Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

miércoles, 12 de octubre de 2011

TRAICION AL ♥ CAP 25

*Edward*


Acompañarla con mi auto detrás del suyo solo me termino de desarmar. Podía ver la tristeza que había en su mirada. El dolor era tan palpable, tan real, que me sentía la mierda mas grande del mundo por ocasionarle todo este sufrimiento. Sabia que tarde o temprano esto pasaría pero que le diría.


A si... a ver...


- Amor ve tranquila acuéstate con tu marido no pasa nada, ¡disfrutalo! -


Por dios!! o mejor... esto...


- Es solo un ratito luego estaremos juntos nuevamente -


¡¡iluso!!


Ella estuvo nerviosa el resto de la tarde y cuando salimos no me atreví a musitar ni dos palabras de aliento. Era el hombre mas vil y cruel del mundo. Me odiaba a mi mismo por tener que pasar por esta situación.


Aww sus ojitos titilaban pidiendo auxilio, cuando la deje ir estuve a punto de entrar seguirla y sacarla de allí. Pero... era imposible solo ella podía culminar con esta horrorosa situación en la cual estábamos ambos involucrados.
Llegue a casa y supe que si me quedaba allí rompería todo absolutamente todo.


De solo pensar...en lo que ese chucho podría estar haciéndole en este momento... aggg mejor me voy.


Las calles de Seattle estaban oscuras tan solo iluminadas por las farolas de las calles haciendo que el paisaje fuese agradable y tenebroso. Me pare en un bar. Si. Tenia que beberme aquel mal trago.
Fueron uno dos y ya ni los conté. La hora apenas si pasaba y mi dolor no mitigaba ni un ápice.


Conduci borracho hasta llegar a mi refugio. Me costo unos cuantos minutos meter la llave en la cerradura pero cuando lo logre entre y me desplome en el sofá.


Lloré por todo. Lloré por mi vida. Llore por mi amor. Llore por mi Bella.
Por no poder sacarla de esa jaula como ella la llamaba. Por no poder decirle la verdad acerca de su marido. Me odie tanto que pensé que seria lo mejor desaparecer de su vida para siempre era lo mejor. Ella podría seguir viviendo en su engaño como hasta ahora. Parecía feliz cuando la conocí. Desearía volver el tiempo hacia atrás y no conocerla. No probar sus exquisitos labios, no sentir su piel arder bajo la mía.


Ahh!!!!


¿A quien engañaba? si cada minuto que pasaba la amaba mas y mas. La quería solo para mi. Y ahora ella estaba en brazos de su marido.
Repte hasta la cama y saque mi móvil de mi pantalón.


Quería decirle tantas cosas y nada a la ves.


"Sabes que siempre te amare pase lo que pase".


Reí como un idiota y llore nuevamente estaba mas que cagado.


¿Quien lo diría?


Edward Cullen el fantástico e irreverente abogado reconocido en Londres y gran parte del mundo por los flamantes casos imposibles de ganar aquí tirado y hecho una mujerzuela llorando como niña por la mujer que ama.


Y así es la vida... me dije mientras caía en el sueño mas profundo y mas rico gracias al alcohol que había ingerido.


Sus labios de miel me besaban el cuello, la cara el pecho. Poco a poco su boca descendió hasta situarse en mi erección dejan dome obnubilado por completo.
Sus lamidas eran tan perfectas tan justas tan húmedas que me dejaba fuera de juego.
Tome sus pechos entre mis manos y los masajee los chupe tantas beses hasta que su jugo me enloqueció por completo. La tome por la caderas y la saque de allí abajo dándola vuelta poniendo su sexo sobre mi boca y su boca sobre el mio.


Ahhh!! que maravilla sus jugos estaban demasiados dulces, demasiados sabrosos. Los lamí con deleite, era increíble como esta mujer me desarmaba, a la ves su boca no me daba respiro podía sentir que me venia en cualquier momento. Metí dos dedos dentro suyo y acaricie su clítoris para ayudarla a termina quería que ambos culmináramos juntos. El ritmo era mas frenético mas intenso mas duro Bella se retorcía arqueaba su espalda sumergiendo aun mas su vagina en mi boca la devore incansablemente hasta que su sabor me cegó y solo así pude acabar en su boca dejando mi tibio semen expandirse en ella hasta ser tragado completamente. Mi pequeña se recosto a mi lado y así nos dormimos abrazados extasiados de pasión. De amor. Puro y verdadero.


