Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

martes, 18 de octubre de 2011

Corazon de tempano

Hola chicas,en primer lugar queria darle las gracias mi querida amiga y hermana Rina por aceptarme en su blog,es un honor para mi estar aqui y poder escribir junto a ti.Espero poder ayudarte y no defraudarte,te quiero amiga,eres como mi alama gemela.
Y ahora si,os dejo el primer capitulo de esta historia,la sipnosis podran leerla bajo la portada de este fic,que esta puesta en el lateral del blog.
Es pero que os guste la historia y dejeis vuestros comentarios.



Capitulo 1

Me llamo Isabella Swan,tengo veintitrés años y vivo sola en Los Ángeles. Mis padres se divorciaron cuando tenia tres años,desde entonces aprendí a valerme por mi misma,ya que mi padre se encerró en si mismo tras el divorcio,yo le recordaba mucho a mama,por lo que no le agradaba pasar tiempo conmigo.
Mi madre,por el contrario,comenzó a vivir su vida.
Salia con distintos hombres mientras yo me quedaba al cuidado de personas que no conocía de nada,viendo como distintos hombres entraban y salían de la casa.
Crecí en un ambiente sin amor ni protección,pero eso me hizo una mujer fuerte. Cuando cumplí los dieciocho años me fui de casa sin dudarlo,había estado trabajando todos los días al salir de clases para tener dinero cuando llegara ese día.
Termine mis estudios de administrativa,pero por mucho que lo intente,no me contrataron en las grandes empresas.
Sin suerte en el mundo laboral,no tuve mas remedio que optar a otro tipo de empleo,cada mañana me levantaba para ir a trabajar en la mansión Cullen,donde mi jefe,el señor Cullen,vivía solo.
El era un hombre frió e indiferente con todo el mundo,ademas de un mujeriego. Llevaba dos años trabajando para el,y en ese tiempo había visto a distintas mujeres subir y bajar de su dormitorio.
Por supuesto,no se comprometía con ninguna.
Ellas deseaban casarse con el,el hombre mas rico y atractivo.
Tenia una empresa de un gran nivel,a la que iba cada día a trabajar durante horas,nunca aparecía para comer,y pocas veces lo hacia para la cena.
Cuando estaba en casa,se limitaba a leer mientras tomaba pequeños sorbos de su café,otras daba ordenes a los empleados,y cuando estaba enfadado,todo el personal parecía tener la culpa de sus problemas.
Tenia familia,pero tengo entendido que vivían en Seattle.
Solían llamarlo por teléfono,pero eran conversaciones cortas en las que presentía,contestaba por obligación.
Así que aquí me encontraba,en la puerta de una gran casa de tres pisos,con nueve habitaciones y cinco cuartos de baño.
Una cocina enorme equipada con todo lo necesario,y una gran sala en la que había una televisión pantalla plana enorme.
También había una biblioteca,en la me escabullía siempre que podía,una sala de juegos y un jardín con piscina.
Las puertas de hierro se abrieron y emprendí el camino hacia la puerta de la casa,abrí con la llave que el señor Cullen me dio,y entre. Ningún empleado se quedaba a dormir en aquella casa,terminaban sus labores y se marchaban.
El señor Cullen era un hombre bastante solitario,la casa era hermosa,pero le faltaba luz y el toque de una mujer.
Pero el señor nunca se casaría,le gustaban demasiado las mujeres.
-Buenos días Doris.-Le dije a una de las muchachas que trabajaban allí limpiando.
-Buenos días Bella.-Me respondió con una sonrisa.
-¿El señor ya se ha levantado?-
Ella asintió.
-Esta esperándote en su oficina.-
-De acuerdo,gracias.-Me despedí y me encamine a la cocina.
Agarre una bandeja y serví zumo,tostadas y café.
