Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

lunes, 19 de diciembre de 2011

Amarte es inevitable

Capitulo 2

Bella retiro la mano rápidamente mientras un cosquilleo de excitación le subía por el brazo.
-¿Eres italiano?-Pregunto ella.
-Soy de Seattle,pero crecí aquí. Mi abuela era italiana,y pasaba largas temporadas en Roma cuando mis padres no estaban.
Ahora están medio retirados pero eran periodistas,y se y se pasaban la vida viajando por medio mundo. Mi abuela murió hace tres años,aunque decidimos conservar su apartamento. Mi hermana Alice vive en el,es diseñadora.-
-¿Y tu Edward?-
-Soy periodista y trabajo en la agencia de mi padre.-
-¿Y cual es la agencia de tu padre?-
Bella sentía la extraña necesidad de saber todo sobre el.
-Cullen S.A-
Ella conocía la agencia,por eso sintió una punzada en el pecho.
Edward y ella eran de mundos diferentes.
El era tan interesante,que quedaba fuera del ambiente al que Bella estaba acostumbrada.
-Ahora me toca a mi.-Dijo ella sin ver la necesidad de andarse con rodeos.
-Soy profesora. Trabajo en un colegio de Arizona,en el área preescolar con niños de tres y cuatro años.
Tengo un pequeño apartamento que comparto con otra chica,Angela.
Pero pronto me mudare a otro mas grande.
En realidad tendría que estar aprovechando el permiso que me dieron para buscar piso,pero...-
Bella se sorprendió al darse cuenta de hasta donde le había contado,había algo en Edward que la impulsaba a confiar en el y a contarle sus cosas.
-Pero decidiste venir a Roma.-Termino el.
-¿Por que decidiste venir?-Pregunto Edward.
-Fue un impulso,una locura.-Dijo encogiéndose de hombros.
-Brindemos por los impulsos,cuanto mas locos mejor.-
Dijo el levantando una mano para llamar al camarero.
Después de pedir champan y brindar,Edward abrió su carta.
-Comamos algo ¿Necesitas que te ayude con el italiano?-
Bella hizo un gesto negativo con la cabeza.
-He estado trabajando en un restaurante italiano para conseguir dinero extra.-
-¿Para venir a Roma?-
-No,para casarme.-
-Siento haber preguntado.-
La cara que puso hizo que Bella sonriera mientras abría la carta,la ojeo
mirando los precios horrorizada.
-Edward,francamente yo no me puedo permitir el comer aquí.-
-Bella por favor eres mi invitada ¿Como se te ocurre que vas a pagar?-
Bella lo pensó por un momento,decidió que ta que estaba allí,disfrutaría.
Ambos pidieron pasta y ensalada y el camarero se retiro para ordenar su pedido.
Edward volvió a llenar las copas de champan y,alzo la suya para proponer otro brindis.
-Por tu boda.-
Bella descendió de las alturas con una sacudida inexplicable,había dejado claro que estaba prometida. Entonces...¿Por que sentía aquel doloroso arrepentimiento? No tenia sentido.
-¿No quieres brindar por tu propia boda?-
-Si,si claro.-
Bella levanto su copa y bebió tan rápidamente que se atraganto.
Edward bebió también,pero con calma y sin quitarle los ojos de encima.
Estaba a punto de decir algo cuando llego el camarero con la comida,después de un rato,volvió a hablar.
-¿Me desvelaras el misterio ahora?-
-¿Que misterio?-
-Tu
-¿Yo?-
-Si,mira. En primer lugar dices que vas a casarte.
En segundo,gastas parte de los ahorros que tienes para la boda en venir a Roma tu sola. En tercero,dices que fue un impulso. Estoy convencido pero...cuarto,no es la clase de impulso que tiene una chica a punto de casarse.
Si no es eso misterioso ya me dirás que lo es.-
-Si,parece un poco raro.-Admitió ella.
-Supongo que serán los nervios de antes de la boda.
Pero es que Jacob me mando una carta en la que decía que se reuniría conmigo el sábado para casarnos,esta en los Estados Unidos y no tendría que volver hasta Julio.
Es impropio de el ya que solo estamos en Marzo.-
-De modo que huiste.-Dijo Edward.
-Supongo que se vera así.-Dijo ella.
Habían terminado de comer y Edward estaba sobre el respaldo de su silla observándola.
-¿Sabes?-Dijo el al cabo de un momento de silencio.
-Los nervios acerca de la boda,significan que tienes dudas acerca de la boda misma.-
-Si,ya lo se.-Admitió ella.
Edward lo pensó unos instantes antes de decirle...
-Este es un buen momento para confesar que tenia otros motivos para invitarte a comer.-
-¿Otros motivos?-Pregunto Bella atónita.
-Así es.-Confirmo el mientras levantaba su copa.
-Por nosotros Bella,por una única noche.-




No hay comentarios: