Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

domingo, 15 de enero de 2012

Amor Prohibido cap 11

Triste realidad




Antes de comenzar a leer este capitulo quiero que le den stop al reproductor del blog y le den play a este vídeo  Después disfruten de la lectura. Gracias.



Las lineas del asfalto desaparecían tras la velocidad que el auto tomaba. No existía nada en este mundo que hiciese que mirara hacia atrás. No después de lo que había pasado en la madrugada. No podía siquiera rememorar las imagines que venían un a una a mi mente. 


Pecado.


Pecado y mas pecado. 


¿En que me había convertido? 


¿Donde estaba mi moral? 


¿Cuándo el Edward centrado y lleno de orgullo por ser la persona que era, desapareció?


Lo sabia perfectamente. 


Desde el instante en que aquella chiquilla se puso delante de mis ojos supe que todo en mi vida ya no tenia significado si ella no estaba a mi lado para acompañarme. La necesitaba. La deseaba. Pero la quería a mi lado y no como un a simple amante sino como mi mujer.


 ¡¡Mierda!! 


Eso no podría ser posible no después de casarse con mi padre.
No después de haberla tomado una y otra y otra vez. Sus besos aun quemaban en mis labios. Labios del pecado. Labios prohibidos, labios que ya jamas podría volver a besar, a sentir sobre los míos. 


- Llegamos señor... - la voz del taxista me saco de mi ensueño y agradecí internamente por eso. 


- Aquí tiene - extendí su dinero y salí del coche sin esperar la propina como buscando con eso redimirme y sainar así mis pecados mas obscuros.


El viaje transcurrió lenta y tortuosamente. Dormite unas horas pero al llegar a mi destino y mirar el azul del cielo supe que por mas distancia que existiese entre ambos nunca podría olvidarme de ella. Maldeci la suerte que me tocaba vivir.


Ya en mi habitación en la Universidad me deje caer en la cama y suspire frustrado conmigo mismo. Por mi cobardía. Por desear a la mujer equivocada. Por mi poca hombría y por ser tan débil de no poder siquiera mirarla por ultima vez y decirle adiós. Al menos así mi desdicha hubiese sido completa.


Apague mi celular de inmediato la llamada de mi padre no se demoraría mucho mas y yo no podía entablar una conversación en este estado. 


Uno a uno los días pasaron y así fui evitando hablar con mi familia. Solo Alice se comunicaba conmigo a través del chat, me dejaba correos en donde me contaba las buenas nuevas, ya estaba inscrita en la carrera de diseño y no cabía de felicidad. Por su parte los novios aun estaban en Las Islas Griegas, disfrutando de la playas, del sol y de su amor. Cada nuevo msj de mi hermana era una puñalada más en mi corazón. Lo peor de todo que cada día que pasaba más me confirmaba que lo que sentía por esta chiquilla era mas real mas puro e intenso. 


Lo bueno de todo es que Alice siempre se equivocaba con los horarios por lo tanto no tenia que ver mi cara a través de la cámara del portátil. No podría soportar su interrogatorio si viese mis ojeras ennegrecidas de las noches en vela que pasaba lamentándome y odiándome a mi mismo.


Mis exámenes finales llegaron y califique en todos sin problemas. Desde que llegué desde Seattle no hacia otra cosa mas que estudiar. Corría por las noches hasta que mis piernas dolían y solo así regresaba a mi cuarto donde después de una ducha caliente me acostaba e intentaba olvidarme de esos ojos chocolates que me acosaban día y noche. El recuerdo de la ultima noche pasada no cesaba de mi mente. Ella estaba ahí, patente en mi cerebro que se negaba a colaborar y olvidarse. Había noches en que el sudor frío me despertaba y las lagrimas abarrotadas en mis ojos caían desesperadamente auxiliando a mi loco corazón cada día mas desesperanzado y roto a causa del un amor no correspondido, un amor prohibido que lo único que hacia de mi era un ser insignificante lleno de remordimientos y desdichas.


El día de mi graduación llego y al fin obtuve mi diploma como médico con lagrimas una vez en mis ojos creí que ahora si estaba completo que mi felicidad y mi orgullo volvería a hacer acto de presencia pero me equivoque. Nada podía cambiarme el semblante mortecino que llevaba en el rostro. 


No logré evitar la visita de mi hermana en representación de la familia.
Para mi sorpresa no hizo comentario alguno al contrario fue lo bastante reservada cosa que me extraño demasiado pero no dije nada no me convenía hacerlo. Alice estaba demasiado callada para mi gusto por lo que la interrogué y dijo que eran los nervios por el semestre que empezaría en diseño. 


Preparé mi maleta sin ánimo alguno mirando cada rincón del cuarto que me había acompañado desde cuatro largos años y quise sentir aflicción algún tipo de tristeza pero nada de eso apareció y la desazón fue mas intensa aun, por mas que quisiera sentir algo mis emociones estaban revolucionadas desde hacia un mes el tiempo justo en que la conocí y que perdí mi cordura. 


Mañana regresaría nuevamente a casa, solo sería para recoger mis cosas,  mi padre no llegaría hasta pasado mañana lo que me daba tiempo a mudarme al departamento de Jasper y Emmett mis dos amigos que siempre estaban allí cuando los necesitaba. 


Sonreí al recordar la llamada de Jas tres días atrás. Fue la mejor noticia que hubiese esperado.


