Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

sábado, 15 de octubre de 2011

TRACION AL ♥ CAP 26

*Bella*


Al levantarme vi que el otro lado de la cama estaba vacio. Mi pulso se acelero recordando lo ocurrido en la noche. Busque con la mirada en cada rincon de mi cuarto y no habia nadie, el silencio era mi aliado. Camine descalsa hasta el baño queria sentir el frio bajo mis pies solo asi podroiia calmarme.


Demoré mas de 45 minutos en la ducha no queria correr ningun tipo de riesgo. Al salir de alli vi que en el bolsillo de mi pijama aun estaba la botellita con las gotas. La culpabilidad se apodero de mi y lloré con ganas un buen rato. No queria esto para mi. Era hora de terminar con este absurdo matrimonio que a ninguno de los dos nos hacia nada bien. Queria terminar con esta farsa de una ves y para siempre. Lo de anoche habia colmado el vaso. Ya no queria estar con un hombre que se crei mi dueño. Ya no mas.


Me vesti de acuerdo a mis años un jeans gastado antiguo que hacia ver a mis piernas mas largas y formadas, una blusa roja de seda bastante escotada que hacia ver mis pechos firmes y turgentes. Unos tacones de 14 cm Gucci de un rojo furioso y mi cabellos al viento un brillo rojo en los labios y apenas un poco de delineador bajo mis ojos de un color negro intenso y el bolso de cuero rojo era un toro enfuerecido, me rei de mi misma. La imagen del espejo me decia que era nuevamente la Bella deshinibida y sin prejuciios que fui una ves antes de casarme.


Kebi me miro extrañada y luego sonrio.


- Ahora veo porque el señor estaba de buen humor hoy señora, es usted la misma jovencita encantadora y vida que llego a esta casa - dijo sonriente.


Recien ahi cai e la cuenta de lo acabada que estaba mi vida, era una pasa alli dentro poco a poco toda mi alegria y mi juventud sew escapaban de mis manos.


- Lo se Kebi creo que mi vida necesita un cambio rotundo - dije mientras me servia un poco de cafe


Desayune tranquila y con miles de ideas locas en la cabeza la mas dificil y dura de todas era hablar con Jacob, viendo y considerando que no pensaba tener un hijo con él lo mejor sería tener cita con mi ginecologo. Llame y me dieron turno para esta misma mañana.


Al llegar a la clinica el doctor Brandon me atendio gustoso


- Digame que la trae por aqui señora Black


- Pues como decirle doctor - estaba nerviosa queria pedirle que me recomendara alguna inyeccion para no quedar embarazada al menos por ahora, ya que las pastillas me iba a ser imposibles tomarlas frente a Jake.


- Creo que se lo que busca - dijo revolviendo el cajon del escritorio saco una cajita con vitaminas y lo mire extrañada. - Me olvide de darselas a su marido ayer cuando paso a verme, se de la descicion que han tomado y me parece que ser mejor que tome estas vitaminas para fortalecer su cuerpo ante la llegada de un bebe.


Mi mandibula estaba desencajada. Trate de controlar mi ganas locas de gritar y pasar verguenza alli mismo.


- Muchas gracias doctor, esto mismo era lo que queria - acote saliendo de alli lego de darle la mano.


Era indignante esto si que no se lo perdonaria jamas.


Y yo que... estuve a punto de meter la pata de seguro Jacob ya sabria de mi visita al medico.


Como pude sali a toda prisa en mi auto estaba llegando tarde a la oficina pase por una farmacia y compre un inyectable anticonceptivo mas tarde le pediria a Carlisle que me lo pusiera. Cuando me sente de nuevo en mi auto al fin pude respirar tranquila al menos por un mes estaba cubierta de cualquier posible embarazo.


La mañana paso volando estaba deseosa de ver a Edward pero antes de eso tendria que contarle todo lo ocurrido si anoche me salve esta noche no tendria mas remedio y aunque no tenia ningun tipo de problema de volver a drogarlo con las gotas no era la opcion correcta. Esta noche hablaria con Jacob le pediria el divorcio y que se mude de habitacion y recien ahi dormiria tranquila tal ves me echara pero no me imortaba yo tenia la casa de mis padres y mi propia fortuna ademas contaba con el amor de vida. Edward entenderia y estaria feliz de mi decision.


El timbre de mi celular sono tan fuerte que di un pequeño saltito en mi silla. Mire el remitente y me extrañé aun mas. Jacob. Dude en atenderlo aun era muy pronto para saber de él. Para enfrentarlo.


- Hola...


- Hola cariño ¿como estas? - pregunto amorosamente y se me revolvieron las entrañas.


- Bien.. pero que quieres estoy trabajando cariño - suavise la frase estaba siendo demasiado evidente.


