Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

viernes, 28 de octubre de 2011

Amor Prohibido cap 8

EPOV
 Alas de mariposa...




Su respiración era tranquila pausada lo que me demostraba que Bella estaba completamente dormida. Me dedique a observarla como un puto depravado. Era tan hermosa y delicada  su rostro era la combinación perfecta entre perfección y la gracia divina de los ángeles,  yacía inmóvil a mi lado completamente exhausta. Una diosa en todo su esplendor. Todo en ella derrochaba sensualidad, sí con sólo verla respirar con los labios entrenamientos me ponía más duro que una estatua.


Era increíble el poder que está niña tenía sobre mi. Bueno lo de niña estaba de más. Todo gracias al magnífico calenturiento de Edward Cullen.


 ¡Rayos!


Ni en mis mejores y mas húmedos sueños pensé que ella podía ser virgen a los 18 años ya no quedaban de esas chicas al menos era lo que yo creía hasta que estuve con ella. Un punto a favor de mi no tan pervertido y degenerado padre ahora frente a mis ojos. Me removí inquieto pensando en la gravedad de mis actos.
Lo único que pasaba por mi mente era que ella no hiciera ninguna locura, bien sabía de buena fuente lo importante que era entregarle su virginidad a un tío. Jasper cometió ese trágico error con María una perra frígida de segundo y está no paro de perseguirlo por medio año. Bufe indignado. Yo no quería saber nada de eso. Mi objetivo estaba hecho y ahora que mi lujuria por ella estaba un tanto aplacada estaba seguro de poder seguir adelante con mi vida. A penas tenia unos miseros 23 años y en mi cabeza lo único que cabía era mi profesión - sexo - amigos y ... mas sexo nada mas. Fin de la ecuación.


Cerré mis ojos tratando de que el sueño me venciera y lograra asi detener la linea de pensamientos auto destructivos hacia mi persona pero nada pasó fuera sólo se oían los rayos caer y la intensa lluvia golpear los cristales de la ventana.


Mi móvil comenzó a vibrar sobre la mesa de noche y rápidamente lo tomé mientras me levantaba de la cama poniendo cuidado en no despertar a Bella.


Me encerré en el baño y vi con desilusión al responsable de está puta llamada.


¡Mierda!


¡Puta Mierda!


- Padre- dije cuando encontré mi vos me sentía la peor escoria de todas, un pendejo estúpido libertino y degenerado. Al menos sabia de quien había heredado los genes...


- ¡Edward hijo al fin! - resoplo un tanto angustiado - ¿Donde estáis? llevo horas intentando ubicarlos.


Piensa maldito imbécil.


- Aun estamos en Port Ángeles... - conteste apretando el puente de mi nariz con fuerza


- Gracias al cielo hijo he visto la tormenta en los medios y solo pensé lo peor... ¿donde están? - otra ves burra pregunta no quise gritarle que ya tenia edad suficiente porque no se lo merecía bastante tenia con que me había cogido a su novia. Dos putas e insaciables veces. Sonreí. Las dos veces estuvieron estupendas y añoraba otra ronda... Estaba enfermo.


- Estamos comprando regalos  Bella quiso comprar un presente, nos iremos cuando la tormenta se amortigüe un poco. - mentí


- De acurdo dile a Bella que se quede tranquila se que odia las tormentas así que no te le despegues de al lado hijo - sip no tengas ninguna duda - y espero que para la noche estén de vuelta mañana sera un largo y magnifico día.. - se lo notaba cansado pero muy entusiasta lo que termino por patearme las bolas. Mañana seria un día de mierda.


- Padre te dejo, estamos bien le diré que te llame - acote antes de finalizar la llamada.


¡Que te chingues!


No se lo diría.


Esto estaba mal.


Muuuuyyyy  mal!!!


Me quede un par de minutos dentro del puto baño y luego salí.
Cualquier signo de culpa se fue al tacho cuando vi a esa diosa  del sexo en cueros sobre la cama sonreírme y haciéndome señas con sus ojos para que la cogiera de nuevo sin contemplación.


No pude resistirme.


Soy demasiado fácil.


Lo se debería haberle dicho de la llamada pero no quise hacerlo primero tendría que cumplir la orden de mi padre a rajatablas al menos un par de horas mas aun era temprano.


Vi sus ojos lujuriosos hacérmelo con la mirada y salte sobre su cuerpo.


- ¿Estas preparada para un tercer round? - dije mordiendo su oreja haciendo gritar


- Creí que ya te habías cansado... - susurro y reí sobre sus pechos sin responder a su provocación. - Uhmm eso se siente tan bien ... - musitaba entre jadeos - pero... quiero hacer algo por ti ... - dijo y sentí como sus manos aferraban mi vara con fuerza suspire vencido


- Haz lo que quieras me tienes a tu merced mujer... - dije acostándome sobre mi espalda. Totalmente entregado.


