Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

sábado, 29 de octubre de 2011

Traición al ♥ cap 30

*Edward*





La llegada al aeropuerto fue solo un trámite, pero una vez allí me tope con cientos de personas que al parecer había decidido viajar también.
Empece a rememorar lo ocurrido hasta ahora; desde mi llegada a Seattle mi vida dio un giro de 360°y aunque lo hubiese soñado jamás seria tan bueno como en la realidad.

Existían muchos puntos de los cuales tendríamos que aclarar con Bella pero lo importante en este instante eran estos magníficos días que tendríamos. Alejados de todos. Sin saber el idiota de Black me la entrego en bandeja de plata y habría que ser un estúpido para rechazar semejante oferta.

No la veía desde ayer a pesar de que hablamos durante la tarde no era lo mismo.
La extrañaba demasiado. Bella se había convertido en mi aire, ella era mi todo.
Ansiaba poder estrecharla entre mis brazos, besarla decirle cuanto la amaba y hacerla mía una y mil veces.
Pero...


Millones de dudas salieron a la luz..


¿Y si ella no venia?


¿Si se arrepintió a ultima hora?


¿Si decidió quedarse en su casa con su marido?


¿ Y si...?


- ¡Edward! - su voz rompió una a una mía dudas haciendo añicos absolutamente todo lo que hubiese estado pensando. Mi corazón salto tan fuerte en mi pecho cuando la vi allí a pocos metros corriendo hacia mi.


- Mi amor - dije rodeándola con mis brazos y besándole cada centímetro de su bello rostro para culminar en sus labios. Esos labios que me hacían perder la conciencia.
Los bese con anhelo con pasión su boca era tan dulce tan deliciosa...


- Sera mejor que muevan el culo rápido si no quieren que los pillen algunos chismosos - ¡Oh no! exclame que carajo hacia ella aquí


- ¡Hayyyy! No se ven tiernos... - Otra más... ella también?


Solté a Bella con desgana y me gire a ver a las dos intrusas


- Hola hermanito que tal tu día - sonrió Alice mientras me plantaba un beso en la mejilla


- Hola bien hasta ahora...


- Bueno gracias cuñado por la parte que nos toca pero ya nos agradecerás... luego.. - comento Rose muy segura


- ¿Algo que deba saber? - pregunte a Bella arqueando una ceja divertido al ver su expresión


- No que yo sepa... - su vos sonó apenas perceptible su carita estaba completamente ruborizada.


- Bueno chicos los adoro pero se va el avión - comento Alice empujándonos  hacia las puertas de embarque


- Recuerden usar protección - repuso Rosalie divertida


- Rose - espete


- Digo por el sol... - ella se ría a carcajadas y sin mas nos despedimos


- No te he dicho lo hermosa que te ves con ese vestido... - susurre en su oído cuando ingresamos en el avión Bella se veía de infarto llevaba puesto un maravilloso vestido de satén que se le pagaba a su cuerpo como una segunda piel color turquesa el cabello suelto y unos tacos que me enloquecían


- Y tu no estas nada mal... - Bella me recorrió con la mirada y por dios se que es estúpido pero me sentí como un pedazo de carne bajo sus ojos lujuriosos


Llevamos mas de dos horas de viaje y al parecer los únicos despiertos eramos nosotros nuestros labios no tuvieron descanso ella sonreía cuando yo jugaba con su oreja y la sentía estremecer cuando mi lengua rodeaba la misma.


- ¿Tienes frío? - le pregunte con una idea mas que perversa


- No amor


- Pues a mi me parece que si - repuse y ella solo me miro extrañada - Señorita por favor podría traernos una manta mi mujer tiene frío - comente a la azafata que casi me lo hizo con esa mirada de zorra


- Enseguida señor cualquier cosa que necesite pidamela - exclamo y desvié mi vista de ella haciéndole saber que no quería nada con ella ni con nadie que no sea Bella.


- Edward no quiero taparme - dijo una ofuscada Bella mirando con odio a la chica


- ¡Oh! si lo quieres - refute y ella gruño


La manta llego y nos tapamos mientras yo me acurrucaba muy cerquita de Bella


- Si tu tienes frío no hubieses buscado la excusa de era yo... - dijo molesta pero se callo al instante cuando sintió mi mano subir por su muslo


- Shhh se que tienes frío - susurre besándole el cuello muy lentamente ella tembló bajo mis besos ¡dios! estaba seguro que la manta se convertiría en una carpa, mi erección había crecido considerablemente apretando mis pantalones.


Deje que mi mano excursionara en su piel mientras mi boca lamia desesperadamente la suya.


- Edward... - musito cuando sintió mis dedos muy cerca de su braguita


- Te amo..


- Yo... - moví la el encaje metiendo dos dedos dentro de sus pliegues - también te amo...


Empece a trazar círculos en su clítoris  haciéndola gemir ante el placer ella se retorcía estaba totalmente ruborizada. Trate de aplacar sus ruidos besándolo continuamente.
Mis dedos entraban y salían jugando con ella la oía gruñir cuando los alejaba demasiado tiempo.