- Bella amor necesito que hablemos ahora - sono extraño


- Pero... mejor en casa si...


- No, vente para la empresa te estare esperando cariño- note cierto malestar pero no quise insistir


- Mmm , esta bien...


- Bella estoy deseoso de verte amor mio, el champan me pego mal porque no recuerdo nada


- Pues creo que el bebe viene en camino ya porque no me dejaste ni respirar cariño...-menti descaradamente esta era la nueva faceta de mi vida al menos para con mi marido.


- Woow!! en serio pues tenia muchas ganas amorcito... - guacala!!!


- Cuando termine estoy por ahi entonces nos vemos...


- Bella... te amo


- Tambien yo...


Corte la cominicacion esto me superaba no podia creer lo que me pasaba estaba mas que furiosa con Jake


¿Que rayos pretendia?


¿Cuando carajo se desicio en querer un niño?


Pero lo peor de todo es que me iria sin ver a Edward... aggg. Lo llame y el celular me mandaba al buzon de vos en el primer timbre. Los nervios me carcomian.


Camine hacia la direccion y alli encontre a Esme sentada frrente a su computador al verme me regalo un hermosa sonrisa que solo ella y su hijo tenian.


- Esme disculpame


- Pasa por favor cariño toma asiento... - su mirada me examino detenidamente - Bella luces preciosa querida creo que mas alegre inclusive...


- Gracias... . es que debo retirarme antes... - me sonroje de seguro parecia un tomate maduro


- ¿Algun problema?


- No creo que no, es que Jake me llamo y debo pasar por la empresa


- Esta bien querida ve tranquila...


- Esme ... podrias decirle a Edward que me llame necesito preguntarle algo - mi vos sono rasposa y Esme oculto una sonrisita


- No hay problema ve tranquila yo le dire


Sali de alli y en el camino a la empresa sopese todas las posibilidades posible. Jacob no parecia enojado por ende no sabia nada de nadas pero algo en su vos no me convencia.


Al llegar me tope con la fastidiosa Leah dando vueltas en cualquier lugar menos en su escritorio como deviera estar.


- Buenas tardes Leah, ¿mi marido se encuentra?


-La misma levanto la mirada y al verme sus ojos quedaron como platos esa era la reccion que esperaba.


- Ho.. hola señora el señor Black esta en su oficina pase...


- Gracias - al pasar por su lado vi que me hizo una mueca ella me odiaba y era logico a lo lejos se notaba que era una zorra despechada recien ahio repare en que era bonita y que jake podria interesarse en ella... tal vez... ¡No!. Eso ya no era de mi importancia.


Al entrar vi a los dos hombres de mi vida frente a mi aquel con quien compartia mi cama solo eso mi marido y despues el dueño de mi corazon y de mi alma Edward, uno de espaldas y el otro de costado ninguno reparo en mi precensia y carraspee para que asi se giraran hacia mi.


- Bella...- la vos de mi marido sono fria pero un tanto atragantada.


- Buenas tardes - dude en lo que iba a ser y al ver ese mar de esmeradas el valor volvio a mi y pise firmemente al pasar por su lado besando la mejilla de Jacob quien no se dio cuenta siquiera aun estaba mirandome con los ojos como platos...


- Buenas tardes señora... - Edward arrastro la ultima palabra como si le quemase


- Buenas tardes señor Cullen - extendi mi mano y al besarla senti el corrientazo atravesar mi columna como un rayo que me sacudio hasta el alma. No habia lugar a dudas el era mi hombre.


- Por favor... - dijo Jake a la ves que señalaba las sillas frente a él y nos daba la espalda caminando hacia el gran ventanal que dominaba la estancia.


Edward aprovecho ese momento para acercar su silla a la mia y rozar mi mano infundiendome fuerzas.


Jacob se giro y su mirada estaba congelada, fria seria dura


- Tu diras...- lo enfrenté con vos desidida si habia llegado el momento estaba preparada. Toda la fuerza que habitaba en mi corazon palapitaba para salir y decir la verdad de una ves por todas

2 comentarios:

cullen dijo...

amiga que te hice?
es la segunda vez que me dejas con las ganas de saber,me vas a matar!
no puedo esperar hasta el miercoles para saber,necesito mi dosis de lectura ya!
porfis,a ver si puedes regalarme algo,si?
sabes que te quiero hermosa,muchos besos.

Laura dijo...

Aahh como nos dejas asi rina no puede ser!!
Q les dira Jacob x algo los llamo a los 2 y esa mirada q sera, aunque no puede reclamar nada a ellos xq el hace lo mismo SI ese es el caso xq los llamo...uff a esperar jaja gracias x el capitulo bye!