Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

martes, 6 de septiembre de 2011

CAPITULO 21

EPOV

Decisión


Estaba agotado ya habían pasado más de dos semanas enteras de planeacion de exámenes y sin lugar a dudas era un trabajo estresante. En mi vida imagine que ser un simple profesor de economía llevase tanto tiempo y esfuerzo. Cada noche me desvelaba tratando de organizar todo para el otro día pero desgraciadamente eran demasiado cortas para poder terminar todo. Trataba de estar con mi novia el mayor tiempo posible pero sin lugar a dudas necesitaba un descanso urgente. 



Mi relación con Bella iba sobre ruedas la una piedra en el camino era ese maldito trabajo que se había empesinado en llevar adelante. Desde que supe que ese chucho la habia traido y llevado me empesine a ser yo quien hiciera tal tarea lo que significaba un buen uso de mi tiempo libre en esos viajes pero el sacrifio valia la pena. La amaba como nunca antes crei amar a nadie los chicos me cargaban Emmett se la pasaba de lo lindo cuando me invitaba a salir los días en que Rose viajaba y yo me escusaba diciendo que estaba con Bella o simplemente terminando la planificacion de las malditas clases.


Mi cuerpo me estaba pasando las facturas pero eso no era lo importante. Lo mas dificil de sobrellevar era el impulso desenfrenado que me venia cada ves que la tena cerca. Me moría de ganas de hacerla mía. Era tanto el deseo que tenia de ella que ya no me consolaba con nada.

Cada día a su lado era un nuevo comienzo para mi saberla mi novia me hinchaba el corazón de felicidad.

Había tanta inocencia en su mirada y algo más que no podía identificar aún a veces pensaba que era miedo otras algo más profundo como un gran secreto. No tenía ni que preguntar para darme cuenta de aún se coservaba virgen. Lo que me hacia amarla con locura. Yo quería ser su primer hombre su único hombre en todo pero cada vez se me hacia más dificil estar a su lado y no tomarla allí mismo. Cada encuentro me dejaba loco, me torturaban las ganas y aún así sabía que era demasiado pronto tenía que ser paciente apenas llevábamos un mes de novios pero en mi vida tube que esperar para algo así. Si la cuenta no me fallaba llevaba más de un mes y medio sin tener sexo con una mujer y aunque mis liberaciones en la ducha me conformaban al menos por un rato la ansiedad volvía con más fuerza cuando la veía. Pero esto era diferente no era sexo era amor puro y verdadero y solo con Bella me podria sentir vivo.


Una cabellera castaña me saco de mi pequeña burbuja personal. Junté mis pertenencias y la seguí intersectandola justo cerca de la puerta de salida al estacionamiento.


- Hola mi vida...- entrelaze mis brazos en su espalada arrinconando la contra la pared la bese con anhelo contenido con desesperación ella abrió sus labios permitiendo la entrada de mi lengua y enredandose con la suya. Se estaba tan bien allí en sus labios disfrutando de ese nectar dulce que estos liberaban.

- Edward... - dijo mas excitada que nunca lo que hizo ponerme duro muy duro.

- Amor me encanta cuando me llamas asi en ese tono - deje que mis instintos salieran a flote lamiendole el cuello como yo sabia que le gustaba.

- Mmm es tarde cariño debo llegar temprano al trabajo - demonios la imagen de ese chucho cerca de Blle a me saco de mi sueño erótico y la solte


Salimos de allí muy contentos apenas puse un pie fuera dirigí mis ojos hacia donde estaba mi precioso volvo y allí un par de piernas largas junto con una cabellera rubia rojiza terminaron de amargarme el día. Tanya. Y ahora ¿que le pasaba a está zorra conmigo? Lo peor de todo era que Bella estaba a mi lado más tensa que nunca.

- Profesor... - dijo y supe que alli había algo mas que una simple amenaza

- ¿Que quieres Tanya? - dije y despues de nombrarla vi la cara descompuesta de Bella a mi lado. Estupido!!

- Mmm solo quería recordarle nuestra conversación - dijo sonriendo muy descaramente.

No pude evitar recordar la amenaza de contar todo a las autoridades, ahora no me podía dar el lujo de ceder no frente a Bella. Quiza mas tarde encontrara una solución.

- Bella sube amor nos vamos es tarde - dije queriendo ganar tiempo esta zorra era capaz de cualquier cosa


El camino hasta su trabajo apenas sí la mire sabía que miles de dudas circulaban por su cabeza y en este momento trataba de imaginar que rayos pasaba por la cabeza de esa loca. Maldición. Justo ahora que todo iba tan bien. No podía arriesgarme a ser descubierto al menos no hasta que pase la etapa de exámenes. La vibración de mi cel en el bolsillo del pantalón logró que me pusiera más nervioso acelere el auto quería dejarla cuanto antes en su trabajo este asunto no me traía buena espina.


Al dejarla alli fui directo a casa. Trate de tranquilizarme y cuando lo estaba logrando otra ves mi celular. Atendi mas furioso que nunca.

- ¿Que mierda quieres ahora?


