Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

miércoles, 7 de septiembre de 2011

♥ de HIELO cap 26



*Edward*

 Los minutos pasaban y la agonía crecía dentro de mi pecho. Cada segundo era vital para la vida de Bella. Mi corazón me decía que a pesar de todo este dolor ella me amaba tenía que mentalizarme en eso en nuestro amor. Llegar a Vancouver tan sólo duro unas pocas horas aunque a mi me parecieron eternas. Su vida corría peligro y el sólo hecho de pensar siquiera que existía esa posibilidad me perturbaba el alma. Bella era mi todo. Mi mundo entero. No existía nada ni nadie en mi vida que no fuese ella.


La mañana vislumbraba cálida y acogedora nunca había está en Vancouver apenas pude notar las calles que recorríamos a toda velocidad junto con Liam. Llegamos frente a la fachada de una gran mansión, todo en mi bella era ostentoso.


Una mujer de unos casi cuarenta años nos recibió con cara de asombro pero al ver a Liam allí se preocupó.

- Angela podrías llamar a la señorita por favor - dijo mi compañero


- La señorita Isabella se encuentra en su habitación Liam y no creo que pueda recibirte.


- Sabes que no estaría aquí sino fuese una emergencia - contestó Liam molesto entre ellos no había buena vibra.

- Pues deberán acompañarme la señorita no puede levantarse.


Como es eso que no puede levantarse - repuse nervioso formulando miles de cavilaciones en mi mente.


- Ella se encuentra muy delicada recién está noche regreso de la clínica - decía mientras frenaba su marcha ante una gran puerta de madera no estaba autorizada a darnos mayor información.


- Sí me permiten voy a despertarla pero les repito que está muy débil.
-Santo cielo ella no está !! - grito la empleada apenas sí pude contenerme traspase la puerta y mis ojos no daban crédito a lo que veían el lecho estaba apenas desecho y no había nadie. Las rodillas me fallaron cayendo al piso con todo el peso de mi cuerpo.


- Dime que pasó! - gritaba Liam sacudiendo a la empleada que estaba tan absorta como yo ante el vacío del lugar.


- Ella llegó con este joven muy apuesto y yo misma la ayudé a recostarse en la cama luego me pidió que me fuera y ella quedó en compañía del muchacho pero... Ella no podía moverse!! - decía entre llantos ahogados


- Explícate mujer -


- Es que la noche en que llegó sufrió una descompensacion y hubo de ser internada hasta está noche ella llegó con el joven el tubo que cargarla en brazos hasta su habitación ya que apenas podía caminar - Ángela lloraba sin consuelo mientras yo tenía la vista pérdida en algún lugar desconocido.


La garganta me ardía estaba seguro que mis nervios me estaban jugando una mala pasada. Aún sí la forcé.


- Lamento está situación señora pero es necesario que nos diga la verdad yo... Mi nombre es Edward Cullen y ...


Liam me interrumpió

- Es el novio de la señorita Ángela tú futuro patrón así que cuéntanos todo lo que sepas hay algo que no nos cierra de todo esto.


- La señorita está...


- Bueno ella sufrió un aborto espontáneo fue lo que dijo el médico cuando la llevé a la clínica esa noche - dijo un hombre mayor que entraba por la puerta en ese momento - perdió mucha sangre y estuvo todos estos días hasta ayer en estado de inconsciencia.

 Mi corazón se detuvo y apenas sentí el brazo de Liam en mi hombro ella había perdido un hijo mío !dios! Bella estaba embarazada mi dolor apenas sería nada comparado al que ella debería sentir en estos momentos. Estaba paralizado por primera vez en mi vida estaba en shock.


- Le hicieron varias transfusiones y según el doctor gracias a la rapidez en la que acudimos pudo salvar el embrión sólo que ella quedó muy débil y le estaba prohibido salir siquiera de viaje. - terminó el hombre y el aire volvió a mis pulmones. Bella embarazada. Mi niña embarazada. Un hijo dios!!. Iba a ser papá.


Sólo un poco mi dolor fue mitigado. El agujero dentro de mi pecho era tal que en cualquier instante podría colapsar.

Liam no paro ni un segundo un hombre de unos cuarenta años llegó y ambos se pusieron en campaña para averiguar el paradero de mi Bella.


Cerca de las dos de la tarde supimos que no se encontraban en vancouver habían tomado una vuelo a italia, Volterra. La simple mención de esa ciudad me trajo la sensación de deja-vu.


Salimos a las tres de la tarde, Liam estaba preocupado por mi me obligó a comer unas galletas a las cual luego de tragarlas las devolví en el retrete.


- Ella estará bien señor - repuso Liam


- Dime Edward por favor apenas nos separan unos años - contesté.


No pude pegar un ojo en todo el vuelo la simple idea de que Bella estuviera en las garras de este asesino me enloquecían.


- Aún no entiendo ?como es que ella aceptó viajar con el? - dijo Liam sacandome de mi pensamientos.


A mi tampoco me cabía posibilidad alguna ella lo había hecho obligada.

- Tanya, ella me drogo y atendió el teléfono cuando Bella llamó y las fotos de seguro las vio - dije con un hilo de vos la furia crecía en mi.


- Veo que la tendrás bastante complicada Edward, pero lo lograras la señorita tiene un carácter fuerte pero te ama tan sólo ver el cambio el cual transcurrió estos meses es la muestra de su amor.


- Lo se Liam, amo esa mujer con todo mi corazón y ahora más porque me va a dar un hijo dios sólo espero que este bien. ? Tienes la mínima remota idea de donde se encuentran?


- Por la información que me facilito Jacob, ella posee muchas propiedades en Volterra será cuestión de unas pocas horas encontrarlas - acotó.


- ¿horas? Debe haber alguna pista algo que no indique la razón de ese viaje cuantas veces la señorita ha. Estado en Volterra? - pregunté la idea de saber que ella estuvo tan cerca me rompía el alma.


- Tienes razón Edward en este mismo instante lo averiguo


Liam empezó su ritual de llamadas y al cabo de media término con una sonrisa en los labios al parecer había dado con una buena pista.


- Isabella sólo estuvo en una de sus propiedades ahora lo recuerdo fue hace tres o cuatro años es una de las más grandes mansiones que posee

- Entonces debe de estar ahí - repuse algo más que agitado


- Pero hay algo más Edward... Al parecer esa propiedad como varias otras pertenecieron a Cayo Vulturi el padre de Alec. - dijo con el rostro sombrío y más pálido aún.


Una a una las piezas estaban cayendo. Y la tensión nerviosa aumentaba a medida que sentía el peligro en que se encontraba ella.


Volterra era hermosa, con sus construcciones como castillos, las calles adoquinadas, las fuentes y estatuas, todo le daba un toque mágico, los castillos medievales tenían maravillosas fachadas. Pero este viaje no era uno mas, este viaje era pura y exclusivamente para rescatar a mi amada y a mi hijo. Lo demás era solo decorado.


*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

oh que nervios!
que pasara?
ya quiero saber!
amiga,espero el proximo con ansias,besos hermosa.