Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

sábado, 1 de octubre de 2011

TRAICION AL ♥ CAP 23



*Edward*

Suspire un par de veces cuando me percate de que ya era de día o mejor dicho ya era la hora de levantarme. Queria salir a correr pero no habia tiempo. Era tan grande la felicidad que me embargaba el pecho tan profunda tan real. Sonreí al recordar la intensa y maravillosa noche que habia tenido. La mejor de todas las cuales tengo memoria. La única con la mujer que amo.

¡Dios!

Queria miles de noches más a su lado y aun asi despues de morir se que en algun lugar nuestras almas irian a encontrarse ya sea en el cielo o en el mismo infierno. No Bella iria al cielo. Su corazon estaba tan limpio tan puro... en cambio yo lo tenia manchado con tantas mentiras, con tantos casos de corrupcion, tantos fraudes ... mejor ni recordar mi camino a la fama. Era algo de lo que no me sentia orgulloso. Jamás soñé con eso y cuando lo logre me di cuenta que la vida no era nada comparado con lo que me estaba perdiendo por meterme con gente tan farsante e inescrupulosa.


Sacudi mi cabeza buscando alivianar mis pensamientos con cosas positivas. Con recuerdos de la mujer mas hermosa que hay existido sobre la faz de la tierra. Mi mujer. Isabella Swan. Mi Bella. Lo sería por siempre de eso no me quedaba dudas. Ella tenia miedo. Era lógico incluso negar que yo no lo sintiese era una ilucion.


"No se puede tapar el sol con un dedo Edward"


La vos que habitaba en mi conciencia me recordo cual era mi situacion. Para ser sinceros ya me importaba un rábano mi vida si no era al lado de ella. Paciencia. Una palabra que pesaba como miles de elefantes juntos.


Me desprendi de la sabana aun envuelta en mi cuerpo. La atraje hasta mi nariz inspirando su aroma aun impregnado en ella. Fresas. Maravillosa.


Me di una ducha rápida riendo a carcajadas al recordar la llamada de anoche. Era la primera vez que hacia algo como eso. Y me senti muy bien al experimentarlo con ella.
Busque mi traje de Armani negro pero sin corbata me daba un aspecto de casanova. Idiota.


Mientras me preparaba un poco de café tome nota mental en mandar a hacer las compras a la empleada de mama hoy no tendria tiempo para nada y me refrigerador estaba vacio.


Jugaba con mi movil en mis manos.


¿Y si la llamo?


¿Estaria pensando en mi?


El sonido del mismo me asusto y se me cayo al suelo. Lo recogi al instante y al cabo de dos pitidos logre atender mire la pantalla y mi corazon empezo su carrera.


- Hola amor como estas...?- dije mas feliz que nunca


- Hola amor, aqui extrañandote...- repuso mi Bella un tanto extraña


- ¿Estas bien Bella? - me preocupaba el timbre de su vos


- Si... pero estaré mejor en cuanto nos veamos... - sonrei ella me extrañaba igual que yo.


- Princesa estare pensando todo el dia en ti - dije mas consolandome a mi mismo.


- Igual yo Edward... te amo - casi caigo de bruses una cosa es recordar que la mujer a la que amas te lo haya dicho luego de tener un par de orgasmos pero muy difernete es que te lo diga consciente a plena luz del dia.


- Yo tambien amo cariño... nos vemos a la tarde si... - queria cortarme la lengua pero mas no podia aguantar me habia vuelto un maldito marica tenia los ojos llenos de lagrimas


- Se me haran eternas las horas sin tu compañia - no por favor que me estoy muriendo sin ti bebe...


- Creeme que se de lo que me hablas.. te amo - y colgue estaba chillando como una niña limpie mis lagrimas y me dispuse a empezar mi dia lo mejor posible concentrarme en dos contratos nuevos que habian llegado y dejar de pensar en mi amada.


¡JA!


Menudo reto...carraspee y sali a toda prisa en mi Volvo.


