Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

martes, 15 de noviembre de 2011

Traición al ♥ cap 31

*Bella*
Su aliento tibio rozaba mi columna, sus suaves besos dejaban una estela de humedad en mi piel los cuales iban en descenso hacia mi trasero. Podía sentir como sus ojos se me clavaban en la zona baja de mi cintura maravillado ante la redondez de mi cola. Su lengua seguía bajando y me estremecí al saberlo tan duro y preparado, al sentirlo cada vez mas cerca de mi entrada, esa que yo sabia que aun estaba vetada y que solo a él se la entregaría; no me daba pudor hacerlo nos amábamos y sabia perfectamente que era una de las experiencias mas eróticas e importantes en la pareja.
Alice había sido quien me había hablado hace mucho tiempo de esto ella lo hacia con Jasper y decía  que era como tocar el cielo con las manos así que...  ¿Por que no intentar? 


Sabia que  Edward añoraba explorarme allí, me lo había dicho y particularmente me sentí preparada físicamente para entregarle mi colita...

- Se que estas despierta - murmuro abandonando su tarea allí abajo para morder mi oreja y hundir su lengua en ella.

- Uhmmm... - gemí al sentir la humedad en ella.

- Eres hermosa... - susurro levantándome por las caderas mientras su imponente erección se abría paso en mis manantiales.

¡Estaba putamente mojada y no se cuando mierda eso sucedió!


De una sola y precisa estocada desconcertándome me penetró sin contemplación.


- ¡Aggg!... ¡Mierda! Edward... - mi vos salio con un deje lastimero estaba excitadisima


- Si bebe, suplica porque no te dejare ni respirar - musito entrando y saliendo de cavidad como un poseso arrastrándome con él en su frenesí


Podía sentir el sudor recorriendo mi espalda haciéndome pegar mas aun a él... sus manos no me daban tregua acariciaban mis pezones y azotaban mi trasero duramente podría jurar que las marcas quedarían pero era una sensación exquisita y tan erótica que me deje hacer.


- ¡¡Edward... !! - chille cuando sentí su punta inflamada estaba reconociendo mi otro orificio


- Cuando quieras bebe, te haré ver las estrellas por aquí - decía masajeando el lugar con su enorme polla mojada  - se que lo deseas... - y con eso se quito de allí y entro con mas fuerza en mi vagina.
Quise reclamarle yo quería todo ahora saberlo detrás de mi me ponía cachonda y putamente  feliz.
Tal vez años de sexo duro vetado en el cual me conforme con las migajas de Jacob me hacían parecer una perra alzada pero ya nada frenaría mi lujuria...


Sus penetraciones eran cada vez mas constantes y firmes seguían el ritmo perfecto al igual que nuestras respiraciones pesadas y quejumbrosas el sonido de su pelvis al chocar con mis nalgas era música para mis oídos.


- Siiii ... ahhaaa...


- Vamos nena... - Edward se agrandaba mas y mas dentro de mi estaba al borde del abismo- córrete para mi... - fue él quien suplico porque yo tenia enterrada mi cara en la almohada aguantando y al fin lo complací. 
La fuerza de nuestros orgasmos fue monumental y su caída sobre mi espalda fue gloriosa, su olor a hombre me derretía las entrañas...
Estuvimos asi hasta que nuestras respiraciones lograron calmarse y luego de un segundo round en el jacuzzi salimos juntos a emprender la tarea por la que habíamos venido a Río.


Para mi sorpresa y la Edward casi la mayoría de las cuentas estaban encapsuladas en un solo Banco. La tramitación fue ardua, tuve que firmar decenas de papeles, garantías y demas bienes que mi madre me habia dejada... pero.. ¿como es que nunca supimos de esto? No paraba de preguntarme. Mi abogado logro resolver todo en un abrir y cerrar de ojos, tan solo quedaban unos cuantos detalles con respecto a la transacción de los fondos que serian resueltos segun el gerente en los próximos dias.


Edward me llevo de regreso al Hotel para que descansara me sentía exausta y él volvió al banco para continuar con lo que faltaba.
Dormí una pequeña siesta mi cuerpo estaba agotado debido a la intensa actividad física sumado al calor de este país era lógico. Un ruido infernal me despertó. El maldito teléfono no paraba de sonar.


- Hola... - mi vos salio somnolienta.


- ¡Bella cariño al fin! - ¡Oh no! ¡Puta madre!


- Jacob...


- Mi amor he estado tratando de comunicarme contigo toda la maldita mañana pero hasta ahora y recién lo logro ¿Donde estabas?
Una furia poco característica en mi me cegó.


- ¿En donde crees que estaba? - chille - ¿A que demonios he venido a Río Jacob? - grite al auricular


- Yo... ¡Demonios! lo siento es que estaba preocupado por ti no te comuniste ayer cuando llegaste y...


