Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

domingo, 16 de octubre de 2011

CAPITULO 22

 EPOV


Primera Vez


Capitulo anterior
Sera mejor que te lleve a tu casa estas muy transpirada y no quiero que te enfermes amor, esta noche quiero que sea maravillosa - dije esperando su reacción ella solo respiro profundamente y me sonrio.

- También lo espero - dijo besando mis labios ansiosamente demostrándome solo una pequeña fracción del deseo que habitaba en ella. Al parecer ella había captado el significado de mis palabras.



*****


Deje a Bella en su departamento sonaba tan raro decirlo así pero no había remordimiento por mi parte ni celos estúpidos como el primer día. Al contrario ahora existía un sentimiento tan profundo tan sincero que me nublaba la razón. Bella había calado tan hondo en mi corazón que me asustaba hasta el punto en que me hacia dependiente de ella. Jamás soñé con estar en una situación como esta pero sin lugar a dudas no existía nada en el mundo que me hiciese más feliz.

Mi pequeña.

Tan dulce y tierna.

En que sitio de del universo pude haberme ganado semejante maravilla.


Feliz como una lombriz entre en la casa de mi amigo y pude hasta haberme hechado un bailecito de no encontrarme con la mirada divertida de mi hermano alli.


- Veo que correr te sento de maravillas - acoto Jas divertido


- A mi me parece que mi hermanito corrio un maraton ¿has visto lo transpirada que esta esa sudadera? - expuso Emmett señalando mi remera - creo que de aqui huelo olor a sexo y todo


- Emm... - arrastre las palabras nada ni nadie podria acabar con mi felicidad


- Esta bien pero... ¿ya atravesaste la segunda base? - sus cejas se torcieron y en su rostro se dibujo la malicia explicita


- Creo que mejor me doy una ducha estoy hecho un asco - dije dejandolos con dudas


El dia paso de lo mas monotono estaba demaciado nervioso habia prometido a Bella llevarla aun lugar especial pero ¿a donde?. Sacudí mi cabeza una y otra vez. Nada se me ocurria y esta seria nuestra primer noche juntos. Su primera noche a mi lado por lo que tenia entendido ella aun era virgen y mi corazon explotaba ante semejante detalle.


¿Y si le hacia daño?


¿Y si se arrepentia a ultimo momento?


Y si... ¡Basta! me grite los y si... eran malos consejeros a la hora de tomar una desicion tan importante que no solo cambiaría mi vida sino la de mi princesa también.


Ademas esta también sería mi primera vez omitiendo los tecnicismos del tema, bien sabia yo que muchas había pasado en vida ni sus nombres podría recordar; esta seria la primera vez que haría el amor con la mujer a la cual amaba.


Jasper estaba terminando una de sus clases para el lunes de solo verlo me aburria él parecio darse cuenta de mi estado y dejo todo a un lado.


- Algo que quieras compartir... - el muy desgraciado me conocia bien


- La verdad es que estoy hecho un lio Jasper


- ¿Bella?


- Si es que esta noche.. bueno... tu ya sabes... ella y yo... - no sabia que mierda me pasaba no podía hilar dos pensamientos coherentes.


- Lo entiendo es su primera noche juntos, ¡Woow! es todo un logro ¿no? - dijo divertido


- Sabes que con ella es diferente y no se a donde carajo la llevaré - al fin lo solte


- Dificil desicion hermano pero creo que tengo algo para ti...


- ¿De verdad?


- Si la he usado pocas veces con...


- ¡No quiero saberlo! - chille como niña de solo imaginarme a mi hermana con mi mejor amigo en esa situación ¡Dios! esa imagen era traumatica


- Tu hermana es una mujer excitante Edward pero aun no hemos dado ese pasito...


- Demasiada información - masculle apretándome los oídos como un niño tonto para no escuchar


- Esta bien si no quieres...


- ¡No! Digo si quiero dime que es lo que tienes en mente


- Mis padres poseen una cabaña no muy lejos de aqui mas cerca de Port Ángeles para ser precisos no es muy grande pero si esta bien equipada ya conoces a Rosalie...


- ¿Rosalie? - pregunte confuso


- Si ella la ha usado muchoooo... con bueno con Emm ....y la a decorado a gusto y paladar asi que puedes imaginar que es un lugar sumamanete adecuado


- Perfecto ahora no solo seras tu el que sepa sino tambien ellos... - trate de rehusarme a su oferta pero es que no tenia nada mejor. Jasper me hizo un pequeño plano de la ubicacion de la misma y con una sonrisa en el rostro me deseo mucha suerte cuando me dio las llaves.


