Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

domingo, 23 de octubre de 2011

CAPITULO 23

BPOV


Completa


Cada sensacion era mas increible que la anterior Edward me cuidaba tanto y yo lo amaba mas que a nada ni a nadie. Si el mundo pereciera en este instante moriria en paz en brazos de mi amado.
Sentir su piel contra la mia, su aliento en mi espalda cada roce de sus dedos me llevaba a la cima del mundo.
Estaba maravillada.Despues de sufrir durante tanto tiempo escondiendome de los hombres calificandolos a todos por igual. Edward aparecio en mi vida y me enseño el significado de la palabra amor. Sonrei satisfecha por mi misma, por haber superado esa cruel etapa que me dejo transtornada, que me dejo rota. Con Edward descubri que ese maldito no pudo quitarme todo, que no estaba vacia como yo misma pensaba, que mi vida tenia un sentido y que solo de la mano de él ... de mi novio podia salir adelante y enfrentar la vida sin problemas.
Cerré los ojos sientiendo el latido de su corazón en mi espalda. Él dormia placiadamente abrazando mi cuerpo con tanta fuerza con tanta devoción como si fuese su tabla de salvacion. En parte lo era, asi como él la mia.


****


- ¿A donde vamos? - pregunte tratando de no entrar en pánico la obscuridad de la carretera se me hacia vagamente conocia.



- Es una sorpresa amor pero ya solo quedan unos cuantos kilómetros no mas - dijo apretando mi mano sobre la palanca de cambios recordándome que era él, mi novio el que estaba a mi lado.


- Te amo - dijo y la calma volvió a mi cuerpo solo él podía darme tanta felicidad.


- Yo también te amo Edward

Me encantaba verlo reír y cuando interprete bastante desafinada un tema de Lady Gaga vi que lloraba de risa a mi lado.


Edward giro el volante y nos metimos en un camino de tierra a lo lejos se podia ver una construcción preciosa a pesar de la obscuridad la misma tenia todas las luces prendidas.

Trate de no comparar el lugar con aquel en el cual casi me mataron esos dos inmundos pero me fue imposible las imagenes de ese dia eran tan vividas en este momento que hice uso de los ejercicios que Emily me enseño para calmarme. Trate de buscar algo que me regresara a la realidad algo que me anclara a tierra y al girar mi cabeza vi esas orbes verdes sonreírme y mi corazon emitio un latido mas por él. Edward. Mi Edward. La calma volvió a mi y aprete su mano para saber que todo estaba bien si el estaba  a mi lado

La cabaña era preciosa moderna lujosa y artesanal el toque femenino estaba por doquier y senti celos de imaginar las veces que él habia venido por aqui.


- Esto es relamente es hermoso Edward - repuse mientras le echaba un ojo a cada rincón buscando alguna pista de un reciente encuentro. Lo se... parecía una criatura de dos años al hacerlo pero no podía evitar pensar en mi novio aquí con otra persona... Aggg!! ¡¡Centrate por favor!!

- Lo es 


- ¿Es tuyo? - pregunte no aguantandome mas 


- No cariño es de los padres de Jasper - dijo y sentí que mis pulmones respiraron al fin pero aun...


- Alguna vez tu... - ¿Por que carajos no cierras tu maldita boca?


- Es la primera vez que estoy aqui cariño -respondio mientras caminaba hacia mi. Lo mire fijamente a los ojos buscando la verdad en él y ahi estaba sus esmeraldas brillaban solo por mi y esta noche me lo demostraia una ves mas.


- Creo que sera mejor que comamos algo ¿no te parece? - pregunto algo nervioso

- Estoy hambrienta - acote era verdad los nervios me producían hambre y estaba que estallaba.

Edward apenas si probo bocado me sonreía constantemente y yo me quedaba como una boba admirando su belleza

La música inundo mis oídos y empezamos a bailar lentamente rozando nuestros cuerpos. 

Sus labios viajaron hasta los míos y el mundo se detuvo no existía nada ni nadie mas.
 Solo el y yo.
 Edward y Bella. 
Mis manos se descontrolaron y siguieron el camino hasta su hermoso cabello y tire de él necesitada ya no podía mas llevábamos mas de un mes a besitos y caricias pero yo quería ser una mujer completa. Sentí la dureza de su entrepierna a la ves que sus manos recorrían mis caderas el vestido que Alice me había regalado exclusivamente para esta noche parecía volverle loco.
Me beso como nunca metiendo su lengua hasta el fondo de mi garganta y yo la recibí con mucho gusto lamiendo de su boca y atrapando su lengua enredándola a la mía deseando cada fibra de su cuerpo sintiendo el latido enfurecido de su corazón palpitar sobre mi pecho.
De pronto me sentía tan liviana en sus brazos como si volara ... en cuanto la suavidad bajo mio se sintió la cama apenas si se hundió supe que esta noche seria mi noche. Nuestra noche.