- Este es el beneficio de viajar en primera clase mi amor - dije metiendo un dedo mas en su interior y ella se contrajo.

Su mirada perversa me causo escalofríos luego sentí su manita viajar hasta mi pene y situarse sobre la ropa, ella la frotaba incansablemente haciéndome ver luces de colores


- Bella... - dije cuando bajo la cremallera de mi pantalón de vestir y saco hábilmente mi polla de dentro de mi bóxer - Amor ... no... - ella movía incansablemente su mano envolviéndome completamente


Seguí con mi tortura y ella con la mía. Ambos estábamos mas que transpirados pero no podíamos destaparnos, nos besamos mas apasionadamente y sentí como su vagina se contraía ya casi... su otra mano soltó mi cabello y pellizco mis testículos ¡carajo! vi las estrellas en ese momento iba a venirme cuando ella exploto en mis dedos y ahí si solté todo mi semen en su mano. Seguimos jadeando unos cuantos minutos mas y luego apenas nos separamos para acomodarnos la ropa y sacar la manta mojada .


- Es sin dudas el mejor viaje de mi vida


- El de la mía también amor mio - susurro dejando un casto beso en mis labios.


Nos dormimos el resto del viaje abrazados.


Al llegar a Río un calor sofocante nos golpeo, era un clima hermoso pero ambos estábamos acostumbrados al clima templado de Seattle por asi decirlo.


Subimos a un taxi y fuimos en busca de nuestro hotel


- ¿Has estado alguna  vez aquí? - pregunto Bella embelezada con la vista


- Pues a decir verdad  aquí no, pero si en São Paulo hace unos cinco años  también es precioso lleno de playas y asombrosas garotas y deliciosos caipiriñas - bromee y recibí un fuerte golpe en la costilla - Auchh!!


- Muy Gracioso  Cullen - dijo mi amorcito algo enfuruñada.


En el hotel como bien su querido marido lo había dispuesto ambos estábamos registrados aunque mi habitación estaba en otro piso diferente.


¡Maldito Bastardo!


- Calma Edward sabes que solo tenemos que aparentar frente a ellos - dijo señalando a los empleados administrativos - detrás de las puertas nadie nunca lo sabrá - sonrió y quise besarla allí mismo pero no podía.


Mi cuarto era espacioso muy agradable poseía un baño enorme con una bañera de hidromasaje incluida - Nada mal - comente sacandome la camisa y los pantalones no soportaba el calor - pero falta Bella - suspire
La ducha estaba exquisita el agua lavo mi cuerpo haciéndome revivir.
Mientras buscaba que ponerme la puerta fue llamada solo sonreí  había una sola persona capaz de venir y esa mi hermosa mujer.


- Adelante - dije detrás de la puerta y entro mi ángel enfundada en una minúscula pollerita y una blusa que mostraba hasta su ombligo. Trague en seco esta mujer me iba a matar.


- ¿Aun no estas listo? -pregunto mirando fijamenmte la toalla alrededor de mi caderas mientras se mordía el labio inferior y sentí a mi amigo renacer como el ave fénix.


- Yo... no me demoro - dije algo confundido al ver su cuerpo.


- Mm creo que podre ayudarte... - musito con sus labios pegados en mi espalda. La sentí respirar agitadamente detras mio mientras me rodeaba las caderas con sus manos y quitaba la minuscula tolla dejandome desnudo frente a sus ojos.


- ¿Te gusta lo que ves? - pregunte girándome y haciéndole una pose sexi contra la pared


Ella  sonrió y asintió con su cabeza.


- Sera mejor que te ayude cariño estas un tanto acalorada - dije al ver el precioso colo rojo de sus mejillas
Acorte la distancia que nos separaba y meti mis manos bajos su pollera alzandola en el aire apoyando su espalda contra la pared.


En un rápido impulso rompi su tanga y sin mas la penetre de una sola estocada.


- Era esto lo que tanto querias - dije mientras arremetía en ella una y otra ves con fuerza


- ¡Oh Edward! Si... si mas... quiero mas... - gritaba en mi oído con vos ronca. Afirme mis puernas y me fundi en ella con deseperacion atacando sus tetas con mis labios por encima del sostén


- Vampos cariño se que puedes hacerlo mejor...! - ¿Que? ¿Me estaba retando? - ¡Oh!... - su pedido fue concedido y la levante enfurecido contra la pared.


Mis caderas chocaban contra las de Bella y el sonido de nuestros sexos al golpearse era excitante.


- Si bebe asi... asi... Edward.. Edward!!


- Si amor mio...


- Por favor... Por favor!! - suplicaba


- Si bebe vente conmigo asi... así... - explote en ella y ella cerro sus paredes en ese momento apretandome completamente recibiendo todo mi calor en su interior. Jadeamos por bastante tiempo. No quería soltarla ella era mi amor y cada ves era mejor que la anterior.


- Podrias.. bajarme creo mi trasero esta un poco frío y algo adolorido... - dijo ella al cabo de un tiempo mirándome sonriente


- Tus deseos son ordenes - bese su cuello y suavemente la deposite en el suelo confirmando que ella pudiese sostenerse por si sola.