- Gracias hermano - salude abrasandole con fuerza. A pesar de parecer dos afeminados con él siempre teniamos esa clase de demostraciones nos conociamos de años y Jasper al igual que Emmett siempre fueron demostrativos y a mi se me pego.


La maldita tarde al fin terminaba y con ella estaba hecho un manojo de nervios.


- Heyy!! ni que fuese tu primera vez - hable a la imagen que me devolvia el espejo en verdad lo sentía asi. Este paso era tan importante en nuestra relación que de solo pensar en hacer u decir algo inadecuado me moriría.


Habia elegido unos jeans algo oscuros y una camisa blanca. No queria ser demasiado formal. Tenia pensado llevarla a cenar pero el viaje nos tomaria un par de horas lo que cambio mi idea.

Pase por un restaurant y pedi el menu para llevar. Perfecto. Todo estab listo ahora solo faltaba buscar a la novia.

Pero...

¿No debería levarle algún presente?

Pues jamas en mi vida le regale nada a ninguna mujer que no fuese de mi familia y ahora no sabia


¿¡Que coños regalarle a mi novia!?


Ademas estaba el punto de que a Bella no le gustaban los regalos.

Me revane los sesos buscando algo acorde a ella y al fin baje en el centro comerial y le compre un precioso oso de peluche con un gran corazón que decia my heart is yours (mi corazón es tuyo) a penas lo vi me cautivo solo esperaba que a ella le gustara a lo que al fin le agregue una caja d bombones.

Si. Si dirán que es cursi y lo demás pero no quería regalarle flores no esta noche donde ella era la flor mas hermosa.


Sonrei al pensar que ella estaria tan o mas nerviosa que yo. Mi angel. Cada dia la amaba mas intensamente y esta noche se lo demostraria. Los sucesos de estos dias nos habia demostrado que nuestra union era mas que verdadera y solo nos faltaba dar un paso para que la entraga sea completa. Bella estaba mas relajada a mi lado podia verla sonreir constantemente y ni hablar cuando de besos se trataba la muy perversa sabia como enloquecerme con solo su hermosa boquita. Despeje mi mente de las posible cosas que esa boquita podia hacer sobre mi y me encamine a su casa.


Alice salto de emoción al verme y por primera vez en mi vida quise enterrarla a mil metros bajo tierra.


- Bella estar lista en unos minutos mas hermanito, ahora dime ¿a donde iran?


- No es de tu incumbencia - masculle nervioso por su mirada inquisidora


- ¡Oh si! claro que lo es Bella ha estado todo el dia de arriba para abajo pidiendo mi ayuda y aun no he podido ver a mi novio - decia mientras hacia un pequeño puchero


- No me sacaras nada y lo sabes verdad


- ¡Hay! Edward eres muy malo soy tu unica hermana no puedes jugar conmigo de esta forma ademas ella es mi amiga


- Basta Alice deja en paz a Edward - una vos salio de entre medio del pasillo y mi corazón se detuvo al verla alli frente a mi con un precioso vestido negro de saten y unos tacos de locura. Mi princesa se ruborizo y mi amigo de abajo y yo teniamos un problema. ¡Dios! su boca era tan apetecible de ese color rojo que no dude en separar a mi hermana de mi camino y correr al encuentro de mi amada. la bese con devoción porque ella se lo merecía. Bella era como una rosa tan dulce y tan sensual mi lengua recorrio su boca explorando ese lugar tan conocido para mi y ella se enredo en la mia jugando con mis labios.


- Ejemm! - la pequeña bruja tosió divertida y nos separamos solo unos centimetros sin demasiadas ganas.


- Nos vamos - afirme


- Esta bien, hasta luego Alice...


- ¿Diras hasta mañana o pasado? - comento riendo


- Bruja - masculle mientras saliamos de alli. El trayecto en el ascensor fue mas de lo mismo una sesión completa de besos y caricias.


- Amor ¿estas bien? - pegunte cuando vi en sus ojos la duda


- Si.. es que..- ella mordio su labio y lo libere con mi boca adoraba cuando hacia eso


- Estas segura si quieres podemos...


Su boca choco con la mia y me confirmo su estado


- Estoy lista Edward ¿nos vamos?


La mire sonriente por unos segundos y despues abri la puerta de mi Volvo para ella.


- Antes tengo algo para ti amor - repuse nervioso y saque los dos paquetes del asiento de atras


Bella pego un grito de alegría cuando vio el oso y lo abrazo con demasiado énfasis a lo que gruñí.

Soy un puto cabron lo se estoy celoso de un maldito oso de peluche.


