Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

lunes, 3 de octubre de 2011

Amor Prohibido Cap 1

EPOV
Noticias


El llamado de mi casa me dejo anonadado. 
Aun sopesaba en mi cabeza el motivo y no pude evitar reírme de puro nervio. Era mas de lo que me hubiese imaginado. A mis 23 años podía decirse que nunca imagine que tal cosa sucedería; bueno no era ningún iluso sabia que era una posibilidad pero enterarme de tal acontecimiento no terminaba de agradarme aun no sabia bien por que.


- Edward hijo ¿Cómo estas? - decía mi padre mientras podía percibir cierta incomodidad en su vos, algo así como un tinte extraño


- Muy bien gracias papá, ¿Sucede algo? ¿Alice esta bien? - pregunté mas nervioso aún,  mi padre jamás llamaba al contrario siempre era mi hermana o yo quien lo hacia una ves a la semana.


- ¡Claro! si maravillosamente bien, es otra cosa hijo... necesito que vuelvas, solo serán unos días nada más... - contestó de repente y me quede estático.


- ¿Qué vuelva? ¿Para qué?


- Si veras... - silencio ensordecedor- es necesario que estés aquí Edward, si quieres puedo hablar con el decano hijo.


Esto no pintaba nada bueno


- Padre dime cual es la razón para que viaje a Seattle ahora estoy culminando el semestre y sabes perfectamente que los finales están próximos, si quieres dentro de un mes viajo y ya será definitivo en verdad.


- Edward... es que... - un silencio incomodo nos invadió fue demasiado largo demasiado duro


- ¿Si? Dime te escucho padre


- Me caso.... - dijo al fin y el poco aire que aun quedaba en mis pulmones desapareció por completo al igual que el color de mi rostro.
Ninguno dijo nada, en realidad no sabia que contestar, era una situación extraordinaria


- Yo... - no podia hablar ¿se casa? ¿con quien? - disculpame padre es que ni siquiera sabia que tenias novia... - dije al fin y escuche a mi padre suspirar largamente del otro lado de la linea.


- Lo siento, se que debi decírtelo pero es que... crei que no lo aceptarias, estoy muy enamorado de Isabella y llevamos un tiempo saliendo creo que estoy viejo para andar de noviesito.


Escuchar a mi padre decir esto me hizo sentir culpable. Aun era un hombre joven tenia 41 años pero apenas si demostraba treita  y tantos.


Nunca me detube a pensar en lo solo que se sentiria mi padre despues de la muerte de mamá. En verdad apenas si la recordaba; yo tenia 5 años cuando murió y Alice contaba con solo 1 añito de vida. Un cancér de pulmón arraso con su vida en solo dos meses, dejándonos a los tres mas unidos que nunca. Papá nos crió sin chistar. Era egoísta de mi parte actuar en su contra al contrario lo apoyaría en su nueva vida. ESo es lo que haría.


- Padre, disculpame.... ¡¡Felicitaciones!! antes que nada... y... ¿para cuando es la gran boda? - simule entusiasmo en vos debería hacerme a la idea antes de llegar a Seattle.


- Para este sábado hijo es por eso que necesito que regreses tu serás mi padrino


- Valla...¿ Rápido no?. - no me esperaba tal cosa - Bueno en fin hablare con el decano y dejare todo listo para regresar la otra semana. Creo que con 8 dias estará suficiente ademas extraño estar por ahi papá.


- Edward... - la linea quedo en silencio - Gracias


- Padre tu te mereces ser feliz y eso es lo que importa - conteste y tras despedirnos salí a toda prisa de mi habitación para hablar con el decano quien no tubo problemas en dejarme ir.




El avion con destino a Seattle despego con retraso apenas si llevaba una maleta con un poco de ropa lo demas lo tenia todo alli, Alice se había comunicado por la mañana antes de salir para decirme que mi flamante trage estaba listo esperando por el padrino.


Le reclame el hecho de que no me contara nada sobre el futuro casamiento y solo acoto que no vio la razon para hacerlo. No quise reclamarle nada mas ya lo haria cuando llegase.


El clima en Suiza era templado y solo una cazadora me acompañaba en este largo vuelo.
Hacia mas de tres años que estaba aquí y extrañaba mi hogar. No es que no me gustase estar aquí solo era que no era mi lugar.


Recordé a mis amigos Jasper estaba en Francia terminando un profesorado de Historia y Emmett en Londres también terminando su carrera en Ciencia Políticas. Ambos eran mis dos únicos amigos. Esperaba encontrarlos pronto en Seattle ambos volverían una ves acabada su carrera.


Recline  mi cuerpo hacia atrás y deje que mi cabeza  sopesara la idea de una nueva madrastra. Reí de lo lindo, la azafata paso y solo sacudió la cabeza pensaría que estaba loco. Lo importante era que papá estaba feliz y si el lo era todos lo seriamos. 
Isabella se llamaba. Al menos tenia un lindo nombre.


La mayor parte del viaje me la pase durmiendo estaba cansado los exámenes finales estaban cerca y a pesar de que debería estar estudiando aquí me encontraba en plano vuelo hacia mi país, hacia mi ciudad la tan añorada Seattle.
Para mi sorpresa sólo mi hermana estaba esperando cuando llegué no dude en correr y estrechar a la duende en mis brazos.

