Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

jueves, 10 de noviembre de 2011

Su Venganza Cap 1

Chicas se que estoy desaparecida pero estoy pasando por una situación muy desagradable espero y me entiendan. le dejo este fic que ya lo tenia armado fue el primero espero lo disfruten.



Bella Swan pulso el timbre con extremada lentitud si se tiene en cuenta sus nervios no le permitieron jamas hacer las cosas pausadamente.
Abrió la doncella y Bella traspasó el umbral, entro en el gabinete, dejo la cartera de los libros sobre la mesa de centro, el gorrita de lana en la butaca; quitó la gabardina, la hizo una pelota y la lanzó con irritación en las manos extendidas de la doncella.

- ¿ Café, señorita Bella?

- ¡Veneno!
- ¡Bella!

La joven se dio vuelta en redondo.

-¡Ah! ¿Estas ahí mamita?- inclinándose para besar a la dama y luego hundiéndose en el diván frente a su madre

- ¡Veneno, si, señor...! prefiero veneno que café - miro a la doncella con los ojos semi oblicuos y se hecho a reír con nerviosismo - Trae lo que quieras, Angella. Estoy ... - paso una mano por la frente y concluyó al fin con voz estridente - deshecha, atormentada, desolada, entristecida...

- ¡Jesús, hijita!

- ¡Ah...! ¿Sigue lloviendo, Angiie?-

- Sí, señorita Bella.-

- Bueno, pues tráeme café y después abre mi cama. Tengo fiebre.
La dama, que hasta el momento tomó en broma las exclamaciones de su original unigénita, se puso de pie rápidamente y corrió hacia ella.
- ¿Qué pasa querida? ¿Estás en realidad enferma? Diré a tu padre que llame al médico.
-¡Oh, no es para tanto! ¿Sabes? mi enfermedad esta aquí aquí... ¡oh pobres mujeres!

- ¡Bella!

- ¿Sabés cuantos años tengo mamá?

- Desde luego, querida mía; has cumplido diesisiete la semana pasada. Recuerdo muy bien la fiesta que ofrecimos con tal motivo.

- ¡ Diecisiete años! soy una mujer, ¿eh? Pues ... ¿Sabés mamá? Jacob Black dice que soy .... una niña malcriada.

Renée Swan, esposa de Charlie Swan y madre de aquella original muchacha que estudiaba el último curso de Bachillerato y ya aseguraba hallarse enferma del corazón, se sentó con calma en el borde del diván donde su hija descansaba negligentemente. Hizo una seña a la doncella y la muy pizpireta se alejó a buscar el café.

- Bella- observó la dama cuando la puerta se hubo cerrado tras Angela-, creo que Jacob tiene algo de razón.

El cuerpo de Bella se alzó súbitamente. Lanzó una mirada rencorosa hacia su madre y después suspiro ruidosamente y se sentó con las manos apretando las sienes.

- ¿De modo que Jacob tiene razón? gracias, señora Swan. Si mi madre admite de buen grado lo que dice un mamarracho, ¿que pueden aducir mis compañeros de estudios ante las fanfarroneadas de ese energúmeno?

- ¡ Oh Bella, no me agrada nada tu lenguaje!

- Si, ya lo sé. Soy lo que se llama vulgarmente una estúpida muchacha consentida que porque su padre tenga una fábrica de automóviles y su madre pertenezca a los muy ilustres Widmarck, debe, o ella al menos tiene que pensarlo así, tener a sus pies al mundo entero. Pues no, ¿te enteras señora Swan? no es cierto. No soy vulgar, ni estúpida, ni consentida. soy una muchacha moderna a la que le gusta un hombre.

- ¡Bella!

- Me gusta Jacob Black, ¿ comprendes mamá? y él se burla de mí.

La señora Swan, que estaba acostumbrada a las extra vagancias de su hija, no se extraño en absoluto.

- Lo comprendo, Bella- sonrió filosófica- pero querida, ¿ la semana pasada no era Tyler Rocker tu hombre de la actualidad?

Bella, muy satisfecha por el giro que tomaba la conversación, y más satisfecha aún al ver cómo su madre la escuchaba atentamente, tomando en serio sus " asuntos", tirándose del diván y, como una persona importante, dio algunas vueltas por la estancia con las manos tras la espalda, la cabeza un poco ladeada y haciendo una mueca con su boca rosada y húmeda.
De haberla visto en aquel instante su padre, hubiera comentado humorística mente: " tenemos una hija muy interesante Renée. Casi, casi parece un personaje de una telenovela.
Pero como Charlie Swan no se hallaba presente en aquel momento, Renée Sawn limitándose a encoger los hombres y escuchar las "tonterías" que seguramente bullían en la cabeza de su unigénita.
En efecto, Bella empezó a decir la tontería mayor de su vida. Pero la dama no dio paso a las sonrisas irónicas como en otras muchas ocasiones. Sino, más bien, miró fijamente a su hija y un leve estremecimiento recorrió su bello cuerpo.

