Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

domingo, 1 de abril de 2012

Corazon de tempano

Disculpar la tardanza chicas,mi inspiracion se habia evaporado.
Espero poder publicar mas a menudo,besos las quiero.



Capitulo 9

Edward me besaba y acariciaba logrando que mi cuerpo temblara,me sentía extasiada de placer y encantada de estar entre sus brazos. Nuestras lenguas danzaban al compás mientras hacíamos el amor,el placer se desato y subí al cielo,nos miramos a los ojos,pude verme reflejada en aquellos maravillosos orbes verdes. Entonces escuche las palabras mas hermosas del mundo.
-Te amo mi Bella,con todo mi corazón.-

El sonido del teléfono me despertó,me senté en la cama maldiciendo a quien fuera que llamase.
Cogí el móvil de la mesilla torpemente.
-¿Diga?-Conteste aun soñolienta.
-Bella...-Hubo un silencio.
-¿Papa?-
-Si soy yo,quería saber si podrías pasarte,necesito verte antes de entrar a quirofano.-
Mire el reloj de mi muñeca,faltaban apenas dos horas para la operación.
Claro que pensaba ir,era a mi padre al que operaban,pero no esperaba su llamada,y menos aun que me pidiese ir.
Me había dejado muy claro que no quería verme mas por allí,y lo le había complacido,llevaba exactamente cuatro días si ver ni hablar con mi padre.
Me limitaba a comer lo justo y necesario y a pasear por el jardín de la mansión Cullen,hubo un momento en el que Edward me reclamo lo poco que me alimentaba en esos días.
-¿Que pasa? ¿Te preocupa mi salud?-Le dije esperanzada.
-Por supuesto Bella,no olvides que tienes que durarme hasta que termine este proyecto.-
Yo me gire y me marche llena de rabia por sus palabras,ya sabia que no le importaba en absoluto,pero oírlo de sus labios fue doloroso,muy doloroso.
Desde ese día lo esquivaba,comía en mi habitación cuando Doris se empeñaba en que comiera algo,cuando el no estaba,paseaba por el jardín o leía en la gran biblioteca de la casa.
En las noches tampoco lo veía,me mude a una habitación de invitados y le deje la de matrimonio,cuando el llegaba para cenar,yo ya estaba acostada.
Llego a subir a mi habitación,pero yo me hice la dormida y el se marcho sin pronunciar palabra.
-Bella,Bella.¿Estas hay hija?-
-Eh...si papa perdona,me sorprendió tu llamada eso es todo.-
-Me imagino,pero yo...necesito hablar contigo.-
-De acuerdo papa,dame media hora.-
-Si,claro.-
Colgué sin decir mas,me levante de la cama y me dirigí hacia la ducha.
Mientras el agua caía por mi cuerpo,volví a repasar estos últimos días,el porque esquivaba a Edward,porque no deseaba verlo ni dormir junto a el.
La gran revelación que me negaba a admitir.
Estaba incondicional,e irrevocablemente enamorada de el.
Admitirlo fue aun mas doloroso,no podía llegar y confesarle mi amor,el no me amaba,no le importaba,y como el tantas veces había dicho,lo nuestro,era solo un contrato.
Así que me guardaba este sentimiento muy dentro de mi,sabia que tarde o temprano debería enfrentarme a el,su trabajo iba avanzando y por lo tanto,tendría que asistir a eventos de empresa,cenas y cosas así.
Y por supuesto,yo tendría que asistir.
Solo que todo había cambiado radicalmente.
Antes debía fingir ante el mundo que era una esposa enamorada y fiel que adoraba a su marido por encima de todo,ahora debía fingir ante Edward que el no me hacia sentir nada en absoluto.