- Edward hermano al fin estas aquí - chillaba dando saltos en mis brazos

- Alice que pensabas que me perdería la "gran boda " - contesté no muy a gusto con eso todavía

- Veo que continuas enojado hermanito pero la verdad es que yo me enteré hace a penas unas semanas papá es muy reservado y en el internado no me permiten salir cada ves que quiero

- Calma, no estoy enojado sólo algo contrariado eso es todo

Salimos de allí y el chófer de mi padre Eleazar estaba esperando por nosotros

- Ya veras Edward te encantará Isabella es preciosa y muy cálida creo que papá eligió bien está ves

- Pues mientras le guste a mi padre no hay problema. - la mire extrañado mi hermana siempre tenia ideas locas -  También espero que sea así sabes no me gustaría que fuese una interesada y le rompiera el corazón a papá

- ¡Oh! no quédate tranquilo hermanito Bella tiene su propia fortuna creo que más que nosotros inclusive

- ¿Bella? - Alice solo asintió era aun mas bonito que Isabella - el dinero es lo de menos ambos sabemos que contamos con la fortuna de mamá me preocupa nuestro padre en fin el sabrá.

Llegamos y la casa estaba tal cual y la recordaba. Al llegar sin saber porque me emocioné.

- Papá estuvo de guardia anoche así que dormirá hasta las once aproximadamente; el almuerzo lo compartiremos en familia y recién por la noche conocerás a nuestra futura madrastra. - tal ves fueron alucinaciones mías pero me pareció que Alice me guiño un ojo antes de cerrar la puerta de mi habitación.

Mire la gran cama y la verdad es que se veía apetitosa lastima que no tenía sueño ya. Recorrí la estancia recordando todo cada cosa estaba en su lugar era tan extraño estar aquí después de tres años parecía irreal. Al final me recosté y dormite un rato.

Desperté desorientado mirando absolutamente todo a mi alrededor. Valla había sido cierto estaba en casa y yo que pensé que sólo era un sueño. Salí en busca de mi padre y efectivamente estaba en su despacho.

- Disculpa ¿se puede? - pregunté adrede siempre lo hacia.

- Edward hijo al fin estas aquí- nos abrazamos durante un largo tiempo pude notar que mi padre se veía más activo incluso más joven. Me gusto mucho verlo tan bien.

- Te dije que no te fallaría

- No sabes lo importante que es para mi que mis dos hijos estén de acuerdo con mi decisión

- Padre te mereces ser feliz y sí está señora te hace feliz bienvenida sea - contesté el sólo asintió con la cabeza pero me pareció verlo un tanto incomodo.

- Y dime como va ese estudio cuando te tendré trabajando aquí nuevamente - repuso desviando el tema y no quise sopesar mas sobre lo otro.

- Creo que si todo va bien como te conté en un mes estaré de vuelta.


- Eso es grandioso Edward tienes tu puesto esperando por ti en el Hospital hijo


- Lo se papá 


- ¿Un mes? ¿no?


- Si...


- Pues creo que ya estaremos de regreso para esa fecha - lo mire extrañado y caí en la cuenta de lo que me decía


- Luna de miel...


- Si es que... - tocio nervioso - le prometí a Isabella llevarla a las Islas griegas


- Es maravilloso padre no tienes porque sentirte cohibido conmigo


- Gracias - musito totalmente sonrojado


Almorzamos los tres juntos, conversamos de todo y de nada. Alice acaparo la mayor parte de la atención ya había terminado la secundaria y decía que no quería irse a estudiar ahora que yo había regresado siempre habíamos sido muy unidos y en estos tres años solo ella me había ido a visitar a Zurich.


- ¿Y que vas a hacer? - le pregunte divertido se veía tan linda, mas madura a pesar de tener solo 18 años era muy bonita y llena de vida demasiado.


- Pues... quiero estudiar aquí me interesan muchas cosas pero creo que me quedare con diseñadora de moda


- Me parece que le diste con la tecla hija - comento papa escondiendo una risita


- ¡De verdad! - chillaba y ambos reímos a carcajadas 


Después de comer Alice me invito a salir a dar un paseo por supuesto tuve que aceptar que me llevara en su Porche amarillo - sonrió al ver mi cara de espanto - ya a mi regreso solucionaría ese pequeño detalle.


En todo el camino no paro de hablar de "Bella" así le decía ella, sobre la boda, los detalles y demás no se como terminamos en un centro comercial y me dispuse a no salir mas con ella al menos no permitirle que me llevase ya que la muy sinvergüenza hacia lo que se le venia en ganas cuando manejaba.
La tarde paso volando y con ella una pila de bolsas en el asiento trasero de mi hermana nos esperaba cando regresamos a casa. 


- Espero que le gusten los regalos a Bella - decía emocionada y solo sonreí de lado, la ropa que había comprado no era para nada recomendable para una señora, mucho menos esos conjuntos minúsculos de ropa interior la muy descarada apenas se inmuto cuando la dependienta los mostraba mientras que yo quería matarla allí mismo por hacerme pasar tal vergüenza, pero en fin.


Fui directamente a la ducha y me di una buena refrescada estaba exausto y nervioso. Demasiado nervioso. Aunque no había motivos para estarlo o ¿si?

2 comentarios:

cullen dijo...

oh no!
no me lo puedo creer!
bella y carlisle!
no salgo de mi asombro,esto si que sera complicado entonces,siendo la esposa de su propio padre.
la historia se ve increible amiga,ya me tienes enganchada.
espero el proximo capitulo,ya quiero saber que cara pone edward cuando vea a su madastra,jaja.
besos linda,te adoro.

-Ѽ- Aqua Marie Cullen -Ѽ- dijo...

AWWW ME ENCANTO ESTE CAPI QUE GRAN COMIENZO MUERO POPR LEER MAS...