Los personajes de esta historia no me pertenecen. son propiedad de la magnifica Stephenie Meyer autora de la Saga Crepúsculo.
La trama y el desarrollo de los personajes son de mi propiedad.

Seguidores

jueves, 7 de junio de 2012

Corazon de tempano


Capitulo 10



Bella pov



La operación salio realmente bien,mi padre fue trasladado a la habitación y nos dispusimos a esperar los dos días estipulados por la doctora para que pudiera ser observado en su recuperación.

Estaba hablando con mi padre,Edward había venido conmigo a visitarlo,de improvisto decidió que debía acompañarme.

-Estoy deseando estar en casa,aunque me sentiré un poco solo sin ti,me apena dejarte ahora que te he recuperado.-Dijo papa apenado.

Se me encogió el corazón al oír aquellas palabras,no había nada que deseara mas que poder ir con el y cuidarlo,pero si me marchaba de la mansión,seguramente Edward se enfurecería,no quería hacer nada que le enfadara y por consiguiente le retirara el apoyo medico a mi padre.

Menos ahora que lo había recuperado.

Edward carraspeo y se dirigió a mi padre.

-Charlie,fue un error mio por no comentarte,pero supuse que lo darías por echo.-

Mi padre le miro sin comprender,yo compuse una mascara de entendimiento aunque no tenia ni idea de lo que estaba hablando.

-Charlie es obvio que no puedes volver a tu casa y quedarte allí solo,necesitaras ayuda para moverte durante los primeros días,y después seguirás necesitando vigilancia medica y medicamentos.

Vendrás a casa con nosotros.-

El rostro de Charlie se ilumino ante la noticia,yo quede muy sorprendida,pero debía controlarme delante de Charlie,era evidente que yo debía de estar al tanto de las decisiones de mi marido.

-Muchas gracias Edward.-Dijo mi padre.

-Prometo que no os daré la lata mucho tiempo,solo hasta que me recupere,no deseo ser una molestia.-

-Tonterías papa,estaremos encantados de tenerte con nosotros.-

-Bella hija,saber que podre estar contigo un tiempo me hace muy feliz. Pero estáis recién casados,necesitan su intimidad y no un viejo al que cuidar,siempre dije que no seria una carga para nadie.-

-Papa,te digo que no molestas,estaré encantada de cuidarte.-

Lo abrace al borde de las lagrimas,ya no me sentiría tan sola en aquella enorme casa. Tendría a mi padre para hacerme compañía,podríamos charlar,pasar tiempo juntos,hacer las cosas que nunca tuve la oportunidad de hacer con el en mucho tiempo.

Y eso me llenaba de felicidad.

Sobre las ocho de la tarde nos retiramos para dejarle descansar,quise quedarme,pero mi padre insistió en que no hacia falta.

-Estoy en buenas manos Bella,la doctora cuidara de mi,ella es muy amable,ademas de guapa.-Dijo sonriendo.

Cuando sonreía parecía mucho mas joven,me gustaba verlo así.

-De acuerdo papa,tu ganas. Ahora se a quien he salido de testadura.-

-Y que lo digas murmuro Edward.-

Lo fulmine con la mirada.

-¿Insinuás algo Edward Cullen?-

-No insinuó,afirmo que eres una terca y testadura.-

Iba a rebatirle,pero el sonrió y yo quede sin palabras,su sonría me mantenía quieta en mi sitio,observando su maravillosa sonrisa.

Si lo hiciera mas a menudo,si fuese yo la causante de sus sonrisas...

Moví la cabeza de un lado a otro sacudiendo esos pensamientos de mi cabeza,iba a conseguir que Edward sospechara,y por nada en el mundo quería eso.

Me mandaría a paseo,mi padre quedaría sin recursos médicos y aunque me doliera admitirlo,mi corazón quedaría destrozado.

Si pensaba así ahora,no quería imaginar el día que nuestro contrato matrimonial llegara a su fin.

¿Seria capaz de vivir una vida lejos de Edward?

Me odie a mi misma por amarlo cuando el era así conmigo,parecía que le había cogido cariño al sufrimiento.

Estúpida de mi.”Me dije a mi misma.

Mi padre nos despidió con una sonrisa comentando algo de una reconciliación.

Si el supiera.

En el coche reinaba el silencio,yo me limite a mirar la carretera hasta que el rompió el silencio.

-¿Eres consciente de que deberás dormir conmigo?

Tu padre no puede sospechar.-

Lo mire comprendiendo que nadie podía sospechar nada o su trabajo estaría acabado.

Suspire profundo y asumí que no me quedaba de otra.

-Esta bien.-Le dije.

El asintió y siguió concentrado en la conducción,pasados unos minutos le dije.

-Gracias.-

El me miro un momento sin comprender para luego volver su vista hacia la carretera.

-Por permitir que mi padre se quede en tu casa,se que no debe de agradarte y que lo habrás echo por motivos que te convienen.

Pero aun así,gracias.-

El lo medito durante un instante.

-¿Eso piensas,que lo hice porque me convenía?-

-¿Insinuás que lo has echo por mi?-Le dije irónica.

-Aunque no lo creas en cierto modo si.-Me contesto.

Yo quede con la boca abierta por la impresión,intentando recordar como es que se cerraba.

-Bella últimamente has estado triste,apenas has comido y eso me preocupa. Que dirá la gente si te enfermas o si vamos a un evento social y tu tienes cara de velatorio todo el tiempo.

Pensé que con tu padre cerca te sentirías mejor.-

-No se si agradecerte por el gesto o abofetearte por pensar siempre en las apariencias de nuestro matrimonio.

Pero optare por agradecerte,sinceramente ya me da igual todo,cuanto antes me acostumbre a tu fría indiferencia mejor me irán las cosas.-Esto ultimo lo dije mas para mi misma,pero el me escucho.

-Así que gracias Edward,te agradezco lo de mi padre.

Te prometo que apenas sentirás que ambos vivimos bajo tu techo.-

-Excepto cuando estés en mi cama.-Repuso el.

-Excepto en ese caso,y aun así procurare dormir lo mas lejos posible de ti.-

Si el estaba pensando algo acerca de mis palabras,no lo hizo notable. Su expresión siguió siendo tan fría e inexpresiva como siempre. Y mi corazón se encogió,ahora que lo había visto sonreír,echaba en falta esa sonrisa,la necesitaba.

Suspire frustrada por la situación,no tenia ni idea de como haría para que mi corazón no sufriera,pero debía sacar a Edward Cullen de mi corazón o estaría perdida para siempre.


No hay comentarios: