Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

lunes, 17 de octubre de 2011

Amor Prohibido cap 5

BPOV
Saliendo de la Obscuridad




- Vamos hermosa ¿se que tu puedes darme mas que esto - susurro esa vos tan hermosa muy cerca de mi oido.
Podia sentir el calor de su mano en mi piel era extraño pero agradable a la ves. El sudor me empapaba el cuerpo y mi corazón latía desenfrenadamente trate de concentrarme en mi respiración era lo único que podía controlar por mi sola.
Hice un enorme esfuerzo y estaba cansada agotada física y mentalmente pero solo lo hice por él.


- Eso es vamos un poquito mas Isabella ya casi... - me incitaba esa vos


Obligue a mi cuerpo a obedecer y nuevamente con un esfuerzo sobrehumano logre dar otro paso no sin que mis brazos temblasen al agarre en la paralelas.


- Cariño sabes que nada malo te pasara, yo estoy aquí ademas la colchoneta no permitirá que te dañes - comento Carlisle emocionado al verme caminar dos miserables pasos


- Lo se es que... apenas si puedo mantenerme en pie esto es... frustrante llevo un año aquí y... - dije bajando la miraba a la ves que mis ojos se anegaban de lagrimas. Era una chiquilla tonta lo sabia pero no podía evitar llorar.


- Isabella. Mírame. - pidió con vos neutral característica de médico - tu puedes hacerlo confió en ti - sus brazos me rodearon cariñosamente la cintura atrayéndome hacia él y recién ahi solté las barras a mis costados. Era tan reconfortante tenerlo cerca, sentirme querida.


- Gracias Carlisle eres el mejor médico y amigo del mundo ¿lo sabes?


Él solo rió y después de ayudarme a llegar a mi silla de ruedas me llevo hasta mi cuarto.


- Tienes una hermosa vista desde aquí - decía mientras miraba a traves de la ventana


- Eso también es gracias a ti


- ¡Oh no! pequeña yo solo busque un lugar en medio de esta clínica en el cual te sintieras cómoda.


- ¿Por que lo haces? - pregunte sin poder controlar mis palabras


Su mirada brillo demasiado y luego él desvió la vista rápidamente dejándome perdida sin el color azul de su mirada.


- Isabella me iré a da una ronda recuerda que hoy estoy de guardia linda - repuso acercándose y dejándome un suave beso en mi mejilla.


Sus labios me causar un extraño calor en mi bajo vientre.


¡Valla!


Al puerta se cerro y me acerque hasta la ventana efectivamente era una de las mejores vistas daba hacia el jardín de la clínica. Desde mi posicion se podia percibir el aroma de la rosas y de las lilas. Sonrei al imaginarme allí abajo caminando por mis propios medios como antes...




- Bella hija apurate es tarde - llamo mi madre y logre calzarme mis zapatillas de deporte


- Aqui estoy mama - dije dandole un fuerte abrazo


- ¿Y eso? - pregunto divertida y emocionada al ver mi vestimenta de deporte


- Pues Ángela me invito a ir a correr con ella y la verdad es que no me sentaria nada mal - dije señalando un inexistente rollo a mi costado


La risa de mi padre llego hasta mis oidos y luego sus brazos me alzaron en el aire


- ¡Bajame papá! - chille divertida


- Me alegra que hayas tomado esa desicion hija yo apenas si camino hasta al auto y despues hasta el ascensor en mi oficina - rei él


- Pues esta muy mal hacer ejercicio ayuda al alma, eso dijo Angie - comente un poco seria


- Lo que digas princesa mejor nos vamos es tarde y Billy me matara si lo hago esperar


- ¡Ja! no hagas reir Charlie Swan primero me llevas hasta la peluqueria esta noche debo verme magnifica - susurro mama en su oido


- ¡¡Aggg!! Basta de cursilerias chicos es tarde y Angie me matara a mi tambien - acote saliendo de casa


Minutos mas tardes mis padres venían abrazados note que el labial de mamá estaba un tanto corrido y sonreí al ver el amor que ellos se tenían. Añoraba algún dia tener uno así.


 Pero...¡tengo 16 años aun! 


Si... si soy un poco rara pero soy asi. 
Sueño con estudiar Literatura ejercer mi profesión y luego luego encontrar el amor de mi vida casarme tener hijos y todo eso. A mi edad debería estar pensando en tener noviesito y demas pero no era lo mio.


Salimos en el BMW de mi papá se rehusaba a tener chofer y a mi me gustaba que él me llevase siempre que podía.


- Mamá ¿que crees que me quedara mejor esta noche? - pregunte estaba un poco nerviosa esta noche vendrían a cenar unos ejecutivos de la empresa y seria la primera ves que participaría según mi papá tenia edad suficiente para interiorizarme en los asuntos de la familia.


