Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

lunes, 5 de septiembre de 2011

TRAICION AL ♥ cap 16


*Bella*


Esa noche no senti en que momento llegamos y tampoco cuando Jacob me llevo en brazos hasta la cama ni cuando cambio mis jeans ajustados por un delicado camisolin de seda roja. Al despertar pude verlo recostado a mi lado su rostro estaba tan relajado, me dedique a apreciar su cara. La rudeza de la misma era tan característica como la reveldía de niño que aun conservaba a sus 24 años. Siempre había sido un hombre alto, fuerte decidido; con una hermosa piel morena rojiza, sonrisa impecable y músculos de miedo, temperatura elevada debido al color tan característico de su piel.


Lo que mas me gustaba de él era su hermosa sonrisa, Jake tiene una inocencia en sus ojos y rostro que deslumbran y causan una confianza inmediata,ese era mi punto débil. Él sabia perfectamente como atraparme. De esa forma fue en la que nos casamos.


Aun estaba dolida por la muerte de mis padres y él junto con Alice fueron mis únicos puntos de apoyo en esos momentos tan duros. Apenas si tenia unos pocos años para defenderme del mundo exterior y vi en Jake mi salvavidas. Obviamente él ni siquiera se sintio afectado cuando decidi aceptar su proposición a casamiento, tan solo decia que era lo lógico que siempre lo habia sabido y que en el fondo de mi corazón yo tambien lo sabia.
Me case realmente deslumbrada por su alegría, me traspasaba el alma verlo tan feliz e inmediatamente empese a amarlo o eso creí hasta el día que Edawrd Cullen apareció frente a mis ojos.


Dolía a sobremanera saber que la única persona a la cual le has entregado la vida prácticamente no sea la indicada para dicho labor. Pero la realidad era esa, a mal que me pese.


Me removí a su lado y trate de levantarme cuando una mano firme me sujeto por la cintura sin un ápice de suavidad. Temble frente a tal reacción. No quería enfrentarlo ahora.


- Es que no piensas decirme ni siquiera buenos dias mi amor - sonreía y aflojo su agarre acerque mis labios a los suyos y me deje envolver por esa nebulosa de .... bueno podría ser pasión pero para mi solo era un beso mas ya no provocaba nada en mi y eso me dolía demasiado. Aparte mis labios queriendo respirar y oí el bufido que salio de los suyos.


- Lo siento... es que yo... - 

¿Que le diria? 

Ah!! si mira cariño no puedo besarte sin pénsar en Edawrd tu nuevo abogado que me trae loca!!


 ¡Absurdo!


- Bella... disculpame se que todo esto ha sido mi culpa no volvere a precionarte en nada, sabes que eres lo mas importante para mi pero ante que nada esta tu salud y tu felicidad veo que estas mucho mejor y quiero que eso siga siendo asi, asi que entendere si necesitas tiempo para restablecerte ya Carlisle me ha dicho que estas bajo mucho estres- Me quede pasmada ante semejante discurso.Tome nota mental de besar los pies a Carlisle.


- Gracias ... ahora si me dejas ire a bañarme hoy me reincorporo a trabajar estoy deseosa por ver a esos pequeños - dije emocionada al recordarlos y Jake sacudió solo un poco su cabeza para luego dejarme ir al baño a darme mi merecida ducha.


Repare en cada uno de mis músculos al bañarme literalmente me sentía perfectamente sabia que estos días con las chicas habían dado maravillosos resultados. Sopese en vestirme acorde con mi estado de animo por lo que busque un vestido sencillo Prada de color caramelo marcaba perfectamente mis curvas haciendo que mi cintura pareciese mas pequeña. Perfecto me dije. Deje mi cabello suelto peinandolo con los dedos, no use mas maquillaje que el carmín para mis labios, loción de fresas en abundancia y me atreví a sacar una de las joyas que mi madre me regalo era una pulsera de plata con ribetes en oro delicada discreta y me sentaba bien. Mi piel lucia maravillosamente gracias a los tratamientos del spa y sonreí al ver mi imagen refllejada en el enorme espejo del vestidor. Calse unos zapatos Gucci de tacon medio, bueno 10cm nada mas tendría que lidiar con ellos todo el dia asi que preferí algo cómodo.


Al llegar a planta baja me diriji al comedor Jake estaba terminando de desayunar, por lo visto habia usado el baño contiguo de la habitación; apena si repare en su vestimenta ya nada de lo que pusiera me producía efecto alguno.


Percibí como sus ojos me recorrieron intensamente y un brillo lujurioso se le planto en ellos tube que carraspear para que dejase de hacer eso.


- Bella... luces deliciosa con ese vestido cariño - se me acerco y antes de que lo dejase que me besara lo abrase con aplomo y con todo el valor del mundo del que fui capaz me separe de él diciendo lo tarde que era. Sabia que Jake a pesar de todo no aguantaba llegar tarde a la oficina así que me dejo rápidamente acariciando mi mejilla se fue y pude repirar tranquila. Me senté dejando que todo el peso de mi cuerpo cayese en la silla. Mis mejillas se sentían frías rara ves las tenia y eso denotaba mi falta de emoción ante tal trago que acababa de pasar.


Desayune lo mas tranquila que pude mis manos temblaban ligeramente pero tan solo era a causa de los pensamientros siniestros que recorrían mi mente a mil por hora.


¿Que pensarían mis padres de lo que estaba a punto de hacer?


¿ Estarían de acuerdo con que me dejase arrastrar por el huracán Edward Cullen?


Definitivamente jamas sabría esa respuesta.


Tendría que creérmela yo solita y comprobar que tal me iba en el intento.


Conduje apresuradamente hacia la Fundación sabiendo que aun faltaban unas varias horas por delante antes de verle de nuevo.


- ¡Bella! - Rosalie me estrecho en sus brazos para luego girarme en 360° un silbido se escucho cercano a nosotros y los ojos de Mike se le saltaban literalemte del rostro no pude evitar sonrojarme de inmediato.


- Rose no hagas eso, sabes que me averguenzas - dije apenas audible para ella.


- Luces increible amiga nos vemos luego si...disfruta de tu día.


Salio de allí sin mas y me quede sola con Newton que me miraba como si fuese un espejismo.


- Buenos días Isabella estas preciosa - comento y solo sacudí la cabeza en señal de fastidio


Camine directamente hacia la dirección alli me encontraré con Esme y Carlisle.


- Bella querida que alegría tenerte aquí nuevamente - decia Esme abrasando mi cuerpo contra el suyo.


- Ni te creas que te librarías de mi tan facilmemente Esme - repuse divertida


- ¡Oh! No por favor los niños te hechan tanto de menos ya lo veras con tus propios ojos.


- ¿Como has estado mi niña? - pregunto Carlisle mientras me abrazaba con tanto cariño que casi lloré


- Creo que bien, ya todo esta en su lugar nuevamente - conteste y solo asintió con la cabeza


La mañana fue maravillosa, Angela me acompaño a visitar a los niños y sino fuese por el delantal que me puse encima del vestido hubiese terminado toda enchastrada con acuarelas de colores.


- Debo agradecerte el consejito - dije señalando el delantal mientras reía


- No ha sido nada solo recuerda lo la próxima ves si quieres salir completamente vestida y decente de alli dentro - contesto a carcajadas.


En el almuerzo comimos todos en la sala de reuniones y no había quien no me preguntase como me sentía. Al parecer todos sabian acerca de mi enfermedad y estube un tanto incomoda hasta que Carlisle me salvo.


Camine sonriente hacia mi oficina, tenia unos pequeños detalles que arreglar al parecer Edward no había dejado de venir ni un solo día eso me lleno de orgullo. Había avanzado mucho el caso de la pequeña Renata y esperaba que para la próxima semana la adopción se hiciese efectiva. Antes que nada debía cerciorarme de ir a verificar el estado de la propiedad y en las condiciones en que sería resivida la pequeña.
Con esa sonrisa flameando de mi cara fue como entre en mi oficina.


El corazón me dio un vuelco al ver esos pozos profundos color esmeraldas clavarse en los mios.
Trague en seco, mi respiración se volvió mas agitada y mi cuerpo anhelaba su contacto con suma urgencia.


¡Rayos!


¡Mi Adonis personal estaba frente a mis ojos!


Apenas si pude concentrarme en mis piernas que temblaban ligeramente y caminar hasta quedar a pasos de su escritorio.


Sabia perfectamente que todo esto era una locura.


Mi locura.


Nuestra locura.


Pero... ¿acaso el mundo no estaba loco?


Controle un poco nada mas el temblor de mi mano y la extendí en modo de saludo. Mis mejillas ardían como nunca mientras que mi corazón saltaba de felicidad contenida.


- Edward... - dije tan solo y el alcanzo mi mano depositando un beso en ella dejando así que miles de rayos invisibles pero potentes atravesaran mi columna de forma instantánea.


- Bella... - su vos era tan ronca como la mía y el brillo de sus luceros me demostraban la misma emoción que él sentia al verme.


Se levanto lentamente rodeando el escritorio que nos separaba y dejo que su mano recorriera el pomulo de mi mejilla con dulzura, con cariño suavemente intente controlar las sensaciones tan vivídas que sentía en ese momento pero me fue imposible sus labios se acercaban a mi boca y acorte la distancia que los separaban de los mios haciendo uso de toda la valentía que me quedaba. Fui yo quien empezo el beso y Edward parecía sorprendido sus brazos me estrecharon con fuerza mientras que sus besos me dejaban en jaque


¿Era posible?


¡Oh! Iria mil veces al infierno por estar con este hombre moriría antes de tener que separarme de la miel de sus labios.


