Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

lunes, 14 de noviembre de 2011

Su Venganza cap 4

El viaje duró tres años, pues aún cuando su padre veníia de vez en cuando a la ciudad para inspeccionar la buena marcha de sus negocios, ella esperaba junto a su madre en Nueva York.

- ¿ Sabéis quién ha llegado esta noche?- gritó Jacob Back apareciendo en la sala del club.
Muchos ojos se alzaron para ,mirar al escandaloso.
Este sonrió triunfante, enseñando unos dientes tan blancos como esos que en las revistas anuncian una pasta dental, se sentó en medio del grupo que formaban los estudiantes.

- Ha llegado Isabella Swan.

Todos abrieron la boca estúpidamente. Era un buen nutrido grupo de chicas y muchachos que estudiaban en la Universidad distintas carreras. Habían sido compañeros de Bella cuando ella estudiaba el Bachillerato y la apreciaban, no solo por ser bonita, sino por la simpatía que irradiaba la joven millonaria.

- Ahora admitirás de buen grado su declaración - rió irónico Mike Newton - ¿No es cierto Jacob?

Este encogió los hombros. Era tan fanfarrón que se cría el dios del Olimpo inaccesible, extraordinario, y admitía de buen de grado que Bella lo amara eternamente, aunque el no tenía un centavo y la joven poseía muchos millones de dólares. Hizo luego un ademán intenso con la mano y despúes se echo a reír.

- Probablemente te equivocas, Mike. Me gusta Bella, pero no es totalmente mi ideal de mujer.

- ¿De veras? ¿has leído su cuenta corriente?

- Y a mi.., ¿eso qué?

- Ya, ya. Hablaremos de ello más tarde. ¿Juegas una partida? Bella nos visitará mañana, estoy seguro.

Jacob, que era moreno bien parecido, tenia un cuerpo despampanante y super musculoso, se sentó al lado de sus amigos y clavó los ojos negros en una de las chicas que no había dicho nada.

- ¿No te ha llamado Bella por telefoneo, Alice?; siempre fuistes entrañables amigas.

- No me ha llamado,Jacob. Seguramente vendrá aquí antes que nos retiremos - dijo con sencillez - Bella sabe muy bien donde puede encontrar a sus amigos.

- En tres años pudo habérselo olvidado.

- A Bella no se le olvida nada - afirmó Alice un poco molesta con otra de las chicas llamada Laurent que estaba en el sofá contiguo.

Jacob se puso un poco nervioso, se enfrasco en el juego, inconscientemente espero que apareciera Bella, pero no fue así.

Ya en el hogar, rodeado de su padre y su tía Sue, comentó de nuevo la llegada de los Swan. Papá Black, un poco nervioso, indicó con voz gangosa, persuasiva:

- Me agrada la hija de Charlie Swan, Jake. Es una linda chica y tiene un capital inmenso.

- Billy - observó su hermana, que era más rencorosa que el caballero y no podía olvidar fácilmente que Charlie Swan la dejó plantada por casarse con Reneé Widmark-  no irás a aconsejar a tu hijo que seduzca a Isabella, ¿verdad?

- ¿Por qué no, Sue? te advierto que la muchacha es muy linda y mucho mas lindo es su capital.

- Detesto tus puntos de vista, Billy. Nunca veré con buenos ojos una boda con Isabella Swan y nuestro Jacob

Este, que hasta entonces había permanecido callado, se hecho a reír y comentó:

- No os enojéis. Soy un hombre que no ha terminado la carrera, que no sabe si podrá terminarla, puesto que papá carece de recursos. Una boda con Bella me libra de continuar estudiando y me pone al cubierto de la miseria.

- Has hablado muy bien, hijo. Después de todo, las viejas historias no deben repetirse, son ridículas.

- Pero tu has amado mucho a la madre de Bella - Billy rió descarado.

- Bueno, eso era entonces. En seguida me casé y deje de amarla. En cambio, tu tía no se casó y no olvido nunca la traición. No obstante, yo juzgo las cosas de otra manera. Si Charlie Swan amaba más a la joven aristocrática era justo que la desposara.

- Me había dado la palabra de casamiento, Billy. - Saltó la dama enojadisíma.

- Sí, sí; lo sé perfectamente, querida mía. Ojalá pudiera haberse casado con la hija del presidente de la nación. Estoy seguro de que a estas horas no estaría destrozado física y moralmente. ¿Puedes decirme Sue de donde voy a sacar el dinero para pagar la hipoteca de esta casa? Estoy ahogado. Ya no tengo crédito, ni nada que hipotecar... La solución la tiene Jacob.

- Hace tres años tuve esa solución en mi poder - dijo el joven con suficiencia -. La rechacé por idiota. Hice mofa de ello. No obstante, creo que aún es tiempo. Bella es una chica un poco tonta y creerá en mi amor.

- Procura hacerlo bien, hijo - aconsejó el caballero sin una pizca de humor- Si hace años, muchos años Reneé y Charlie nos despreciaron para casarse, justo es que la hija pague los platos rotos...

- Ella no tiene la culpa de nada.

- De acuerdo querida tía. Tampoco pienso dársela... Unicamente la busco como recurso y la encontraré. Bella es bonita y joven, no me será difícil amarla.

