Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

miércoles, 7 de septiembre de 2011

TRAICION AL ♥ cap 17



 *Edward*


Los sonidos de mi celular me despertaron a las seis de la mañana. Aun atontado logre apagarlo no recordaba el motivo por el cual lo habia puesto tan temprano. Deje que una de mis manos descansara sobre mis ojos. La sensacion de somnolencia era superior a cualquier otra cosa. Me dormite unos minutos y una chispa se encendio en mi mente. Claro. Habia desidido salir a correr por las calles de Seattle para estirar mis piernas. Hacia días que no hacia ningun tipo de ejercicio y mis musculos reclamaban su atencion.


Me calse unos joggins de algodon gris, una sudadera sin mangas y mis zapatillas adidas Porsche negras al ponermelas recorde que hacia mas de un mes que no las usaba.


Londres.


Bufe. Este no era un día para recuersos de una vida pasada.
Aqui tenía todo y mas de que lo nunca soñé. Mi familia estaba en su totalidad.


Y tambien aqui habia conocido el amor de mi vida. La extrañaba tanto. Me era insoportable pensarla en brazos de ese maldito.


Pero... ¿es que si siquiera habia una oportunidad?


¿ella se animaría a dejarme entrar en su vida?


Miles de cavilaciones me embargaban el pensamiento.


La mañana estaba despejado raro en Seattle se podía percibir la húmedad en el aire, característico de la ciudad. Encendí mi Ipod y di rienda suelta a toda la energía contenida.
Mis piernas empezaron su ritual y agradecian el esfuerzo a la vez que mis pulmones se llenaban de aire puro. Una de las cosas que más me gusta de esta ciudad en que no hay mucho movimiento a estas horas, apenas si un par de transeuntes se divisaban a los alrededores y unos cuantos maratonistas pasaban a mi lado mirandome con cara rara.
Es que a pesar de tener 28 años una de mis cualidades podía decirse que era correr tenia una velocidad dificil de igualar y eso me hacia sentirme orgulloso de mi mismo. De muy joven siempre me gusto el atletismo Emmett se quejaba porque él el era el clasico chico que practicaba beisbol el capitan para ser mas exacto.


Sonrei ante los recuerdos ya habian pasado diez años de todo eso y aun asi lo recordaba como si lo estuviese viviendo.


Mis piernas continuaban en movimiento podía sentir como la sangre corria a borbotones por mis venas, mi corazon desbocado daba las gracias por esta dosis de adrenalina. Habia solo una cosa que me provocaba tal dolor en el pecho y hacia saltar mi adormecido corazon con solo verla. Bella. Mire mi reloj y eran ya las siete y media. Suficiente por hoy. apenas si sentia un leve cansancio cuando sali de casa bañado en mi Volvo.


Hoy iba a ser un día especial. Lo presentia. Un dia lleno de logros y no solo en lo laboral ya que cerraria un par de contratos con unos turcos y eso significada mucha entrada de dinero en la empresa.
Hoy por fin la veria nuevamente despues de casi ¡10 dias! todo un milagro que aun pudiese continuar en pie.
Estaba decidido a reclamar mi lugar a su lado. Pero... ¿cual era? No importaba. Lo único que queria era esar a su lado.


Trate de no pensar en ella mientras estaba en la oficina pero sin saber porque mis ojos se encontraban envueltos en un mar color chocolate que me transtornaba el alma. Faltaban apenas dos horas para ir. Peo mi cuerpo me exigia salir de esas cuatro paredes. Me estaba asfixiando. Los contratos estaban listos. Apenas si habai tenido unas pocas palabras con el representante de la la otra parte; y como era de esperarse Black estuvo presente allí. Se lo veía rozagante la llama de los celos se encendió al verlo asi. De seguro habia disfrutado de una increible noche de sexo con su mujer. Si sexo. Él no estaba enamorado Bella. De eso ya no me quedaba duda.


Me despedí de mi nueva secretaría una chica muy laboriosa y eficiente. Se llamaba Kachiri y era brasilera aunque dominaba a la perfeccion el idioma, en su vos se distinguia su acento. Su curriculum era intachable pero lo que mas me gusto que ella ni se inmuto cuando me vio. Eso demostraba que era una mujer seria. Al instante se gano mi confianza. No como esas babosas de Leah y Heidi. Mejor salir rápido antes de encontrarme con alguna de esas zorras.


- Cullen - la vos del jefe de personal me freno justo cuando estaba por entrar en el ascensor.


- Si dime - conteste un tanto seco.


- Pues queria saber si querias venir a una fiesta que organizaremos esta noche, el señor Black me pidio exclusivamenteque te invitara - la sonrisa de lado me hizo desconfiar al instante de su propuesta


- Muchas gracias, pero la verdad es que tengo plane para esta noche - conteste cortante


- Mmm supongo que la proxima vez será ¿no?