Llegue al hospital me dirigí directamente al cuarto de mi padre,la doctora estaba junto a el.
-Ah Bella,pasa,estaba comprobando que todo esta perfecto antes de pasar a tu padre a quirofano.-
-Gracias doctora,le agradezco de verdad todo el esfuerzo que esta haciendo por mi padre.-
-Tuteame,y llamame Rosalie.
No tienes nada que agradecerme,es mi deber como doctora y tu padre es un paciente muy obediente. Verdad Charlie.-
Le dijo mostrandole una radiante sonrisa a mi padre.
-Seguiré sus instrucciones al pie de la letra cuando me de el alta,prometido.-Le respondió el.
-Así me gusta,por algo eres mi paciente preferido.
Bella.-Se dirigió ahora a mi.
-¿Podría hablar un momento contigo?-
-Si,claro.-
Me indico que saliera fuera del cuarto y la seguí.
-Bella quería decirte que estoy muy convencida de que todo saldrá bien,cuando salga de la operación,quedara un par de días en observación,es mas por asegurarnos.
Después podrás llevártelo a casa.-
-Te lo agradezco,de verdad.-
-No me lo agradezcas a mi,al fin y al cabo es mi deber como medica. Mas bien agradecele a Edward.-
-¿A Edward?-Pregunte confusa.
-Si,el vino en busca de mi ayuda y me pidió que tratase a tu padre.-
-Si bueno,el tiene sus propios motivos para hacerlo.-
Respondí dolida.
-No dudo que así fuera,al principio.-
Levante la mirada del suelo y la mire sin comprender.
-¿Que quieres decir?-
-Solo diré que conozco a Edward del instituto,se como a sido su vida y conozco como es el,nunca se había tomado tantas molestias por nadie,nunca desde...-Su voz se fue apagando poco a poco.
-Desde que.-
-No tiene importancia,solo digo que tu le importas.-
-Dices que lo conoces bien,¿Mantuvieron una relación en el instituto?-
Ella quedo en silencio un par de minutos,luego me respondió.
-En el instituto todos los chicos me adoraban,pero ninguna lo hacia por sentimientos o porque les gustase mi personalidad.
Todos querían salir conmigo por mi físico.
Edward fue el único que no se fijo en mi,el vio mas allá de mi belleza,una vez el chico con el que salia quiso propasarse en una fiesta,el apareció de la nada y me defendió.
Fuimos amigos desde entonces,y aunque yo si tuve sentimientos hacia el,el jamas los correspondió. Pero no por eso dejo de estar a mi lado,ofreciéndome siempre su cariño y amistad sincera.
Con esto solo quiero decirte que tiene un buen corazón.-
Yo quede congelada en mi lugar,no conseguía asociar al Edward que yo conocía con el que Rosalie me describía.
-Bueno yo tengo que seguir,te veo luego.-
Y sin mas se alejo por el pasillo.

Cuando conseguí salir un poco del asombro sobre la conversación mantenida con Rosalie,entre en el cuarto de mi padre.
El me miro desde la cama,me dedico una leve sonrisa e hizo ademan de que me acercara.
-¿Querías hablar conmigo?-Le dije yendo junto a el y sentándome al lado de su cama.
-Si,pero...no se por donde empezar.-
-Que tal si empiezas por el principio.-
El asintió.
-Hija,todos estos años no he sabido ser un buen padre para ti.
Te aleje de mi y eso he echo durante todo este tiempo,pensando que serias mas feliz sin mi,sin mi amargura.
Reconozco que nunca supere que tu madre se fuera,y la verdad es en todo este tiempo no he sido feliz.
Me he dedicado a trabajar y a comer como un autómata,sin ninguna meta ni sueño en la vida.
Me he comportado como un...-
-Papa ni lo digas.-Le interrumpí con lagrimas en los ojos.
-Lo comprendo papa,yo...te recordaba a ella.-
-Bella querida hija miá,me recordabas a ella si,pero lo que trataba de evitar era el día en que tu también te marcharas.
Ahora comprendo las cosas y se que cometí un grande error,me perdí todos estos años de tu vida,pero juro que pensaba que eras feliz junto a tu madre.
Se que no tengo perdón hija,pero si me lo permites,me gustaría estar lo que me quede de vida junto a ti.
No por ti,se que ya no me necesitas,aprendiste a sobrevivir tu sola y lo has echo muy bien,estoy muy orgulloso de ti.
Pero soy yo el que te necesita.
¿Podrás perdonarme hija?
No puedo dejar que me operen pensando que me odias.-
Abrace a mi padre y lloramos juntos durante un largo rato,cuando pudimos calmarnos lo mire a los ojos y le dije.
-Eres mi padre,te amo por sobre todas las cosas y jamas podría odiarte,claro que quiero estar junto a ti papa.
Lo que no entiendo es...¿Como sabes lo que pase con mama?-
El carraspeo para aclararse la garganta y me miro avergonzado.
-Tu marido ha estado aquí,y me dio una buena lección de la vida.-
-¿Que hizo que?-Grite sorprendida,entonces rápidamente baje la voz,estábamos en un hospital.
-Me hablo con la verdad Bella,me dijo lo que pensaba y no tuvo reparos en hacerme ver que me equivocaba y que te dañaba sin yo quererlo,y me contó todo.
Te quiere Bella,el te ama.-
Baje la cabeza con pesar,si mi padre supiera como había llegado a estar casada con el no lo aprobaría,menos al saber que era por su causa,se negaría a operarse para que yo pudiera separarme de el.
No,no podía contarle nada.
Levante mi rostro,sonreí y lo abrace con los ojos llorosos.
Tenia a mi amado padre de vuelta y en pocos día podría llevármelo a casa,disfrutar de su compañía.
Solo debía de cumplir con el resto de tiempo que quedaba para cumplir el año estipulado de matrimonio,luego podría marcharme con mi padre,trabajaría y cuidaría de el.
Debía centrarme en eso,y al diablo mi maldito corazón traicionero y el amor que sentía por Edward.