. Al fin había encontrado al amor de mi vida sin proponerme lo ella estaba ahí tan cerca de mi. Soné con los ojos abiertos al recordar lo que habíamos hecho apenas unos minutos antes y quise gritar de felicidad. ahora le mostraría mi refugio mi lugar de ahora en mas también sería el suyo.



AQUÍ ESTA CHICAS EDWARD ES INTENSO Y ME MATA CADA VEZ QUE ESCRIBO PERO ADORO HACERLO GRACIAS Y ESPERO SUS COMENTARIOS!!

*Rina*

♥ de HIELO cap 28


*Edward*

Cada minuto que pasaba lejos de ella y de mi hijo se convertía en mi agonía.


El dolor era simplemente indescriptible mi pecho desgarrado sangraba pensando en las múltiples posibilidades de que ese bastardo podría causarle daño.


Liam se retorcía a mi lado al tiempo que apretaba aún más el acelerador del porsche que había alquilado ni bien supimos el paradero de Bella. El motor rugía ante el cruel castigo que estaba sufriendo pero aún así la distancia se incrementaba para mi.


Podía sentir que cada minuto era vital para la vida de Bella y la de mi hijo una fuerza sobrenatural me jalaba hacia aquel fatídico pensamiento y lograba estremecer mi cuerpo aún más, con los puños cerrados intenté concentrarme en cosas positivas. Pero nada podía calmar mis nervios, mi angustia, mi agonía, la tristeza que recorría cada centímetro de mi cuerpo era superior a cualquier otra cosa.


La imagen de Bella sin vida no paraba de torturarme. Estaba más que claro que Alec era un asesino sin ningún tipo de escrúpulo.


¿Que haría sin ella? Lo único que sabía era que sin ella no quería vivir.


Respire profundamente el aire quemaba mis pulmones, el ardor de mi garganta incrementaba, sentía la boca seca pastosa. Las manos me sudaban anticipando un colapso.


Intenté relajarme recordándola. Extrañaba sus pequeñas y tibias manos entre las mías, su risa cristalina. Extrañaba la forma en que se iluminaba su rostro cada vez que intuía algo y sus erróneamente acertadas preguntas. Su cuerpo temblando de anticipación cada vez que la hacia mía.


La extrañaba con todo mi corazón.


Una imponente mansión se interpuso en nuestro visión terminando el largo recorrido al fin. Salté del auto en movimiento sentí la vos de Liam que me gritaba.


- En el piso de arriba!!


Corrí con todas mis fuerzas, atravesé la estancia como un poseso. las escaleras apenas eran perceptibles para mis piernas. La puerta de un cuarto estaba abierta me sumergí en ella y nada. Salí disparado nuevamente hacia el largo pasillo y unos gritos desgarradores me llegaron al alma.

Mi Bella.

Mi cuerpo se estremeció bajo el gruñido que subió por mi estomago y salió arañando mi garganta.

Ella estaba sufriendo. La vista se me tiñó de rojo y apenas si pude saber lo que hacía.

La rabia se fue apoderando de mi cuerpo. Golpee la puerta con todo el peso y la fuerza que habitaba en mi cuerpo logrando que la cerradura saltara ante tan brutal impacto.

Su cuerpo yacía tendido bajo el monstruo que no la soltó ni siquiera cuando me vio allí. Jalé su cuerpo sacándolo de encima de ella, el mal nacido estaba desnudo golpee su rostro con todas mis fuerzas, su cuerpo convulsionaba ante mis patadas, estaba ciego quería matarlo destruirlo por atreverse a tocar siquiera lo que es mio.
Los brazos de Liam me sujetaron por detrás, luchaba ante u agarre no quería soltarlo quería que muriera en mis manos.

- Déjame!! Dejame Matarlo!! - gritaba

- La señorita te necesita ahora Edward - dijo de pronto Liam y mi vista se aparto de aquel ser repugnante que inconsciente en el piso sangraba por mis golpes.

Mis ojos se encontraron con la figura pálida y mortecina de mi amada, su ropa había sido desgarrada pero Liam la cubrió sin que me diera cuenta.


Bella. Mi Bella.


- ¡Dios! Amor!! ¡Por favor respondeme! - decía en su oído mientras lloraba y la abrazaba con mis brazos envolviéndola en mi cuerpo.


- Debemos llevarla al hospital Edward ella no esta bien se encuentra inconsciente y no sabemos si este hijo de puta le dio algo para dormir la. Además debemos saber si hubo... - no termino su frase sabia perfectamente a lo que refería


La cargué en mis brazos mientras Liam entregaba a Vulturi en manos de la policía que había llegado inmediata mente tras el llamado de mi amigo.


