Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

jueves, 20 de octubre de 2011

Corazon de tempano

Capitulo 2

Bella pov

-¿Y bien?Estoy esperando tu respuesta.-
Le mire a la cara furiosa,el tenia una expresión de diversión,como si estuviera disfrutando de mi tortura,sabia que tenia todas las perder en este asunto,daría mi vida por mi padre,y lamentablemente no le quedaba mucho tiempo.
Los doctores habían sido claros,si iba a ser operado debía ser cuanto antes,no me quedaba de otra...
-Acepto-Pude ver como sus ojos verdes brillaban por el triunfo.
-Pero creo que deberemos de establecer unas reglas.-
-Estoy de acuerdo. Primera.-
Dijo antes de que yo pudiera decir nada.
-No esperes nada de mi,ni amor,ni cariño,ni amabilidad...nada.-
Quede estática ante sus palabras.
¡Que diablos pensaba!
-No se ofenda señor Cullen,pero yo no me arrastro ni por usted ni por nadie,puede estar tranquilo,no pienso enamorarme de usted.-
-¿Segura?Te advierto que si quisiera podría hacerte cambiar de idea.-
-Ni aun así conseguiría que yo me enamorara de usted.-
Otra vez ese destello de furia en sus ojos.
Volví a mirar,pero ya había recuperado su mirada gélida e indiferente.
-Mucho mejor así,lo ultimo que necesito es una chiquilla loca de amor por mi.-
-Segunda regla.-Dije,ahora era mi turno.
-Si voy a ser su esposa,quiero el respeto que ese titulo conlleva.
No quiero ser el centro de risas y burlas porque mi marido me haya sido infiel.-
Me miro sin creer lo que le decía.
-¿Pretendes que renuncie al sexo?-
-Mientras este casado conmigo si.-
-Te dejare en claro una cosa Bella,la única posibilidad que tienes de que yo te respete sera que tu hagas tu papel de esposa.-
-¿Que quiere decir?-
-Que si estas dispuesta a compartir la cama haré lo que pides,si no no habrá trato.-Guardo silencio un breve momento para después añadir.
-No me mires así querida,soy hombre,y como tal necesito sexo.-
-¿Alguna regla mas?-Le pregunte con la furia hirviendo dentro de mi,el podía imponer sus reglas,pero las miás no eran acatadas.
-Mientras que tengas claro que no pueden haber sentimientos de por medio no hay mas por mi parte,solo me queda decirte que al año de nuestro matrimonio nos divorciaremos de inmediato.
Firmaras un papel en el que renuncias a tus derechos económicos como mi ex-mujer.
Mientras seas mi esposa,podrás disfrutar de todos los lujos.-
-Lo único que deseo es salud para mi padre,si tu cumples tu parte yo cumpliré la miá,seré la mejor esposa frente a todos.
Pero yo también te dejare clara una cosa,falla a mi padre,y toda tu familia sabrá que clase de hombre eres,incluso el señor Hale.-
Me observo en silencio,tratando de comprobar si mi amenaza era cierta o era solo una fachada. Al fin dijo.
-Yo cumplo mis negocios,tendrás lo que deseas si sabes hacer bien las cosas,te lo aseguro.-
-¿Ahora soy un negocio?-
El sonrió con malicia y me dijo.
-¿Que otra cosa podrías ser?-

Después de cerrar el trato con el señor Cullen deje de trabajar para el,ahora empezaba mi actuación de prometida feliz,por lo tanto,no podía tenerme de empleada en la que muy pronto,seria mi casa.
Me dio una tarjeta de crédito a mi nombre para que me comprara ropa,zapatos y demás complementos,debía de verme bien frente a las personas con las que el estaba acostumbrado a tratar.
No pensaba tocar su dinero,solo quería que ayudara a mi padre,no me interesaban ni su dinero ni sus propiedades.
Pero sus palabras habían conseguido sacar mi parte vengativa,era extremadamente ofensivo en todo lo que decía,me enfadaba a propósito,no podía ser de otra forma.
Así que usaría su tarjeta,le haría echar humo,así no necesitara nada. Aunque si había algunas cosas que me hacían falta,pero otras muchas,las compraría solo por fastidiar.
Entre en una boutique donde solo mirar era caro,los zapatos eran preciosos,y los vestidos exquisitos.
Jamas había comprado nada en un sitio de tal categoría,pero gracias a la tarjeta que el me había dado,ahora podía hacerlo.
Compre vestidos,zapatos de tacón a juego con los vestidos,un par de pendientes,dos colgantes preciosos,un brazalete y maquillaje.
Después fui hasta un concesionario,me compre un Mazda xr-8 color azul eléctrico.