- Púes sí, mamá- decía Bella con la mayor tranquilidad del mundo-, esta tarde he paseado con Jake, hemos bailado después de salir del instituto y luego... bueno, tú ya sabes, dimos una vuelta por nuestro club

¿Y sabes? le he dicho a Jacob que lo quería...

- Te lo habrá preguntado él, claro.

La boca de Bella se convirtió en una mueca indescifrable. Movió la cabeza de un lado a otro y vino a sentarse junto a su madre. Puso la mejor cara de poker, al menos ella lo creyó así, y después dijo:
- Por supuesto que no. Tú no sabes, mamá, cómo son los hombres de hoy...
- Sé cómo eran los hombre de ayer, Bella. ¿ Acaso han cambiado?

- ¡ Claro que sí, mujer....

- ¡ Bella!

- ¡ Perdona, mamá. Púes como te iba diciendo, cambiaron mucho. Ahora somos nosotras las que nos declaramos. De otro modo, la mayor parte e las mujeres quedan solteras. ¿ Y sabes , mamá? no me seduce de modo alguno quedar para vestir santos.

- ¡Oh Bella! Creo que hicimos mal consintiendo que te quedaras a estudiar en el Instituto. Lo lamento, Bella. Tu padre tenía razón cuando se empeñaba en enviarte a un colegio inglés.
Bella agitó la mano al estilo Marilyn Monroe y se hecho a reír.

- ¡Una americana en un colegio inglés! no, mamá, Los Ingleses me crispan los nervios. Pero no hablábamos de eso, querida. Supongo que ahora, despúes de diecisiete años, no vas a pensar en lo que pudistés haber hecho. Estoy referíendome a Jake... Le he declarado mi amor, ¿ y sabes que dijo?
- Bella, no me digas lo que dijo Jacob Black, porque lo imagino- aspiró hondo, clavó los ojos en el rostro de su hija y añadió con rara entonación-: Bella, no me gusta que andes con Jacob, que adoptes esos aires de artista barata ni pienses que tomo en serio tus tonterías ultra modernas. Se ha terminado Isabella - prosiguió seria- De ahora en adelante seré más severa contigo, ¿me comprendes? detesto tus modernismos y me vas a permitir que lo diga así cuando me parezca. Cuéntame todo lo relacionado con Jacob Black; me interesa mucho.

- No tengo nada interesante que contar. hace muchos años que me gusta Jake.

- ¿Años? Me parece, mi querida hija, que eres una chica demasiado precoz.

- Bueno, quizá no hace muchos años; pero siete sí.

-¿Te enamoraste de él a los diez?
- Púes sí- río convencida-, quizá me haya enamorado de Jake a los diez años. Es interesante, ¿ verdad?
- Hija, desde hoy se acabaron los estudios
¡Oh que risa atacó a Bella! miró a su madre con los ojos llorosos de tanto reir, lanzo un suspiro a lo artista se tiró sobre sus rodillas y se colgó del cuello materno.

- ¿De verás cariño? mi amadisima mamá Renée, sabes muy bien que es de todo punto imposible a estas alturas. En primer lugar, no tienes deseo alguno de tenerme en casa constantemente, pues acabaría con tu paciencia. En segundo lugar, el teléfono no te dejaría tranquila en todo el día, puesto que mis amigos no se resignarían a perderme, y en tercero y último lugar, papá desea que termine de una vez el Bachillerato para que ocupe un lugar en su despacho.

- Todo eso lo soportaré- dijo la dama no muy convencida.

Bella se dejó caer en el borde del de una silla, tomó el café que minutos antes había traído Angela y, luego sonrió mirando a su madre.

-Estábamos en el café. Salimos después con otras parejas. Jake y yo nos adelantamos. Me colgué de su brazo y le dije sencillamente que estaba enamorada de él.
- ¿Has perdido el juicio hija?
- Creo que no. Jacob se hecho a reír y llamó a los otros chicos.

- ¿ Qué les ha dicho?

- Púes lo que yo acababa de decirle.

- ¡Bella!

La joven se puso de pie y paseo por la estancia de un lado a otro.

- No tiene ninguna importancia, mamá, Jacob me ha dado calabazas - estiró las manos, río sutilmente y luego se encaminó a la puerta del gabinete -. Estoy rendida. Voy a dormir un rato, mamá. Llámame a las siete, quede en ir al cine con Mike Newton.

2 comentarios:

Laura dijo...

Hola rina espero q estes bien y ojala se arregle todo tus contratiempos tienes q estar tranquila y el 1er capitulo se ve muy interesante esperemos el proximo te cuidas mucho saludos y tranquila!

ღ ✰ Aqua Marie Cullen ✰ ღ dijo...

ooohh tenemos aqui a una Bella muy directa ajjajaa me gusta veremos como sigue la Historia linda...

Mordiditas...