- Y nada Jacob he estado toda la maldita mañana firmando millones de papeles, mueriendome de calor de un banco al otro y ahora estoy tratando de dormir - grite una ves mas me sentía mal por hacerlo pero este hombre sacaba lo peor de mi


- Lo siento, Bella perdóname por favor es que Cullen tampoco contesta


- Él esta en el Banco me trajo al hotel para que descansara y se fue nuevamente


- De verdad cariño discúlpame


- Jacob estoy bien


- Cullen... Mmm Edward ... él...no... - decía con palabras entrecortadas


- ¿¡Que intentas decir Jacob Black!? - explote estaba harta de sus insinuaciones quise gritarle que si, que me le había cogido no hacia mas de cuatro horas pero callé


- Nada es solo... es que tu nunca te has separado de mi... y saber que estas tan lejos con otro... no puedo soportarlo bebe


Lo que me faltaba.


- Haré de cuenta que no escuche nada - frote mi frente tratando de aliviar mi rabia. Esto tendría que acabar pronto me dolía en el alma engañarlo mentirle y encima fingir un amor que ya no sentía y nunca sentí por él - Cullen es muy considerado y gentil conmigo - dije convencida.
Si tan solo supiera lo considerado que era, de solo recordar la promesa de coger mi cola mi cara hervía y mis bragas chorreaban.


- Cariño se que estas molesta y que soy una basura lamento no estar ahí contigo te prometo que te recompensare cuando regreses todo cambiara para bien...


No pude evitar que un sollozo saliera desgarrado por mi pecho al colgar. 


¿Es que mi prisión nunca acabaría?


Me odie a mi misma por estar haciéndole esto a Jake a pesar de todo el era un hombre de corazón puro y sincero un hombre que se caso conmigo aun sabiendo que mi amor no era totalmente correspondido un hombre que jamas me exigió nada mas que devoción hacia su persona y ahora... nada de eso le pertenecía ya. 


Edward estaba en mi cuerpo marcado con fuego en mi corazón y anclado allí en lo mas profundo. Nunca mas podría siquiera mirar hacia atrás y pensar que alguna vez fui feliz con mi marido . No después de conocer a Edward. 


Mi cuerpo se libero de toda la culpa que sentía de todo el remordimiento por estar engañando a la persona que mas me amaba e este mundo después de Edward claro esta.
Y cuando al fin pude limpiar la ultima lagrima de mi mejilla me levante y fui a ducharme.
Edward estaría próximo a llegar y aunque mis ojos no eran mas que dos compotas de tanta inflamación quise verme bien porque por dentro lo estaba. Llorar logro liberar mis miedos y sanar mis culpas. 


Las sales junto con las aceites naturales de naranja me relajaron lo suficiente como para sentirme una persona nueva.


Dedique el mayor esfuerzo a suavizar mi piel a base de cremas ligeras pero efectivas dejándola tan tersa como un bebe. Reí al imaginar a Edward cuando pasara su mano. De seguro lo notaria él sabia bien cuando me aplicaba este tipo de cosas decía que eran innecesarias que mi piel era mucho mas suave aun pero en este momento quería sentirme mimada.


Busque el precioso vestido blanco con puntillas labradas me llegaba hasta las rodillas junto con unas sandalias bajas color chocolate aplique un brillo rosa en mi labios y mi cabello quedo suelto. Ya el calor había mermado al menos unos grados por lo que no me molestaría en lo mas mínimo llevarlo así.


Mire la ropa que tenia preparada para mi hombre. Una guayabera como la mía blanca como la nieve pero con pantalones y camiseta el mismo tono. Moría por ver a mi dios griego en esas fachas.


La puerta al fin emitió el sonido del pestillo al girar y mi hombre llego al fin.
Sus ojos me derritieron exploraron mi cuerpo gravando en su retina cada detalle de mi vestuario. Lo vi tragar saliva varias veces y sonreír diabolicamente.


- Simplemente ... maravillosa. - hablo suavemente con vos ronca y contraída


- Aquí esta tu atuendo de esta noche - señale la ropa y al verla sus ojos se tiñeron de un negro profundo


- Creo que iremos a tono amor mio - su boca beso mi cuello antes de perderse en el baño y cerrar la puerta tras si.
Quise correr hacia el y comérmelo todo pero no quería adelantar nuestra noche. Hoy la entrega seria total mi cuerpo y mi corazón estaban mas que preparados.


Edward salio envuelto en su toalla y me obligue a mirar hacia otro lugar era una tortura saberlo allí tan cerca de mi completamente desnudo con esas pequeñas gotas resbalando por sus pectorales bien definidos y no poder lanzarme encima de él y acabar con esto de una vez.


- Estas deslumbrante cariño - susurro mientras se soltaba la toalla y caminaba desnudo hasta la cama. 
Mis ojos se perdieron en su trasero bien duro viajaron hasta su espalda y se encontraron con esas profundas y casi negras esmeraldas cargadas de deseo. Trague en seco y camine hasta la sala.


- Te esperare aquí amor - dije completamente sonrojada


- Por mi no es molestia sabes que me encanta estar desnudo frente a ti - decía mientras se me acercaba con paso gatuno


- Edward vístete de una buena ves sino quieres que te saque esa sonrisa de suficiencia - acote cerrando la puerta con fuerza. Detrás mio sentí su carcajada y sonreí también a la par de él.


Este hombre me desarmaba y aunque quería hacerme la fuerte no podría dejar nunca de desearlo y sentirme como una ¡¡pequeña colegiala hormonal!!


En veinte largos minutos salio mi Dios griego enfundado en su guayabera no muy convencido todavía. Me quede de una pieza al verle. Estaba increíble. La tela blanca de su camiseta junto con los pantalones y las sandalias para sus píes me trastornaban.


- ¿Que te parece? - pregunto al ver que yo no podría abrir la boca.


- Estas... estas... Amor estas increíble.


Sus ojos brillaron al recorrer mi vestido y se quedaron estáticos en mi escote.


- Tu si que estas magnifica cielo - me sentí morir cuando sus labios se juntaron con los míos creando un torbellino de emociones que me sacudió por completo. - ¿Realmente es necesario salir esta noche? - pregunto besando mi barbilla mientras acariciaba mi cuello con sus largos y finos dedos.


- Si Edward, te prometo que mas tarde seré toda tuya bebe - conteste y él me quedo mirando sorprendido sin comprender mis palabras




Salimos con un poco de atraso ya que la cesión de besos tuvo una recaída en el ascensor.
El Restaurant era impresionante. Gozaba de una amplia variación de platos internacionales de los cuales degustamos varios. La decoración se basaba en la naturaleza una cascada de piedras estaba en el centro del mismo rodeada de muchas plantas exóticas que dejaban en el ambiente un aroma envolvente exquisito. De postre pedimos helado de fresa. Intente no beber demasiado vino quería recordar esta noche.




- ¿Estas bien? - pregunto Edward al llegar y ver que yo me perdía en el baño


-Si cariño ya regreso 


Cerré la puerta del baño tomando una fuerte respiración y saque del mueble la bolsa con los accesorios y demás cosas que había comprado en la tarde. 


Mire el pequeño camisolin de seda color plata con encajes en la parte superior y me lo coloque en un instante.
El frío de la seda me relajo luego me puse las bragas a juego y arregle mi cabello para que cayera sobre mi espalada de la forma mas sensual y bonita. Quería que Edward se sintiera desfallecer al verme. 


Mire los lubricantes y leí atentamente que fueran hidrosolubles según Alice eran los mejores. me deje llevar por uno de los juguetitos que encontré alli dentro y sonreí al palpar con mi mano la dureza del mismo. Mi cara explotaría en cualquier momento. Roce la punta de aquel instrumento de lujuria y lo guarde nuevamente en la bolsa que tome en mis manos.
Salí del baño dispuesta a todo. Amaba a este hombre y mi deseo por el crecía mas y mas con el correr de las horas.


Edward estaba en la cama tumbado con las manos sobre los ojos. Sentía como su respiración se hacia mas y mas trabajosa al sentirme cerca suyo. Mi aroma a fresas lo saco del ensueño y sus esmeraldas se clavaron en mi cuerpo. Pude notar como su nuez de adan se movió lenta y tortuosamente deslizando un poco de saliva al bajar. Estaba nervioso veia en sus ojos un brillo extraño algo que me decía que no podía ceder. No ahora. Yo anhelaba que Edward me tomara completamente y esta noche seria única.


Su mano pálida y ahora mas relajada aferró la mía y me la apretó con cariño. Dándome un poco de esa seguridad que tanto amaba de él. Me estrecho entre sus brazos y aspiro mi aroma desde mi cuello intoxicándose con mi fragancia. Mi piel se erizo y él se percato de ello levantándome entre sus brazos para depositarme en el medio de la cama quitándome la bolsa de las manos dejándola sobre la mesa de noche.


Mis ojos viajaron hasta su cuerpo aun vestido con la guayabera. Se veía glorioso tan lejano e irreal que mi corazón se estrujo de tanta emoción.
Edward se desnudo lentamente regalándome el espectáculo mas hermoso del mundo. Su desnudez. 


Sentí la sangre viajar a mis mejillas y trague saliva inconscientemente al ver como avanzaba con pasos felinos hasta a cama. Era su presa y el el predador. 


Esta noche la unión seria total. 




Se que me demoré demasiado con este capitulo pero mi vida esta en una revolución constante chicas, haré lo posible por actualizar los demás fics. Gracias por ser tan pacientes. 

3 comentarios:

Laura dijo...

Hola rina q bueno q estes bien,
el capitulo me gusto mucho esos 2 se andan con una calentura!! jaja,y Jacob quien sabe q andaba haciendo y pone de excusa q no la podia localizar aja q cuento ahora veremos en el otro capi las ideas de Bella,gracias x el capitulo saludos y te cuidas bastante!

Laura dijo...

Hola rina q bueno q estes bien,
el capitulo me gusto mucho esos 2 se andan con una calentura!! jaja,y Jacob quien sabe q andaba haciendo y pone de excusa q no la podia localizar aja q cuento ahora veremos en el otro capi las ideas de Bella,gracias x el capitulo saludos y te cuidas bastante!

Mundo Paralelo dijo...

Me encanta ^^
Por cierto estamos de concurso :D Por si te interesa :D
Un saludito desde Mundo Paralelo

LauNeluc