- Mmm ... creo que el vestido azul que te regale para tu cumpleaños mi amor - 


- ¡Si ese es prefecto! - sonrei al recordar aquel vestido de gaza precioso 
Escuche que mi padre gruño - Hey tengo 16 recuerdas soy grandecita ya...


- Tu siempre seras mi princesa hija


Abrase la espalda de mi padre con cariño mietras el reía conmigo.


De pronto senti como se tenso .




- ¡Malditos conductores detesto que manejen hablando por telefono! - exploto de repente y mire en dirección hacia donde el veia. Efectivamente una mujer venia a lo lejos con su celular en la mano por la avenida del frente.


- Calma Charlie - sonrio mi madre poniendo su mano sobre la de mi padre junto a la palanca de cambios.


Verlos asi me contrajo el corazón mis padres era demostrativos y cariñosos sin importarle frente a quien estuvieran muy diferente a las personas que nos rodeaban. A pesar de ser millonarios nunca vi en ellos esa falsedad que caracterisaba a la gente de nuestra clase.


Nuevamente me vi envuelta en un amor asi. Puro y sincero. Cerre los ojos e intente imaginar algún rostro pero solo el de mis padres me llegaba una y otra vez.


Un ruido tremendo se escucho al frente pero cuando abri mis ojos solo vi una camioneta impactar con el frente de nuestro auto y luego todo se volvio obscuro.


No se cuantos días estuve inconsciente solo el rostro de mis padres sonriendo me acompañaba. Podía escuchar perfectamente muchas voces a mi alrededor todas desconocidas para mi. 
Cuando logre despertar vi que mi cuerpo estaba rodeado de cables conectado a todo tipo de aparatos. El pip del monitor cardíaco a mi lado sonaba constantemente. 
Por lo visto estaba en un habitación de alguna clinica pero... ¿que fue lo que paso?. 
Controle mis nervios hasta que un doctor con cara de ángel entro por la puerta y sonrio al verme.


- Hola Isabella ¿como te sientes? - pregunto y su vos fue un alivio para mi estado nervioso


- Que...fue lo que paso..?


- Tuviste un accidente


Sus palabras resonaron en mi cabeza pero no podía recordar nada de eso solo a mi padres sonriendome..


- Mis padres.. ¿donde estan? - mis vos salio desgarrada desde el momento en que vi el rostro de ese doctor frente a mi desfigurarse


- Yo.. lo siento Isabella, ellos fallecieron...


Un grito ahogado salio despedido por mi garganta y asi fue como todos mis miedos salieron a la luz y llore como nunca antes mis lagrimas corrian por mis mejillas y solo la calidez de la mano de ese doctor me trai de vuelta a la realidad.


Dias despues supe que habia estado en coma por dos semanas. Mi cabeza no habia sufrido mas que un fuerte golpe pero no había secuelas hasta ahora. No tenia heridas mas que un leve corte en mi mano y el codo enyesado.


Esa mañana nuevamente este doctor ingreso a verme y supe que se llamaba Carlisle era medico Kinesiologo y él deberia ayudarme a mover mi brazo y demas cuando me recuperara.


- Buenos días Isabella ¿como te sientes? - pregunto con esa clásica sonrisa


- Creo que bien doctor pero... no... mis piernas... no las he podido mover - le comunique y su cara se ensombreció


- ¿Que? ¿Desde cuando sientes eso? - parecía alarmado


- Yo.. creo que no las he movido desde que desperté - conteste y recién ahí caí en la cuenta de lo que eso podía significar.


- Isabella necesito que estas tranquila por favor haremos un estudios y después sabremos que es lo que ocurre.


Asenti y sali con él en mi camilla hasta la sala de rayos. 
Dos horas despues mi diagnostico no era para nada alentardor al parecer había atravesado por un leve traumatismo de la médula espinal el cual fue producido por el impacto el mismo no era grave ya que no necesitaba operarse pero si podia traer secuelas y una de esas era la inmovilidad en mis piernas.


Carlisle me explico punto por punto el tratamiento y solo asenti como un automata. 
Saber que estaria destinada a una cama no era para nada alentador mucho menos sabiendo que ni siquiera pude organizar el sepelio de mis padres agradecía Billy el haberse puesto en contacto y deje todo en manos de él. Yo no podia ver mas alla de mis ojos.


Comenzamos la rehabilitación la semana entrante pero a mi parecer era inútil. Gracias  al cielo fue Carlisle quien estuvo a cargo de mi y solo de ssaberlo me reconfortaba.