- Huyy por lo que veo tu querida novia no hace bien los deberes ¿he? profesor - Tanya reía a carcajadas y yo solo queria acogotarla.

- Habla - repuse

- Mmm quiero tantas cosas pero primero deseo verte ahora solo asi podremos hablar tranquilos ¿que me dices? sino me paso por tu depto...

-¡No! Nos vemos ahora dime donde...

- Pues esta bien... yo tambien estoy ansiosa profesor...

Corte la llamada y con la dirección en la mano sali a toda prisa de alli, aun faltaba media hora para ver a Bella

Cuando llegue vi que era un bar cerca del trabajo de mi novia lo cual me convenia por el tiempo

Tanya llego muy sonriente y cínica como solo ella puede, se veia hermosa pero no me movio un solo pelo.

- Asi que... piesas seguir con ese jueguito estúpido - me soltó apenas si se sentó

- No es ningun jueguito Tanya Bella es mi novia y lo seguira siendo lo quieras o no - le escupi

- No me referia a eso... sino a que si vas a seguir escondiendote en la universidad, llevo mas de una semana siguiéndote y huyes como una nena

¡Perra!


-Creo que ya te deje todo mas que claro, y lo que haga con mi vida no es de tu incumbencia


- Vamos Edward... - tomo mi mano - sabes que soy mil veces mejor que esa niña, ¡Por dios! Mirate estas acabado apuesto a que ni siquiera sabe darte buen sexo oral


Reí ante su comentario. Tanya era una de las mejores que me la habia mamado pero eso ya era historia. Era una puta. Y como tal la trataria. ¡Que se vaya al infierno lo demas!

- Sabes una cosa querida... creo que la otra ves te lo aclare pero... por si las dudas... Bella es mucho mas que una simple zorra ella me das mas de lo que tu y ninguna otra me han dado y sabes que es "AMOR" algo que tu no conoces de seguro. La solte con impotencia y me pare dispuesto a irme de alli

- Edward Cullen estas avisado me las pagaras todas...- sus ojos brillaban de pura rabia de puro orgullo pisoteado y sin mas sali de lli dejandola sentada masticando su propio veneno.


Ya en mi auto sali a todo trapo a buscar a mi novia. Me dolía la cabeza. Definitivamente todo se iba a la mierda.

Me tranquilise y me recoste sobre el asiento a esperar que Bella saliera. Pasaron diez veinte treinte minutos y nadie salia. Me extraño no verla alli y ya no aguante mas.


- Disculpe Buenas noches ¿me podria decir si la señorita Swan se encuentra? soy el novio - le pregunte al guardia de seguridad de la puerta.

- Señor me temo que ella no esta hace mas de una hora que salio con el señor Black

Sin pronunciar palabras sali pitando de alli.


Bella se habia ido con ese perro sarnoso y yo esperandola como un idiota.

¡Maldita!


Llame una y otra ves a su celular y nadie contestaba. Sopese cada una de la posibilidades de lo que podrian estar haciendo y crei enloquecer al imaginarlos juntos. Volvi al bar por suerte para mi Tanya ya se habia ido, en este estado podia cometer una locura de la cual podria arrepentirme.

Pedi al mozo un buen vaso de whisky y me lo trajo en seguida asi pasaron unos seis y la cabeza me daba vueltas sin parar. Por suerte era viernes y mañana podria dormir mas tal vez...

Cuando no pude mas sali de alli y me fui directo a mi departamento la sola idea de que estuviesen juntos haciendolo alli me revolvio el estomago y antes de llegar tube que aparcarme al costado de la calle a vomitar hasta el apellido. El aire me reconforto y solo asipude continuar. Disque nuevamente por enésima ves el numero de mi ¿novia? bueno ya no sabia si lo era. Pero no me atendió.

Al llegar Alice me abrio la puerta y se sorprendio al verme al parecer ella no me esperaba solo.

- ¿Y Bella?

- ¿ No esta contigo? - pregunto y mis piernas temblaron ella no estaba aqui entonces estaba con ese chucho...

- No la fui a buscar y no estaba ya habia salido no me contesta el celular - soné desesperado

Alice camino en ronda al lado del sofá de la sala.

- Pues... sus cosas estan aqui apenas recien las veo...- dijo la muy maldita sabia que ella estaba y me la negaba solo para saber cual era mi versión

- ¡Quiero verla! - exigí

- ¡No! dejame a mi mañana la puedes ver ok, ahora debe de estar dormida vete Edward


- ¡NO me voy a ir si verla acostada en esa cama!

- OK, ve pero luego te vas ya es muy tarde apestas hermanito


Cuando pude safarme de mi hermana camine lo mas derecho que pude pero la vista estaba muy borrosa y casi me caigo de bruces antes de llegar a mi habitación.

Abrí la puerta y ahí estaba mi angel, era un bultito en medio de la gran cama quise correr a abrasarla pero sabia que algo andaba mal, muy mal de lo contrario ella jamas me abria dejado botado esperándola.

Allí de alli dejandola dormida a pesar de las ganas locas de quedarme mi hermana insistió que era lo mejor y no opuse resistencia al menos estaba segura alli y no con... 