- Yo no se como... pero quiero hacerte sexo oral Edward... - termino completamente sonrojada y algo avergonzada solo Bella podría decir semejante cosa y ponerse así. Mi corazón dio un salto.


- No tienes que hacerlo...


- Yo quiero Edward ... déjame aprender contigo... - un gruñido para nada amistoso salio de entre mis labios no me gustaba eso de ser el puto profesor ella ni caso que le hizo. Sus labios recorrían mi pectorales lamiendo mis pezones y tirando de los pocos e inexistentes pelos que tenia sobre la linea de mi estomago. Sus manos acompañaban esa danza de besos y luego su aliento golpeo la punta de mi pene y me hizo gemir de solo saber sus labios rojos gruesos y dulces sobre mi polla.


- Bella... no ... tienes que hacerlo.. - dije antes de caer en el abismo pero fue demasiado tarde ella lamió la punta sujetándolo con una mano y luego se lo metió enterito en su boca no se como mierda hizo eso pero vi las estrellitas cuando lo sentí. Era la mamada mas espectacular que me habían dado en mi vida y era justo esta chiquilla la que me la regalaba.
Trate de no embestir en su boca pero la muy perra no paraba de chuparme de mi falo y acariciarme los testículos sabia bien lo que hacia... ohhh!! joder me estaba muriendo...


- Bella... - susurre pidiendo misericordia sabiendo que mi fin estaba próximo era un pendejo de mierda pero... sino paraba se la tendría que tragar toda y solo pensar en ello...


- Hazlo Edward... quiero sentir tu sabor - y  ya esta no se diga mas... eyacule rápidamente en su boca derramando en ella toda la pasión que mi cuerpo sentía. Pude ver como la pequeña se lo trago todo y sino fuese por que lo estaba viendo ni yo mismo creería que mi polla se preparo para otro combate de inmediato.


- Exquisito... - se relamió los labios como una gata frente a un tazón de leche y sonrió con los ojos llenos de perversión


- Creo que cree un demonio - dije una vez puesto el puto condón enterrando mi falo en su hendidura mientras tomaba sus caderas con mis manos provocando que ella se moviera al ritmo que yo le imponía esta ves


- Esto es... increible - decia mientras me montaba con suma lentitud elevandose y bajando, apretando mi verga una y otra ves en cada movimiento. No mentí con lo de monstruo Bella apenas tenia un par de horas de mujer y era el sueño de cualquier puto hombre excepto el mio.
Este seria nuestro debut y despedida. De eso no había dudas.


Sonreia satisfecha de sus logros y mis ojos no perdían contacto con lo que su cuerpo hacia sobre el mio. Sus tetas se movían a un ritmo exquisito llegando hasta mi cara donde las lamia y las liberaba con cada embestida.

Bella luchaba consigo misma para no perder el maldito control mientras yo la observaba con los ojos entreabiertos, disfrutando de la forma en que ella movía su cuerpo, de la visión de sus labios apretados entre sus dientes, de la sensación que me envolvía como un guante ajustado.
La muy puta me conducía  a la locura con su ritmo lento y pausado. Se elevaba, retorciéndose un poco, contrayendo sus músculos atacándome con su funda caliente y sedosa al cerrarse herméticamente como un puño ávido alrededor de mi pene. No pude continuar con este juego del diablo podía sentir como mi cuerpo empezaba a tensarse de impaciencia temí arder de combustión espontanea.


- Levántate de inmediato  - suplique cuando sentí que mi cuerpo explotaría. Bella me miro extrañada pero cuando sonreí malvadamente ella se quito sin reparos  - ahora ponte en cuatro - ordene y obedeció sin temor alguno.


Eso es. Buena chica.


Sus nalgas cremosas eran también demasiado tentadoras y putamente sexuales. Empuje profundamente, penetrándola como necesitaba, enterrándome en ella tan fuerte que la hice perder el control, estallando a su alrededor, atrapándolo con fuerza mientras su orgasmo la desgarraba. Continué penetrándola mientras su cuerpo me estrujaba y ordeñaba, hasta que, con un grito ronco, empujé con fuerza, hundiéndome descontroladamente, inundándola con mi ardiente liberación.
Profundamente enterrado, con mi cuerpo estremeciéndose, incliné la cabeza sobre el pecho de ella ahora a mi lado. Le di un golpecito con la lengua, mordiéndola justo encima de su pezón rosado ahora un tanto bordo.