Solo tuve que decir que contactaran con el señor Cullen y el se encargaría del pago,no me pusieron objeción alguna,conocían muy bien al señor Cullen,el siempre compraba sus coches allí.
Me prometieron tenerlo listo para el día siguiente,y cansada de tanto comprar,cogí un taxi y fui hasta la gran casa.
Los empleados me recibieron muy solícitos,cargaron mis cosas hasta mi cuarto.¿Tenia cuarto?
-Doris-La intercepte cuando pasaba por delante de mi.
-Si señorita.-Puse cara de molestia.
-No me trates de señora Doris,hemos sido compañeras por dos años,no soy tu señora,soy tu amiga.-
-Pero el señor dijo...-
-Me da igual lo que el señor diga.-
Al ver que ella me miraba estupefacta,me corregí.
-Quiero decir,que mi adorado prometido lo entenderá.-
Entonces ella sonrió.
-Esta bien Bella,¿Querías algo?-
-¿El señor esta en casa?-
-No,pero dejo dicho que volvería para la cena y que te acomodaras en el cuarto de invitados.-
-Gracias Doris.-
-De nada,por cierto Bella,me alegro mucho por ti,espero que puedas ser feliz junto a el,te lo deseo de corazón.-
La abrace cariñosamente,ella no sabia nada de nuestro trato,y me sentía mal mintiéndole,pero debía hacerlo si quería recuperar a mi padre,solo esperaba que todo este asunto no se me fuera de las manos.
-Gracias Doris.-Ella se retiro para seguir con sus labores.
Subí al segundo piso,hacia el cuarto de invitados.
Cuando entre el olor a rosas me invadió,la habitación había sido pulcramente limpiada,había jarrones con flores,y el anochecer entraba por el ventanal.
La habitación era grande,una cama de matrimonio en medio de ella,con una colcha blanca,el ventanal estaba cubierto con unas cortinas blancas,que se balanceaban por la brisa de la ventana abierta. Había un sofá en el lado derecho de la habitación,y una cómoda con una pantalla plana,un espejo y un tocador.
Doris debía de haberla arreglado para mi,sabia muy bien mis gustos. Se lo agradecería en cuanto la viera,esto me hacia sentirme un poco mas cómoda,ya que me sentía completamente fuera de lugar.
Me di una ducha rápida y me puse unos pantalones de pitillo con zapatos negro de tacón,un top negro que se ataba tras el cuello y marcaba mis senos,ademas de que tenia un sugerente escote.
Deje mi cabello ondulado suelto,me puse perfume y los pendientes nuevos que me había comprado hoy,eran brillantes de oro blanco.
Alguien toco a la puerta y le hice pasar.
-Bella,el señor te espera abajo en la sala para cenar.-
Era Doris.
-Enseguida bajo.-Se giro para marcharse,entonces lo recordé.
-¡Doris!-Ella giro y me miro.
-¿Si?-
-Gracias,se que este cuarto lo decoraste tu,y me encanta como quedo.-
-No hay de que.-Me dijo con una sonrisa.

Cuando me encontré con el señor Cullen en la sala vi como abría sus ojos por la sorpresa,estaba acostumbrado a verme trabajar con otro tipo de ropa,nunca me había visto arreglada,mucho menos con escote.
La cena transcurría en silencio hasta que su voz lo rompió.
-¿Te compraste ropa adecuada?-
-Si,pero no me parece que tenga que quedarme en el cuarto de invitados.-
-¿Prefieres dormir en mi cama?-Otra vez esa sonrisa malévola.
-No,deseo hacerlo en mi casa.-
-¿Te refieres a ese mugre apartamento?
Ya he ordenado a unos cuantos empleados que trasladen tus cosas aquí.-
-¡Debiste consultarme!
¡No tengo porque vivir aquí,aun no estamos casados!-
-Mi familia viene en tres días,quieren conocerte.
Y como mi prometida,debes vivir bajo mi protección,pero fuera de mi cuarto hasta la noche de bodas.-
-¿Por que llegan tan pronto?-
-La boda es en dos semanas.-
-¡¿Que?!
¡Eso no puede ser!-
-No se porque te molestas,si no estoy mal informado ya comenzaste a disfrutar de ser mi esposa.-
-Que quieres decir.-
-El señor Harrison telefoneo esta tarde a mi oficina,quería confirmar el envió para mañana de un Mazda xr-8.
Muy buen coche,tienes un gusto exquisito si me permites decirlo.-
-Yo...dijiste que podía comprar lo que quisiera.-
-Y así es,es solo,que para serte franco pensé que tardarías un poco mas que las otras en comenzar a gastar mi fortuna.
Pero veo que eres como todas,y no me sorprendo.-
Golpee la mesa con el cubierto y me levante de la silla para dirigirme a mi cuarto,no había sido capaz de decirle nada,tenia miedo de decir algo que echara por tierra su disposición a hacerse cargo de mi padre,debía pensar con la cabeza fría,la salud de mi padre dependía de ello.
Estaba furiosa,este hombre acabaría con mi paciencia antes de lo que yo pensaba,había comprado el coche para desquitarme,y lo que había logrado era que pensara que era una interesada en su dinero. Ahora que lo pensaba,me había pasado bastante.
La verdad era que necesitaba un coche para desplazarme por la ciudad,el mio había dado su ultimo soplo de vida hacia ya una semana,pero no tenia nada ahorrado para comprar otro.
Estaba enfadada con el,entonces vi el coche y la oportunidad.
Pero no debería haberlo comprado.
Me desvestí y me puse un camisón de color cereza,me adentre entre las sabanas blancas y me acosté en la enorme cama.
Pensaba que me costaría mucho coger el sueño,pero en cuanto mi cabeza toco la almohada,me sumergí en un profundo sueño.
Había sido un día largo con demasiadas emociones.

2 comentarios:

Rina dijo...

Hay... que emoción de veras Bella estuvo genial haciéndoselas pagar a ese cretino y en cuanto a las reglas las ame!!! dios quiero ver cuando el este babeando por ella al parecer ya le complació ver su cambio de ropa y eso es solo un primer paso hay cullen linda hasta el martes morire!!!!!!!!!!!

Laura dijo...

Uy Edward dan ganas de ahorcarlo x ser asi y mas con esas reglas aunq esta bueno q Bella no se dejara y ella tambien le pusiera las cosas en claro ja,y esta bueno q comprara el auto se lo merece x casarse con el, ese cambio de ropa vimos q dio resultado xq a alguien le gusto aunq no dijo nada, hasta el proximo saludos!