¡Basta!


Esa noche se me hizo eterna al llegar a casa empese a tomar cafe sin parar tenia que despejar mi mente de semejante borrachera pero al beber no me di cuenta de la cantidad que tome porque al querer dormir un rato mis ojos estaban como dos platos enormes y no podia cerrarlos.

 ¡Estupido!

¡Idiota!


Y asi las horas pasaron los ronquidos de Jasper me desesperaban y sin otra opción me di una ducha rápida tome mis joggins gastados zapatillas adidas y una buena sudadera con su respectiva campera de capucha, el frio me calaba los huesos. Vi mi cara en el espejo y solo representaba la mitad de como me sentia.

Sali a toda velocidad en mi Volvo, no se a donde solo queria llegar a la costanera. Baje del auto dispuesto a correr hasta que las piernas no me dieran mas. El aire me quemaba el rostro de tan helado que estaba. Las lagrimas corrían por mi rostro. La velocidad me liberaba pero apenas si tenia fuerza para respirar mi cuerpo tiritaba de frió. Corrí por la zona mas concurrida en caso de desmayarme alguien me salvaría de morir congelado.

Una cabellera color chocolate me hizo volverme solo para cerciorarme y si era ella.

 Mi corazón dio aviso de vida y comenzó a latir desesperadamente buscando a su dueña. Ella no me reconocía me quite la capucha y solo allí sus ojos brillaron como tanto me gustaba. Su carita estaba demacrada al parecer estaba peor que yo pero ¿por que? el miedo se apodero de mi de repente creí que mi vida no servia para nada pero al verla alli tan indefensa hable primero queria al menos tener un motivo por el cual me dejaba.

- Podemos hablar - dije

- Creo que entre nosotros no hay mas nada que hablar - fue cortante sus palabras me cortaron hasta la respiración esto estaba peor de lo que me imaginaba. La vi levantarse y como sus rodillas le fallaron ella tambien habia corrido bastante por lo que se veia su pelo se le pegaba en la cara. No me aguante y la enfrente.

- Necesito saber que ¡demonios te pasa!

- Al parecer tu amiguita no te saco las ganas anoche ¿he? - ¿que? ¿Que demonios? ¿Tanya? Mierda me habia visto con ella, pero... no era lo que pensaba la sangre volvio a correr por mis venas y supe que todo se arreglaría.

- ¿ De que ... ?? ¡Oh! Rayos ¿Tanya? -

- Edward déjame si, vale se acabo - sus ojitos estaban rojos de tanto llorar. Mi cielo...

- No, aquí nada se acabo déjame contarte si por favor no es lo que piensas

- ¡A No! y como explicas que estabas en un bar muy sonriente y de la mano de esa zorra, eres un desgraciado mentiroso te odio - estaba desconsolada llorando, la abrase secando sus lagrimas con mis manos

- Amor no es necesario que llores Tanya no es nada para mi, de veras te lo juro. Yo te amo a ti mi Bella. ¿Puedes entenderlo? - podría decir mil cosas pero el corazón no me daba para mas.

- Entonces que carajo hacías con ella allí dímelo! - grito enloquecida y agradecí que lo hiciera solo asi podría liberarse de tanto dolor.

- Tanya me esta chantajeando amor... con nuestra relación - conteste despues de tomar la decisión de decirle la verdad siempre.

- Pero...¿que vamos a hacer? - su carita se recompuso y solo asi pude respirar tranquilo, había dicho "vamos" al menos no me pensaba dejar.

- Eso significa que me perdonaste - sonrei y ella me beso con locura.

- Solo si me juras que jamas te iras a mi espalda con esa ni con ninguna mujer ¿entendiste? - repuso con cara de pocos amigos se veia divina enojada y celosa

- Entendido mi vida - si Bella supiera que era mi mundo entero mi todo.

 La abrase y caminamos muy pegaditos hasta mi auto al verlo me miro con extrañeza.

- Es que estaba seguro que me mataría corriendo por eso lo traje -


- Pues yo estoy molida - se le notaba el cansancio y yo no pensaba agotarla mas. Al menos no por ahora.


Supe que nuestro momento había llegado al fin. Solo asi ella confiaría en mi pero no solo era eso... nuestro amor necesitaba consumarse, necesitaba que ella supiera que era suyo en cuerpo y alma. Solo asi ambos estaríamos tranquilos y seguros de nosotros mismos como de nuestro amor. Me beso tiernamente


- Sera mejor que te lleve a tu casa estas muy transpirada y no quiero que te enfermes amor, esta noche quiero que sea maravillosa - dije esperando su reacción ella solo respiro profundamente y me sonrio.

- También lo espero - dijo besando mis labios ansiosamente demostrándome solo una pequeña fracción del deseo que habitaba en ella. Al parecer ella había captado el significado de mis palabras.


1 comentario:

cullen dijo...

es perra de tanya...
ahg,la odio!
espero que reciba su merecido,por bruja.
menos mal que hablaron y se aclararon las cosas entre ellos,ahora por fin podran demostrarse su enorme amor en cuerpo y alma.