El clima en la empresa estaba irrespirable, se notaba la tension entre Leah la secretaria de Black y Heidy al parecer ambas estaban en conflicto por ese idiota.
Paul llego bastante ofuzcado pero al ver mi semblante para nada amistoso se alejo sin mayor interes.


- Disculpa... - Heidy entro detras de Paul


- Si que deseas...? - conteste sin mirarla a los ojos


- Edward estaba pensando que seria bueno trabajar juntos para el nuevo contrato, veras conozco demaciado bien a este tipo de clientes y la verdad es que creo que necesitaras mi ayuda para persuadirlos - levante mi mirada y me encontre con una gata en celo


- Heidy no veo en que puedes ayudarme - respondi duro


- Pues... - sus manos se paseaban alrededor de sus caderas sugerentes - puedo incentivarlos a que firmen ¿no crees? - lamio sus labios humediendolos aun mas


Me dio repugnacia. Era mas zorra y perra de lo que creia.


- Mira... no es la primera vez que trato con gente dificil y no sera la unica, la verdad es que me gusta trabajar solo y creo que estoy capacitado para tratar con todo tipo de lacras - dije usando la mascara que por años llevé en Londres.


- Edward... dime ¿por que? - pregunto enojadisima y su vos demostro el resentimiento que tenia para conmigo


- ¿Por que? - pregunte divertido queria obligarla a rebajarse


- Si porque no me miras como los demas,¡por que no me deseas como todos! - chillo rabiosa


- Ya te lo dije, tengo novia Heidy ahora si me disculpas - susurre volviendo mi rostro hacia mi laptop


- No comprendo que es lo que va mal en ti, sabes creo que eres un maldito gay reprimido que te calientas con los tipos y te gusta que te la metan por el culo - me solto y me quede perplejo esta si no se la dejaria pasar.


- Tal vez tienes razon querida antes de estar contigo prefiero hacerme gay y dejar que me la metan por donde quieran, ya te lo dije no me acuesto con cualquieras.... - mi vos salio cargada de odio y asco ella lo percibio y salio dando un portazo.


Definitivamente esta no entraria en mis mañanas prefridas.


- Sucede algo señor - pregunto Kachiri haciendo que mi manos dejasen mi pelo en paz.


- No es nada, gracias igual...


- Señor.. se que no es de mi incumbencia pero esa mujer es peligrosa he visto como ha salido de aqui y la verdad es no quisiera estar en su pellejo


Mi risa salio sincera.


- Creeme a mi tampoco Kachiri pero ya no se como decirle que no...


- Si me permite señor... es muy poca mujer para usted - comento


- Lo se espero que ella tambien lo haya entendido Kachiri se lo deje bien en claro esta vez - dije y ella sonrio


Me saltee el almuerzo solo para terminar antes y como bien me lo propuse lo logre. Eran mas de las tres decidi que era hora de irme. Suficiente.


Conduje de prisa hasta la Fundación queria verla. Estaba mas que ansioso. Ya nada me separaría de ella al menos por unas tres horas tal vez mas con suerte.

Al llegar no vi su auto y eso me dolio demasiado.


¿Y si se fue?


¿Si se arrepintio?


¡No!


¡¡Deja de inventar estupideses!!


Entre a la Fundación un poco más calmado solo un poco.
Camine por el largo pasillo y me perdi dentro de la oficina. Su aroma me golpeo como una bola en demolicion. La busque con la mirada pero era inutíl ella no estaba. Sus cosas aun estaban sobre su escritorio. Me pregunté ¿donde estaria?. Mi madre. Pulse el boton del intercominicador pero nadie contesto. Maldicion. Trate de concentrarme pero nada ni nadie me podia sacar la duda que habia en mente.


Angela entro y se disculpo al verme alli.


- Edward... lo siento yo.. no te esperabamos hasta dentro de media hora... - contesto afligida


- No es nada Angela.. me podria decir ¿donde esta Bella? es que queria mostrarle algo que encontre que se que le sevira de gran ayuda... - dije tratando de ser lo mas convincente posible...


- Claro, ella no esta aqui - eso ya lo sabia - salio con Mike a conocer a la pareja que adoptara a Renata, si me disculpas - salio y me quede de una pieza.


¿Mike?


¿El rubio baboso que se la comia con la mirada cada vez que Bella pasaba frente a sus narices?


¡No!


¡Maldito Bastardo!


¡Lo matare!


¡Calmate Cullen!


Respira... vamos solo son compañeros de trabajo...


Pero... ¡No! Confia en ella te dijo que te ama y eso es suficiente ¿no?


¿Lo es? - pregunto la vos de mi conciencia y quise sacrala de alli y cortarle la lengua de ser posible. No podia dudar de mi amor. Mi Bella. Era mia. Solo mia.


¡Realmente te lo crees! - otra ves ese estupido zumbido en mi cabesa


Pero era cierto... ¿que haria cuando ella se entregara a su marido?


Habia estado escondiendo esa posibilidad... bufe ante la realidad que se me avecinaba. Si Bella no pensaba cortar pronto con la farsa de su matrimonio todo se iria al carajo.


¡Demonios!


Un par de pasos me sacaron de esa neblina de rabia en la que estaba metido.


Me pegue junto a la puerta tratando de convencerme que nada malo pasaria por escuchar...


- Me alegra tenerte como compañera Bella... - la vos de ese niñito demostro mis inquietudes el muy perro la deseaba como loco


- Si me disculpas tengo que trabajar gracias por todo - dijo mi angel completamente nerviosa


- Bella... espera - solto y no quise saber que era lo que deseaba hacer abri la puerta de golpe vi que tenia su brazo sujetado y mi mirada lo fulmino mis manos se tensaron conviertiendose en sos garras dispuestas a despezarlo en cualquier momento.


- ¿Pasa algo? - pregunté exasperado


- No. Mike ya se iba - Bella temblaba completamente sabia que estaba en falta


- ¡Claro! Hola Edward yo ya me iba, Bella cuando quieras - agrego el rubito y quise partirle el cuello ahi no mas.


¿Cuando quieras?


¿A que rayos se referia ese idiota?


Busque la calma que no tenia y cerre la puerta detras mio con llave para que nadie nos molestara. Una idea se me cruzo por mi retorcida cabeza y me decidi a llevarla a cabo.


Estaba mas que furioso pero no tanto como para descubrir el precioso atuendo que mi amada llevaba excelente. Me dije. Y camine hacia ella. Bella ocultaba su rostro de mis ojos, su rubor resaltaba en sus mejillas al igual que el vaiven de su respiracion estrecortada.


- Asi que... ¿cuando quieras...? - dije tan cerca de su cara que mi aliento choco contra su rostro, su cuerpo se tenso


- Edward.. yo... - mi pequeña...


- Shhh. No digas nada Bella tengo una promesa que cumplir - dije levantandola de la silla y corriendo algunos papeles del escritorio sentandola con toda la delicadeza del mundo alli. Mi fantasia num... mm ya ni me acuerdo iba a cumplirse.


Meti mis rodillas dentro de sus piernas separandolas llevando mis manos hasta sus muslos cremosos suaves y delicados como los petalos de una rosa aww tan exquisita... levanté la preciosa falda haciendo que mis dedos jugaran con su piel debajo de ella. Llegue hasta sus bragas y ¡Dios! estaba empapada. Era tan... irreal...


- Estas tan mojada... tan lista...cariño - trate de poner un poco de compostura o sino la tomaria alli mismo sin vueltas.


Rompi sus braguitas, sinchando de ellas eran blancas, trague saliva al sentir su aroma al arrojarla. Busque sus labios solo unos segundos y me dedique a su preciado coño depilado perfecto su aroma me quemo los labios, era tan suave alli tan delicada que podria pasarme la vida entre sus piernas... sus jugos se hicieron cada vez mas salados supe que estaba cerca...


- ¡Demonios! Aww Edward... - su espalda busco mayor penetracion y yo se la di metiendo mi lengua en lo mas profundo de su dulce y calido coño acariciando su clitoris con delicadeza.


Recorde que poseia un par de manos y las lleve atreves de su blusa, queria romperla pero no podia ella debia salir vestida al menos lo que fuera visible. Busque el contacto con sus tetas y baje su corpiño dejandolo bajo las mismas. Sus pezones me apuntaban directo al corazon y tuve que sacrificarme y viajar a su encuentro. Meti uno a mi boca chupandolo estrujandolo con desesperacion. Bella temblo bajo mi contacto mi niña queria correrse podia leerlo en sus ojos.


- Espera.. bebe aun falta esto - dije atrevido tocandome el bulto que descansaba sobre mi entrepierna.


- Edward... amor - suplico


- ¿Que quieres Bella? - pregunte divertido y con vos ronca


- Te quiero a ti... - contesto pero no me convencio aun me quedaba otra teta y la escale con mi lengua hasta llegar a su pezon


- Ya me tienes amor... ¿que mas quieres? - dije jugando queria que ella supiese lo que me hacia.


La profundidad de ese mar de chocolate hizo que mi polla se endureciera aun mas...


- Quiero que me metas tu enorme polla rápido y duro y me des sin lastima hasta vaciar tu rico semen en mi amor mio... -


¡Por todos los demonios! eran las palabras mas calientes que en mi vida haya oido de una mujer y me encendio por completo

Baje mis pantalones a una velocidad insuperable. No repare en la fuerza que emplee solo quise poseerla hundirme dentro de ella y sentirla.


- Bella... aqui me tienes amor - arremetía sin descanso fuerte y firme como a ella le gustaba Bella se afirmo en mis hombros para no caer y posisiono sus piernas rodeandome las caderas.


¡Me estaba Volviendo Loco!


La transparencia de sus piernas hacian contraste con el azul intenso de su falda tan malditamente estrecha, senti como mi pene se preparaba para vaciarse en ella miles de jadeos salian ahogados intente contenerlos pero inutil la desesperacion era tan grande la locura por hacerla mia demostrarle que me pertenecia en cuerpo y alma.
Apenas dos estocadas mas y el calor nos abrazo a ambos senti como mis testiculos se contraian y bombeaban absolutamente hasta la ultima gota de mi semen en ella. La bese tanto que perdi la cuenta del tiempo que pase dentro de ella.

Cuando mi pequeña intento limpiarse no la deje ese era mi trabajo, con paciencia limpie su sexo dejandolo aparentemente seco.
Su carita estaba por estallar de tan colorada.


- Dejame hacerlo mi amor... ahora dime algo que es eso que queria darte Newton- cmente solo para fastidiarla


La muy cinica se partio de la risa y sin dudarlo meti dos dedos en su coño a lo cual su risa se callo al instante Bella gimio de lo lindo y ahora era yo quien reia.

- Edward... no .. lo se... pero te juro que yo.. - decia sumida en el placer y meti otro dedo mas, estaba tan humeda aun y sin saber porque me deje llevar sacando mis dedos alli los pasee por su cavidad hasta llegar a su precioso culito. Trague saliva al comprender que era lo que mi mente retorcida queria.


- Mmm me encantaria tenerte por aqui princesa - dije masajeando su culito con cariño


Bella se enloquecio aun mas con mis palabras sabia que ella tambien lo deseaba.Era una experiencia tan intima que mejor dejarla para otra ocacion me dije cuando senti unos pasos firmes venirse por el pasillo.


¡Estupendo!


Le baje la falda con tanta rapidez que ella se sorprendio.


- Alguien viene - dije mientras me levantaba los pantalones y Bella arreglaba su escritorio y su blusa mal trecha.