- Estas segura amor mio...? - pregunto apesumbrado podía sentir como su vos se desfiguraba era ronca y casi suplicaba yo bien sabia que no había vuelta atrás y solo conteste


- Estoy completamente segura Edward hazme el amor... - suplique estaba que ardía en mi interior podía sentir como mi sexo se humedecía con cada beso anticipando lo que seria.
Nos desnudamos mutuamente sus ojos se abrieron como platos al ver mi ropa de encaje debajo del vestido había acertado con mi elección. Recorrí su torso desabrochando su camisa palpando su pecho tan duro y musculoso, tan perfecto y solo mio... 
Edward no dejo de lamer mi cuerpo recorrió cada centímetro de mi piel explorando en él haciendo retorcer de placer, de pasión de lujuria

¡Estaba en el maldito infierno y cielos se sentía delicioso!

Saco mi sujetador y expuso mis pechos a su vista me senti en la gloria cuando los chupo con devocion con deseo oculto. No reprimi nada cada sensacion era tan nueva para mi que no quise callarme queria que él supiese lo que me hacia... solo él. 

Senti sus dedos explorar en mis bragas y la humedad en ellas crecio significativamente

 ¡Rayos!...

- Oh dios! Bella eres... tan hermosa - murmuro con vos ronca abriendo mis pliegues empapados mientras yo tiraba de su cabello sabia que se ponia tan duro con ese gesto y quise ser una maldita gata con él clavandole mis uñas en su espalda tan firme y bien formada. Me estaba volviendo loca.

- Puedo... - dijo y lo deje hacer saco mis bragas y las olio mi sexo latio al ver ese gesto de deseo Edward estaba totalmente entregado al placer su rostro estaba inescrutable su mandibula apretada y ese brillo en sus ojos ahora mas obscuros productos de la pasion...



- Puedo... probarte amor mio...? - pregunto de pronto y mi cara estallo al imaginármelo alli abajo lamiéndome toda... ¡Dios! Siii!!!! necesitaba su boca alli y su lengua rápidamente... Edward no solo me chupo el coño desesperadamente prácticamente me devoraba era tal el estado en el cual nos encontrábamos que no crei soportar mas ese infierno me quemaba por dentro me estaba asando era tan sublime... Mi piel parecía de gelatina bajo sus labios el acelero las enbestidas con su preciosa lengua y me llevo al paraíso haciendome ver las estrellas y tocarlas con las manos. El orgasmo fue tan intenso que cuando logre reaccionar estaba aferrada a las sabanas y Edward me miraba embelesado.




- Eso fue increíble…- susurre y al verlo allí sobre mi caí en la cuenta de que él aun no había gozado me sentí mezquina y quise resarcirlo sabia que esto recién empezaba y ya era hora de continuar - Edward…- llame acariciándolo.

- ¿Qué?... dime Bella…- hablo mirándome divertido

- Quiero mas - dijo al fin mi verdad de seguro mi cara estaria próxima a parecerse un cartel de neón pero ¡Mierda! estaba loca por mi novio.


- Tus deseos son ordenes mi princesa, solo que esta vez te dolera un poquito - contesto y solo asentí. Nunca nadie dijo que la primera ves no doliera así que respire hondo y me deje hacer en brazos de mi amado. Edward se desnudo delante de mi y mis ojos viajaron hasta posarse en su intimidad apenas si logre retener una exclamación y el rió a carcajadas.


- Amor no te preocupes nada malo te pasara...- musito besándome con amor, el deseo se incremento y en un momento Edward se separo de mi lo mire confundida y vi que él iba en busca de un condón vi en su rostro la decepción por tener que usarlo y recordé las malditas pastillas que ingería cada mañana desde ese día obligue a mi padre que me las comprara.


- ¿Que... que haces? - pregunte al ver como lo extendía en su enorme pene.


- Tan solo deseo cuidarte amor - 

- Edward...  yo.. tomo pastillas -  dije y vi el conflicto interior en el cual estaba ¡Vamos! ¡Busca una excusa! me dije  - es para regularizar mi periodo - al fin logre decir y Edward se saco el maldito plástico y corrió a mi lado

Desde ese momento mi mundo dejo de existir si hubiese algo que se asemejara a esto diría que es mentira. Edward me penetro con tanta delicadeza que al sentirlo allí no pude evitar removerme con él quería ayudarlo sentía como sus músculos estaban tensos él se estaba conteniendo solo por mi y lo ame mas por ese gesto de entrega para conmigo, sus manos me derretían acariciando mi centro, su boca lamiendo mis pezones y yo estaba en el paraíso nuevamente. Note como sus ojos se desorbitaron y en una fuerte pero necesaria embestida la barrera se rompió y no fue dolor lo que sentí sino que fue algo diferente algo que ni con palabras podría explicar una sensación de paz de amor superior a otra cosa. 


- Estas bien... ?- pregunto mirándome con temor solo ataque su boca demostrándole el deseo que corría por mi cuerpo algo nuevo y diferente me cegaba moví mi cuerpo mientras Edward marcaba el compás 

se metía una y otra ves dentro de mi cuerpo senti como su polla se endurecia y se agrandaba mas y mas el roce era tal que no duraría mucho mas... 

- Oh diablos… eres…- dijo el de pronto

- ¿Qué?... dime Edward… ¿soy qué?- lo incite - dímelo por favor -

- Eres endemoniadamente sexy, eres tan mujer Bella que enloqueces… maldición Bella te deseo tanto, te amo tanto amor mio - me soltó y apreté su polla en mi interior su vos me trasladaba a otra dimensión 

Las embestidas eran descomunales y ambos gritábamos sin tapujos sentí como mis paredes se estrechaban aun mas y por instinto las cerré con fuerza y solo así sentí el orgasmo traspasarme como un rayo, Edward estallo en mi y su calor me invadió llenando mi cuerpo con su amor.


- Bella… oh… Bella - gemía apenas audible su respiración chocaba contra mi pecho y sus ojos estaban abiertos desenfocados perdidos en los míos. 

****

Roce su piel con las yemas de mis dedos tan cremosa y pálida tan blanca como la nieve. Algo digno de ver.
Sonreí satisfecha al fin podría decir que estaba completa.

- ¿Estas despierta? - hablo al fin mi dios griego con vos pastosa y somnolienta apenas si habíamos dormido un par de horas aun era de noche

- Si amor mio - musite

- Uhmm deberías haberme despertado princesa, no es justo que tu sola me veas a mi... - decía mientras hacia un pequeño puchero que me derritió las entrañas

- Te veías tan hermoso que no pude ...hacerlo

Sus manos afirmaron el agarre contra mi cintura e instantáneamente sentí la dureza allí abajo.

- Creo que te castigare bonita...

- Pensé que nunca lo dirías... - le susurre al oído en tono seductor y al fin sus orbes se abrieron con un brillo maléfico

- ¡Oh nena no deberías haberlo dicho!

Me tendió en la cama con rapidez él encima mio y sus cosquillas me hicieron llorar hasta mas no poder

Cuando al fin encontré mi vos hable

- ¿Este era el castigo? Pfff que aburrido... - dije haciéndome la seria

Sus ojos me miraron nuevamente picaros y supe que había cometido un grave error al provocar a un hombre cuando apenas si se despierta con el indio revolucionado

Su boca se perdió entre las sabanas y el maldito castigo comenzó allí abajo. Poco a poco abrió mis pliegues e introdujo uno de sus dedos para tantear que tan mojada estaba efectivamente yo era un caso anormal estaba empapada con solo verle dormir

- Rayos princesa estas tan húmeda.. que se me hace agua la boca por probarte de nuevo... - decía lamiendo cada resquicio de mi sexo, explorando con sus dedos dentro de él, sentí su boca atrapar mi clítoris entre sus dientes y darle un pequeño mordisquito

- ¡Hayyy!! - grite pero no fue un grito de dolor sino todo lo contrario fue puro y exquisito placer

- Tranquila pequeña esto recién empieza - hablo y me estremecí al saber que mi tortura seria larga y desequilibran te.

- Edward no puedo mas ... - dije al cabo de no se cuanto tiempo - ven aquí amor mio... - lo llame con vos zalamera tratando de convencerlo ya tenia en su haber dos orgasmos y no me dejaba ni respirar que yo ya quería otro ¡Era adicta a él!