Alas de mariposa revolotearon en el interior de mi estómago.


¡Cielos!


Esto era la mejor de todas y cada una de mis experiencias agradecía a Dios mi decisión al hacerlo con ella. 
Bese su pulso justo en el hueco de su cuello alargando el momento era una mezcla de placer y dolor al mismo tiempo. Nada se comparaba ni se compararía jamas a esta experiencia de eso no tenia dudas. 
Respire su aroma su esencia floral esa que desde el minuto uno me atrajo como moscas a la miel y me quede allí aun dentro de ella en silencio. Escuchando solo los latidos alocados de mi puto y roto corazón. Sip. Me sentía pésimo.


- Es tiempo de irnos... - al fin hable y ella solo me vio a los ojos durante lo que me pareció un siglo pero tal fueron unas décimas de segundos y asintió.


- Creo que es hora de regresar a casa...


Nos vestimos sin apuros ni verguenzas ya todo estaba hecho y aunque la segunda ves me creí capas de soportar esta mierda ya no lo creía posible. Mire la cama antes de salir de allí y vi la prueba de mis actos reflejada sobre la tela contrastando con la blancura de las sabanas. Sangre. Cerré los ojos y salí de allí.


- Bella... - comente después de dos horas de viaje  en el mas absurdo e incomodo silencio viendo como ella cambiaba la emisora de radio unas doscientas veces.


- Edward no es necesario que digas nada - su mirada estaba perdida en algun lugar del pinche paisaje


- Yo solo quería que supieras que esto ... - dude si decir algo mas o no, pero no calle tenia que dejar todo mas que claro los grises no podían existir - nunca mas se repetirá, fue..


- Fue maravilloso.... pero solo fue sexo Edward ambos lo quisimos y yo mañana me caso por lo tanto... ya fue... y.. con respecto a mi virginidad tuve un novio antes que tu padre por lo tanto no pasa nada.


- Creo que comprendes cual es el punto - dije pasando una de mis manos por mi loco cabello. Sexo. Obvio. 


- Perfectamente, tranquilo no te haré una escena ni nada de eso sabes que a mi también me perjudica esto que paso - su vos sonaba rota como si se hubiese arrepentido.


Una patada tras otra bien Cullen lo mereces por cabrón.


- Comprendo bien de que me hablas... - dije y me dedique a conducir a toda velocidad no podía aguantar un segundo mas allí dentro con esta perra insensible.




- Llegamos... - susurro Bella un tanto ¿decepcionada? No. Aliviada.




Vi que ella hizo señales de bajarse y tome su mano sin miedo alguno a que me diese una bofetada


- Espera...- vi sus ojos mirarme un tanto contrariados y confundidos por mi acción - déjame decirte al menos que lo disfrute, me gusto ser el primero en tu vida...


- A mi tambien Edward, gracias por todo - bajo la mirada - mañana esperaré por ti a las once ¿recuerdas padrino? y llevate el auto luego lo buscare - comento sacando el vestido de atrás y cogiendo su bolso en el hombro, asentí  y ella bajo del auto sin mirar ni una sola ves hacia atrás balanceando su delicioso y redondo trasero.


Cerré los ojos encabronado.




Gracias


¡Ja!


Pequeño favor le hice y ni un besito...


Maldita perra.


Apreté el acelerador en punto muerto y el asfalto se quejo, las ruedas que chirriaron enfurecidas.


Respire mil novecientas setenta y tres veces y al fin me calme.


Al menos fui su primer cogida, su primer mamada su primer...


¿Y a mi que mierda...?




Chicas este cap en especial tiene un vocabulario un tanto subido de tono déjenme decirle que de ahora en adelante ira en aumento recuerden que es Calificación M.
¿Que les pareció?

3 comentarios:

ღ ✰ Aqua Marie Cullen ✰ ღ dijo...

Wauuuhhh que capitulo que decir
ya estamos alvertidas jajajaj, bueno tonto Edward y Bella aCHH.....

cullen dijo...

que capitulo amiga,me dejaste impresionada.
que ardientes esos dos,no se sacian con nada.jajaja
pobre carlisle,mejor no pensar lo que hizo su propio hijo.
edward y bella disfrutaroan al maximo,la prefunta es.
¿podran seguir con vidas por separado?
hermana te quiero,que tengas un feliz fin de semana,cuidate.
besos y abrazos de parte mia y de tus sobrinos.

Laura dijo...

Q capitulo mas bueno me encanto esos 2 son puro fuego!
lastima q las circustancias sean asi q Bella se vaya a casar, sobre todo con el papa de Edward veremos q pasa cuando la vea q se va a casar q hara...uuff rina q fasina como va la historia saludos!