- ¡Edward! es lo mas precioso que me hayan regalado jamas mi vida - ella tomo mi rostro entre sus manos y me dio un beso pasional que me hizo maldecir los jeans de tan ajustados que eran alli abajo.


- Me alegro que te haya gustado y que me dices de los bombones - repuse encendiendo el auto pero Bella no contesto. la mire extrañado y la muy glotona estaba degustando de uno en ese preciso momento. Un poquito de chocolate estaba en la comisura de sus labios y la aferre a mi mientras lo lamia con premura. Definitivamente debía apurarme esta noche todo iba demasiado rápido.


Bella se termino su bombom con mi boca pegada a la suya y guardo la caja acotando que seria el postre aunque yo tena otra idea de postre le confesé y me ligue un codazo. Ambos reímos mientras tomaba la autopista camino a Port Ángeles.


- ¿A donde vamos? - pregunto inquieta a mi lado


- Es una sorpresa amor pero ya solo quedan unos cuantos kilometros no mas - dije apretando su mano en la mia sobre la palanca de cambio.


- Te amo - dije y me sorprendi con la facilidad en que esas palabras salian por mi boca


Ella me miro y su sonrisa llego a los ojos


- Yo tambien te amo Edward


El resto del camino nos la pasamos entre besos y caricias cariñosas nada que subiera mi temperatura estaba al volante y lo menos que deseaba era tener un accidente.


Bella puso música en el stereo y canto a todo pulmón un tema de Lady Gaga se la veía feliz y radiante lejos estaba de esa Bella temerosa que conocí.


Una construcción a lo lejos llamo mi atención y mire atentamente el plano que Jasper me había hecho definitivamente era esa.


Senti como el cuerpo de Bella se tenso pero solo fue un instante cuando ella me vio se relajo y apreto mi mano cuando caminábamos juntos hasta la entrada.


La cabaña no era para nada modesta como mi amigo habia anunciado por el contrario estaba hecha de troncos macizos de pino entrelazados entre si. Coloque la llave y al fin abri. En su interior todo era mas que precioso. La pequeña sala estaba revestida con muebles de madera y todo tipo de articulos y accesorios modernos en tonos rojos blancos y negros le daba una convinacion perfecta. Un gran mesa rustica en el centro y un hogar situado en el centro del mismo construido de piedra me acerque hasta él y lo encendí la temperatura era muy baja por estos lados.


- Esto es relamente es hermoso Edward - decia mi amorcito recorriendo cada espacio de lugar.


- Lo es - respondi embelezado por la mujer que estaba frente a mi


- ¿Es tuyo? - pregunto mordiendose el labio inferior con fuerza


- No cariño es de los padres de Jasper


Su mirada se volvio brillante pero luego se apago de repente


- Alguna vez tu...


- Es la primera vez que estoy aqui cariño - musite acercandome a ella podia ver como su mente hilaba una a una mis respuestas buscando la verdad en ellas.


Suspiro largamente y luego se relajo.


- Creo que sera mejor que comamos algo ¿no te parece? - pregunte nervioso no sabia bien que hacer


- Estoy hambrienta - me solto y sonrio mientras yo buscaba el paquete en el auto.


Cenamos tranquilamente al menos vi que ella ingirio suficiente comida por mi. Por que mi estomago estaba completamente lleno de mariposas que no me dejaban probar bocado. Bebimos un poco de vino y luego invite a Bella a bailar mientras encendia el equipo de audio y colocaba un cd de debbusy.


Podia sentir como mi corazon explotaba en mi pecho cuando la música se hizo casi imperceptible para mi solo me limite a besarla lentamente. Sus manos llegaron a mi cabello y le dieron un tiron un poco rudo lo que me hizo gruñir ella gozo ante esto y continuo con sus manos despeinandome. Mis manos recorrian sus caderas con suavidad, tenia que concentrarme pero el maldito vestido no me daba muchas opciones quería arrancárselo Podia sentir como su piel se estremecia bajo el saten.

Mi boca tomo la suya explorando su interior e invadiendola con mi lengua. Su dulce sabor me encrespo y mi polla latio agradecida. Bella estaba tan compenetrada en el beso que apenas sintio cuando la cargue y la deposite en la cama. Ella se sorprendio al vernos alli y solo sonreí mientras le besaba su cremoso cuello haciendola gemir.


- Estas segura amor mio...? - pregunte por ultima vez y ella asintió ya nunca mas podría parar.


- Estoy completamente segura Edward hazme el amor... - suplico y ahí perdi el hilo de mis pensamientos.