- Dime que quieres pequeña... - sonrió el muy maldito y una furia mezclada con no se que broto por mis poros

- Mete tu maldita polla de una ves por todas en mi coño.... - grite exasperada y el me miro extrañado , mi sonrojo salio a la luz sin mas - por favor bebe... - culmine hablándole como una vil sumisa. 

- Pequeña... mira como me tienes... ¡Dios háblame asi siempre! - rogó hundiendose en mi interior y como un loco desesperado me cabalgo como un poseso. No me daba tregua su pene se hinchaba dentro mio anticipando que esto no duraría mucho. - Así.... así... nena te gusta... - decía jadeando sacando su polla completamente mojada y metiendola con fuerza brutal que me hizo ver destellos 

- Si.. si... así... mas fuerte por favor... - pedí descontrolada por tanto placer que el me proporcionaba

Lo siguiente fue un estallido en el universo Edward entro dos veces mas con tal potencia que mi orgasmo choco contra el suyo  y ambos gritamos extasiados de tanto placer.

- Cielos princesa eres lo mas... - decía en mi cuello tratando de recuperar un poco el oxigeno que había perdido

- Edward... creo... que ... jamas he sido tan feliz amor mio...

Él me beso suavemente derritiendo mi corazón ante tal gesto

- Lo se mi princesa.... lo se... porque yo me siento igual... musito sobre mis labios


3 comentarios:

yeye saldarriaga dijo...

genial, simplemente perfecto.....

Derritió mi ser con cada palabra amiga... Dios como desearía estar en los zapatos de Bella... Con un hombre tan único y perfecto como ed jamas de los jamases lo dejo ir.....
Gracias por transportarme ese mundo tan maravillo de tus historias!!!

Besos y abrazos!!! Lindo Domingo y una espectacular semana....

cullen dijo...

hermoso,me encanta el amor que se tienen y lo pasionales que son.
espero que nada complique su felicidad ahora que por fin es completa.
ya necesito el siguiente.
tus historias son como una droga para mi.
mil besos hermosa,te adoro.

Amy dijo...

Querida Rina, apenas hoy pude empezar a leer "Destellos de amor" luego de leer "La hora del crepúsculo". La historia en verdad me atrapó, pensaba leer sólo la mitad y dejar el resto para mañana domingo, pero en serio no me quise quedar con la duda. Aunque ambas historias sean básicamente un "Edward - Bella", me agrada que no sólo las tramas sean diferentes sino que también los personajes tengan características distintivas, como en el caso del Edward de "destellos", al ser un hombre adulto es más seguro de si mismo, pero al mismo tiempo más celoso y posesivo; sospecho que eso le puede jugar en contra. La diferencia mayor entre los personajes es sin duda la de Bella, no sólo porque en una sea una vampiresa y en la otra no, sino porque principalmente en "destellos" ella es un ser torturado por su pasado, al ser más joven que Edward es considerablemente más dependiente de él y más insegura, al sentirse inferior intenta por todos los medios agradarle y ser lo que él espera, pero ella debió sincerarse con Edward antes de ir al plano sexual en su relación. Su falta de confianza para con él puede crear malos entendidos y futuros problemas. El pasado de Bella no creo que esté muerto y enterrado y puede regresar para torturarla... en fin, mucho análisis por hoy, espero que pronto actualices "destellos", quiero salir pronto de dudas.
Me sorprendió un poco notar que en esta historia cuidas un poco menos de tu ortografía, algunas palabras quedan incompletas (en mi país le llaman comerse las letras) y te saltas con más frecuencia los signos de puntuación. Una recomendación para esto último, lee cuidadosamente el texto, y cada vez que sientas la necesidad de hacer una pausa o detenerte, coloca una coma, si las ideas son opuestas pero van seguidas un punto y coma, y si la idea termina, finaliza con un punto. Una buena historia como esta puede ver afectada su calidad por las faltas de ortografía. Te recomiendo que encuentres una beta, alguien objetivo e imparcial y que al leer el texto sea capaz de reconocer los errores pero que también sepa como corregirlos; de nada te sirve alguien que te diga "se que esa palabra no se escribe así, pero tampoco me acuerdo como se escribe".
Como siempre termino escribiendo un periódico en lugar de un comentario, pero estoy recompensándote por no colocar comentarios en los pasados 22 capítulos. La historia va muy bien linda, espero pronto poder empezar con tus otras historias para poder comentar sobre ellas. Sólo espero que no te canses de recibir comentarios tan largos.
Besos y abrazos desde mi bella Colombia ;)