Al señor Cullen le gustaba que fuera yo quien le sirviera el desayuno,después de que yo llegara a trabajar a esta casa,decidió que yo me encargaría de su desayuno y asuntos personales.
Al parecer no solo le gustaba mi café,si no que confiaba en mi.
Era grato saberlo,pero esperaba tener algun dia,un trabajo mejor.
Quizá para algunos fuera un sueño soso y tonto,pero no para mi.
Deseaba tener mi propia familia,pero ni si quiera tenia pareja,después de varios intentos que acabaron en fracaso,me di cuenta de que el amor no estaba echo para mi.
Con la bandeja en la mano llame a la puerta de su despacho.
-Adelante.-Contesto su voz indiferente.
Cuando entre lo encontré de espaldas a la puerta de pie,mirando por el gran ventanal.
-Buenos días señor,le traigo su desayuno.-
Lo deje sobre la mesa y me gire para marcharme.
-¡Espere!-Me congele en el lugar para luego darme la vuelta y mirarle.
-Siéntese,necesito hablar con usted Isabella.-
Obedecí en el acto,no toleraba que le desobedecieran.
-¿Ha desayunado?-
Asentí algo confundida por la pregunta,casi había sonado amable.
Después de lo que fueron varios minutos en silencio,hablo.
-Isabella,yo...¿Le puedo tutear?-
Asentí de nuevo,nunca hablaba con nadie,menos se tomaba la confianza de tutearte.
-Bien,Isabella,tengo una proposición que hacerte.
¿Quieres ser mi esposa?-
Casi me caigo de la silla por el impacto de la pregunta.
¿Pero en que estaba pensando este hombre?
¡No se andaba por las ramas!
-Señor,con todo mi respeto,si esto es un broma...-
-Yo no bromeo.-Me interrumpió y casi rugió.
Observo mi mirada confusa y la vez,asustada y prosiguió mas calmado.
-Es una pregunta seria,solo tienes que responderla.-
-Pe pe pero,yo...
Señor,no entiendo nada.-Logre decir al fin.
El cogió aire mientras llevaba su mano al puente de su nariz.
-Esta bien,seré franco contigo Isabella.-Dijo al fin.
-Hay un negocio en la empresa de arquitectura,si consiguiera llevarlo a cabo,mi posición subiría como la espuma,por no hablar del dinero y demás beneficios.
Solo hay un problema,el señor Hale quiere conocer a mi prometida,de lo contrario no cerrara el trato.
Se que a ti te parecerá una locura,pero prometo que te recompensare.-
Sopese sus palabras antes de proseguir,el tenia mucho dinero.
¿Para que querría mas?
Ademas,no entendía muy bien eso de la prometida.
-A ver si he entendido bien,lo que quiere...-
-Es que te cases conmigo y finjas ser mi esposa.-
Esto era el colmo,pero que ni creyera que me iba a quedar callada y obedecer,al carajo con el empleo,que me echara.
-Disculpe señor,pero en mi contrato no dice que tenga que casarme con usted.-
-Al parecer no entiendes lo que te estoy proponiendo.
Dejarías de ser mi empleada,tendrías el lugar de mujer de la casa,y por supuesto,todas las ventajas que ello supone.-
-¿Y que ventajas son esas?-
Empezaba a irritarme este hombre,siempre me había parecido atractivo,pero también sabia que estaba fuera de mi alcance.
El sonrió de lado.
-Bella,¿te llaman así no?-
Asentí sorprendida de el tuviera tal información.
-Las ventajas son evidentes,yo necesito una esposa para los ojos de todos,a cambio,tu podrás disponer de esta casa,de mi dinero.
Podrás comprar lo que siempre soñaste,incluso abrir un negocio para poder sentirte realizada.-
-¿Como sabe usted que...?
Un momento.¿Me ha mandado investigar?-
-Que tiene de malo,todos tenemos un precio,debía saber cual era el tuyo.-
Mi rostro se puso rojo de ira.¿Acaso pensaba que podía manipularme a su antojo?
-Lamento decepcionarle,señor Cullen,pero yo no tengo precio.-