Su cuerpo laxo, caía sin un ápice de vida, mi mente se negaba a creer lo peor, ella respiraba entrecortadamnete pero aun lo hacia.

Los médicos la atendieron al instante. Comprobaron que no hubo violación y que mi hijo vivía pude respirar profundamente y me deje caer de rodillas al lado de su cama.

Las horas me parecieron días, hasta que diez horas después de su ingreso reaccionó.


- ¿Edward? - Preguntó mientras volteaba levemente su cabeza. Sus ojos se dilataron al enfocarse en los míos. - ¡Ay, Edward! ¡Cuánto lo siento! - Dijo de pronto muy angustiada.


—Shhh... Tranquila Bella ahora todo está bien, no te exaltes mi vida, estamos juntos y eso es lo único que importa.


- ¿Qué sucedió? -


Traté de relatarle lo que había sucedido, omitiendo los detalles de las desesperadas horas que había pasado antes de
encontrarla.


- ¡Qué tonta fui! Creí en su palabras y luego esa mujer... - su llanto no tenía fin - El mato a mis padres Edward me lo confesó - su dolor era tal que mi alma se desgarraba con la suya.


- Lo sé amor, pero ya todo acabó. El nos había engañado a todos, pero aquello ya estaba en el pasado. Debes estar bien nuestro bebé nos necesita fuerte - dije y en sus ojos un brillo apareció junto con su hermosa sonrisa que me acariciaba el alma.


- Lo sabes, amor vamos a tener un hermoso bebé y será varón estoy segura.


- Mientras tenga tus ojos me conformo mi Bella - dije besando sus labios con amor.


- Te amo Edward Cullen - dijo en mis labios


- Y yo a ti Isabella Swan. sé que no es el momento pero ¿quieres casarte conmigo preciosa?


Me alejé tan solo unos centímetros de su rostro para poder leer sus reacciones. Una sonrisa perfecta se dibujo en sus labios.


- Una y mil veces, amor acepto - respondió y nuestros labios se sellaron con amor.



*Bella*

Un mes hacía ya desde aquellos terribles días. Aun no podía creer lo cerca que había estado de la muerte y gracias a Edward todo fue más que ese un simple recuerdo del pasado.

Hoy mi vientre sólo era un leve bultito en mis caderas. Las nauseas me habían abandonado, en cambio era mi futuro marido quien las sentía permanentemente. Edward estaba sintiendo los síntomas por mi, pero apenas si se quejaba decía que era lo mínimo que podía hacer para aliviar mi dolor. Sabia que el se sentía culpable por todo lo ocurrido pero no era así. El único culpable estaba preso y con menos posibilidades de volver a ver la luz del día en su vida.


Cada día agradecía a dios por la suerte que tuve después de todo, el dolor había sido mitigado por la resinación hoy era un día muy importante para mi.

Estábamos en Vancouver. En mi casa. A partir de ahora sería nuestra casa. Ya no temía a los recuerdos al contrario los necesitaba para continuar entera y en pie.


Hoy me casaría con el amor de mi vida.


Alice Rosalie y hasta la propia Esme al enterarse de nuestra boda habían organizado todo, hasta el más mínimo detalle había sido resuelto.
El reflejo de mi imagen frente al espejo parecía irreal. Un vestido blanco como la nieve rodeaba mi cuerpo, era vaporoso de satén y encajes con pequeños cristales en la parte delantera enmarcaba mi cintura pequeña dejando un poco más libre mis caderas toda una belleza gentileza de mi amiga Alice. Rosalie por su parte arregló mi cabello personalmente en un recogido perfecto. El velo caía sobe mi rostro apenas si lograba taparlo. Nos habían regalo el viaje de bodas junto con Emmett a algún lugar del Caribe por lo que supe.


- Por favor respira Bella no quiero que te desmayes antes de casarte - decía Alice al tiempo que abrochaba los botones de satén en mi espalda. - " Toma aire, Bella " . " Intenta calmar tu corazón. -


- Como si fuese posible amiga, el hombre de mi vida esta allí fuera esperando por mi - dije con zorna y ella rió.


- Creo que estas lista - dijo Rosalie cuando acabó con mi cabello.


- Aún falta algo - dije tomando el estuche negro con mis iniciales en el frente. - "Algo azul" y "Algo viejo también".