El beso incremento su ritmo y los jadeos salían descompasados de mi boca. Edward gemía tal cual o mas que yo y la fricción de su miembro en la fina tela de mi vestido era exquisita.


Separo su boca tan solo unos instantes y un susurro salio de sus labios ahora míos.


- No sabes como te he extrañado cariño - su boca iba dejando besitos a lo largo de toda mi mandíbula  por mi sien pasando por mi frente y luego nuevamente en mi boca.


Un suspiro ahogado salio de mi garganta y Edward rió al ver el efecto que provocaba en mi.


-Creo saberlo - dije y el me miro clavando sus luceros en mi confundido - porque es asi como me he sentido yo - termine y su boca me devoro con pasión desesperada.


No se el tiempo que estuvimnos besandonos, abrasándonos, tocandonos, solo se que el teléfono sono unas tres veces antes de que al fin encontrara mi vos para contestar.


- ¿Diga? - pregunte y un tinte de mi vos aun continuaba en pleno estado de exitación.


- Bella, querida por hoy es suficiente has estado sometida bajo mucha presión y se me habia olvidado decirte que puedes retirarte antes cariño, Edward se encargara de todo por ti - decia Esme y yo apenas si la escuchaba ya que su hijo no paraba de contornear mi cuerpo por encima del saten haciendo que mis pezones se endurecieran ¡¡mas aun!!


- Esta bien Esme como digas, gracias - dije mientras cortaba.


- ¿Que deseaba mi mamá?


- La verdad no tengo idea ... creo haber escuchado que tenia el dia libre asi que será mejor que me vaya a descansar...


Sus manos me envolvieron y su erección se pegó en mi vientre dando miles de señales a mi sexo dejando mi braguita totalmente mojada.


El sonido de unos tacos nos saco de nuestro ensueño y apenas si tuvimos tiempos para alejarnos cuando la puerta se abrió sin mas y alli estaba plantada la mas temible de todas.


Alice Cullen.


Su mirada fue de asombro pero luego apenas reparo en nuestra cercanía o se hizo la tonta y me saludo efusiva mente.


- ¡¡Amiga!! ¿que tal has estado? Por lo que veo muy bien. Hola hermanito ccmo estas - comentaba Alice sentándose en la esquina de mi escritorio.


Edward apenas si podía disimular su erección por lo que se sento y empezo a revolver unos papeles nerviosamente.


- Muy bien amiga, gracias y tu que tal has estado amiga - dije haciendome la tonta bajando mi vestido que estaba unos centimetros mas por encima de lo que debería.


- Esplendida por lo que veo el baño de chocolate dio sus resultados estas esplendida ¿es ese un Prada? - pregunto señalando mi vestido.


Rodee mi ojos ante su pregunta pero mis mejillas ardían mas que nunca ante tal mension del chocolate en mi cuerpo vi por el ravillo del ojo que Edward se removía incomodo en su silla.


- Bueno los dejo debo ir a comprar un par de muebles para terminar de decorar el nuevo edificio, solo pasaba a decirte a recordarte que mamá te pidió que dejaras todo por hoy al parecer estabas un tanto distraída cuando te hablo - su mirada se dirijio hacia su hermano y ahi si no pude mas me levante recogiendo mi cartera y me dispuse a salir en su compañía.


- Nos vemos luego Edward - decia mientras le guiñaba un ojo


- Hasta mañana - dije tan solo y Edward esta vez me deletreo las letras auto sin hacer ningún sonido.


Salimos ambas después de una breve conversación del estado en el cual llegue a casa la noche anterior.Cuando su Porsche amarillo desapareció de mi visión vi el un Volvo plateado con Edward dentro haciendome señas para que lo siguiera y así fue.


Mi Bentley no tardó en ponerse al nivel que su Volvo ambos estabamos deseperados. Podía ver como sus ojos me comían por el espejo retrovisor. Trate de no pensar en nada. Las concecuencias ya no formaban parte de mi vida.


Queria sentir.


Queria ser amada.


Queria amar.


Y Edward Cullen definitivamente tenía todo lo que una mujer necesita y más.


HOLA......... se que este cap al igual que el de ♥ de hielo tendrían que haber estado publicado antes pero por cuestiones de salud me fue imposible programarlos, destellos de amor se actualizara mañana. Discúlpenme pero fue un finde bastante movidito y apenas he dormido un par de horas tratare de publicar de nuevo el miércoles ambas historias así el viernes continuo con el calendario.
*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

increible,ardiente,pasional,esplendido...
amiga,me dejas loca con esta historia y lo sabes.
adoro todos y cada uno de tus escritos,el capi me fascino.
no te preocupes por el retraso,lo primero eres tu,ademas,hoy nos compesaste con dos capis magnificos.
cuidate mucho y descansa,mañana pasare a leer destellos de amor.
te quiero amiga!