- Hey... Edward!!! - esa voz con acento sureño me saco de mi ensueño


- Jas hermano ¿a que se debe el honor? - pregunte incorporándome de la cama 


- Sólo quería recordarte que la oferta del departamento esta en pie a no ser que ya no seamos de tu ralea amigo...


-¡Joder!;  ¿de verdad te crees esa mierda...? 


- Jajajaja - la risota de Emmett se escucho detrás y supe que esta charla seria eterna - No no lo creemos pero todos dicen que los médicos son un tanto... raros con sus gustos...


- ¿Raros? raros ustedes si piensan que se salvaran de mi, acepto su oferta de igual forma pensaba ir a algún lado...


- ¿De verdad? - la pregunta de Jas me tomo por sorpresa ambos sabían que antes de conocerla nunca lo hubiese tenido en cuenta


- Si amigos quiero independizarme así que cuando llegué a Seattle me instalo allí solo dejen un lugar para mi maleta si..


- ¡Así se habla! No sabes lo que tenemos planeado para tu llegada amigo morirás cuando las veas... - resonó Emm


- Eso suena muy tentador me hace falta un poco de acción así que espero que cuando llegué este todo en su lugar...


No le comenté nada a mi hermana sobre mi mudanza sabia que se opondría en grado sumo y podía ser catastrófico hacerlo antes del viaje. Recordé mis días aquí en Munich e imagine vivir aquí lejos de todo y de todos lejos de ella... Imposible.
Por más que me negara a comprender la verdad ella no era mía. Nunca lo seria era la mujer de mi padre. Mi madrastra. La futura madre de los hijos de mi padre... ¡Mierda! eso dolía demasiado pensar siquiera que el la tocaba a diario que por las noches la besaba y rozaba su cuerpo en el de ella me revolvía el estomago y me daba nauseas que terminaban conmigo tirado al lado del retrete. Tenia que culminar con esto debía ser fuerte y resignarme. Me decía a mi mismo que había sido solo un sueño en el que hice de ella mi mujer. Si un sueño... pero sus besos quemaban en mi labios... 
Me prometí ser mas fuerte, llevaba en eso un mes y sin éxito alguno sin dudas la distancia solo fue un ingrediente mas en mi desdicha.


Y aquí estaba nuevamente abordando el avión que me llevaría hasta mi destino. Trague saliva y cerré los ojos cuando sentí que el ascenso del avión daba comienzo; la sensación de vértigo me embargo. Respire lentamente aferrando con mis manos el posa brazos sintiendo un calor repentino en mi mano el cual me saco de ese estado.


Alice me miraba tiernamente con sus ojos cargados de significados y respuestas que ni yo mismo sabia que existían.


- Todo saldrá bien Edward... lo se... - dijo sonriendo y apoye mi cabeza en el asiento cayendo en un sueño profundo recordando las palabras de mi hermana y rezando para que eso fuese verdad.


Con la esperanza de que todo sea más que un sueño producto de mi imaginación desperté y al incorporarme en el asiento del avión me dí cuenta de que la realidad volvía a mi vida y sería mas dura y cruel que antes. Que por más que quisiera serle indiferente me llegaría y arrasaria con la poca cordura que me quedaba. 


Miré a través del espejo del taxí y el mes que pasó volvió a pesar tanto como ese día en el que salí huyendo como una rata. Una fuerza sobrehumana se apoderó de mi y con ella un valor inexistente se hizo presente llenandome el pecho de orgullo. Respiré varias veces al bajar del auto tomando mi maleta la misma que nunca desarmaría en este lugar solo pasaba a buscar algunas pertenencias y ya jamás volvería a vivir aquí...


Alice me miraba intrigada podía leer en sus ojos el dolor que le provocaba mi huida de casa, no emitió palabra alguna solo me ayudo a terminar de empacar todo.


La casa se sentía desierta y solitaria me costaba dejarla allí sola pero si no lo hacia en este instante ya después me costaría mucho mas... si es que lograba al fin hacer algo de ello.


Besé su mejilla y le dí ese abrazo que tanto significados tenia para mi, miré dos veces hacia la casa que me vio nacer y la misma en la cual me crié y ya no sentí remordimiento ni dolor alguna por mi abandono sino que senti alivio; una parte de mi, quedo alli pero la misma parte ya no me pertenecia, esa parte que habia perdido estaba en manos de un amor prohibido...

3 comentarios:

Laura dijo...

Hola rina q bueno q volviste te extrañabamos mucho!!,
y el capitulo muy bueno pobre Edward todo lo q esta sufriendo x sus sentimientos hacia Bella q duro debe de ser para él,y Bella como estara habra pasado algo con Carlisle eso me imagino q pronto lo averiguaremos,q pasara cuando ellos se vuelvan a ver,gracias x el capitulo saludos!!!

cullen dijo...

hermanita,cuanto extrañe tus maravillosas historias.
espero poder ponerme yo tambien al dia,ya me tienes de nuevo aqui,a tu lado como debe ser.
poco a poco la inspiracion va llegando.
mil besos mi niña.
no me hagas sufrir mucho a edward y bella jeje
ya quiero que se reencuentren

ღ ✰ Aqua Marie Cullen ✰ ღ dijo...

OooOH ME ENCANTO ESTE CAPITULO... ESTUVO INCREÍBLE...

PERO QUE PASARA CON BELLA¡ ENSERIO EDWARD PODRÁ ALEJARSE DE ELLA¡?

OHH DIOS CUANTAS DUDAS....
JAJAJAJAJJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJA
ESTARÉ PENDIENTE....