Ambas sonrieron al unisono. Colocando el Corazón de zafiro en mi cuello. Ya no lo sentía frío al contrario era como tibio como una caricia de mis padres en este momento tan feliz en mi vida.


- ¡Espera! - gritaron las dos cuando Carlisle tomaba mi mano entre las suyas - Esto es de Esme y dijo que la quiere de regreso - colocaron una liga blanca de encaje en mi pierna y me ruborice irremediablemente.


-¿Estas Lista? - preguntó mi futuro suegro y asentí con la cabeza.


Mis damas de honor bajaron antes que yo, sentí un leve cambio en la música y bajamos lentamente por las escaleras.


Un paso por vez. Me dije como comenzamos a descender al ritmo lento de la marcha. No levanté mis ojos hasta que llegamos a la gran sala, podía oír los murmullos detrás de mí pero apenas si les dí importancia . La sangre fluyó mis mejillas al levantar la vista. Lo busqué instintivamente hasta que yo lo encontré por fin, estaba de pie antes de un arco que se desborda un montón de flores enmarañadas.


Yo estaba apenas era consciente de que Jacob estaba a su lado, y el cura detrás de ellos. Todo que yo realmente vi era la cara de Edward; esto llenó mi visión y abrumó mi mente. Sus ojos refulgian como dos esmeraldas ; su cara perfecta era casi severa con la profundidad de su emoción. Cuando sus ojos encontraron los míos, el sonrió mientras tomaba aire.


La marcha era demasiado lenta anhelaba correr a su lado. El pasillo era muy corto. Y luego, al final... al final yo estaba allí. Edward ofreció su mano. Carlisle tomó mi mano y, en un símbolo tan viejo como el mundo, lo colocó en la de Edward. Como si fuese mi padre me entregó a mi novio. Cuando toque la calidez de la piel de Edward, sentí que estaba en casa.


Nuestros votos eran los tradicionales. Mi mente estaba centrada en el hombre que estaba a mi lado más hermoso e imponente que nunca con su esmoquin negro perfecto.


En aquel momento, cuando el dijo su parte, mi mundo, que había estado al revés desde hace seis años volvió a su estado natural. Me di cuenta de lo tonta que fui al temer esto. Yo examiné como de radiante estaba Edward, tenía una mirada triunfante pero también sabia que yo, a mi manera, ganaba. Porque nada me importaba mas que estar con el.


No me di cuenta de que estaba llorando hasta la hora de decir las palabras,"Si quiero" Dije mas cerca de un inteligible susurro. Mirando sus ojos hasta que vi reflejada mi cara.


Cuando era su turno de hablar las palabras salieron claras y victoriosas.


"Si quiero" Dijo.


El cura nos declaró marido y mujer, entonces la manos de Edward recogieron mi cara, con cuidado, como si se tratara de delicados pétalos. Y acercó nuestras cabezas. Yo trate de comprender y mirar a través de la cortina de lágrimas que caían de mis ojos, el irreal acto en el que una persona es mía. Sus ojos verdes miraron mis ojos empapados en lágrimas al igual que los míos. El me estrecho contra su cuerpo y yo pase mis brazos por su cuello.


El me beso despacio y con adoración, yo olvide todo, el lugar, el tiempo, la razón... solo recordaba que le amaba y que el me quería a mi, yo era suya.


Para siempre lo sería.


Por toda la eternidad.





ESTE ES EL FINAL CHICAS BUENO EL MIÉRCOLES SUBIRÉ UN EPILOGO DE BELLA....

MUCHAS ESCENAS DE SOL DE MEDIANOCHE Y AMANECER SE FILTRARON EN ESTE CAP Y COMO ANTES LES DIJE SIN ELLAS SE PIERDE LA ESENCIA DE LA HISTORIA.

GRACIAS A TODAS POR ESTAR AL PENDIENTE Y POR SUS FABULOSOS COMENTARIOS ME LLENARON DE ALEGRÍA SABEN QUE LAS QUIERO Y RECUERDEN LAS ESPERO EN *TRAICIÓN AL CORAZÓN*.

