Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

domingo, 18 de septiembre de 2011

TRAICION AL ♥ cap 19


 *Edward*


Estacioné el auto en un sitio seguro debajo de un gran árbol no quería arriesgarme a que nos vieran en otro momento me hubiese importado un rábano pero Bella era casada y a mal que me pese su reputación me importaba.
Mire a mi alrededor el lugar estaba desierto tal y como lo recordaba la vegetación era intensa pero había un sendero que dejaba paso para que nos pudiésemos mover con total libertad. A lo lejos se sentía el ruido del agua correr el lago estaba detrás de nosotros pero lo más hermoso de todo después de Bella era el Crepúsculo que apenas estaba dando comienzo a nuestras espaldas. Una mezcla de rojos intensos naranjas obscuros y negros asomaban en al horizonte era definitivamente la mejor hora para los amantes.


Baje del auto tratando de demostrar la calma que no tenía Bella estacionó tan solo a unos cuatro metros de donde yo estaba.
Caminó lentamente buscando el equilibrio que no tenía se notaba que estaba tan o mas nerviosa que yo, recién ahora repare en los tacos que llevaba puesto y quise correr y cargarla sobre mis brazos para que nada malo le pasara el suelo era un tanto desparejo. Mis ojos la devoraron era tan preciosa el sonrojo de sus mejillas hacia que todo mi ser se estremeciera. Un sueño. Eso era la única explicación que mi loca cabeza pensaba , estar con ella aquí y ahora era lo mejor que me había pasado.


Mi pulso rompió batalla cuando la tuve a escasos pasos de mi llenandome los pulmones con su aroma a fresas.


¡Santa Madre de Dios!


La sangre de mis venas corría a una velocidad impensada llegando a cada resquicio de mi cuerpo reviviendolo.


Busque en mi cuerdas vocales la fuerza suficiente como para que me saliera una oración.


- Se que no es buen lugar pero... es lo único que se ocurrió cuando estaba en la carretera - dije avergonzado hubiese querido llevarla algún palacio digno de tal princesa pero lo que no teníamos era tiempo.


- Es perfecto Edward además aquí nadie podrá molestarnos - contestó y no evite que mi sonrisa lasciva saliera dibujada por medio de mis labios ella estaba dispuesta a todo y lo mejor de todo es que yo le daría todo y más.


El silencio hizo acto de presencia y ninguno se atrevió a romperlo. Bella respiraba agitada mi pequeña... le costaba tanto estar aquí pero en sus ojos veía determinación y era mas que suficiente para mi loco corazón, el movimiento de subida y bajada de su pecho me distrajo la boca se me seco al instante al observar esa parte de su cuerpo tan perfecta y generosa.


- He pensado mucho en lo que me dijiste el otro día Edward - habló - Pensaras que soy una cualquiera o millones de cosas mas pero es que la verdad ya no puedo seguir resistiendo me -su vos apenas era un leve tono cuando termino pero no fue eso lo que mas me emociono ya que sus palabras eran la señal que yo había estado esperando Bella me amaba estaba seguro de ello pero lo que no me dejo disfrutar del momento fueron las otras palabras ¿Una cualquiera? ¡ni en sueños podría pensar así de mi amor! ¡Rayos! ¡Ella se sentía despreciable podía verlo en su mirada! Quería abrazarla decirle que ya nada malo le pasaría que yo siempre la protegería y nunca nadie podría hacerle daño, mi amor curaría todas sus heridas que aunque ahora no existían pronto seria muchas...


- Bella... yo.. - concentre mi cabeza al menos para lograr decir algo coherente


Ella levanto la mano pidiendome que callase. Me frustre.


- Edward lamento todo esto yo... - dijo dando media vuelta ¡No! ¿que estaba haciendo? ¡Se iba! tome su brazo girándola e imponiéndole un beso en sus maravillosos labios demostrándole el amor que habitaba ene mi corazón.


- Como te decía Bella jamas he pensado ni pensare que eres una cualquiera cariño - acariciaba el rostro- para mi lo eres todo y no te imaginas la felicidad que me has dado al decirme todo esto. - quería girarla en brazos chillar de alegría pero no era el momento.


- Yo pensé que tu.. que no .. que no querías estar conmigo - sollozo en mis brazos y pensé morir al verla tan indefensa tan disminuida frente a mi.


- ¡Oh! Pequeña tu eres mi vida, eres mi todo jamás podría alejarme de ti, solo tu puedes hacer eso


- Sabes que mi vida es muy complicada Edward yo.. no puedo... yo... - ¡Cielos! ella sufría por mi, por no poder darme todo lo que yo no le había pedido hasta ahora.


- Shh calla... lo importante es que estemos juntos cariño, ya ya cálmate por favor no resisto verte así bebe - podía sentir como sus músculos se relajaron lentamente


- Te prometo.. -no la deje hablar la besé desesperado enredando mi lengua a la suya.