-¿Seguro?¿Acaso no es dinero,lo que deseáis todas?-
-¿Como?-
-Vamos Bella,cualquier mujer estaría encantada de ocupar tu lugar.
No iras a decirme que no lo deseas.-
El estaba sentado en su silla giratoria tan tranquilo como si nada,su rostro,no denotaba emoción alguna.
-¿Y por que no escoge a una de sus muchas mujeres?-
-Porque no son validas,mi madre no toleraría que me casara con una interesada. Tu pareces ser distinta a primera vista.-
-¿Solo a primera?-
El hizo un encogimiento de hombros.
-Es obvio que en el fondo todas deseáis lo mismo.
¿Acaso me equivoco?-
-¡Por supuesto que se equivoca!-Estalle en rabia.
-Puede que este acostumbrado a tratar con cualquieras,pero yo no soy una. Trabajo para poder vivir y no me hace falta su podrido dinero,echeme si lo desea,pero no pienso casarme con un hombre como usted.-
Después de gritar todo eso me quede mucho mejor,el me miraba atónito,sus ojos como platos.
Apostaba a que nunca nadie le había hablado así,rápidamente recompuso su rostro por el frió he indiferente de siempre.
-Los dos sabemos que acabaras aceptando.-
-Pues no estoy de acuerdo con usted,ya le he dicho que no.-
-Que mas quieres,puedo ofrecerte lo que quieras.-
-No hay nada que recompense estar casada con usted.-
Por un momento,su rostro pareció enfurecerse.
Aunque cuando volví a mirar tenia la misma expresión indiferente.
¿Me lo habría imaginado?
-Esta bien,tal parece que no eres como las demás.
Pero estoy seguro de que podremos llegar a un acuerdo que nos beneficie a ambos.-
-No tiene nada que ofrecerme salvo su dinero,y ya le he dicho que no lo quiero.-
-El dinero,querida Bella,sirve para obtener cosas que deseas.
Cualquier cosa que desees tener,la obtendrás.
Ropa,joyas,cambiar tu apartamento por esta casa,un coche nuevo...
Algo habrá que desees.-
Su voz hizo eco en mi,y supe donde quería llegar,después de mandar investigarme,este hombre lo sabia todo sobre mi.
-Mi padre...-Susurre.
-Así es Bella,si estoy bien informado,hace un mes que recibiste una llamada del hospital,al parecer tu padre esta delicado de salud.
Puedo hacer que lo vean los mejores médicos de la cuidad,de todo el mundo si así lo quieres.
Solo tienes que casarte conmigo.-
Quede callada sin saber muy bien que decir o que hacer.
¿Como podía jugar así con los sentimientos de la gente?
Estaba dispuesto a todo con tal de obtener lo que quería,me quería a mi,y se valdría de mi padre para conseguirlo.
¿Que hacer cuando tenia razón?
Era cierto que mi padre llevaba un mes delicado de salud,los médicos decían que necesitaba un trasplante de hígado,pero era una operación costosa que estaba fuera de mis posibilidades.
Hasta ahora...
Sabia que no habíamos tenido la mejor relación del mundo,pero era mi padre,y lo amaba.
El silencio fue interrumpido por su voz fría y calculadora.
-¿Que me respondes Bella?-


¿Que os parecio? Se admiten tomatazos,jajaja.

2 comentarios:

Rina dijo...

Amiga antes que nada quiero felicitarte por estar aquí es un honor para mi abrirte las puertas de mi bebe jajaj(así es como llamo a mi blog)y me alegra profundamente tenerte aquí.
En cuanto al comienzo que decir....uhhmmm "FABULOSO" un cap emocionante con una faceta diferente algo nuevo e innovador a menos para mi linda estuvo genial aunque no niego mi resentimiento por este despiadado hombre. Hayyy!!! quiero mas!!♥

Laura dijo...

Uff q Edward mas frio es este y q piensa q todo es negocio,veremos q dice Bella si acepta o no...cullen como digo siempre me encantan tus historias!