*Rina*

martes, 13 de septiembre de 2011

CON TODO EL DOLOR QUE HAY EN MI ALMA EN ESTE MOMENTO LES COMUNICO QUE SEGUIRÉ PUBLICANDO TRAICIÓN AL ♥ LOS CAP QUE LLEVO ADELANTADOS Y LOS DOS CAP QUE LE QUEDAN A ♥ DE HIELO Y LUEGO LO HARÉ CUANDO PUEDA, DESTELLOS DE AMOR ES UNA HISTORIA QUE LA ESCRIBO SEMANA A SEMANA Y LA VERDAD ES QUE ESTOY TOTALMENTE SECA DE INSPIRACIÓN NADA VIENE A MI CABEZA AHORA.
 ESTOY PASANDO UNA SITUACIÓN MUY DIFÍCIL CON MI MADRE Y ME ES IMPOSIBLE CONECTARME SEGUIDO. ESPERO ME ENTIENDAN Y GRACIAS A TODAS POR ESTAR AL PENDIENTE. SE QUE NO ES PARA NADA GRATO CONTAR ESTE TIPO DE COSAS PERO ME PARECIÓ QUE ERA LO INDICADO AL NOTAR MI AUSENCIA EN EL BLOG.
GRACIAS POR ENTENDER.... Rina

TRAICIÓN AL ♥ cap 18



*Bella*


Edward aparco el auto en bajo un gran arbol la vegetacion en este parque era increible. Hacia muchos años que no me pasaba por aqui exactamente desde mis quince y fue en un campamento super aburrido. Lo único bueno de todo eso fue que Jake estuvo conmigo y me salvo de que casi me ahogue despues de que la maldita de Lauren me aventara al lago.
Ufff. Mejor ni recordar nada de eso.



Esto prometia y mucho.



Lo vi bajar de su Volvo y se apoyo sobre un costado.
Mi pulso se acelero y podría jurar que tenia la presion por las nubes. Trague la saliva que se habia acumulado en mi boca mientras salia del coche. Camine lentamente temiendo que mis tacos provocaran una caida involuntaria. Me esforze para no parecer nerviosa pero es que ¡Como no estar nerviosa! Edward Cullen me miraba como si fuese algo comenstible y la verdad que en este momento me gustaria ser gelatina para derretirme en sus labios tan perfectos, tan... huy!!


Era demaciado.


Recordar esa boca en mi... awww!!!


¡Calmate!


¡Pareces una adolescente hormonal desesperada! me gritaba internamente a medida que me acercaba a mi hombre


¿mi hombre?


Definitivamente una hora con algun Psicologo no me vendría nada mal.


- Se que no es buen lugar pero... es lo unico que se ocurrio cuando estaba en la carretera - dijo algo avergonzado


- Es perfecto Edward ademas aqui nadie podra molestarnos - conteste con desfachatadez que luego me arrepenti


La puta sonrisa marca registrada hizo acto de precencia y mis bragas ¡pedian a gritos ser arrancadas por ese hombre!


Ninguno se atrevía a decir nada solo nos mirabamos con deseo con impaciencia. Respire varias veces pude ver como Edward miraba el subir y bajar de mi busto a causa de mi agitada respiracion. Carraspee y él me miro con cara de yo no fui.


¡Rayos me estaba volviendo loca!


- He pensado mucho en lo que me dijiste el otro día Edward - repuse y clavo sus esmeraldas en mis ojos. - Pensaras que soy una cualquiera o millones de cosas mas pero es que la verdad ya no puedo seguir resistiendome - termine mi vos apenas era audible y mi pecho trataba de recuperar un poco de aire.


Edward me miraba sin decir nada parecia que le habia dado una apoplejia. Trate de serenarme sabia que él podia simplemente rechazarme. Ese era mi mayor miedo.


- Bella... yo..


No lo deje hablar levante mi mano invitandole a que se calle y continue:


- Edward lamento todo esto yo... - me di media vuelta y él me tiro dl brazo para girarme y dejar un beso en mis labios, nada pasional pero estaba cargado de ternura.


- Como te decia Bella jamas he pensado ni pensare que eres una culquiera cariño - su mano me acariciaba el rostro- para mi lo eres todo y no te imaginas la felicidad que me has dado al decirme todo esto.


- Yo pense que tu.. que no .. que no querias estar conmigo - sollose en sus brazos


- ¡Oh! Pequeña tu eres mi vida, eres mi todo jamás podría alejarme de ti, solo tu puedes hacer eso


- Sabes que mi vida es muy compicada Edward yo.. no puedo... yo... - lloraba a moco tendido y mi hombre no tenia reparos en estrecharme a su pecho


- Shh calla... lo importante es que estemos juntos cariño, ya ya calmate por favor no resisto verte asi bebe - su vos me daba la calma que no tenia pero a pesar de todo sabia que hacia lo correcto Edward era el amor de mi vida y yo haria lo que fuese por estar con él.