- Nada de promesas hoy solo quiero hechos - dije ronco de tanta excitación la deseaba como nunca había deseado a nadie la quería para mi y hoy la tendría su abrazo me confirmo que mis sentimientos no solo eran correspondidos sino que también anhelaba mi cuerpo junto al suyo.
Mis manos la recorrían con locura, ya no quedaba un poco de humanidad en mi cuerpo al contrario era un ser desconocido ni yo mismo creía estar viviendo tantas cosas al mismo tiempo, era irreal era aww sus besos me quemaban, su sabor era exquisito había extrañado tanto el sabor de sus labios la miel que habitaba en ellos.


Deje su boca tratando de convencerme que ya la tendría luego y baje por su cuello color crema tan suave y delicado podría morir allí mismo, Bella se retorcía y la sentí estremecerse cuando mi boca se quedo estacionada en el hueco detrás de su oreja. Cuando nada podía ser mejor sentí sus manitas recorrerme los brazos acariciándome con desesperación con necesidad. Libere mi cuerpo sacándome la chaqueta y deje que ella siguiera tocándome era la sensación mas hermosa que había sentido en mi vida, Bella se estaba entregando en cuerpo y alma y yo estaba en sus manos completamente dispuesto a que ella hiciese conmigo lo que le plazca. Ya no había vuelta atrás. Nunca la hubo desde el minuto que nos conocimos sabíamos que estábamos destinados mutuamente.
Su trasero me dio la bienvenida cuando deje que mis manos lo envolvieran no pude evitar apoyarla con mi erección haciéndola sentir como me tenia. Esta vez iba a tenerla conmigo como dios manda.
Escuche como un ronroneo salio de su boca muy cerca de mi oído y mi poca paciencia llego a su fin la levante en el aire tomándola por el trasero y la deje sentada en el capot de mi Volvo la idea perversa cruzo por mi mente en aquel instante y me deje llevar por mis lujuriosos pensamientos.


Si vergüenza era palpable en el aire y en sus mejillas rojo furioso que me calentaban el alma.


- Espero que estés cómoda quiero hacerte el amor bajo el crepúsculo - dije apenas consiente de mi vos


Bella solo me miro y mis labios viajaron por su cuerpo lamiéndolo tratando de fundirme en su piel, de marcar mi nombre y todo mi amor en ella.


Vi cuando sus ojos miraron el bulto inminente en mi pantalón y sonreí para ella.


Baje por el excitante escote que dejaba ver su vestido y llegue a sus senos perdiéndome en ellos, baje el bretel de su vestido dejando descubierto en su totalidad esos dos regalos de la naturaleza, el encaje que los rodeaba hizo que mi polla palpitara con fuerza, los pellizqué con ganas por encima del corpiño sabia que ella estaba como loca me gustaba llevarla al limite. Vi como ella pedía por más y mi mano no dudo en perderse bajo la falda del vestido y llegar a un trocito de tela debajo de la misma tironee de ella sintiendo el leve chasquido de la tela romperse y ya estaba libre para mi.


Me dedique a explorar ese sitio que hacia casi diez días no tenia bajo las yemas de mis dedos y sentí su humedad a penas toque con mis dedos expertos sus labios vaginales, busque el botón rosado justo adentran dome lo justo para enloquecerla más, Bella arqueo su espalda la muy golosa quería mas pero yo quería verla gozar con mis manos. Su mirada me dijo que ya no quería mas rodeos y solo quise hacerla enojar un poquito más. Mi boca fue bajando mordiendo el precioso satén que la cubría parcialmente hasta finalmente detenerme en su coño húmedo y jugoso para mi. LA lamí completamente sintiendo los espasmos que mi lengua le producía Bella apenas si podía controlar lo que le pasaba hasta que al fin sentí su sabor en mis labios y me lo trague todo era mio de nadie mas quería sentirlo en mi interior y recordarlo para siempre.


Un suspiro salio de mi garganta y ya no quise controlar nada más, mi lengua subió por sus piernas percibiendo su piel erizada ante mi contacto. Bella levanto las caderas y ese fue mi fin me zambullí en medio de su piernas, su sexo apenas se inmuto cuando pose la punta de mi polla en él pero luego la sentí removerse con mi tamaño. No podía quejarme estaba dotado magníficamente y era de mas decir que venia de familia.


Mi amada se inclino hacia a mi invitándome llenarla con mi miembro y así fue lo lleve de a poco hasta invadirla completamente con mi pene. la sensacion de calor que mi llego era absolutamente encantadora, a pesar de ser estrecha ella me complementaba hasta en el sexo era grandioso. sus piernas me sorprendieron  rodeándome la cintura y eso dejo que mis movimientos fueran fluidos y continuos a la vez que la penetración era más intensa mas completa.
Mis estocadas eran seguidas por sus suaves pero firmes movimientos me estaba volviendo loco su cabello caía en una cascada sobre el capot del volvo resaltando su belleza sus pechos saltaban con cada arremetida y ella genia a la par mía ¡Rayos! ¡aguanta! me grite internamente estaba a punto caramelo.
Use mis manos para concentrarme en otra cosa ¡Oh! si sus pechos me dije y los acaricie besando su vientre buscaba la calma que no tenia en ese momento quería esperarla sabia que estaba mas que cerca las paredes de su vagina cada vez me apretaban mas y me era casi imposible aguantarme pero mi Bella se lo merecía.
Sus tacos no me daban tregua los podía sentir clavan dome la espalda y era aww... maravilloso..


