Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

jueves, 26 de enero de 2012

Corazon de tempano

Chicas os pido disculpas por la tardanza,pero la inspiracion se me fue.
Os traigo este capitulo que es cortito pero jugoso,prometo que el proximo sera mas extenso.
Saludos a todas.
Rina hermana espero que todo vaya bien.



Capitulo 8

Los rayos del sol se colaron por el ventanal haciéndome despertar,abrí mis ojos recordando el día anterior,no se como lo hacia para terminar siempre entre los brazos de Edward llorando desconsoladamente hasta quedar dormida.
Mire hacia mi izquierda,Edward aun dormía a mi lado,se movió un poco pegándose mas contra mi,entonces lo sentí,su brazo envolvía mi cintura,se sentía cálido y reconfortante.
Observe su rostro,su cabello desordenado me encantaba,respiraba calmadamente,su brazo fuerte abrazándome contra el,su pecho sin camiseta era como un monumento,en un impulso levante mi mano y acaricie su pecho con mis dedos.
Sentí crecer algo dentro de mi,jamas había sentido algo parecido.
Había tenido pareja en mis años de instituto,y había mantenido relaciones con ellas,pero nunca sentí este grado de deseo por ninguno de mis novios.
De repente,me vi besando su cuello.
No supe en que momento me había movido e hice aquello,pero ya era demasiado tarde para arrepentirse,Edward me observaba con los ojos ennegrecidos por el deseo.
Llevo su mano a mi cabello y me atrajo a el,me beso apasionadamente,jugo con nuestras lenguas y perdí todo control sobre mi misma.
Había estado tan triste y deprimida por mi padre,me había estado sintiendo tan sola aquellos días,solo quería olvidar por un momento que mi padre no me quería,que mi marido no me amaba,que estaba atada a una vida en la que ninguno de mis sueños se veía cumplido.
Me deje llevar por el deseo,me abandone por completo y me deje hacer. Edward era un amante experto,me lo demostraba en cada caricia,en cada beso...
El deseo me estaba consumiendo,mi cuerpo era puro fuego.
Por cada caricia suplicaba mas,por cada beso me volvía loca de pasión,me sentí volar entre las nubes cuando sentí los labios de Edward en mi sexo,su lengua lamia y jugaba llevándome a la locura,introdujo dos dedos en mi interior al mismo tiempo que su lengua trabajaba en mi centro.
La sensación era indescriptible,jamas haba sentido tanto placer.
Mis jadeos inundaban la habitación,mis manos se aferraban a las sabanas,estaba al limite,no aguantaría mucho mas.
Entonces deje de sentir su lengua,Edward se puso sobre mi, me miro a los ojos y sentí su miembro en mi entrada.
Levante mis caderas para decirle que continuara,el me complació,me penetro despacio,lenta y suavemente.
Sus embestidas eran lentas y profundas,el placer que estaba sintiendo me haría estallar en cualquier momento,rodee sus caderas con mis piernas y lo empuje mas dentro de mi.
Aferre su culo con las manos,Edward hizo sus embestidas mas rápidas,mas profundas,los dos gemíamos en el oído del otro,y oírlo así me excitaba mucho mas.
Comencé a sentir esa exquisita sensación,un torbellino de placer se abrió paso dentro de mi llevándome al limite,grite su nombre aferrándome a el,el grito el mio llenándome de el.
Caímos en la cama jadeando abrazados,nos miramos el uno al otro,no había arrepentimiento por ninguna de las dos partes.
Sabíamos que era solo el principio,el me beso,volví a disfrutar del sabor de su lengua y me volví a entregar a el.
La mañana paso entregándonos una y otra vez,fue de lo mas placentero.


Nuestras respiraciones se iban calmando poco a poco,los dos descansábamos de tan agitada mañana.
Gire mi cabeza y observe a Edward,miraba el techo de la habitación,como si allí hubiese algo interesante.
-¿En que piensas?-Le pregunte.
Después de unos minutos mas de silencio respondió.
-En que debo ir a la oficina,ya perdí mucho tiempo hoy.-
-¿Eso a sido para ti,perder el tiempo?-
-Bella,me has entendido perfectamente,debo ir a trabajar,y tu con tu padre.-
Tenia que recordarme todo de nuevo.
-No iré a ver a mi padre,me dejo muy claro que no quería que volviese.-
Edward se apoyo sobre el codo y me miro.
-Bella volverás,el es tu padre y al final acabaras haciendo lo que tu corazón te dicte.-
Dijo mientras acariciaba lentamente mi rostro con su mano.
Dios,esa mirada suya otra vez que me dejaba sin respiración.
Que me estaba pasando,esta no era yo.
Me había acostado con el,y lo había disfrutado,no me bastaba con eso que deseaba mas de el,y su mirada me desarmaba.
-Como puedes conocerme tan bien.-
Dije mas para mi misma que para el.
-Recuerda que tenemos un trato,se todo lo que tengo que saber.-
Hay estaba otra vez el Edward arrogante que yo conocía,siempre acababa estropeando el momento.
-Recuerdo muy bien ese contrato,no hace falta que me lo tires a la cara,se que esto a sido puro placer para ambos.
Puede estar tranquilo señor Cullen,no corre riesgo de que me enamore de usted.-
Su mirada se torno fría,espere que dijera algo o desatara su ira contra mi,pero no ocurrió nada de eso.
Se levanto de la cama,se vistió rápidamente y salio del cuarto dando un portazo.
Me quede en la cama sola,desnuda y sin entender porque demonios el ofendido era el.
Al fin y al cabo,era el el que siempre sacaba nuestro trato a relucir.

1 comentario:

Laura dijo...

Bueno esos 2 se manejan una pasion muy buena q parejita ja,pero Edward siempre tiene q hechar las cosas a perder estaban bien pero el tubo q salir con eso,y despues se enoja con Bella xq le dice esas cosas uuff q hombre mas raro!!