Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

jueves, 27 de octubre de 2011

Corazon de tempano

Capitulo 4

Bella pov

Cuando baje hacia la cocina pude escuchar una voz proveniente del despacho,me parecía a ver oído mi nombre,por lo que me acerque para escuchar bien,era la voz de Edward.
-No me importa lo que cueste el traslado doctor Finegan,debe estar en Los Ángeles lo antes posible.-
Hubo un silencio.
-Si,por supuesto,quiero que lo acompañen sus mejores médicos,avisare a mi doctor de confianza para que tenga todo preparado a su llegada.-
Volvió a callar,entonces la puerta del despacho se abrió de golpe.
Edward me observo de arriba a bajo,repasando mi cuerpo.
-¿Que haces aquí?-Me dijo con voz fría.
-He...-Piensa Bella,algo bueno le tendrás que decir.
-Venia a avisarte que el desayuno esta listo.-
El me miro,juraría que estaba pensando en si creerme o no.
-Vamos entonces.-Dijo al fin mientras ponía una mano en mi cintura,no me aparte,su calor me reconfortaba.
No sabia que me estaba pasando,pero no podía seguir reaccionando así ante su contacto.
-Estamos en tu casa.¿Por que pasas tu brazo por mi cintura?-
El miro a ambos lados del pasillo y se aseguro que no había nadie mas que nosotros dos.
-Los empleados también deben creer que estamos enamorados,recuerda que mañana llega mi familia.-
-A propósito de eso,no me has dicho nada sobre ellos.
¿Hay algo que deba saber?-
-Ahora no tengo tiempo,esta noche hablaremos sobre ello.-
Este hombre siempre tan indiferente y volcado en su trabajo.

Sobre las cinco de la tarde,decidí que ya me había aburrido bastante encerrada en aquella enorme casa.
Después que Edward se fuera al trabajo,habían llegado mis pertenencias de mi ahora antigua casa.
No tenia nada que hacer,y el aburrimiento que sentía me estaba consumiendo.
Baje a la cocina y me puse un delantar,saque todos los ingredientes necesarios de la despensa y me dispuse a cocinar un bizcocho de chocolate.
Me gustaba cocinar,así que mientras el bizcocho se horneaba,decidí que también prepararía la cena.