Alcanze a girar la llave y sentarme cuando dos golpes sonaron detras de esta.


- Adelante - dijimos los dos al unisono.


La figura de mi hermano aparecio tras la puerta, estaba tan grande que crei que no pasaria por la misma.


- Buenas tardes chicos - sonrei de lo lindo al mirarme.


- Hola Emm - dije areglando mi bragueta.


- Hola ¿como estas Emmett? -dijo mi niña ruborizada


- Bien gracias aqui pasando a invitarlos a ir a festejar la finalizacion de la obra del nuevo edificio de la Fundacion - dijo animadamente


- ¿Ya? -


- Si asi es acaban de terminar este sabado es la fiesta de inaguracion queda de mas decirte Bella que estas invitada junto a Jacob - dijo el muy chistoso solo para fastidiarme.


- Y tu... ¿Puedes traer a tu chica tambien? - agrego riendo y solo me quede estatico en mi lugar, mi niña enmudecio al instante.


- ¿De que hablas Emm? - repuse molesto por su intromicion inadecuada.


- Mmm mejor despues si, ahora estoy llegando tarde mi osita me necesita - dijo antes de salir


- ¿Bella? - llamo


- Si..


- Se me olvidaba Rose te esta esperando en la sala de conferencias


- Ok - ella alcanzo a salir y el muy inbesil entro nuevamente. Ok. Preparaté Edward para la bomba atomica me dije mentalemente viniendo de Emmett cualquier cosa podia salir de esa bocota.


- Sera mejor ventilar este lugar hermanito asi que Bella y tu... te aplaudo al fin lo lograste - decia mientras abria la ventanas riendo


- Emmett ¿que quieres? - no me gustaban los rodeos ademas esta situacion era bastante incomoda


- Ahaaa... exquisito ¿no? - decia olfatenado el lugar - pero no es propio que nadie mas lo huela verdad - su carcajada exploto en su pecho


- Em...


- Shhh. El olor a sexo se huele desde el pasillo agradece que fui yo quien entre mira si papá...- aww maldito bastardo - deja que te felicite hermanito; La verdad es que nada de ti me sorprende pero esto wooo... mira que meterte con una mujer casada y tener un lujurioso y para nada desagradable encuentro en tu oficina es de lo mas excitante ¿no? Jajaja - su risota le cortaba el aliento -


- Sera mejor que te vallas ¿no crees?


- ¡Oh! si me voy pero .... es necesario borrar las pruebas por si acaso - comento levantando con el pie la pequeña braguita de Bella arojandomela - muy buen gusto... mmm encaje blanco... creo que ire a buscar a Rose, nos vemos...- salio de alli a toda prisa riendo a carcajadas


¡Inconsciente!


Me gritaba como se me habia pasado lo de su braga ¡por dios! no podria decirselo a mi preciosa de lo contrario jamás miraria a Emmett a la cara sin sonrojarse.
Tome el trocito de tela entre mis manos y aspire su aroma aww mi amor era tan dulce.


Bella llegó y me necontro riendo si parar es que la locura de mi hermano se me habia contajiado.


- ¿Que es tan gracioso amor mio? - pregunto contenta si siquiera saber de lo que se trataba era mejor asi me dije.


- Esto - dije levantando la braguita sus mejillas explotaron poniendose moradas. Su mano se posiciono justo alli y al parecer ni ella habia notado que estaba desnuda.


- Edward... - dije y él me abrazo ambos reimos juntos un buen rato


- Me diras ¿que queria decirte Emmett? - pregunto y ahi si no podría decir nada.


- Creo que... no .. es mejor asi no quiero que sufras una convulsion espontanea - repuse besandola con todo el amor que sentia en mi corazón.

1 comentario:

cullen dijo...

woooooooooooo
mira que edward es ardiente y pasional!
cuando se sabra todo sobre jacob?
ya quiero que bella sepa!
me tienes loca con este fic amiga,lo sabes.
besos,te quiero y te adoro.