- Te prometo.. - su boca lleno la mia en un beso desesperado enredando su lengua a la mia.


- Nada de promesas hoy solo quiero hechos - contesto con esa vos ronca cada vez mas familiar para mi


Nos abrasamos a la ves que nos fundiamos en un beso sin retorno. Sus manos viajaban alrededor de todo mi cuerpo parecian tener vida propia a la ves que mis caderas exigian mas contacto él lo interpreto maravillosamente y me apreto aun mas. Mi cuerpo era moldeado parecia arcilla en sus manos me deje hacer por él, al fin de cuentas esto era lo que mas anhelaba.


Su boca descendio lenta y tortuosamente por mi cuello deteniendose en mi garganta la electricidad era palapable, podia sentirse en el aire. Su cuerpo emanaba un calor que me trasportaba a otro mundo a la vez que su lengua no le daba tregua al hueco detras de mi oreja. Busque mis manos en mi cuerpo desde que él me habia acercado estaban muertas shockeadas de tanto placer. Recorrí sus brazos deteniendome en los musculos firmes. Edawrd se percato de mis intenciones y se deshizo de la chaqueta de su traje. Quedandose en camisa y mucho mas accesible para mi. Continuo su escrutinio y por primera vez desde que soy completamente mujer me senti amada bajo la vista de un hombre me senti entera, deseada y sobre todo me senti feliz de estar haciendolo con él.


Sus manos viajaron a mi trasero la tela de mi vestido apenas si era impedimento para ellas pero Edward estaba disfrutando del momento al igual que yo. Sentia su polla perforandome por debajo y no pude evitar que un ronroneo saliera de mi garganta.


En un segundo estaba en sus brazos volando y no se adonde. Abri los ojos cuando senti un calror extraño en mi trasero sobre una superficie dura y estaba sobre el capot de su Volvo. Mis mejillas se tiñeron de rojo al instante al ver en sus la determinacion.


- Espero que estes cómoda quiero hacerte el amor bajo el crepusculo - hayy dios este era un sueño hecho realidad.


Edawrd empezo a besar mis labios con deleite con ternura con amor, si amor podia sentir que él sentia exactamente lo mismo que yo.


¿Donde estaba lo malo en amarse?


No lo veia en ningun lado, asi que mejor me dejaba llevar por mi dios griego.


Baje mi vista codiciosa de él, la tremenda erección me hizo sonreir.


Él me deseaba tanto o mas que yo y eso era grandioso.


Edward continuo su beso bajando por mis pechos pozandose en mis pezones y ese fue mi fin. Crei morir cuando bajo mi vestido por mis hombros delicadamente dejandolo bajo mis pechos, su mirada me transporto a otra dimension. No bajo mi corpiño solo se dedico a besar mis pezones y a pelliscarlos por encima del encaje. Era una tortura lo que me hacia pero no podia articular palabra alguna Edward no me daba tregua sus mano bajo hasta mi sexo y como en mis fantasias el rompio la pequeña e insulsa braguita dejandome expuesta para él. Su mano no tardo en atacar mi vagina. Sus toques eran precisos y enloquecedores gemi de tanto placer y arque aun mas mi columna buscando mas penetracion mis caderas temblaban al igual que mis piernas, Edward bajo su boca mordiendo la tela del vestido por donde pasaba y enterro su cabeza en mi sexo. Podia sentir su lengua explorar cada rincon mordiendo mis labios con pasion desenfrenada, lamio una y otra vez mi clitoris, dejandome un orgasmo increible al cabo de unos pocos segundos, mis piernas se rebatian aun tenia los tacos puestos y era la pose mas erotica que jamas haya imaginado.


Tirada sobre el capot del Volvo con el vestido a medio bajar y Edward perdido en mis piernas era mas de lo que nunca soñé.


Mi cuerpo convulsionaba, mi sexo latia para él sabia que estaba lista para resivirlo, húmeda, caliente mi boca estaba seca de tanto gritar y fue la primera vez que repare en el sitio en el que nos encontrabamos la tarde caia a nuestro alrededor haciendo del paisaje mas pasional todavia. Una tarde de amantes. Me dije y sonrei ante mis pensamientos. Edward era mi amnte mi vida mi todo.