- Puede ser ahora te dejo estoy llegando tarde para ver a mi novia - dije sin saber porque


- ¿Novia? - pregunto incredulo


- Si


- Es que... nunca pense que un tipo como tu se conformase con una sola mujer - me solto y mis puños se cerraron provocando que mis nudiños quedaron tan blancos como la cal.


- A veces las apariencias engañan - conteste y cerre la puerta del ascensor.


Este tipo me sacaba podia jurar que esta noche estaban de juerga, o mas bien las clasicas orgias de las que me hablo Jasper.


¿Podia odiar más a Black?


Definitivamente este tipo sacaba lo peor de mi.


Mas entusiasmado me encamine hacia la Fundación. A penas unos metros del estacionamenieto visulise su Bentley y mi corazón paapitaba emocionado. Las manos me sudaban a la ves que una vos en mi cabesita me decia que este era mi dia.


Pase a saludar a mi madre y al verme salto en mis brazos. Estaba tan contenta me conto de la reincoporacion de Bella y de lo bien que se habia adaptado al ritmo de la Fundación. Por lo visto ya estaba al tanto de que yo habia acelerado el proceso de la adopción de la pequeña Renata. Sonreí al recordarla. Bella estaría mas que feliz.


Camine despacio hasta la oficina sabía por mi madre que Bella estaba en el salón de juegos con los niños.


Al entrar allí su aroma me intóxico el corazón provocando que un jadeo involuntario saliera despedido por mis labios. Era fascinante repirar el mimo aire que ella. Su perfume a fresas estaba en cada rincón de la oficina. Me sente en mi escritorio y observé sus cosas en el suyo un par de papeles desordenados sonrei ante eso por lo visto habia estado toda la mañana ocupada.


Cerré mis ojos evocando su rostro dejandome envolver por su fragancia, mi cuerpo reaccionaba ante su olor una leve brisa hizo que él mismo fuese más intenso más concentrado abri los ojos y mis piernas tmblaron. Agradeci el estar sentado porque sus orbes color chocolate me derretian completamente. Mi cuerpo apenas si me obedecía. No podia dejar de mirarla Bella tenía un aspecto delicioso, la recorrí completamente con la mirada acentuando su cuerpo y deleitandome con su figura. Se mordio inconcientemente el labio y un suspiro salio por los mios. Mi cuerpo convulsinaba por estrechar el suyo. Camino lentamente hacia mi direccion extendiendo su mano temblorosa ¡Ella estaba nerviosa! a la vez que el rubor avanzaba apresuradamente en sus mejillas. Delisiosa.



- Edward... - dijo y sostube sus manos para luego llevarlas a mis labios.


- Bella... - mi vos salio ronca apenas pude disimular la excitacion que crecia en mi pecho.


Mis piernas se levantaron y camine hacia ella, sabia que lo que estaba por hacer podia ser el principio del fin aun asi no pare. Mi mano delineo su rostro gravando en mi piel la forma del mismo, mis ojos llameaban queria poder besarla y...


¿por que no?


Me acerque a ella lentamente no queria asustarla su boca se entreabrío y esa fue la señal que mis labios estaban esperando ella me sorprendió cuando poso sus labios en los mios, me deseaba y era el paraiso para mi. La abrase sin dudarlo podia llorar de emocion miles de mariposas revoloteaban en mi vientre era la sensacion mas hermosa que habia podiado sentir.


Y era con ella.


Con Bella.


Con mi Bella.


Senti como su respiracion se volvio mas errática mas decadente como la mia nuestros labios se fundian, reconociendose con pasion, mi cuerpo tiritaba junto al suyo podia sentir como gemia en mis brazos y me entregue al igual que ella a esa deliciosa nube de placer que nos envolvia. Mi ereccion no paraba de frotarse en ella, queria sentirla, queria poder adentrarme en su cuerpo y asi explotar dentro de ella. La tela de su vestido me ayudaba a sentir como su sexo latia junto al mio.


Quise decirle tantas cosas quise confesarle mi verdad pero solo accedi a decirle:


- No sabes como te he extrañado cariño - a la vez que le recorria el rostro besandola con ternura con amor culminando en su boca.


Sentí que ella suspiro largamente y una sonrisa salio sin disimulo de mi boca. Era increible que ese ser tan perfecto estuviese en mis brazos.


-Creo saberlo porque es asi como me he sentido yo - me solto de golpe y mi boca no tuvo reparos en devorar la suya. Esta mujer me daba mas de lo que imaginaba.