Me encontre anhelando su compañia. Solo él, Billy y Angela me visitaban. 
Al cabo de tres meses mis esperanzas estaban por el suelo, nada de lo que me digieran me podía convencer de lo contrario. Empese a usar la silla de ruedas pero me negué a dejar la clínica. Los asesores de mi padre llegaron a informarme de todo lo referido a la empresa y les pedí que se lo informaran a Billy él era el abogado de mi padre y de mi entera confianza. 


Mi tratamiento iba de mal en peor Carlisle me repetía que esto llebaba tiempo pero yo no podía creerle. Pasábamos noches enteras hablando cuando el estaba de guardia y llegue a quererlo mas. Siupe que tenia una familia. Era viudo pero tenia dos hijos Edward era el mayor de 21 años y estaba estudiando medicina en Suiza y Alice estaba en un internado de señoritas en las afueras de Seattle ella era de mi edad. me gustaba oírlo hablar de su familia extrañaba a su hijo pero al hablar de él se enorgullecía.


- Me hubiese encantado tener hermanos pero Reneé no pude tener más - expuse y el me sonrió amablemente.


Mis estudios siguieron su curso gracias a que Carlisle hablo con la rectora de mi Instituto y me concedieron las clases a distancia a través de Internet. me pasaba el día estudiando pronto llegaría la fecha de exámenes y los profesores vendrían a tomarme personalmente a la clínica. Otro punto a favor de mi doctor. Es que con esa sonrisa ¿quien podía negarle algo?


Aprobé mis exámenes finales y Carlisle me llevo a cenar esa noche a pesar de que me resistía a salir de la clínica.


- Tu no eres una prisionera y si accedí a que rindieras tus exámenes allí es porque se que ibas a estar mas tranquila pero esta noche es para ti Isabella - me dijo mientras me llevaba a un hermoso Restaurant en la quinta avenida.


- Gracias... 


- No hay de que 


Me concentre en mi falda ajustada y en mis tacos preciosos regalo de Angei que nunca usaría pero en fin.
Carlisle bajo la silla de ruedas y a pesar de todos mis miedos la noche fue genial. Sabia que nunca seria una compañía agradable para nadie menos en mi estado pero él no parecía molestarse por eso.


Al llegar a la clínica deje que el me llevara hasta mi habitación y me acosté con su ayuda Maggie una enfermera de la que me había hecho amiga me ayudo a sacarme la falda y el resto de la ropa.


Carlisle entro nuevamente y mientras conversábamos sentí un leve cosquilleo en mis pies .
Podía ver como él movía sus labios pero no oía nada mis mente estaba concentrada en ese cosquilleo y cuando menos lo esperaba mis dedos de los pies se movieron.
Carlisle se quedo mudo y destapo rápidamente mis piernas para comprobarlo por si mismo. Me esforse y moví ambos pies completamente. Su sonrisa se ensancho en su rostro y me la contagio.


- Te lo dije preciosa - musito muy cerca mio.


Esa noche a penas si pude dormir de tanta emoción ¡ volvería caminar!
Seria otra ves una chica normal y hasta podría cumplir mis sueños al menos una parte de ellos.




Mi mente volvió a la realidad y deje que un par de lagrimas rodaran por mi rostro. El dolor nunca se iría. La perdida era irreparable, pero contaba con él para todo. En este año mi vida sufrió un giro de 360° y solo Carlisle estuvo a mi lado. Suspire largamente y me deslice en mi silla hasta el borde de mi cama. Mis brazos estaban cansados pero con tanto ejercicio se habían fortalesido. Deje mi laptop en la cama mientras respiraba largamente. Me sujete fuertemente de la silla y me pare sola. No quise festejar nada aun. Una ves que me sentí segura me gire y me senté de golpe en la cama. Sonreí al ver de lo que había sido capaz yo sola. 
Definitivamente esta noche seria una de las mejores de mi vida. Y mis padres estarían orgullosos de mi.

4 comentarios:

cullen dijo...

hermana pobre bella,que accidente mas tragico,cuanto a debido sufrir.
pero yo creo que lo que ella siente por carlisle no es amor,si no agradecimiento y mucho cariño.
ya veremos como avanza.
besos amiga,te adoro.

Emperatriz dijo...

Me gusto mucho el nuevo capitulo ^ ^
besos

Laura dijo...

Pobre Bella x todo lo q paso q lastima x sus padres se ve q eran buenos,ya vemos poco a poco su historia y para nada me imaginaba q habia pasado x eso,muchas gracias x aclararme la duda q tenia sobre el fic,me gusto mucho el capitulo saludos rina!

ღ ✰ Aqua Marie Cullen ✰ ღ dijo...

Ohhh pobre Bella si ha sufrido espero que todo se torne mejor para ella ahora... veremos que pasa sigo leyendo...