La dama se echó a reír nerviosamente. Era evidente que no compartía las ideas de sus parientes. Movió la cabeza de un lado a otro y comentó:

- Detesto esas cosas, Jacob. También te detesto a ti, Billy, cuando los oigo hablar con esa indiferencia de una cosa tan sagrada como es el matrimonio.

- Mi querida hermana - sonrió el el señor Black con indiferencia -, tienes cuarenta años y aún estás soñando con el amor. Eso queda para los jóvenes. Ahora se vive más de hechos que de sueños. Ve pensando en ello.

Sue recogió el borde de la bata y se alejó en dirección a su alcoba. Por supuesto, sentía en su pecho un gran rencor hacia los padres de Isabella; jamás podría olvidar aquel desprecio que todos presenciaron. Pero era humana, noble en el fondo y no estaba de acuerdo con su hermano ni con el cínico de su sobrino.

Jacob se echó a reír burlona mente, señalando la puerta que se cerraba tras su tía, y alcanzó el cigarrillo que le alargaba su padre.

- Tía Sue sigue siendo un niña, papá. ¿Te has fijado? Continúa tan enamorada de Charlie Swan como el primer día. No concibo esa clase de amores - rió contemplando la estela de humo que dejaba el cigarrillo y ascendía hasta el techo -. Me gusta Bella, estoy seguro de que en estos tres años la formaron por completo - miro a su padre y acentuó su sonrisa -. La pretenderé en serio, papá. Me gusta la vida cómoda y será dificil que pueda prescindir de ella.

- De acuerdo, muchacho. No permitas que otro se lleve lo que te conviene a ti.


Cuando llegó a la Universidad al día siguiente, Mike Newton y Tyler Roke se hallaban en el patio conversando muy entusiasmados.
Jacob no ignoraba que ambos amigos experimentaban cierto sentimiento hacia Bella. Mike tenía un gran capital, pues su padre tenía dos fábricas de conservas y adoraba asu único hijo. Tyler era el tercer hijo de una familia aristocrática que vivian de rentas considerable. Así pués, ambos tenían más probabilidades de éxito que él; no obstante, Jacob estaba seguro de lograr reconquistar el amor que Bella le profesó hacia un tiempo.

- Hola amigos, ¿ no hay clases hoy? - preguntó interrumpiendo.

- Hola, Jake. Estabámos hablando. ¿Sabes que Jessica Stanleyda hoy una fiesta en su casa con motivo de su cumpleaños?

- Lo ignoraba.

- Pués etstás en la lista de invitados - rió Mike - Toma, Jessica nos encargo que fuéramos entragando la tarjeta a todos sus compañeros. Por eso estabamos aquí. Tu eres el último. ¿ Entramos ahora? el profesor de Fisica nos destrozará la calificación de este mes, pero no importa. La fiesta de Jessica vale un cero.

- ¿ Y a qué hora es? - preguntó Jacob siguiendo a sus dos amigo por los largos pasillos silenciosos.

- A las seis. Irá Bella, ¿ sabés? al menos Jessica le envi{o la invitaci{on.

- ¿ Vosotros no la habeís visto?

- ¿ A Bella? No. Nadie la ha visto aún. Se sabe que llegó cansada del viaje.

- O que se hace rogar - adujo Tyler

- Bella siempre fue la sencillez personificada. Sus motivos tendría para no venir. O bien pudiera ser que en estos tre años aprendiera a ser menos... ingenua.

- ¿ Lo dices por mi?-

- No, Jake. De haber dicho por alguien, sería en general por todos aquellos que la aman. Tyler la quiere, yo la quiero y tu... la necesitas.

- Mike, no te permito...

- Sí, sí; ya sé todo lo que se dice en estos casos; es igual jacob. Repito Tyler la ama, yo también y tu la necesitas. Pero a nosotros Bella no nos declaro su amor. A ti sí... Y tienes todo de tu parte por este simple motivo. Si Bella te amaba hace tres años, es de suponer que continuará amándote. No obstante, yo haré lo posible por quitértela y Tyler me imitará.

- De todos modos me la llevaré yo - dijo Jake con aquella odiosa suficiencia.

- ¡ Qué lástima que todos pensemos igual!

Llegabamos a la clase.

- Esperad un momento. Se me olvido algo.

- ¿ A dónde vas Jake?

- Enseguida vuelvo con ustedes. No entreís a clase.

Echó a correr pasillo abajo en dirección a la calle.
Atravesó la calzada, compró un ramo de rosas blancas en el puesto de flores, escribió presipitadamente en una tarjeta y se la entregó a un muchacho que pasaba por allí.

- ¿ Quieres ganarte unos dólares, jovencito?

- Bueno - contesto

- Toma. Lleva esto a esta dirección.

Una vez el jovencito se alejó silvando calle abajo, Jacob sonrió triunfante, giró sobre sus zapatos y volvió a correr por los pasillos de la Universidad.

- Entremos - djio

Y fue el primero en traspasar el umbral.

**** ¿Díganme que opinen de Jacob? ****

1 comentario:

ღ ✰ Aqua Marie Cullen ✰ ღ dijo...

OOHHHHH JAKE ES UN GRANDISIMO TONTO!! ESPEREMOS QUE ALGUIEN PUEDA PONERLO EN SU LUGAR...