Nos besamos lenta y suavemente sin prisas, nos abrazamos y nos tocamos sintinedo en cada caricia la entrega del otro.
El timbre del telefono de Bella sono y luego de respirar repetidas veces la vi que atendió. Estaba morada de tanto sonrojo se veia adorable.


- ¿Diga? - pregunto tratando de evitar su vos cargada de deseo.


Mis dedos quisieron mas y comense a delinear su cuerpo sus pezones respondieron al instante bajo la fria tela del saten. Estaba maravillosa. Cada curva de su cuerpo parecia un poema. Y sus ojos brillaban mas que nunca. ¡¡Dios!! como la habia extrañado.


- Esta bien Esme como digas, gracias - dijo mientras cortaba.


- ¿Que deseaba mi mamá? - pregunte sin mayor interes.


- La verdad no tengo idea ... - no pude evitar sonreir por la bajo - creo haber escuchado que tenia el dia libre asi que será mejor que me vaya a descansar...


Reaccione cuando se estaba alejando de mi y la atraje con determinacion hacia mi lado. Mi miembro vibro al sentirla tan cerca y ella lo percibio.


El sonido de unos tacos nos saco de nuestro ensueño y apenas si tuvimos tiempos para alejarnos cuando la puerta se abrio sin mas y alli mirandonos con alegria contenida estaba mi hermanita.


Ni siquiera se inmuto pero vi que Bella estab un tanto nerviosa por lo que decidi alejarme solo unos centimetros de ella.


- ¡¡Amiga!! ¿que tal has estado? Por lo que veo muy bien. Hola hermanito ccmo estas - decia mi querida hermana sentandoose en el escritorio.


Vi que su cara era de burla y me sente al instante, mi ereccion estaba que reventaba mis pantalones.


- Muy bien amiga, gracias y tu que tal has estado - decia Bella bajando con disimulo el vestido


- Esplendida por lo que veo el baño de chocolate dio sus resultados estas esplendida ¿es ese un Prada? - pregunto señalando mi vestido.


La simple mencion del chocolate en el cuerpo de Bella me dejo sin palabras, trague en seco y aprete mi polla con fuerza cubriendome con el saco lo mas que podia. Estaba que reventaba. ¡Santo cielo cubierta de chocolate!


- Bueno los dejo debo ir a comprar un par de muebles para terminar de decorar el nuevo edificio, solo pasaba a decirte a recordarte que mamá te pidio que dejaras todo por hoy al parecer estabas un tanto distraida cuando te hablo - me miro unos instantes con travesura en sus ojos y se levanto dispuesta a salir de alli con Bella.


¡No!


¡No podia dejar que se fuera!


- Nos vemos luego Edward - susurro mi hermana guiñandome un ojo.


- Hasta mañana - dijo Bella y vi que sus ojos me miraban fijamente solo pude decir AUTO sin emitir sonido, ella se sonrojo aun mas.


Camine a lo largo y a lo ancho de la oficina, debia darle tiempo a llegar.


Sin mas paciencia sali pitando hacia el estacionamiento y me sente en mi Volvo rápidamente al ver que Alice se iba me apresure a dejarlo al lado del de Bella. Haciendole señas a que me siguiera. Esto no podia acabar asi. Tantos días sin verla no podia permitir perderla de nuevo antes le diria cada uno de mis sentimientos. Ella no me era indifernte pero sabia que su compromiso con ese chucho era mas fuerte que conmigo.


Bella manejaba muy bien su maquina apenas tuvo difilcultad para ponerse a mi misma velocidad podia verla por el espejo retrovior sonrojarse continuamente.


Adentre mi auto en un lugar demaciado conocido para mi.


El Gren Lake un parque precioso que hacia mucho tiempo no visitaba. Solo el sonido del agua y de los pajaros podia perturvarnos el silencio. No era un lugar soñado ni mucho menos para nuestra ¿primera cita? pero si podiamos hablar sin tapujos y ... besarnos sin que nadie nos viera.


Eran casi las seis de la tardel se podia apreciar la caida del sol y el crepúsculo hermoso era el paisaje mas soñado después de Bella por supuesto.

Quería para ella lo mejor, pero estaba aun con duda de no hacer lo correcto solo dejaria que ella me guiara, al fin y al cabo ella me tenia en sus manos.



ESTE SALIO ANTES PORQUE EL SÁBADO ME SERA IMPOSIBLE!!

1 comentario:

cullen dijo...

que maravillosa sorpresa me he llevado!
me encantto el capitulo,ya quiero que bella sepa con que clase de tipo esta casada.
amiga siento la demora en leerte,pero es que ando como loca para todos lados,apenas y estoy en casa.
muchos besos linda,te adoro.