Cuando Edward llego,tenia preparada dorada al horno con patatas,cóctel de gambas y bizcocho de chocolate.
La mesa puesta,y una botella de vino.
-¿Y los empleados?No veo a nadie por aquí.-
-Ya se han marchado,te retrasaste un poco.-
-Yo ni di la orden de que se retiraran.-
-Lo se,yo la di.-
-¡Como te atreves!-Quede estática en mi sitio ante su grito.
En ningún momento pensé que pudiera molestarse tanto.
-¡Es que no ves que les pago para limpiar y hacer la cena!
¿Ya te crees la dueña y señora de esta casa?-
Levante mi rostro del suelo y lo mire.
-Estaban cansados,por eso los mande a sus casas.
Por si no te habías dado cuenta,muchos tienen familia.
La cena la tienes servida en la sala,yo misma la hice.
Y siento haberte molestado,no volverá a pasar.-
Pase por su lado sin mirarle y me fui hacia mi cuarto.
Me eche sobre la cama,sin saber porque me sentía tan mal.
No había echo nada malo,solo no pude seguir viendo esas caras de cansancio por mas tiempo.
Esta casa era enorme,limpiarla te dejaba agotada,que me lo digan a mi. Y también quise que fueran con su familia,todo el mundo tenia derecho a cenar tranquilamente con sus seres queridos.
Me iba a casar con el hombre mas frió y cruel que nunca había conocido,y aunque sabia que era por una buena razón,también tenia la certeza de que ese tiempo a su lado seria un infierno.
Escuche dos golpes en la puerta y a continuación,Edward entro.
-Bella baja,tengo que hablar contigo.-
-No pienso moverme de donde estoy.-
El me observo desde los pies de la cama,llevo su mano al puente de la nariz y respiro varias veces antes de proseguir.
-¿Y la cena que hiciste?-
-Disfrutala tu,se me quito el apetito.-
-Bella,tengo algo que decirte,es sobre tu padre.-
Me levante de la cama de un salto.
-¿Esta bien?¿Paso algo?-
El me sujeto de los hombros.
-Calmate,no sucede nada,ven.-
Me agarro de la mano y me guió escaleras abajo hasta la sala,retiro la silla,y cuando me senté,el hizo lo propio frente a mi.
Con un gesto de la mano,me hizo entender que no diría nada hasta que tomara un bocado.
Cuando lo hice,sonrió satisfecho.
-Tu padre llega en dos días,los mejores médicos lo acompañaran,vendrá en mi jet privado,así sera mas rápido.
Una vez aquí,lo recibirá la doctora Rosalie Hale,es la hija de el señor Hale.-Añadió al ver ese nombre me sonaba de algo.
-Es muy valorada en esta ciudad,sus cirugías hablan por si solas,es una medica excelente.
Y por si piensas que la escogí en mi beneficio,te aclaro que elegí a la mejor,quiero que todo salga bien.-
-Pensé que no harías nada hasta después de la boda.-
-Tu me has mostrado tu buena disposición a colaborar frente a los demás,era mi turno de cumplir.-
Asentí en silencio,al menos mi sacrificio no era en balde.
Mi padre seria operado,podría respirar tranquila.
-Por cierto,esto esta delicioso.-Dijo señalando su plato.
-¿De verdad lo hiciste tu?-Volví a asentir.
-Pues eres una gran cocinera.
Debo preguntar algo,se sincera.
¿Por que no dejaste que las empleadas hicieran la cena?-
-No hay nada de malo en hacer las cosas una misma,se que tu no lo ves igual,pero no me gusta que me den todo echo.
Ademas,me encanta cocinar.
¿De verdad que te gusta?-
Se tenso durante unos minutos,su cabeza parecía dar vueltas a algo,finalmente respondió.
-No esta mal,pero he probado cosas mejores.-
Este hombre sabia como arruinar un momento,justo cuando creía que tenia cierta amabilidad escondida,cambia de actitud de repente para ser completamente desquiciante.
Lo peor de todo era que a veces,su actitud y palabras frente a mi me hacían sentir mal.
Tendría que levantar un escudo frente a el.
-Piensas hablarme de tu familia oh me aras perder el tiempo toda la noche.-
El me observo sorprendido.
-No pongas esa cara,no eres el único que tiene carácter.-
-Esta bien.-Se levanto y camino hacia mi lado,dejo una foto sobre la mesa y se volvió a sentar en su silla.
-De izquierda a derecha son:Mi padre Carlisle,mi hermana Alice,yo y mi madre Esme.
Mi padre falleció hace cuatro años de cáncer de colon,por lo que no hay nada que contar sobre el.
Mi hermana Alice es diseñadora,sus exclusivos diseños ya han pasado por la pasarela varias veces,esta teniendo éxito,tiene solo veintidós años y la energía suficiente para comerse el mundo.
Mi madre era enfermera,cuando mi padre enfermo dejo su trabajo para volcarse en cuidarlo,y después...no fue capaz de volver a ejercer. Se dedica a cuidar del jardín y estar muy al pendiente de mi hermana y de mi.-
La mirada de Edward estaba perdida en alguna parte de la sala mientras hablaba,parecía sentir añorancia por su familia,en los dos años que yo llevaba en esta casa,nunca habían venido de visita,y el tan solo había ido unas tres o cuatro veces,para fechas importantes. No lograba entender porque era tan solitario.
-Por como hablas de ella,parece una buena madre.-
El volvió a la realidad de repente.
-Lo es.-Afirmo.-Es una gran mujer,esposa y madre.-
-Entonces,tienes suerte.-
Le dije recordando como había sido mi vida al lado de mi madre.
-Pues ya sabes lo esencial,no necesitas saber mas,solo estarán unos días. Después de la boda se marcharan.-
-Como tu prefieras.-Dije sabiendo que no me convenía enfadarlo.
Durante un instante pensé en su mirada perdida,entonces añadí.
-Si en algún momento quieres hablar de algo,yo soy buena escuchando.-
El me observo con detenimiento para luego soltar una macabra carcajada.
-Por favor Bella,no se de que iba a hablarte,no me ocurre nada.-
Yo tenia la certeza de que escondía algo,pero preferí no forzar mi suerte,algún día sabría la causa por la que se había encerrado en si mismo.
Me levante de mi siento dispuesta a irme a la cama.
-¿Ya te retiras?-
-Si,termine de cenar.-
Estaba de pie,con las manos apoyadas en la mesa,entonces,el cubrió mi mano con la suya.
-¿Te importaría quedarte?-
Lo mire sorprendida de su cambio de actitud,no sabia como interpretarlo. El me miro para enseguida retractarse.
-Es solo porque creo que también deberás contarme sobre ti.
¿No querrás que el teatro se nos venga a bajo?-
Dijo fríamente,definitivamente,este hombre era bipolar.


Chicas,vuestros comentarios y saber que os gusta la historia me hace inmesamente feliz.
Como veis nuestro Edward es un cabezota que no da su brazo a torcer.

3 comentarios:

Rina dijo...

Sisisisi Edward es mas que cabezota por dios que hombre mas irritante de veras le daría una buena paliza de tenerlo cerca jajaja me encanto que este ayudando al padre de Bella es una forma de demostrar que en el fondo no es tan déspota e insensible quiero mas de esta historia y de saber que tendré que esperar hasta el martes me quiero matar!!!

isabella dijo...

me encanta tu historia muy buena espero con ansias el proximo capitulo

Laura dijo...

Este Edward es un cabezon ve q la otra pobre le prepara la cena y le dice esas cosas uyyy hasta q dan ganas de matarlo,Bella no se tiene q dejar q la trate asi eso es lo bueno y q sera lo q oculta Edward uumm,me gusto el capitulo y como va todo bye!