Con un suspiro desgarrador Edward me soltó pero su lengua subio por entre mis piernas humedeciendome mas todavia, mi piel se erizo al intante y mis caderas se levantaron invitandolo a sumergirse en ellas. No lo penso dos veces y antes de que mis ojos terminaran de perder su orbita la mitad de su pene estaba en mi sexo; temí perder lo que él tenía para
darme y lo ayudé en sus brutales esfuerzos de penetración... poco a poco se deslizó en mi interior; sentí el empalamiento con hambriento deleite y luego, acercando su cintura a mi envolviendome la piernas en sus caderas, se dedicó de lleno a lo que estaba haciendo. Me penetró hasta que me sentí atiborrada con su miembro viril. Luego me sacudió terriblemente y empujó en mi interior el resto de su polla; así, completa la penetración, comenzó su arrebato. Las estocadas eran deliciosas y, pese a su tamaño y su vigor, empecé a secundarlo. Los empellones iban acompañados de bajos gritos guturales. Me aferré a él y lo recibí con inefable deleite. Sus manos me tocaban los pechos y su boca me lamia el vientre.


Levanté las piernas y las apoyé en su baja espalda, mis tacos lo rozaron y se encendio aun mas. El se apretó contra mí y enterró su pene mas a fondo en mi cuerpo, que respondía maravillosamente. Nuestras caras se tocaron, nuestras
lenguas se retorcían juntas, nuestros alientos iban y venían en un largo desborde de placer, cerré los ojos en un éxtasis convulsivo. Nuestros cuerpos estaban firmemente unidos, la comunión era tal que sentí hasta el último espasmo, hasta la última palpitación de la potencia viril. El cayó sobre mí, en mí, su ser se confundió con el mío. Edward parecía identificarse en su carne ferviente con la mía. Su miembro, empujado hacia delante con indescriptibles esfuerzos, no podía penetrarme más. Mis manantiales se abrieron y ayudaron a sustentar sus movimientos rápidos y profundos;
las exhalaciones de él entrando en mi cuerpo. Ambos llegamos juntos a la cima del mundo y bajamos abrazados sudorosos felices, enamorados, y ambrientos otra ves.


Edward demoro su salida haciendo que mis ojos se descompusieran al ver semejante verga delante de mi.


Él rio de lo lindo y me abrazo no sin antes besarme y decirme al oido lo que toda mujer sueña.


- Te amo Bella


Mis ojos se inundaron de lagrimas pero de felicidad y me estreche aun mas a su cuerpo.


- Yo tambien te amo Edward - el abrazo duro el tiempo justo para que mi piel reaccionara al frio del ambiente. Edward me ayudo a bajar de mi preciado lugar y me vio morderme el labio al mirar el sitio donde segundos antes habaimos hecho el amor.

- Te prometo que disfrutaremos de cada riincon de este auto como asi tambien de cada sitio en el cual nos amemos mi amor - dijo en mi oido y me sonroje sus brazos me estrecharon con fuerzas, podía sentir que nuestro tiempo se acababa y dolia saberlo.


- Edward...


- Ahora iras a tu auto, llamaras a tu marido y le diras que estas en casa de Alice que te invito a comer y listo - me contesto y lo mire extrañada


- Jacob tiene una cena esta noche - torcio el gesto pero no le di importancia - es por eso que estoy tan seguro que no vendra hasta muy tarde


Mi sonrisa completo el cuadro y en segundos sali corriendo hacia mi auto, efectivamente Jacob lo tenia apagado asi que le deje un mensaje de voz esperando que no se enojara conmigo.


- Listo - chille en sus brazos como una niña


- Ok pequeña ahora me seguiras ya hable con Alice y esta al tanto de todo - vio que frunci el ceño y lo suavizo pasando su mano por él - sabes que ella sabe todo amor no hay de que preocuparse


- Es que me es dificil ventilar lo nuestro - conteste avergonzada


- Pues sabes que nadie mas debe saberlo por ahora estamos bien con Alice - dijo


- Y con Carlisle - confese el me miro y solo asintio con la cabeza.


- Bueno ahora siguemei- decia mientras me besaba con pasion y con amor


- ¿A donde vamos? - estaba emocionada.


- A mi casa - respondio como si nada y me acompaño hasta mi auto cerrando la puerta tras dejarme sentada en el volante.


Me sonrio de lado y no pude evitar que toda la alegria que sentia mi corazon saliera despedida en una carcajada.


Con Edward era todo tan facil era tan simple ser yo misma.


El camino fue mucho mas largo que el anterior pero apenas si lo senti. Mi cuerpo conservaba su calor, sus besos, sus caricias, su... dios podia sentir el calor en mis entrañas.


¡Edward Cullen me amaba a mi!


¡Y eso era todo y cuanto soñé!