Buscando la calma que no tenia fue bajando su vestido y al sacarlo completamente me quede maravillado de la diosa que estaba frente a mi. Su ropa interior de encaje negro me desquiciaba. Senti sus manitas temblorosas desabrochar los botones de mi camisa y la ayude. Mi pecho hacía contacto contra su piel y la calidez de nuestros cuerpos nos sorprendio a ambos. Era tan excitante y maravilloso lami cada centimetro de su cremoso y blanca piel. Adorandola descubriendo los puntos exactos en donde se retorcia de placer. Su boca era un caramelo adictivo una droga irresistible que me tentaba a atacarla en cada momento. Fui besando su rostro bajando por su cuello pasando mi lengua por su clavícula hasta sus pechos. Mis manos viajaron hacia su espalda y ella comprendió en el acto. Desabroche su sostén y cayo en algún sitio de la habitación. Al ver esos pezones rozados e inflados de deseos los atrape entre mis labios chupándolos con ansias como un bebe en busca de su alimento. Bella jadeaba mientras mordia sus labios sus manos viajaban hasta mi espalda marcándome con sus uñas. Me posicioné encima suyo, ella gimio tomando con sus manos el cabello de mi nuca, mientras se movia en busca de mas contacto. Mis manos rebuscaban bajo su ropa interior de encaje, acariciando cada porcion de su piel sus caderas sus muslos hasta que al fin las deslicé hacias los costados, bajo las tiras ... ella era tan suave tan caliente.. tan húmeda...


- Oh dios! bella eres... tan hermosa - murmure abrindo sus pliegues tan mojados por su excitación.

Ella gimió y tiro mas fuerte de mi cabello. - Puedo... - dije señalando el borde de su braguita ella asintio y engache mis dedos en la tela mientras la arrastraba por sus piernas, lejos de su cuerpo... en un impulso lascivo las llevé, hacia mi nariz y me embriague con su olor... ella era deliciosa ... sexo, lujuria, mujer, deseo puro impregnado en cada fibra de la tela, la escuche gemir y las deje caer al suelo.


Mi boca se hacia agua por provarla queria sumergirme en vagina y lamerla completamente.


- Puedo... probarte amor mio...? - pregunte mirando esos pozos color chocalate que mas de una vez imagine asi brillantes y obscuros, ella se mordia el labio nerviosa excitada y asintió un tanto ruborizada. Abri sus piernas y me situe alli debajo; inhalndo su aroma embriagador. Sonrei al ver como su precioso cabello caia alrededor de su cuerpo dandole el aspecto de inocencia. Ella era un ángel.

Acerque mi cabea a sus piernas y geni cuando mi lengua recorrio sus pliegues, coloque mi cabeza más cerca de su centro y tomé sus caderas para acercarla más a mí, necesitaba de ella… necesitaba más y más.

Bella movía sus caderas en mi boca, ella gemía y jalaba mi cabello, tomé su clítoris en mis labios luego de degustar su entrada y chupé como condenado… ella gritó… y movió aún más fuerte.

Gemí contra su piel y su humedad cuando la sentí tan caliente en mi boca y ella se estremeció acelerando sus movimientos. Podía degustar el sabor salado acercándose al final y la complací para que terminara.


- Oh Dios!... Edward!... me voy a venir!- gimió arqueando la espalda -oh por favor! - continué con mi faena de chupar y lamer su clítoris hasta que sentí que todo su cuerpo se tensaba y sus gemidos se hacía más y más agudos… ella estaba totalmente arqueada sobre la cama anclandose a la tierra tomando mi cabello mientras gritaba cuando su orgasmo la atravesó.


Me senti el rey del mundo por ser capaz de darle tanto placer a mi amada.


Respiré sobre ella luego de tomar lo que me dio y descansé mi frente en su vientre, ella trataba de normalizar su respiración mientras acariciaba mi cabello dulcemente…
- Eso fue increíble…_ susurró con voz áspera. Asentí acariciando con mis pulgares sus caderas,- Edward…- llamó posando su mano en mi mejilla, levanté la cabeza y la miré a los ojos… ella se mordía el labio con sus mejillas arreboladas


- ¿Qué?... dime Bella…- le pedí, ella asintió y sonrió nerviosa, Sabia bien que esto aun no terminaba pero yo quería que ella descansara para luego poder continuar y sellar nuestra unión.

- Quiero mas - dijo dulce e inocentemente mientras sus mejillas se cubrían de un color rojo furioso.


- Tus deseos son ordenes mi princesa, solo que esta vez te dolera un poquito - dije y ella asintio como un bebe.


Me quite el pantalón y pude ver los ojos de mi novia ampliarse al ver mi erección cuando deseche mis bóxer lejos.

- ¡Es enorme...! - exclamo y reí a carcajadas por su expresión


- Amor no te preocupes nada malo te pasara...- musite besándola con amor. Nuestros besos incrementaron la pasión el deseo broto como agua en los manantiales y al cabo de unos minutos me separe de ella en busca de un condón. Odiaba usarlos llevaba toda mi vida haciendo uso de estos maldito plásticos pero eran necesarios. Anhelaba sentir a mi princesa piel con piel pero ella no se merecía esto.


- ¿Que... que haces? - pregunto mirando como deslizaba el preservativo a lo largo de mi falo


- Tan solo deseo cuidarte amor - sonreí no muy feliz

- Edward...- susurro atrapando su labio inferior en sus dientes - yo.. tomo pastillas - me solto y me quede anonadado. Ella vio mi expresion de confusion y se aclaro rápidamente - es para regularizar mi periodo - confeso avergonzada y sin mas tire el maldito condón sonriendo como un niño al cual le dan una golosina.


Volví a su lado y la bese entregandole mi alma en aquel beso ella comprendió mi estado y empezo a moverse debajo mio. Posicioné la punta de mi miembro en su entrada mientras ambos jadeábamos de expectación. Mis movimientos fueron lentos la barrera efectivamente estaba ahí y mi corazón se hincho orgulloso por ser su primer hombre. Mi mano no dejaba de acariciar su clítoris haciendo de esa etapa algo mas leve al menos para ella yo me moría por empujarme violentamente y penetrarla con fuerza pero ella no estaba preparada aun.


Su cuerpo empezó a reaccionar a través de mis caricias mientras que con mi boca lamia sus pezones. En un momento de locura arremetí mas fuerte y sentí como mi miembro se tensaba al sentirla tan estrecha y a la ves tan hecha a mi medida. Mi pene rompió con su barrera y paso a lo largo de su sexo adentrándose hasta el fondo. Bella se quedo quieta clavando sus ojos en los míos. Deje que mi princesa se acostumbrara a la invacion mi tamaño era algo excesivo eso era verdad pero una ves dentro podía decirse que ella era mi otra mitad en todo.


- Estas bien... ?- pregunte al sentirla tan callada pero ella no respondío con palabras su boca abarco la mía y me saco todo tipo de dudas. Ella empezó a mover por si sola sus caderas buscando mas y mas , su gemido resonó en mi oído y era tan placentero escucharla y yo ahogué mi gemido en su cuello, la rodeé con mis brazos por su cintura y ella subió su cadera para dejarlas caer nuevamente, era una danza compartida el amor en todas sus expresiones ambos nos movíamos en equipo. Podía sentir que mi polla se endurecía mas y mas mientras el calor de nuestros cuerpos sudados nos llevaba a la locura.


- Oh diablos… eres…- callé mis palabras y traté de acompasar mi respiración,

- ¿Qué?... dime Edward… ¿soy qué?- jadeó antes de hacer ese movimiento nuevamente, me aferré a su cintura cuando la penetré nuevamente, - dímelo por favor

- Eres endemoniadamente sexy, eres tan mujer Bella que enloqueces… maldición Bella te deseo tanto, te amo tanto amor mio - sus manos apretaron más mi cuello mientras la penetraba una vez más con más fuera… más rápido.

Ella gemía escondiendo su cara en mi cuello, mientras yo arremetía contra su cuerpo cada ves mas fuerte y aún más rápido, la fricción era insoportable mente placentero hasta que sentí que ella gritaba en mi cuello y su cuerpo se tensaba entre mis brazos.

¡¡Oh diablos…!!

La sentí apretarse a mi alrededor, oprimiendo… contrayéndose y gimiendo en mi piel, hasta que me hizo palpitar dentro de ella y derramarme al fin,

- Bella… oh… Bella - gemí acallándome en su cuello mientras pulsaba en su interior, su calor me embargó y la abracé por su cintura sin apartar mi cara de su delicioso cuello, ambos jadeantes, ambos bañados en sudor, ambos mojado por el sexo… y placenteramente satisfechos de nuestro amor.


2 comentarios:

yeye saldarriaga dijo...

Wow amiga, solo te digo que cada dia me enamoran mas tus historias, la espera si que valio la pena, de verdad que magnifico capitulo. Gracias por compatir tus historias con nosotras y por hacrnos suspirar y esperar con ansias el proximo....
Besos y abrazos...
*quede en estado de shok* ;)

cullen dijo...

por fin tuve un ratito para leer esta capi,que por cierto,te quedo maginfico.
amiga eres la mas talentosa de todas,este cap me encanto y me fascino.que edward tan dulce...
al final se enamoro de ella.
amiga...sin palabras.
fue grandioso.
espero el suguiente.
te adoro!