- Gracias...


- Cuando quieras - le guiñe un ojo y me encamine hacia mi cuarto a vestirme


- Amor estaba pensando en que deberías llevar tu ropa a mi cuarto no soporto estar lejos tuyo- decia mi angel mientras me seguía


- Es lo que mas deseo


- Pues ire llevando tus cosas te espero en mi cuarto - contesto mientras tomaba mi maleta y la arrastraba por el pasillo


- Bella mi vida yo puedo llevarla


- Mejor lo hago yo asi me asegurare que no te me escapes - dijo riendo feliz


- Como si pudiera, en cinco estoy  ahí.


Senti la puerta cerrarse y me vestí con un pantalón de negro fresco y una camisa celeste cómoda pero formal. Hoy no iríamos a ningún lado solo disfrutaríamos algo de la tarde y luego toda la noche mañana empezaríamos con la faena de las cuentas pero si los cálculos no me fallaban  podría resolverlas en menos de una semana. Black dramatizaba en todo y yo solo estaba agredecido por darme este hermoso regalo.


Sali en busca de mi princesa y la lleve a almorzar efectivamente el coche de Bella estaba en la puerta al salir y ella me lo sedio sin problemas. Maneje por las calles atestadas de gente de Río guiándome por el GPS este lugar era un hervidero de gente.. Era un paisaje fabuloso muy diferente al de Seattle  podría vivir todo mi vida aquí disfrutando del calor aroma a frutas, y el sabor salado que flotaba en el aire a cuasa del océano. La mezcla perfecta junto a la diosa que estaba a mi aldo disfrutando del aire templado que soplaba.


Llegamos a un Restaurant llamado Esperança Doce (Dulce Esperanza).


Ambos estábamos hambrientos pero con este tipo de clima las pastas no combinaban muy bien. Nos reímos al ver el menú era de una variedad impresionante pero nos decidimos por provar la famosa feijoada y para beber un buen vino tinto.

Comimos besándonos haciéndonos arrumacos constantemente despues de la segunda botella de vino Bella se puso muy cariñosa y se atrevió a tocar mi entrepierna por debajo del mantel disimuladamente. Me estremecí al sentirla su mano se frotaba maravillosamente bien despertando el fuego que habitaba en mi.


- Bella ...- susurre mientras ella miraba distraidamente el grupo musical tocar y su mano no me daba respiro


- Si.. me hablaste? - pregunto haciéndose la inocente


- Si no paras ahora juro que me vengare de ti y sabes que puedo hacerlo lento y doloroso...


- Me gustaría comprobarlo Cullen - dijo cuando me llevaba la copa de vino a los labios y sin mas me bajo el cierre y metió su mano caliente bajo mis bóxer y apretó mi erección haciéndome saltar en la silla.


Ella rio de mi reacción pero continuo con su trabajo y agradecí al cielo que estábamos alejados de todos.


Recorde que tenia un par de manos y escondí una bajo la tela del mantel escalando por sus suaves muslos al sentir su piel mi mente se excito al saber que llevaba la misma faldita que en mi cuarto.


Su mirada paso de divertida a descontrolada pude ver como me suplicaba que parara pero no le hice caso.


- Edward... te vas a arrepentir de esto.. - acoto cuando su boca beso la mía


- No lo creo - conteste devorando sus labios carnosos y dulces mientras sumergí mi mano en busca de la tela de su braga para correrla pero sorpresa era la mía cuando note que ella no llevaba bragas.


¡Dios!


Su sexo estaba empapado y listo para mi.


- Tendré que castigarte por salir desnuda a la calle bebe ... - musite excitadisimo buscando que su mano aligerara mas su movimiento. Bella aumento el ritmo de su mano y yo el de mis dedos estaban listo ya casi... y..


- Creo que es tarde... - contesto parándose en el acto despegándose de mi contacto y dejándome huérfano de sus caricias de su mano de sus labios y de su coño empapado.


- Esta sera una larga noche Swan


- Lo creo Cullen ... en verdad lo creo - me sonrío coqueta mientras yo pagaba la cuenta y saliamos juntos del Restaurant.


Este era sin dudas el mejor viaje de mi vida.


2 comentarios:

Laura dijo...

rina q capitulo mas hot esos 2 son puro fuego jaja y mas la parte en el avion muy ingeniosos,q bueno q esten disfrutando esas vacaciones se lo merecen y q bueno q se fuera ala habitacion de Bella no pueden estar separados para nada,bye hasta el proximo!

cullen dijo...

jajaja
ya sabia yo lo que edward se tria entre manos cuando a pedido la manta,es un picaro.
y bella no se queda a atras,tocando su miembro en el restaurant por debajo del mantel.
parecen conejos en celo!jaja
me encanto el capitulo hermana,los dos se merecen esos dias a solas.
quien tuviera un hombre asi.
¿no creen?
me encanta la pasion descontrolada que tienen.
ya quiero el siguiente!
te quiero mucho rina,mil besos y abrazos.