Nuestras caras se tocaron, nuestras lenguas se retorcían juntas, nuestros alientos iban y venían en un largo desborde de placer, cerré los ojos en un éxtasis convulsivo. Nuestros cuerpos estaban firmemente unidos, la comunión era tal que sentí hasta el último espasmo. Caí sobre ella cuando no pude aguantar una milésima de segundo más era demasiado para mi, su ser se confundió con el mío. Mi miembro empujaba como un poseso queriendo llegar mas adentro mas y mas... hasta que sentí su calor venirse y lo deje ir. Mi semen salio rápidamente agrediendo su liberación  bañando las carnes de mi mujer sellando nuestro amor. Ambos llegamos juntos a la cima del mundo y bajamos abrazados sudorosos felices, enamorados, y hambrientos otra ves.


No quería soltarla era muy pronto para mi pero un clic me hizo recordar la fiesta de la noche y ¿por que no? me dije sonriendo cuando la liberaba. La cara de Bella no tenía precio cuando vio mi polla salir desde su interior no pude evitar reír era mi niña. la ternura me invadió y me disidí a decirle la verdad de mi corazón.


- Te amo Bella


Sus ojitos se llenaron de lágrimas.


- Yo también te amo Edward - dijo y la abrase con apremio ella era mi todo. El tiempo se detuvo pero sentí la frescura de su piel y note que la hora se había ido volando. La ayude a bajar y ella se mordió el labio como queriendo gravarse la imagen vivida en su retina.


- Te prometo que disfrutaremos de cada rincón de este auto como así también de cada sitio en el cual nos amemos mi amor - dije en su oído y se sonroje cuando la abrase. Note como su animo caía de apoco ella estaba extrañándome ya sin siquiera separarse de mi pero yo le tenia una sorpresa.


- Edward...


- Ahora iras a tu auto, llamaras a tu marido y le dirás que estas en casa de Alice que te invito a comer y listo - comente y me miro confusa.


- Jacob tiene una cena esta noche - orgía seria mejor - es por eso que estoy tan seguro que no vendrá hasta muy tarde


Ella sonrió regalándome una vez mas el brillo en sus ojos y la vi correr hacia sus auto. apenas pude teclear el numero de Alice.


- Hermana necesito un favor - dije cortante


- Lo que quieras Edward


- Si llama Jacob Bella cenara contigo esta noche - dije


- ¡Por Dios! - chillo - No me digas...


- Después. Gracias nos vemos - y le corté ya tendría tiempo para interrogatorios.


- Listo - chillo en mis brazos nuevamente


- Ok pequeña ahora me seguirás ya hable con Alice y esta al tanto de todo - vi que frunció el ceño y lo suavice pasando su mano por él - sabes que ella sabe todo amor no hay de que preocuparse


- Es que me es difícil ventilar lo nuestro - contesto avergonzada y no era para menos.


- Pues sabes que nadie mas debe saberlo por ahora estamos bien con Alice -repuse queriendo infundirle confianza


- Y con Carlisle - dijo y solo asentí con la cabeza mi padre era un hueso duro de roer debía tratar de hablar con él cuanto antes.


- Bueno ahora sigue me - repuse besándola con pasión y amor


- ¿A donde vamos? - estaba emocionada su carita irradiaba felicidad


- A mi casa - le solté y la lleve al auto para que no dijese nada no había lugar en el mundo mas seguro que ese y quería compartirlo con mi mujer.


Sonreí y ella soltó una carcajada que me robo el aliento.


Puse mayor empeño esta ves al manejar no quería que sufriéramos un accidente de transito en el camino por lo que demoramos un par de minutos mas en llegar.
Mi corazón saltaba de alegría. Al fin había encontrado al amor de mi vida sin proponerme lo ella estaba ahí tan cerca de mi. Soné con los ojos abiertos al recordar lo que habíamos hecho apenas unos minutos antes y quise gritar de felicidad. ahora le mostraría mi refugio mi lugar de ahora en mas también sería el suyo.



AQUÍ ESTA CHICAS EDWARD ES INTENSO Y ME MATA CADA VEZ QUE ESCRIBO PERO ADORO HACERLO GRACIAS Y ESPERO SUS COMENTARIOS!!

*Rina*

1 comentario:

cullen dijo...

oh amiga,estuvo increible.
ya estoy deseando leer el proximo,muchos besos linda.