El sonido de mi celular me saco de mi letargo y al despertar me di cuenta de que había sido un sueño. Las lágrimas comenzaron a caer nuevamente por mi rostro ya desfigurado por la cruel realidad. No quería ver el msj no quería saber que todo había acabado entre nosotros, no quería imaginar que ese perro la hubiese tocado.


Trate de dormirme de nuevo pero los calambres del estomago no me dejaban hacerlo. Di mil y una vueltas en la cama hasta dejarla desecha pero no me importo. Tire la almohada enfurecido y me levante a recogerla al pasar por la mesa de luz no pude evitar tomar el celular y teclear para ver el mensaje.


Era de Bella.


Trague en seco y cerré los ojos. No quería leer. No quería ver nada.No. No. Y no me repite pero en fin la curiosidad me mato.


Como bien macho que soy abrí el msj y valla sorpresa había allí.


"Siempre seras tu duerme tranquilo, sigo siendo solo tuya"


Leí una dos no se cuantas veces y me tire en la cama riendo abrasando el celular y besándolo como un idiota.


El alma volvió a mi cuerpo después de que vomite un par de veces sacando de mi estomago todo el alcohol al fin dormí tranquilo.


La mañana estaba nublada o era la hinchazón de mis ojos que no permitían ver bien, aun así no me importo estaba feliz, demasiado feliz para dejarme llevar por mi apariencia.
Tome un par de cafés bien cargados gentileza de la maquina de la oficina ya que desperté bien tarde después de semejante desvelo pero la verdad es que valió la pena.


Sin proponerme lo la mañana paso volando y mi felicidad llegaba a medida que las horas pasaban, ya casi faltaban menos de una hora para encontrarme con ella mi amor, mi único y verdadero amor. Esta ves seria diferente quería amarla si pero también quería disfrutar de todo el tiempo posible para estar con ella para conocerla y dejarme conocer sabia que Bella no era como las demás mujeres no, ella era diferente especial y aunque ansiaba tenerla entre mis brazos y hacerla mía esta ves quería que ella sintiese que yo estaba ahí a su lado no por lo que su cuerpo perfecto pudiera darme que la verdad era mas que de lo que nunca imagine sino que yo estaba para ella porque realmente la amaba y la respetaba ante todo.


Al salir de mi oficina la figura de Black me increpo y solo tuve que hacer uso de mi mejor cara de póquer para no derribarlo de una trompada.


- Cullen es necesario que hablemos.... - en su cara vi que nada bueno se venia


- Soy todo oídos señor Black - respondí con sequedad


- Sera mejor hablar en mi oficina es un tema delicado..- ¡rayos! no me lo esperaba tan pronto en fin... las cartas ya estaban echadas


Nuestras miradas se cruzaron pude ver mi desprecio en ella. Lo mire fijamente y camine detrás de él esperando lo peor. En definitiva mi jefe era el bastardo mas grande del mundo.

2 comentarios:

Laura dijo...

Pobre Edward como sufre x todo lo q esta pasando con el asunto de ese chucho con Bella x lo menos el se entero q ella no hizo nada con ese tipo,ahora q sera lo q quiere con Edward xq lo habra llamado y esa cara q tenia no es nada bueno,Rina xfa q pronto Bella se entere lo q tiene x marido q siempre la ha engañado xfiiss.
Gracias x el capitulo saludos y te cuidas bastante!

cullen dijo...

amiga te voy a matar!
como se te ocurre dejarme a medias,necesito saber que le quiere decir el perro.
te quiero mucho,lo sabes,y tambien que te adoro.
pero no se vale,ahora me toca esperar hasta el sabado,solo tu me dejas con estas ansias de leer mas.
besos linda,espero que te estes cuidando.